Jack Frost y la Navidad

Jack Frost (Juanito Escarcha) es uno de esos personajes traviesos que personifican invierno, y se ha contado por innumerables generaciones sobre cómo Jack Frost decora las superficies frías con cristales de hielo. Hoy Jack Frost es un personaje de cuentos imaginarios, así como protagonistas de películas de Hollywood. Jack Frost es imaginado como un duende; cuyo carácter real puede ir desde un guasón travieso a un duende peligroso. Jack Frost es retratado como un adalid o heraldo del frío que se acerca a medida que llega el invierno; dibujando escarchas en las ventanas y las puntas de lo arboles. Se le ha vinculado o equiparado al muñeco de nieve (Frosty) e incluso se le ha inventado una hermana Jenny Frost (no confundir con la artista inglesa de igual nombre), igual de traviesa y peligrosa que su hermano, que simboliza la nieve.

Los orígenes del Jack Frost sin embargo se encuentran muchos centenares de años atrás. Generalmente se considera que las raíces de Jack Frost están en la mitología nórdica o Vikinga, y el nombre de Jack Frost es una versión anglicanizada de Jokul Frosti. Jokul quiere decir “Carámbano”, y Frosti obviamente “escarcha”, que para muchos era un sobrenombre del moderno Padre Invierno; quien no es otro que el propio dios Odin, que de señor del verano paso con la llegada del cristianismo a convertirse en el espíritu del invierno.


Otros señalan que Jack Frost sería la descendencia o equivalencia moderna de Kari, un dios (gigante de la escarcha) nórdico primario de los vientos. Más vinculado a los dioses nórdicos, y más joven, para equipararlo a Jack Frost, tenemos al dios Ullr. El dios Ullr es descrito como un joven con patines para ir sobre el hielo, el desciende sobre las montañas trayendo la nieve y el frío; al igual que Skaði, que es iconografiada como la diosa de los esquís. Algunas leyendas dicen que al dormir en invierno Odin, le deja su trono a Ullr. Odin y sus hijos son el clima cálido del verano; los gigantes de la escarcha y sus descendientes dominan el invierno. Así de grande era el poder de Ullr.

Ullr era único de los dioses que sale del Valhalla en invierno, mientras el resto de los ases (dioses) se refugian dentro de las murallas del Olimpo nórdico. Ullr sale de caza y con sus esquies recorre los ahora fríos y blancos paisajes. Le acompaña la diosa Skaði, esposa del dios marino Njörðr, quien es realmente una gigante de la escarcha, ya que era hija del gigante Thiazi, quien personifica al frío viento del invierno. La tierra donde gobernaba Skaði es ahora llamada Escandinavia (literalmente Tierra de Skaði) e indica el poder de la diosa-gigante.

Ullr por su parte era hijo de Sif, la esposa del dios Thor, con un gigante de la escarcha llamado Hrungnir; aunque algunos malintencionados señalan que Sif fue en una época amante de Loki (hermano de Odin y rival de Thor) y cuando Sif abandono a Loki, este luego le corto el cabello hasta dejarla calva; pero esa es otra historia. Volviendo al gigante Hrungnir; las crónicas (sagas) relatan que este venció a Odin en una carrera y por ello tuvo el privilegio de visitar al Valhalla; lugar donde se emborrachó y los dioses molestos por sus agresiones pidieron a Thor que se deshiciera del gigante. Sí Hrungnir murió a manos del martillo de Thor, ya se por la excusa anterior, o como una forma de Thor de eliminar a un rival, eso lo dejaremos a los lectores; lo cierto es que Hrungnir es descrito como un gigante con la cabeza y el corazón de piedra; hablamos por tanto de una montaña; Sif era según el mito la diosa de los pastos que crecen en las montañas; y Thor como dios del rayo, no es otro que la tormenta que cae sobre la montaña y cuyos rayos son capaces de desprender las piedras (la cabeza destrozada de Hrugnir).

En Rusia tienen como imagen del invierno al Padre Escarcha (Ded Moroz) descrito en los cuentos rusos como forjador (herrero), Ded Moroz forja el agua y la encadena a la tierra, formado los carambanos del invierno; convirtiendo fuentes en flores de hielo; y lagos y ríos en espejos. En algunas partes de Rusia a Ded Moroz le dan una compañera (hija o esposa), Snegurochka o Señorita Nieve, y que juntos controlan el tiempo invernal.

Para los rusos Ded Moroz no es sólo el viejo Padre Escarcha que representa al invierno, el padre del invierno ruso es también el San Nícolas local, es quien reparte los regalos, acompañado de Snegurochka; juntos van en su trineo de tres caballos (uno blanco, otro rojo y otro negro, propio de los cuentos rusos) y no existe la separación entre Navidad e Invierno que se da en occidente.


Es notable señalar el paralelo de Ded Moroz y Snegurochka con Jack Frost y su hermana Jenny Frost o Jenny Snow; algunos cuentos incluso señalan que Jack Frost es hijo del Padre Escarcha (Padre Invierno) y Jenny Snow es retratada como Jingle Belle (1999), la hija adolescente de Santa Claus, creada por el dibujante Paul Dini.

En Alemania Madre Nieve (Frau Holle) hace las veces de la señora del invierno; posiblemente un recuerdo lejano de diosas como Friga (diosa de las nubes y esposa de Odin), o la diosa Hell (hija de Loki y señora del infierno —que para los vikingos era un mundo de hielo y no fuego—); o con Holda o Hulde, una diosa de origen teutónico protectora de los alumbramientos y patrona de los matrimonios, asociada al invierno y a la magia.

Pese a todo en los cuentos modernos Jack Frost parece ser un personaje relativamente moderno; en 1864, en edición del semanario Harper, Thomas Nast, un artista del renombre pintó al primer Jack Frost como una figura de general que empuña carámbano como espada y muestra lo frió y cruel del invierno.

Es el cuento de hadas “El gigante egoísta” de Oscar Wilde (1888) Un gigante posee un hermoso jardín, en el que a los niños juegan. El gigante molesto de los ruidos infantiles construye un muro para impedir que entren a su jardín. Como consecuencia de ello, el jardín queda condenado a un perpetuo invierno, la Nieve y el Hielo (escarcha); el viento del norte y el granizo se apoderan del jardín. Aún no aparece Juanito como el elfo travieso que hoy todos imaginan. Es esta imagen la que sin duda inspiraría la historia “El león, la bruja, y el guardarropa” (1951) que cuenta la historia de una Bruja Blanca que lanza un invierno eterno por la tierra.

En 1964 se proyecta el especial animado “Rodolfo el reno de la nariz roja (Rudolph the Red-Nosed Reindeer)” basado en una canción de Johnny Mark, que a su vez fue inspirada del poema del mismo nombre escrito por el cuñado de J. Mark; Robert L. May en 1939. Rodolfo nace con una nariz roja y brillante, su padre es un reno de Santa, “Donner”, quien se avergüenza de su hijo; pero será justo esa brillante nariz quien ayudará a Santa a salir la noche de Navidad que padre invierno (aquí como enemigo) sopla con más fuerza.

Hubo que esperar a 1974, cuando se proyecta “Un año sin Papá Noel (The Year Without a Santa Claus)”, otro especial animado para televisión, este basado en el libro de Phyllis McGinley (1956) del mismo nombre. En esta película animada Santa está desilusionado porque los niños ya no creen en él; el espíritu de la Navidad decide no entregar juguetes esta víspera de Navidad. La Señora Claus y dos de sus elfos, Jingle y Jangle, deciden repartir los juguetes, pero en Southtown, una pequeña ciudad en el sur de Estados Unidos, son detenidos y deben demostrar que son elfos mágicos haciendo que caiga la nieve sobre el pueblo. La Señora Claus debe intervenir y hablar con los egoístas hermanos Calor Ardiente y Frío Nieve para que el primero permita la nieve en Southtown y el segundo acepte un día de verano en el polo norte. Pero ambos hermanos se niegan a cooperar. Una nueva versión en 2006 muestra ligeros cambios con respecto al original de hace más de treinta años, pero el concepto se mantiene. La iconografía de Jack Frost empezaba tomar forma.

Frosty, el muñeco de nieves hizo su primera aparición en el especial de navidad de 1969; en 1976 se hace una secuencia, donde Frosty, que ahora vive en el polo norte, regresa cada invierno con sus amigos; para que no pase el resto del año sólo, sus amigos crean una muñeca de nieve; llamada Cristal. Jack Frost aparece por primera vez y es retratado como un duende celoso de las diversiones de Frosty, su mujer y los niños.

Jack Frost tuvo su especial como protagonista en 1979. La historia ocurre cuando el joven heraldo del invierno se enamora de una chica humana llamada Elisa después de rescatarla. Jack pregunta al Padre Invierno si él puede convertirse en humano a fin de estar con ella. Padre Invierno le da una oportunidad, pero advierte a Jack que debe demostrar que puede ser humano, ganando una casa, un caballo, una bolsa de oro y una esposa antes del primer signo de primavera, si no es así sera nuevamente un espíritu. Pero hay un problema Elisa está enamorada de Sir Raveneau, un Caballero con armadura de oro. Elisa es raptada por Kubla Kraus, rey de los cosacos y aunque es rescatada por Sir Raveneau; Kubla Kraus jura destruirlos a todos; por lo que Jack debe volver a ser un espíritu con el fin de agitar la tormenta de nieve más grande jamás vista, y congelar a Kraus en su castillo.

El Padre Invierno se muestra en muchos de estos especiales navideños como un anciano sabio y prudente, más parecido a un benevolente Ded Moroz. En parte es porque el invierno es el final de un año, que es representado como un anciano, mientras que el año nuevo es figurado como un niño, como se muestra en el especial animado de 1976, donde Rodolfo el reno de la nariz roja debe ayudar a Santa a buscar al bebe del año nuevo que ha desaparecido. Rodolfo aparece en un nuevo especial en 1979, no sólo se explica el origen de su nariz roja y brillante; sino que acompañado por Frosty y su familia van a ver las celebraciones del 4 de Julio (muy americano); la magia que mantiene sin derretirse a los muñecos de nieve se acaba y Jack Frost al final aparece para salvarlos.

Una segunda interpretación sobre el Padre Invierno, es que se trata del propio dios Odin, conocido por los germanos como Woltan. Tras la llegada del cristianismo, Cristo era la imagen del dios de la luz y el calor; Odin para sobrevivir se transformo por tanto en el señor del invierno. Luego a mitad de la era Victoriana, por el año 1850, el San Nicolas o Papá Noel de las tradiciones católicas, que era representado como un obispo, paso a fundirse con el antiguo dios del invierno; surgiendo el Santa Claus anglosajon, un personaje lejos del modelo de santo cristiano, representado con el tradicional traje navideño (abrigo, botas, gorro, etc.); aunque el color variaba; por ejemplo en “Un cuento de Navidad” (1843) de Charles Dickens, el espíritu de la navidad presente viste de verde, verde era el color para santa en estas fiestas, verde era el árbol de Navidad y de los antiguos hombres verdes (espíritus de la naturaleza). No fue hasta la década de los años treinta que las propagandas de CocaCola volverían rojo el traje de santa. Es por ello que la imagen de Santa Claus ha estado más asociada al mercantilismo que al verdadero significado de estas fechas.

Para separar el invierno de la navidad, Padre Invierno fue picado literalmente por los ingleses en dos entidades independientes, a diferencia de la imagen rusa; una la de Santa Claus, como espíritu de las fiestas navideñas de rojo y otra Jack Frost, como espíritu del invierno y el frío propiamente, de azul.

La Navidad ha evolucionado para incluir varios mitos y cuentos de hadas, personajes y tradiciones. Santa Claus (San Nícolas o Papa Noel), Rudolph el Reno de la nariz roja, Frosty el Muñeco de nieve, el Grinch, los fantasmas de la navidad, etc.. Cada tradición y cada personaje ha venido asociado con el espíritu de estas fechas.  sin embargo, nunca se le asoció realmente con Navidad, sino con el clima frío.

Pero esto ha estado cambiando en los recientes años cuando Hollywood lo ha usado como un personaje en varias películas, no siempre de una manera original. Él es un muñeco de nieve asesino en la película de Jack Frost de 1996; y en la versión familiarizada de 1998, donde Michael Keaton muere víctima de un accidente fatal en Nochebuena y regresa como un muñeco de nieve para arreglar asuntos pendientes. Más recientemente en una película de Tim Allen (Santa Claus 3) aparece como un ladrón que quiere tomar el papel de Santa Claus. Los escritores (fuera de Hollywood) por otra parte han sido mucho más sabios con el personaje, que aparece siempre como un personaje menor de varios libros de fantasía.

En la serie de comic de “Fabulas”, creada por Bill Willingham, Jack Frost es uno de los aspectos del Jack de los cuentos, un personaje que en dicha versión deja embarazada a la Reina de las Nieves. Mientras ella espera su hijo le entrega sus poderes a Jack Horner, quien termina, como en la mayoría de los cuentos,  creando más problemas que soluciones.  El hijo de esta relación será luego el nuevo Jack Frost.

En 2005, se proyecta “La historia de Jack Frost (The Tale of Jack Frost)“; basada en la obra de igual nombre (2004) de David Melling; nos muestra los origenes del duende; que lejos de ser hijo de un dios antiguo; es un niño que perdido en el bosque es salvado por los duendes, quienes para impedir que muera de frío lo transforman en uno de los suyos.

Para 2012 la productora DreamWorks tiene previsto presentar la película animada “Los guardianes (The Guardians)“; una adaptación de The Guardians of Childhood, la serie de libros de William Joyce; en ellos Santa Claus, el conejo de pascua, el hada de los dientes, Sandman (Morfeo) y otros personajes infantiles (incluido Jack Frost) deben luchar juntos para proteger a los niños de las fuerzas del mal. Jack Frost aparece como un joven de mirada fría y con una ligera dosis de mal carácter; esperemos que la productora logre algo similar a “Como entrenar a tu dragón” y no se transforme en otra de las tantas secuencias de “Madagascar” o “Shrek”

___________

Para más información: aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Los comentarios están cerrados.