Tipos de Brujas (8) Las videntes.

Casandra obtuvo el don de la clarividencia del dios Apolo, pero una vez logrado no se acostó con el dios, en castigo este maldijo sus visiones para que nadie las creyera. De nada le sirvió a Casandra avisar a sus coterráneos troyanos de la muerte de Hector, del peligro del caballo de madera dejado por los griegos, al rey griego Agamenon de su futuro asesinato y de su propia desgracia. Tal es el poder de las videntes, que incluye a las sibilas griegas, que recibían el don del propio Apolo, pero condenadas a ser malinterpretadas. Así pasaría con Creso, rey de Libia, quien al preguntar al oráculo si podía vencer a los persas, la sibila respondió “Creso, si cruzas el río Halys (que hace frontera entre Lidia y Persia), destruirás un gran imperio”; Creso cruzó la frontera y el imperio de Lidia desaparecería a manos de los persas. Otra historia señala que Augusto, primer emperador romano, preguntaría a la sibila por la duración de un gran templo que había construido a la diosa de la paz. La sibila miró al cielo y vio una estrella fugaz caer, respondió entonces que el templo duraría hasta que naciera un niño de una virgen. Augusto pensó que sería eterno; el templo se derrumbaría años más tardes (en la época que nacía Jesús).

Los comentarios están cerrados.