Las hadas

Las Hadas propiamente, de tamaño minúsculo, distribuidas hoy por todo el mundo. Suelen poseer, a diferencia de otras especies, alas de insectos –mariposas principalmente–; a semejanza de las sílfides que las tienen de libélulas. Las hadas, al igual que las ninfas, son todas seres femeninos. Destacan entre las hadas Mag (la oscura reinas de las Hadas, otra forma de la diosa de la guerra Morgana, hija de la diosa Dana) y Vivian (Viviana), la Señora del Lago, ambas de la gesta del rey Arturo. Entre las hadas famosas en la literatura encontramos a Titania, reina de las hadas, en la obra “Sueño de una Noche de Verano” de William Shakespeare; el Hada Azul, del “Pinocho” de Carlos Collodi, y la Campanita de “Peter Pan” de J. M. Barry; también tenemos las hadas madrinas (ambas sin nombre) de la Bella Durmiente y Cenicienta. Las hadas madrinas se suelen mover en grupos de tres generalmente, en recuerdo de las tres moiras griegas, las tres parcas romanas o las tres nornas germanas; todas diosas ancestrales que dictaminan el destino de hombres y de dioses, y que dotan de dones a los recién nacidos marcándole su fortuna (no nos olvidemos que hada significa en definitiva destino).

hada.jpg

campanita.jpg

titania.jpg

morgana.jpg

vivian.jpg

Existen varias clases de hadas, algunos hablan de hadas solitarias y otras gregarias; se suele hablar de hadas madrinas, de hadas buenas y hadas malas, de hadas minúsculas (como la Campanita de Peter Pan) y de hadas de tamaño igual a las mujeres humanas (aunque el tamaño sea relativo, ya que como elementales que son pueden cambiar de forma y tamaño). En su apariencia humana se las suelen confundir con ninfas, y sílfides. En su forma humana tenemos primero a las llamadas damas blancas, nombradas así por su espectral aspecto; estas suelen aparecer en noches de mucho viento con velas entre sus dedos, algunas ayudan a los caballeros en sus andanzas, y otras los conducen al más allá (casi como las banshees). Siguen las damas verdes, que son otro nombre dado a las driades, ninfas griegas vinculadas a la vegetación y los arboles. Las fatas son las que más aparecen en los cuentos de hadas, con formas de ancianas u otros disfraces prueban a los viajeros pidiendo ayuda, y castigan con terribles maldiciones a los que desconocen sus solicitudes. También tenemos a las Xanas que se casan con los hombres, siempre que estos no rompan una promesa, la cual siempre que terminan por incumplir, trayendo desgracia al mortal. Las Gwragedd Annwn (o Annwfn), son las hadas de los lagos en Gales, al igual que las Xanas suelen casarse con hombres, a los que imponen la condición de que no les ‘peguen, repriman o amonesten’ más de tres veces; como suelen lloran (en bodas y nacimientos) y ríen (en funerales) sin motivo aparente, los maridos terminan incumpliendo la condición, con el resultado ya conocido. Una pariente cercana es la Gruagachs, son velludas y entran chorreando agua en las casas, donde piden que se les deje calentarse al fuego (similar a las fatas).

Los reinos sin tiempo, reinos de las Hadas

Las hadas suelen vivir en lugares atemporales, donde el tiempo no pasa; quien se adentra en sus dominios puede quedar atrapado para siempre y lo que es una noche en aquel lugar, pueden ser años en el mundo mortal; ejemplo de estos lugares tenemos donde reinaba la bruja Circe, que atrapó a Ulises en su regreso y cinco días fueron cinco años; o al famoso “Rip Van Winkle de Washington Irvin”, quien cuando despertó descubrió que había pasado varias décadas y había perdido a toda su familia. Avalón y la isla de Man son sin lugar a dudas los lugares más recónditos del reino de las hadas inglesas, y donde se dice que ahí reposa de sus heridas, hasta que sea revivido para continuar su lucha contra el mal, el gran rey Arturo. Los reinos de las hadas también tienen un problema para los humanos, cuando estos se adentran en sus dominios van perdiendo sus recuerdos y olvidando sus memorias; así en la “Historia Interminable” de Michael Endel, el joven Bastian Baltasar Bast a medida que va pidiendo deseos, en la tierra de fantasía, va olvidando aspectos de su vida en el mundo real; igual ocurre con Peter Pan en la tierra de Nunca Jamas, a quien se le ha olvidado crecer.

Las Banshees

Las Banshees son hadas de pelo oscuro, o totalmente blanco, caras pálidas y ojos rojos de tanto llorar. De origen escocés e irlandés, son llamadas también las lavanderas, al ser vistas en los ríos lavando prendas manchadas de sangre del que está punto de morir. Su llanto, para quien las escucha, es sinónimo de su pronta muerte o la de algún familiar; ya que estas hadas, no son hadas madrinas que vienen a dar bendiciones al recién nacido, sino hadas de la muerte, que le señalan que la hora ha llegado para el desafortunado. La Banshee más famosa es Aibhill, y pertenece a la familia real O’Brien.

La Glaistig

glaistig1.jpg

Aunque algunos suponen la existencia de hembras con pies de cabra, poco se habla de las faunas y mucho menos de la existencia de sátiras, sólo hay una en los cuentos británicos, La Glaistig, deidad de las aguas, que oculta sus piernas de cabra bajo largos vestidos y es una especie de vampiro, ya que se alimenta de la sangre de los hombres que seduce con sus bailes cerca de los ríos (casi como las ninfas y elfos), sin embargo suele ser amable con los niños y ancianos, y a veces cuida el ganado de los granjeros.

Las Valkirias

valkiria1.jpg

Las Valkirias son hijas del poderoso Odín, adoptan forma de cisne y agitan sus alas para provocar los vientos de las tormentas (similares a las arpías), pero están más relacionadas con las sílfides (las brisas); sin embargo, su deber es más similar al de la Banshee, ya que viajan a la tierra a buscar las almas de los guerreros que mueren en batalla. El número de valkirias varía con los mitos, van desde tres a más de doce, pero lo más seguro que sean nueve, que es el número mágico en los mitos nórdicos. En primer lugar tenemos a Gondul y Skogul, compañeras del dios de la guerra Tyr; entre las distintas las sagas [1] aparecen ademas los nombres de: Hildr, Hrist, Hlok, Harfjoter, Geirskogul, Gol, Geirnul, Mist, Skuld, Skeggold, Thrudm, Randgrid, Radgrid, Reginleif [2] (posiblemente se trate de distintos nombre para unas pocas diosas realmente). La más famosa es Brynhild (Brunilda), de la saga de Sigurd (Sigfrido), que por desobedecer a su Padre Odín, fue condenada a vivir como humana, no poder recoger a las almas de los muertos en batallas y a casarse con el mortal que la despertaría de su sueño entre espinas (una antigua versión de la Bella Durmiente del bosque).

valkiria2.jpg

[1] Son Sagas los relatos referidos a los mitos y leyendas de héroes y reyes germanos. También en los mitos nórdicos, Saga es una forma de la diosa Frigg (Friga); Odin, como dios del cielo, es el pensamiento fluido; Frigg, como diosa de la tierra, es la inspiración.

[2] Fuente de los nombres de las Valkirias: Heinrich Niedner “Mitología Nordica” Edicomunicaciones S.A. 1997.