Los Vampiros

Existen dos versiones de estos chupasangres, ambas coinciden en seres nocturnos, que no soportan la luz del sol, le temen también a las cruces (raro que le teman a la estrella judía, o la luna árabe, algún problema étnico con los cristianos probablemente) y detestan el ajo (bueno a nadie puede besar a alguien con ese olor, así que se entiende). Los vampiros originales son seres horribles y pálidos (casi espectros, conocidos también como Nosferatus), los más modernos los representan como guapos hombres y hermosas mujeres (vampiresas). [Hay que señalar que el vampiro fue quien dio el nombre al murciélago sudamericano chupasangre (Desmodus rufus) y no al revés].

vampiro-1.jpg

vampiro-2.jpg

vampiro-3.jpg

vampira.jpg

Los infectados por los vampiros suelen ser conocidos como vampiros vivos y mientras terminan su transformación (mueren desangrados por sus amos finalmente antes de ser no-vivos) pueden vivir de día y servir a sus señores con la esperanza de que este les pronto de la vida eterna. Para matar a un vampiro se recomienda una estaca en el corazón para fijarlo a la tierra y no se levante más y cortarle la cabeza, por las dudas.

Un vampiro sudamericano es el Azeman, con forma de murciélago, son espectros femeninos, que de paso sólo buscan chupar la sangre de mujeres (algo de lesbianismo si prefieren), habita en las selvas de Surinam y Guyana. Se impide que entre a la casa colocando un par de escobas en forma de cruz en la entrada.

Los comentarios están cerrados.