Quirón (Chiron /Kheiron), el planeta de la renovación

Quirón (2060-Chiron / 95P-Chiron / 1997 UB) es hoy un planeta menor del Sistema Solar exterior, descubierto en 1977 por Charles Thomas Kowal, fue el primer miembro de una nueva categoría de objetos conocidos como centauros, cuyas órbitas excéntricas los ubican entre Jupiter y Neptuno; estando Quirón en órbita entre Saturno y Urano. Aunque en un principio se clasificó como asteroide, más tarde se observó que mostraba el comportamiento típico de un cometa, formaba una cola al acercarse más al Sol; por esa naturaleza dual hace bien hacer recibido el nombre del centauro (dual también mitad hombre – mitad bestia) más famoso de la mitología.

Las primeras observaciones le asignaron un diámetro que rondaba los 150 a 180 km; observaciones más recientes lo ubican cerca de los 230 km; similar a su compañero/a Cariclo/Chariklo, el más grande de este grupo de planetoides. Tiene Quirón un periodo orbital de unos 51 años aproximadamente. En el momento de su descubrimiento se encontraba a poco de haber pasado por afelio. Fue el planeta menor más distante conocido hasta que se acercó a fines de los ochenta; en febrero de 1988 llegó a estar a 12 UA del Sol, y observaciones en abril de 1989 mostraron que Quirón había desarrollado una coma cometaria, y la cola se detectó en 1993. Alcanzó su perihelio en 1996 a una distancia de 8,46 UA y tuvo su último afelio en 1970, ubicado a 19 UA.

Quirón se diferencia de otros cometas en que el agua no es el componente principal de su coma, ya que está demasiado lejos del Sol como para que el agua se sublime. Este comportamiento de formar colas al acercarse al Sol lo han mostrado dos de sus compañeros, Echeclo y Ociroe/Okyrhoe.

La órbita de Quirón es altamente excéntrica, con un perihelio justo dentro de la órbita de Saturno y un afelio justo por fuera del perihelio de Urano. Se ha calculado que la máxima aproximación de Quirón a Saturno fue en mayo del año 720 y durante este paso, la gravedad de Saturno hizo que el Semieje mayor de Quirón disminuyese de 14,4 UA a 13,7 UA. En cambio no se acerca tanto a Urano; Quirón cruza la órbita de Urano cuando este se encuentra más alejado del Sol. Ello atrajo mucho interés ya que fue el primer objeto descubierto con semejante órbita, muy lejos del Cinturón de Asteroides. Quirón y los otros Centauros no permanecen en órbitas estables y al cabo de millones de años acaban siendo expulsados por la perturbación gravitatoria de los planetas gigantes, trasladándolos a otras órbitas o dejando el sistema solar. Probablemente Quirón, que proviene del cinturón de Kuiper, se convertirá en un cometa de corta vida en unos millones de años más adentro de la órbita de Jupiter.

Una de las cosas más interesantes de los Centauros, además de sus órbitas, es su gama de colores. Estos van desde un gris azulado como Quirón y Cariclo a rojos óxidos como Folo/Pholos y Neso/Nessos. Aunque originalmente se pensaba que todos los centauros venían del Cinturón de Kuiper (el metano es típico en estos cuerpos y brinda su color rojo) , existe una creciente evidencia de que no todos ellos llegaron en el mismo lugar. Algunos de ellos pueden haber sido expulsado de los planetas gaseosos gigantes. Otros sugieren que esta diferencia de colores es producto del tiempo que han permanecido como centauros; ya que el metano que brinda el color rojo es más volátil y a medida que se acercan al Sol en sus perihelios este se evapora dejado gases de colores más fríos como el azul y el verde.

Quirón en los mitos

Quirón era hijo del propio Cronos/Saturno y una hija del Océano, la ninfa Filira. Filira para escapar del dios del tiempo se transformó en yegua para huir, pero Cronos vuelto semental la termino por violar. De esa relación nació Quirón. Se dice que Filira enseñó a los hombres cómo hacer papel, por lo que se la consideraba la deidad de la escritura, además de asociarle el perfume y la medicina. Al final la tristeza que le produjo a Filira haber dado a luz a un monstruo fue tal que pidió a su padre que la transformara en una planta y fue trasformada en árbol del tilo.

Por su naturaleza divina, y siendo hermanastro del propio Zeus, Quirón se volvió maestro; fue un gran educador en música, arte, caza, moral, medicina y cirugía, y para algunos el primer veterinario. Quirón aprendió primero de los jóvenes dioses, de Apolo principalmente y luego fue maestro de los más grandes héroes de la antigüedad: Aquiles, Áyax, Asclepio, Teseo, Jasón, Aristeo, Acteón y Heracles. Su ultimo discípulo sería culpable de su muerte; Heracles le disparó accidentalmente una flecha envenenada con la sangre de la Hidra cuando luchaba con los centauros, que huían hacia su morada en el monte Pelión. La flecha que iba contra el centauro Elatos, atravesó uno de los brazos del cuerpo del primero y se entierra en Quirón. Como hijo de inmortal, Quirón no podía morir y estuvo condenado a dolores horribles por efecto del veneno. Finalmente cedió su inmortalidad a Prometeo para escapar del dolor, pero los dioses le recompensaron subiéndolo a los cielos como la constelación de Sagitario (o la de Centauro, hoy no se ponen de acuerdo quien es Quirón y quien es Folo)

Quirón y la astrología

El símbolo astrológico de Quirón es la combinación de las letras “O” y “K”; muchos asocian que la letra “K” se corresponde a la forma griega del nombre (Χείρων = Kheiron); sin embargo la naturaleza de las letras hace referencia a su descubridor; Charles Thomas Kowal y significa que el planetoide es un “Objeto Kowal”. La “O” es dibujada más como una elipse (cuyos ejes contienen las razones áureas) que como un circulo; en parte quizás la idea del artista inicial era indicar su excéntrica órbita.

Algunos autores han relacionado a Quirón con la letra Kauf (la K hebrea), que significa “palma de la mano”. Como curiosidad su descubrimiento a final de los 70 coincidió con la aparición de métodos curativos relacionados con la mano (quiropráctica, yuki, reiki, masajes, etc.)

Los significados que se atribuyen a Quirón se basan en el estudio de la mitología y en la excentricidad de su órbita. Como hijo de un dios y una ninfa, por herencia puede comprender y acceder a ambos mundos; de dioses y mortales.

Un aspecto importante es el rechazo de Quirón por parte de su madre. Esta sintió vergüenza al ver al ser que había engendrado y lo abandonó. Quirón se vincula con el rechazo; una grieta en nuestra afectividad, quedando una herida que despierta a la más mínima insinuación. Pero recibió ayuda y educación por parte de los dioses hasta convertirse él mismo en un gran maestro. Al semejanza de Plutón, Quirón nos habla de transmutaciones; pero a diferencia de Plutón, estas son personales y del alma, y no en las sociedades. Quirón actúa como un planeta inductor de experiencias penosas que se irán repitiendo una y otra vez hasta que entienda su significado y se asuman su consecuencias; pero Quirón no nos deja solos, también da la ayuda que necesitamos para superar la prueba y transmutar el dolor en conocimiento útil, primero para nosotros, y luego para ser compartido con otros.

Quirón, que no conoció ni padre ni madre, se convertirá en padre adoptivo y educador; y parece contradictorio pero fue maestro en las artes de la guerra y las de la curación; Quirón era un ser de contradicciones; hombre y bestia; medico y militar; sanador y paciente, y su herida incurable sólo halló reposo en la muerte. él, que poseía la vida eterna, escogió la muerte, enseñándonos la necesidad de aceptar la muerte como parte integrante de la vida.

Desde el punto de vista astronómico, Quirón está situado entre la órbita de Saturno y Urano, siendo su órbita muy elíptica y errática. Saturno es el último planeta de los llamados personales (aquellos que pueden ser observados a simple vista), y está relacionado con la tradición y el orden. Una vez pasados los límites de Saturno, nos encontramos en el ámbito del inconsciente colectivo; señala la transición de una fase de conciencia a otra. Urano representa lo contrario, la necesidad de liberarse de las estructuras impuestas por Saturno. Entre los dos, la comunicación es difícil de establecer. Saturno actúa como un muro que preserva al individuo del caos exterior, pero al mismo tiempo le impide tener acceso a lo desconocido. Quirón, cuyo símbolo recuerda a una llave, puede ser el vínculo que permita establecer un puente entre Saturno y Urano. Saturno son los muros de una casa con las puertas y las ventanas cerradas, y Urano es el exterior de la casa, Quirón representa la llave que abre la puerta del muro permitiendo la interrelación del interior con el exterior.

La regencia de Quirón sobre algún signo zodiacal esta discutida; entre los signos a los que se les quiere vincular están: Virgo, vinculado a la salud; Sagitario, por su naturaleza de centauro y Libra, por ser un ser que es neutral.

Una forma de saber la naturaleza astrológica de un cuerpo recién descubierto es buscar en los eventos más importantes del mundo en la época del descubrimiento de que el cuerpo. Quirón fue descubierto en 1977. Entre 1976 a 1978 hubo grandes estudios en biología; específicamente en biotecnología; tenemos la producción de insulina, el primer genoma de un virus y al primer bebe de probeta (medicina). Antes de Quirón había sólo dos ramas de la vida que eran totalmente independientes y sin ningún tipo de conexión; estaban a los procariotas (bacterias) aquí y los eucariotas (plantas y animales) más allá; pero surgen un tercer grupo; las arqueas, y ellas forman un puente que podemos cruzar (una llave que abre una puerta).

Es curioso observar que coincidiendo con el descubrimiento de Quirón, aparece también un interés masivo por la preparación a la muerte. En los Estados Unidos, por ejemplo, la doctora Elisabeth Kubbler-Ross organiza seminarios para aprender a enfrentarse a la muerte sin miedo, ni rechazo. Estos seminarios están especialmente dirigidos a personas que padecen enfermedades incurables y destinadas a morir muy pronto y toda su obra versa sobre la muerte y el acto de morir y va describiendo diferentes fases del enfermo según va llegando su muerte (modelo Kübler Ross: negación, ira, negociación, depresión y aceptación).

El último perihelio de Quirón fue el 14 de febrero 1996, justo el Día de San Valentín; y su paso por la órbita de Saturno estuvo marcada por la llegada de sus amigos: Folo/Pholus (1992), Neso/Nessus (1993), Asbolo (1995), Hilonoma (1995), Cariclo (1997), Pelión (1998), Ociroe (1998), Cillaro (1998), Elanto (1999), Tereo (2001), Bienor (2000), Echeclo (2000), Crantur (2002) y Amyco (2002), y su regreso a la órbita de Urano marco del descubrimiento de cuerpos más allá de Neptuno: Logos (1997), Varuna (2000), Ixión (2001), Quaoar (2002), Tifón (2002), Ceto (2003), Haumea (2003), Eris (2003), Sedna (2003), Orcus (2004) y Makemake (2005). Todos ellos modificaron la imagen que se tenía de los cielos y provocaron un cambio importante en la comprensión de nuestro sistema solar.

Los perihelios de Quirón han ocurrido en años importantes; en 1895 se tiene el fin de la guerra chino-japonesa, se inicia la independencia de Cuba y se exhibe la primera película; en 1945 tenemos que su perihelio coincide con el final de la segunda guerra mundial, el lanzamiento de las bombas atómicas en Japón y el inicio de los juicios de Nuremberg; y en 1996 el superordenador Deep Blue de IBM vence por primera vez al ruso Garry Kasparov en una partida de ajedrez y la NASA anuncia que el meteorito ALH 84001 —que se cree originario de Marte— contiene evidencia de formas primitivas de vida.

Las conjunciones con Saturno y Urano también son importantes y son poco frecuentes, se tiene que sus conjunciones han ocurrido en las siguientes fechas: Saturno/Quirón en abril de 1966 y Urano/Quirón en Enero 1898. No se esperan nuevas conjunciones hasta 2028 y 2043 respectivamente. Por otra parte Plutón/Quirón tienen más encuentros; el último ocurrió el 30 de Diciembre de 1999 en el signo de Sagitario, uno de los efectos más importantes de esta conjunción es la búsqueda del conocimiento, y se espera que ocurra en el terreno espiritual. La anterior se produjo en el año 1941 en el signo de Leo, y tuvo un gran papel en el desarrollo e imposición de las ideologías, especialmente las políticas favoreciendo en gran medida la democracia.

Por su órbita tan excentrica Quirón no permanece el mismo tiempo en cada signo. Quirón en Aries (afelio) se mantiene alrededor de 8 años. Pero cuando se mueve dentro de la órbita de Saturno, en el signo de Libra, tarda menos de 1,5 años; por lo tanto la influencia de Quirón en Libra es más apresurada y los acontecimientos se producen a veces a una velocidad vertiginosa. En Aries Quirón estuvo buena parte de la década de los 70, en ella predomino la idea del yo primero. Cuando Quirón entró en Libra, los problemas se centraron en exactamente lo contrario; en todas las relaciones con los demás en igualdad de condiciones, uno a uno. Quirón pasa por la elíptica cuando cruza Virgo y Piscis. Si Virgo representa su “primavera”, ello es visto como el inicio de su traslación alrededor del Sol, Libra sería su “otoño”; ese transito dura casi unos 20 años. Partiendo del pehielio en Libra se inicia un ciclo de aprendizaje que se mueve en un transito hacia el descubrimiento personal, quien eres y que desea, hasta alcanzar el afelio en Aries con un fuerte sentido de independencia; el regreso al Sol va acompañado de una visión más material y una búsqueda hacia lo que otros pueden enseñar y complementar.

Signo Años Genera
Aries 1970-1977 Fuerte sentido de independencia
Tauro 1978-1984 Importa el sentido común
Géminis 1985-1988 Conjugación de mente y cuerpo
Cáncer 1989-1991 Importan las relaciones familiares
Leo 1992-1993 Maestro que aprende de sus alumnos
Virgo 1994-1995 Dedicación al trabajo
Libra 1995-1996 Relaciones en aprender y enseñar
Escorpión 1997-1998 Entender lo inexplicable
Sagitario 1999-2001 Explorar e investigar el yo
Capricornio 2002-2005 Importa lo espiritual y lo filosófico
Acuario 2006-2010 Importa el colectivo
Piscis 2011-2018 Búsqueda de la inspiración

___________________

para más información y textos originales puede consultar: aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Mitos del oriente próximo (6) El robo de las Me y la oportunidad de En-Ki

Las Me o tablas del destino, fueron el regalo de An/Anu a su hijo En-Lil cuando este asumió el cargo de rey de los dioses. En las Me se encontraban las normas y reglas para poder controlar el mundo y el poder de la palabra. Cada año todos los dioses se reunían en Níppur, ciudad acadia, que era el hogar de los dioses, donde gobernaba En-Lil y su hijo Ninurta (literalmente dios de Níppur). En este lugar cada año los dioses contaban los hechos del año anterior y decidían los planes del venidero.

Los dioses Nergal y Ninurta son dioses de guerras y batallas. Solían regresar a Níppur cargados con el botín de las guerras y acompañados de un enorme séquito. Nusku, visir de En-Lil, les indicaba sus sobrinos que moderaran su avance ya que la asamblea de dioses se siente abrumada por sus trofeos.

En una de estas fiestas, mientras En-Lil toma un baño, su siervo Anzu (literalmente “quien conoce los cielos”; también llamado En-Zu = Señor Sabio, o Imdugud; y representado como un hombre pájaro y era la personificación del viento del sur y las nubes de tormenta) espera, es la oportunidad que ha estado deseando. Posiblemente seducido por En-Ki, quien le ha hablado de las Me de En-Li, y sobre como quien las posea ostentará el titulo de rey de los dioses. Es demasiada tentación para el dios de Ur, ciudad ubicada al sur, vecina de la ciudad de Eridu, la ciudad donde reina En-Ki.

El astuto Anzu dio con la oportunidad cuando En-Lil se desvistió para meterse en la piscina en su baño diario, dejando descuidada las tablas. Anzu en la entrada del santuario había estado observando desde el comienzo del día. Cuando En-Lil se estaba lavando con agua pura, habiéndose quitado la corona y depositado en el trono, Anzu cogió en sus manos las tablas del destino y se las llevó; montando en Mu, una gran águila.

El efecto del robo fue tal que se suspendieron las “fórmulas divinas”; hubo quietud y el silencio se impuso, como en el Génesis de la Biblia la creación siempre se antepuso la frase “Y dijo Dios…”; sin las Me, En-Lil enmudeció. Los dioses de la tierra y el cielo se fueron reuniendo uno a uno ante las noticias. El asunto era tan grave que incluso se informó a An/Anu en su Morada Celestial. An/Anu indicó que Anzu tenía que ser capturado para que devolviera las fórmulas; pero cuál de los dioses lo haría.

Los de mayor valor y fuerza fueron convocados. Pero todos ellos señalaron que, al tener Anzu las tablas del destino, este podía convertirlos en arcilla. Entonces, En-Ki tuvo una gran idea: ¿Por qué no llamar a Ninurta para que acepte tan desesperado combate?

Los dioses reunidos se percataron de la ingeniosa sagacidad de En-Ki. Estaba claro que las posibilidades de que la sucesión cayera en su propia descendencia se incrementarían si Anzu era derrotado; pero también resultaría beneficiado si Ninurta resultaba muerto en el proceso.

Para sorpresa de los dioses, Nin-Hursag se mostró de acuerdo, y dirigiéndose a su hijo Ninurta, le explicó que Anzu no sólo le había robado a Enlil las tablas, sino también a él. En-Ki ayudó explicando a su sobrino como vencer a Anzu; ya que las Me protegían a su poseedor. En-Ki aconsejó a Ninurta que añadiera un til-lum (el rayo o relámpago) a sus armas, y que no disparara a Anzu, sino a las alas de Mu. Así se hizo y al ave cayo al Apsu (las aguas), Anzu fue capturado, pero las tablas del destino se encontraban ahora en el reino de las aguas subterráneas. La imagen de la lucha fue tan grande que se inmortalizó en los cielos, Sagitario (el arquero = Ninurta) lucha contra el Águila (Anzu sobre Mu).

El resultado tuvo dos logros para En-Ki; el primero Anzu fue desterrado y al no poder recobrar las Me, ahora enterradas en las profundidades del Apsu, Ninurta fue de alguna manera relegado por su padre por su incapacidad de recuperar las tablas. Pero ¿quién era Anzu?. Hay que ver esto desde un punto histórico. En el sur, la ciudad sumeria de Ur estaba creciendo y expandiendo su poder; algo que no toleró la ciudad de Níppur (ciudad de Ninurta y En-Lil), ayudada por la ciudad de Eridu (ciudad de En-Ki), una población la vecina de Ur. El dios de Ur era Nannar (hermano de Ninurta y segundo en la línea de sucesión real), queda claro así las razones de Anzu/Nannar, el primogénito del matrimonio oficial de su padre (En-Lil) con Nin-Lil; Ninurta a sus ojos, aunque hermano mayor era un bastado y no tenía derecho a heredar a su padre. Algunos especulan y afirman también que Zu significa sabio; An-Zu es conocedor del cielo; si a En-Zu, el señor sabio, se le invierten las palabras resulta Zu-En = Zuen = Sin, el dios lunar de los semitas.

La historia no termina aquí; según los mitos las peleas de los hijos de An/Anu y sus descendientes llegaron a ser tan bulliciosas que molestaron a los dioses primigenios; en especial a Apsu, quien le reclamó a su compañera Tiamat sobre hacer algo; a los que su consorte le respondió —No podemos destruir nuestra propia creación—.

Apoyado por Mummú (su hijo y visir), Apsu decide acabar con la creación y sigue por su cuenta y riesgo; pero En-Ki los descubre y usando su magia logra dormir a Apsu, en un sueño que casi parece muerte (desde entonces los ríos solo fluyen plácidos hasta el mar). Mummú es convertido en esclavo del dios En-Ki.

El reino acuático subterráneo de Apsu es ocupado por En-Ki con su mujer Nin-Ki/Damkina, convirtiéndose de príncipe de los dioses en la tierra a señor (rey) de las aguas dulces (los pozos, manantiales y ríos que surgen de la tierra) y En-Ki pasa a ser llamado por los semitas Ea, literalmente “Señor de las aguas”; es por ello que se asocia al dios más a las aguas que con la tierra y es por eso sus signos zodiacales son Capricornio (cabra = tierra + pez = aguas) y Acuario.

La razón que impulsaba a En-Ki a vencer y apoderarse del reino de Apsu era otra, tratar de recuperar las Me, quizás, y sólo quizás nunca hubo un intento de Apsu por acabar con los dioses y todo se trató de una estratagema de En-Ki para justificar y lograr apoderarse con el poder y las Me; algo que no logró ya que Apsu se las había entregado a su consorte Tiamat, cuando estas cayeron a su reino.

Un mito posterior cuenta lo siguiente: Cuando Ninurta captura a Anzu y le pide la devolución de la tablas, el dios se lamenta ante Ninurta de haberlas dejado caer en el abismo acuático (el Apsu), al haber sido atacado por Ninurta. Cuando se dirigen al Apsu para convencer al dios En-Ki/Ea de que devuelva las Tablas del Destino, En-Ki/Ea se niega. Por despecho, Ninurta insulta al visir de En-Ki/Ea, Isimud, un dios mensajero que era reconocido por poseer dos caras que miran hacia lados opuestos. En venganza por la grosería, En-Ki/Ea crea una tortuga gigante que ataca al joven dios mordiéndole en los dedos de los pies. Ninurta se defiende, pero En-Ki, con su magia, abre un hoyo en que caen él y su atacante. Sólo las súplicas de la madre de Ninurta, Nin-Hursag, convencen a En-Ki/Ea para que lo libere; pero Ninurta no recupera las Me.