Mitos del Invierno (5) El Padre escarcha de Rusia

En las antiguas tierras eslavas y rusas, un anciano rige en el invierno, conocido con varios nombres: Ded Moroz (padre invierno) o Morozko. Es un hombre mayor, cubierto con ricas pieles, de larga barba y cabello blanco. Como todo duende o elfo, suele poner pruebas a sus victimas. Famoso es el cuento de una pareja que tiene dos (o tres hijas), la mayor es hija de un primer matrimonio del hombre y al igual que Cenicienta y Blancanieve es odiada por su madrastra y obligada por la misma a hacer labores pesadas. Aprovechando que Marfucha (la hija mayor) estaba en edad de casarse le dice que prepare sus cosas y obliga al marido a llevarla al bosque, y que la despose Morozko. El hombre resignado cumple con la orden de la mujer y deja a su hija en el bosque, diciéndole que pronto llegará su marido. El espectro del invierno se aparece ante la chica, y mientras se acerca a la joven, ella más frío siente. —¿Tienes calor ahí abajo?— pregunta Morozko tres veces, acercándose cada vez más y enfriando el aire aún más, y cada vez que Marfucha responde: —Sí, tengo calor—, la última vez con los dedos azules y casi sin poder respirar. A la mañana siguiente el hombre va en busca de su hija y se sorprende de encontrarla viva. Morozco, había tenido piedad y la había cubierto con un fino abrigo de pieles y regalado un baúl lleno de joyas. La madrastra sintió envidia de la suerte de la joven y envió esa noche a su hija (o a ambas hijas) para ver si tenía mejor suerte. Al llegar Morozco donde la joven le preguntó tres veces otra vez —¿Tienes calor ahí abajo?—, y respondió, —Hace un frío horrible—, —¡No vez que tengo las manos y los pies helados—, —Deja de molestar ya—. A la mañana siguiente el marido fue en busca de la hija de la mujer y la encontró congelada, tras llevarla con su mujer y al comprender que su ambición había provocado la muerte de su hija, la madrastra hizo las paces con su hijastra.

Ded Moroz juega un papel similar al del Santa Claus o San Nicolas occidental en el antiguo bloque oriental. Escondiendo regalos bajo un árbol en las celebraciones del solticio de invierno y año nuevo. Ded Moroz es acompañado por su nieta Snegurochka (el hada de la nieve), viste pieles blancas y no usa renos como el santa occidental, sino que su carro es tirado por tres caballos (blanco, rojo, negro) que simbolizan las horas del día (día, atardecer y noche). Este señor del invierno fue introducido por URSS soviética como una forma de reemplazar el homologo occidental. Así, Bielorrusia se convirtió en su residencia oficial (no el polo norte). Se le conoce en Serbia como Deda Mraz, en Macedonia por Dedo Mraz y en Croacia como Djed Mraz; en Bulgaria es Dyado Mraz, (aunque actualmente es Dyado Koleda, “Abuelo Navidad”). En Eslovenia Dedek Mraz viste con pieles grises y en Polonia es Dziadek Mróz, en Rumanía se le conoce como Moş Gerilă. Hay que señalar que en todos estos países, tras la caída de la URSS, la presencia del padre escarcha ha desaparecido y vuelto la imagen de San Nicolas o Santa Claus.

Los comentarios están cerrados.