Las hadas

Las Hadas propiamente, de tamaño minúsculo, distribuidas hoy por todo el mundo. Suelen poseer, a diferencia de otras especies, alas de insectos –mariposas principalmente–; a semejanza de las sílfides que las tienen de libélulas. Las hadas, al igual que las ninfas, son todas seres femeninos. Destacan entre las hadas Mag (la oscura reinas de las Hadas, otra forma de la diosa de la guerra Morgana, hija de la diosa Dana) y Vivian (Viviana), la Señora del Lago, ambas de la gesta del rey Arturo. Entre las hadas famosas en la literatura encontramos a Titania, reina de las hadas, en la obra “Sueño de una Noche de Verano” de William Shakespeare; el Hada Azul, del “Pinocho” de Carlos Collodi, y la Campanita de “Peter Pan” de J. M. Barry; también tenemos las hadas madrinas (ambas sin nombre) de la Bella Durmiente y Cenicienta. Las hadas madrinas se suelen mover en grupos de tres generalmente, en recuerdo de las tres moiras griegas, las tres parcas romanas o las tres nornas germanas; todas diosas ancestrales que dictaminan el destino de hombres y de dioses, y que dotan de dones a los recién nacidos marcándole su fortuna (no nos olvidemos que hada significa en definitiva destino).

hada.jpg

campanita.jpg

titania.jpg

morgana.jpg

vivian.jpg

Existen varias clases de hadas, algunos hablan de hadas solitarias y otras gregarias; se suele hablar de hadas madrinas, de hadas buenas y hadas malas, de hadas minúsculas (como la Campanita de Peter Pan) y de hadas de tamaño igual a las mujeres humanas (aunque el tamaño sea relativo, ya que como elementales que son pueden cambiar de forma y tamaño). En su apariencia humana se las suelen confundir con ninfas, y sílfides. En su forma humana tenemos primero a las llamadas damas blancas, nombradas así por su espectral aspecto; estas suelen aparecer en noches de mucho viento con velas entre sus dedos, algunas ayudan a los caballeros en sus andanzas, y otras los conducen al más allá (casi como las banshees). Siguen las damas verdes, que son otro nombre dado a las driades, ninfas griegas vinculadas a la vegetación y los arboles. Las fatas son las que más aparecen en los cuentos de hadas, con formas de ancianas u otros disfraces prueban a los viajeros pidiendo ayuda, y castigan con terribles maldiciones a los que desconocen sus solicitudes. También tenemos a las Xanas que se casan con los hombres, siempre que estos no rompan una promesa, la cual siempre que terminan por incumplir, trayendo desgracia al mortal. Las Gwragedd Annwn (o Annwfn), son las hadas de los lagos en Gales, al igual que las Xanas suelen casarse con hombres, a los que imponen la condición de que no les ‘peguen, repriman o amonesten’ más de tres veces; como suelen lloran (en bodas y nacimientos) y ríen (en funerales) sin motivo aparente, los maridos terminan incumpliendo la condición, con el resultado ya conocido. Una pariente cercana es la Gruagachs, son velludas y entran chorreando agua en las casas, donde piden que se les deje calentarse al fuego (similar a las fatas).

Los comentarios están cerrados.