Der Erlkönig, rey de los Elfos.

 

Erlkönig traducido literalmente del alemán sería “rey Alder” o en inglés “rey elfo” (que en alemán correcto sería Elfenkönig). Algunos suponen un error de transcripción de la fuente original danesa ellerkonge o elverkonge que sí significa rey elfo. El Erlkönig es el equivalente masculino alemán de la banshee irlandesa. Presagio de muerte se aparece a la persona que va a morir. La expresión de su rostro doloroso o tranquilo indica la forma de la muerte por llegar. Algunos señalan que intentar estar cerca del rey de los elfos, significa simplemente que deben morir.

La principal imagen de esta leyenda aparece en un poema de Johann Wolfgang von Goethe, el mismo autor de la más celebre versión de Fausto. Narra la imagen de un niño que ve llegar al rey de los elfos.

Original Alemán

Traducción Español

Wer reitet so spät durch Nacht und Wind?

Es ist der Vater mit seinem Kind;

Er hat den Knaben wohl in dem Arm,

Er faßt ihn sicher, er hält ihn warm.

 

¿Quién cabalga tan tarde a través del viento y la noche?

Es un padre con su hijo.

Tiene al pequeño un su brazo

Lo lleva seguro en su tibio regazo.

“Mein Sohn, was birgst du so bang dein Gesicht?”

“Siehst, Vater, du den Erlkönig nicht?

Den Erlenkönig mit Kron und Schweif?”

“Mein Sohn, es ist ein Nebelstreif.”

 

Hijo mío ¿Por qué escondes tu rostro asustado?

¿No ves padre al Rey de los Elfos ?

¿El Rey de los Elfos con corona y manto?

Hijo mío es el rastro de la neblina.

“Du liebes Kind, komm, geh mit mir!

Gar schöne Spiele spiel’ ich mit dir;

Manch’ bunte Blumen sind an dem Strand,

Meine Mutter hat manch gülden Gewand.”

 

¡Dulce niño ven conmigo!

Jugare maravillosos juegos contigo;

muchas encantadoras flores están en la orilla,

mi madre tiene muchas prendas doradas.

“Mein Vater, mein Vater, und hörest du nicht,

Was Erlenkönig mir leise verspricht?”

“Sei ruhig, bleib ruhig, mein Kind;

In dürren Blättern säuselt der Wind.”

 

Padre mío, padre mío ¿no escuchas

Lo que el Rey de los Elfos me promete?

Calma, mantén la calma hijo mío;

el viento mueve las hojas secas.

“Willst, feiner Knabe, du mit mir gehn?

Meine Töchter sollen dich warten schön;

Meine Töchter führen den nächtlichen Reihn,

Und wiegen und tanzen und singen dich ein.”

 

¿No vienes conmigo buen niño?

Mis hijas te atenderán bien;

mis hijas hacen su danza nocturna,

y ellas te arrullaran y bailaran para que duermas.

“Mein Vater, mein Vater, und siehst du nicht dort

Erlkönigs Töchter am düstern Ort?”

“Mein Sohn, mein Sohn, ich seh es genau:

Es scheinen die alten Weiden so grau.”

 

Padre mío, padre mío ¿no ves acaso ahí,

a las hijas del Rey de los Elfos en ese lugar oscuro?

Hijo mío, hijo mío, claro que lo veo:

son los árboles de sauce grises.

“Ich liebe dich, mich reizt deine schöne Gestalt;

Und bist du nicht willig, so brauch ich Gewalt.”

“Mein Vater, mein Vater, jetzt faßt er mich an!

Erlkönig hat mir ein Leids getan!”

 

Te amo; me encanta tu hermosa figura;

y si no haces caso usare la fuerza.

¡Padre mío, padre mío, ahora me toca!

¡El Rey de los Elfos me ha herido!

Dem Vater grauset’s, er reitet geschwind,

Er hält in Armen das ächzende Kind,

Erreicht den Hof mit Müh’ und Not;

In seinen Armen das Kind war tot.

El padre tiembla y cabalga más aprisa,

lleva al niño que gime en sus brazos,

llega al patio con dificultad y urgencia;

en sus brazos el niño estaba muerto.

 

Poema extraído de: http://es.wikipedia.org/wiki/Der_Erlk%C3%B6nig

 

Los comentarios están cerrados.