Ángeles y arcángeles (10) Los arcángeles de la Ortodoxa Oriental

La Tradición Ortodoxa Oriental menciona miles de arcángeles; sin embargo, sólo siete arcángeles son venerados por su nombre. Miguel, Gabriel y Rafael poseen en todas las tradiciones un lugar especial. La Iglesia Ortodoxa celebra la Synaxis del Arcángel Miguel y los otros poderes Incorpóreos el 08 de noviembre del calendario litúrgico ortodoxo (para las iglesias que siguen el calendario juliano, 08 de noviembre cae el 21 de noviembre del moderno calendario gregoriano). Otros días de fiesta de los Arcángeles incluyen la Cena del arcángel Gabriel el 26 de marzo (8 de abril), y el milagro del Arcángel Miguel en Colosas el 6 de septiembre (septiembre 19). Además, todos los lunes durante todo el año está dedicada a los ángeles, con especial mención a que se realizan en los himnos de la iglesia de Miguel y Gabriel.

Los otros arcángeles de esta iglesia, que también reciben el apoyo y veneración dentro los practicantes del catolicismo son: Ariel (similar pero no igual a Uriel) y equiparado a veces a Anael; los otros tres son: Selafiel, Jegudiel y Barachiel. Algunos incluyen a un octavo —influencia turca en la región—, Jeremiel o Jerameel (exaltación de Dios) y que es venerado como un inspirador de los pensamientos que elevar a una persona hacia Dios, es el ángel de la fortaleza y es otro nombre de Remiel el ángel de la esperanza. Representado como un ángel que sostiene una balanza para medir las almas. Como en entradas anteriores, en esta entrada nos enfocaremos en Ariel, Selafiel, Jegudiel y Barachiel.

Mientras el libro de Enoc nos señala que los siete arcángeles son los ángeles del Apocalipsis, en la versión católica influenciada por la idea judía de los siete cielos y de ideas astrológicas, los siete arcángeles son los regentes de los ‘planetas astrológicos’ y por equivalencia rigen también los siete días de la semana. En la versión ortodoxa los arcángeles se les vincula con las virtudes que luchan contra los pecados; Serafiel ataca a la gula y representa a la templanza; Jegudiel ataca a la envidia y se le vincula con la caridad, Barachiel lucha contra la pereza bajo la forma del esmero o diligencia, Ariel frena la codicia bajo la forma de generosidad; eso nos deja a los tres grandes arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael luchando contra la soberbia, la ira y la lujuria respectivamente bajo a apariencia de la humildad, la paciencia y la castidad.

Miguel, Gabriel y Rafael en la Ortodoxia

Miguel ha sido representado desde los primeros tiempos del cristianismo como un comandante, que tiene en su mano derecha una lanza con la vence al demonio y en su mano izquierda una palma verde. En la parte superior de la lanza hay una cinta de lino con una cruz. Miguel es especialmente considerado como el guardián de la fe ortodoxa y un luchador contra las herejías. Gabriel es el heraldo de los misterios de Dios, especialmente la encarnación de Dios y todos los otros misterios relacionados con ella. Se le representa con su mano derecha sosteniendo una linterna con una vela encendida en el interior, y en su mano izquierda, un espejo de verde jaspe. El espejo representa la sabiduría de Dios como un misterio oculto. Rafael se representa con Tobías (que lleva un pez atrapado en el Tigris) con su mano derecha, y sosteniendo un frasco de alabastro de médico en la mano izquierda.

Ariel (Altar de Dios)

Aunque la tradición ortodoxa incluye a Uriel como el ángel de la Tierra y es para muchos el cuarto ángel; Uriel es representado con una espada en su mano derecha y una llama en su mano izquierda. Otros lo equiparan o igualan a Ariel, que es el ángel de la naturaleza. Ariel también es relacionado con Anael, y entre las formas de su nombre se incluyen: Ariel, Arael, y Ariael; variando el significado de su nombre de ‘Altar de Dios‘ a ‘León de Dios‘. Ariel está a cargo de la protección y la curación de animales, peces y aves, es así el veterinario y ecologista de los cielos; no sólo protege y cura a los animales domésticos o salvajes, sino también cuida del medio ambiente, del suelo y las aguas. Trabaja como Rafael en proporcionar la curación, pero en este caso la curación que necesitan las bestias, de acuerdo con la voluntad de Dios.

Como el arcángel Ariel está alineado con el mundo natural y con animales, también se relaciona con los elementales (es decir, hadas, elfos, duendes, gnomos, etc.). Así Ariel actúa como enlace para aquellos interesados en conectarse con los Reinos Elementales y se hace un llamado a Ariel para ofrecer plataformas de interacción positiva con las hadas, duendes, espíritus de la naturaleza y otros seres elementales.

En el arte, Ariel es a menudo representado con un globo que representa la Tierra, o con elementos de la naturaleza (tales como agua, fuego, o piedras), para simbolizar el cuidado de Ariel por la creación de Dios en la Tierra. Ariel aparece a veces en forma masculina, y otras veces en forma de mujer. Por relación con su nombre, el león se considera su animal tótem. Nos recuerda que la naturaleza puede curar, la relajación y contemplación del mundo natural pueden muchas veces ser el mejor remedio para situaciones de estrés, angustia y agotamiento físico y mental.

Nombre de Ariel (que puede significar “altar”) se utiliza para referirse a la ciudad santa de Jerusalén en el libro de Isaías, y no a un arcángel.

—¡Ay de Ariel, de Ariel, ciudad donde habitó David! Añadid un año a otro, las fiestas sigan su curso. Mas yo pondré a Ariel en apretura, y será desconsolada y triste; y será a mí como Ariel. Porque acamparé contra ti alrededor, y te sitiaré con campamentos, y levantaré contra ti baluartes. Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y será tu voz de la tierra como la de un fantasma, y tu habla susurrará desde el polvo. Y la muchedumbre de tus enemigos será como polvo menudo, y la multitud de los fuertes como tamo que pasa; y será repentinamente, en un momento. Por Jehová de los ejércitos serás visitada con truenos, con terremotos y con gran ruido, con torbellino y tempestad, y llama de fuego consumidor. Y será como sueño de visión nocturna la multitud de todas las naciones que pelean contra Ariel, y todos los que pelean contra ella y su fortaleza, y los que la ponen en apretura. Y les sucederá como el que tiene hambre y sueña, y le parece que come, pero cuando despierta, su estómago está vacío; o como el que tiene sed y sueña, y le parece que bebe, pero cuando despierta, se halla cansado y sediento; así será la multitud de todas las naciones que pelearán contra el monte de Sion. (Isaías 29:1-8)

En el texto judío ‘La sabiduría de Salomón‘, Ariel se le describe como ángel que castiga a los demonios. Los cristianos gnósticos dicen también que Ariel castiga a los malvados. Más tarde, los textos describen el papel de Ariel cuidado de la naturaleza, incluyendo la jerarquía de los ángeles bienaventurados (publicado en el 1600), que llama a Ariel “gran señor de la Tierra.”, por ello se le equipara a Uriel. Por ello Ariel es descrito también como un ángel que castiga a los que hacen daño a la creación de Dios destruyendo el medio ambiente, contaminando tierra, agua y aire.

Ariel es parte de la clase de ángeles llamados virtudes, que inspiran a la gente para crear grandes obras de arte y hacer grandes descubrimientos científicos; y algunos cristianos consideran a Ariel el santo patrono de los nuevos comienzos; ayudando a trascender las ilusiones que separan y limitan; nos recuerda que somos partes de un todo, que es la creación de Dios. Así al entender que somos partes de la naturaleza, nos anima, inspira, motiva y estimula nuestra fuerza natural interior y confianza; nos ayuda a redescubrir el valor y la confianza necesaria para buscar la felicidad.

Selafiel/Sealtiel (Oración de Dios)

Selafiel, también llamado Saeltiel (Plegaria a Dios), Sealtiel, Selatiel, Tzelathiel y es a veces identificado como el Salatiel del segundo libro de Esdras. Cuando se muestra en la iconografía se le muestra en una actitud de humilde oración, con la mirada baja y los brazos cruzados sobre el pecho. La oración es considerada su atributo especial, y los cristianos ortodoxos buscan su ayuda si la oración por el sufrimiento de las distracciones, falta de atención, o el frío. En la tradición católica, se le representa como un turiferario (quien porta el incienso). Por ello en algunas representaciones se lo muestra con las manos juntas en oración profunda o con el incienso de adoración, representando así su unión gozosa con Dios, ya que el incienso es el símbolo de la ofrenda y el sacrificio.

Combate el espíritu de la intemperancia (falta de moderación), la gula y del exceso en la bebida ya que la intemperancia lleva a toda clase de pecados y de delitos. El Salvador nos advierte:

—Estén alerta, no sea que se endurezcan sus corazones por los vicios, borracheras y preocupaciones de la vida. No sea que ese día caiga de repente sobre ustedes. (Lucas 21,34).

Contra estos vicios acude Selafiel enseñando las virtudes de la templanza y la renuncia. Ellas llevan a una inteligencia más clara, a una voluntad fuerte, a nuevas virtudes, al perdón de los pecados, a la escucha de las oraciones, a gracias extraordinarias y a la vida eterna. El origen de esta creencia se atribuye a la intervención del ángel sobre un misionero dado a la bebida y los excesos; y tras invocar a cada ángel por reparar sus pecados, sólo Selafiel respondió enseñándole que la oración es el primer paso en el camino de la salvación. A Selafiel como distribuidor de gracias se lo representa también llevando en sus manos una cesta con flores o frutos, o bien, va derramando los mismos; señal de la gloria, de la vida con Dios, de la práctica de las Santas Virtudes.

Jegudiel (Elogio a Dios)

Jegudiel, también llamado Jhudiel, Jeguidiel, Jehudiel o Yhudiel es uno de los siete arcángeles en el ortodoxa tradición. Él es a menudo representado en la iconografía sosteniendo una corona y un látigo terminado en tres hilos. Jegudiel es el patrón de todos los que trabajan en algún campo de actividad, y la corona que simboliza el premio por el éxito de labores espirituales, es la señal de la recompensa divina para aquellos que son fieles a Dios y lo alaban.

Jegudiel es el asesor y defensor de todos los que trabajan en puestos de responsabilidad de la gloria de Dios, y como tal se recurre a la de los reyes, jueces, y otros en posiciones de liderazgo. A Jegudiel también se conoce como el portador de Dios, del amor misericordioso y bajo esta imagen es representado con un corazón en llamas (el Sagrado Corazón) en la mano.

Jehudiel combate al espíritu de la envidia y de celos, que exterminan toda serena paz del alma, y pedimos nos proteja de individuos obsesivos llenos de estos pecados; le pedimos que derrame en nuestras almas y en las de las personas que nos rodean la fidelidad a la Ley de Dios.

Barachiel (Bendición de Dios)

Barachiel, también: Baraquiel, Baraqiel, Barchiel, Barkiel, Barbiel; es uno de los siete arcángeles en la ortodoxa tradición. Se dice que controla los relámpagos y junto a Uriel se le invoca para ganar al juego. Su nombre traduce a veces ‘Bendición de Dios’ en otras ‘Relámpago de Dios’ y es por ello asociado a uno de los ángeles que controla el relámpago, y vinculado al planeta Júpiter, el dios romano de los rayos. Júpiter es el regente de Piscis, igual regencia se le da a Barachiel, a quien también se le atribuye la regencia de febrero. Este ángel señala que es mucho mas fácil nadar con la corriente que en contra de ella; el ayuda si ‘si fluyes’ (sigues) a Dios, trayendo así abundancia a tu espíritu.

En la iconografía ortodoxa Barachiel a veces se le muestra sosteniendo una rosa blanca contra el pecho, o con pétalos de rosa esparcidos sobre todo el manto; pero en el catolicismo romano, Barachiel es representado sosteniendo una cesta de pan, símbolo de la muerte y resurrección de Cristo. O portando un canastito lleno de flores y frutos preciosos (los frutos de la Vocación cumplida).

El pan es un gran simbolo cristiano, en un primer momento el grano muere al ser molido, pero al se amasado y horneado se transforma en un elemento de vida, pero el pan también reviste simbolismo alquímico; la tierra nutre al grano, el agua permite crear la masa, que sino sería solo polvo; el aire produce la fermentación y eleva la masa, y el fuego finalmente protagoniza el milagro de la transformación. Ya en la última cena Jesús señala al pan como un medio transformador; si para Adán y Eva comer del fruto del bien y del mal trae promesa de muerte; para Jesús comer el pan trae promesa de vida:

—Yo soy el pan de la vida. El que viene a mi jamas tendrá hambre. El que cree en mi, jamás tendrá sed. (Juan 6:35).

La asociación con el pan lo vincula a la prosperidad y abundancia en todas sus formas; es por ello que para la iglesia Católica Barachiel se le designa como protector de los matrimonios, ya que el pan es signo de abundancia y prosperidad. Se pide a Barachiel que nos proteja de caer en la pereza y la indiferencia a las Cosas Santas.

En el Tercer Libro de Enoc se le describe como uno de los príncipes angelicales, con una miríada de cerca del medio millón de ángeles guardianes que le atienden. Responsabilidades Barachiel son tan variados como las bendiciones que el arcángel llama. Su misión es abrir nuestros corazones para estar mas abiertos a todo lo bueno. A Barachiel se puede rezar como el ángel de la guarda y es descrito en la Alma del de Salomón como el ángel de la luz.