Mitos del Invierno (1) Perséfone y Hades.

Para las regiones mediterráneas (Grecia y Roma), con su clima templado, la imagen del crudo invierno no es asimilable, así en los mitos griegos las diosas de la tierra son: Gea, Rea, Deméter y Perséfone (abuela, madre, hija y nieta), cada una representa una imagen de la tierra misma; con Gea (Gaia) tenemos a la roca desnuda, donde Urano (el cielo) llueve y se mete entre sus rendijas, trayendo la fertilidad. Le sigue Rea (Opis, la madre naturaleza) la tierra fértil, donde Cronos (el tiempo) establece las estaciones. Su hija Demeter (Ceres), será la diosa del verano y la agricultura, mientras que Perséfone (Proserpina) es la diosa de las flores y la primavera.


El invierno es representado como el abandono de Perséfone de la tierra para ir al inframundo con su esposo Hades (Pluton), [es la semilla que oculta bajo la tierra espera la llegada de la primavera para volver a subir a la superficie]. El mito señala que mientras Zeus y Poseidón llevaban sus vidas entre amantes y concubinas. Hades, con sus múltiples obligaciones controlando el inframundo, impidiendo que monstruos, demonios y fantasmas; criminales, furias y gigantes escaparan de los infiernos, no tenia tiempo para andanzas amorosas y se vivía sólo en aquellas yermas estepas.


Ninguna diosa, ninfas o mujer aceptaría de buena gana convertirse en su esposa, así que recurrió al rapto. Agarrando su cuadrilla de corceles infernales recorrió las cavernas del subsuelo. Con complicidad de Zeus (o al menos de su consentimiento o conocimiento), escogió a Perséfone, hija de su hermano con su hermana Deméter. La joven que se encontraba entre un campo de flores, vio surgir de entre todas una flor de gran tamaño; al acercarse la tierra se abrió y fue tragada por la misma, cayendo en brazos del oscuro dios.

Aunque Hades amaba profundamente a la joven, ella no se le entregó de buena gana. Por su parte su madre, ante la desaparición de su hija, buscó por toda la tierra, abandonado sus funciones y el frío acabó con las cosechas. Finalmente Zeus tuvo que intervenir, la tristeza de Deméter estaba provocando una hambruna que acabaría con los hombres.

Perséfone regresó con su madre, es la primavera en que todo renace, pero por haber probado frutos en el infierno, según el mito, al alimentarse de semillas de granada, tenía que volver al inframundo un número de meses igual a la cantidad de semillas devoradas, (los mitos señalan una cantidad que va de cuatro a seis); y mientras Perséfone regresa al interior de la tierra cada año, su madre llora su partida (las lluvias que caen en el invierno) y su alma se enfría (lo mismo que la tierra).


Los comentarios están cerrados.