El grifo y su simbolismo heráldico

El grifo es una criatura legendaria con el cuerpo de un león, con la cabeza y a menudo las alas de una águila. Cuando el león era considerado el rey de las bestias y el águila el rey de los pájaros, se pensaba que el grifo era una criatura especialmente poderosa y majestuosa. Los grifos son normalmente conocidos por proteger tesoros. Son desde la antigüedad un símbolo de poder divino y un guardián de lo divino. Grifo representan la nobleza, la vigilancia, la virtud, la fuerza y la justicia. En antiguas tumbas de piedra, los grifos son los guardianes y protectores de la vida que dan protección incluso en el más allá.

En el siglo IX se afirmaba que los grifos eran estrictamente monógamos, y si un compañero muere, el otro continuaría el resto de su vida solo sin un nuevo compañero. El grifo paso así a ser un del matrimonio en Iglesia. Como unión de una bestia terrestre y un pájaro etéreo, también pasó en la Cristiandad a ser un símbolo de Jesús Cristo, que era humano y divino.

Se creía que la garra de un grifo tenía las propiedades medicinales y que sus plumas podían restaurar la vista. En la Edad media y el Renacimiento los grifos se pintaron como la parte del escudo de armas de Génova.

La mayoría de las ilustraciones contemporáneas dan las piernas delanteras del grifo como las piernas de una águila con las garras, aunque en algunas ilustraciones más viejas sus cuatro patas son de león, es llamado en este caso Opinico (opinicus) o león grifo, nombre dado por los editores del Diccionario Oxford de inglés.

Muy pocas veces a grifo se le retrata sin las alas. Es a partir del siglo XV que en la heráldica a esta bestia sin alas se le conoce como Keythong, quien es considerado el macho de la especie, y que a menudo tiene el lomo y la cola espinosa. El keythong presenta un balance de lo bueno y lo malo; en la realidad todos los hombres tenemos cosas tanto buenas como malas. Al centrarse en nuestros puntos fuertes, somos capaces de gestionar en torno a nuestras debilidades, si estas son mayores predominan las razones egoístas, trae la gula, la venganza, la ferocidad y la violencia. Todas cualidades negativas de la energía masculina, que el guerrero debe superar.

El nombre de grifo a tenido varias variantes ortográficas en ingles: gryphon es la más común, ganando popularidad tras la publicación de las Aventuras de Alicia en el País de las maravillas pero variantes menos comunes incluyen: gryphen, griffen, gryphin, gryphus y griffon.

Otra criatura similar relacionada y más moderna (Yugi-Oh) es el hieracosphinx, una bestia mítica encontrada en esculturas egipcias y la heráldica europea, similar a un opinico, pero con la cabeza de un halcón, y es tomada por algunos como un augurio del mal.

Grifos e Hipogrifos

grifo.jpg

El Grifo, es una mezcla de león y águila, es quizá la única criatura que se atreve a enfrentarse de igual a igual con los dragones; así hace el Grifo de las “Cronicas de Spiderwick” de T. DiTerlizzi y H. Black. Por lo general los grifos suelen vivir en las montañas y guardan puertas que llevan a tesoros perdidos. Se suele hablar de dos especies: la septentrional (o de hiperborea) y la de india. También existe otra especie conocida como Opínico, que tiene sus cuatros patas de león.

grifo2.jpg

El Hipogrifo: igual que el anterior, pero en vez de león es caballo; famoso en los últimos tiempo tenemos a “Buckbeak” que hizo su primera aparición en “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban“.

hipogrifo.jpg