El anillo maldito (14) La muerte de Sigurd.

Hagen descubre el punto débil del héroe de boca de su propia esposa, Kriemhild. Ella sabía por su prometido del lugar en su espalda que no había quedado protegido por la sangre del dragón, por haberse posado en el una hoja de tilo, y ella le pide a Hagen que cuide siempre la espalda de su marido [en otras versiones es Brynhild quien le revela a Hagen el punto en la espalda, como parte de su venganza].

Sigurd sale de caza, acercándose a las aguas del Rin, es sorprendido por las nixies, estas le piden que devuelva el anillo fabricado con el oro de su padre. Sigurd se burla de la ninfas señalando que tonto parecería ante su esposa si entregara al río un anillo de oro. Las hijas del Rin comprenden que ya ha caído bajo el poder del anillo, ya es tarde para él y predicen su muerte para ese mismo día. Pronto llegan a la orilla del río Guttorm y Hagen, ofrecen vino para tomar, pero una poción de la verdad hace que Sigurd relate su historia, la del dragón y haberse acostado con Brynhild. El aviso de los pájaros lo pone alerta, pero ya es tarde. Hagen entierra una lanza en su espalda, en el único sitio que no fue cubierto por la sangre del dragón que lo hacia invulnerable. Antes de morir Sigurd mata a Guttorm. [Otros dicen que la traición trascurre mientras duerme el héroe, igual final, con ambas victimas]

El cadáver es traído al palacio, le dicen a Kriemhild que ha sido un jabalí salvaje, pero ella comprende la verdad. El héroe es puesto en una pila funeraria. Brynhild, quien amaba realmente al héroe arrebata el anillo maldito ahora manos de Kriemhild y se lanza a las llamas que consumen el cuerpo del héroe [según otros lo hace al descubrir lo de la bebida que dieron a Sigurd y el creer que la había engañado a traición, su suicidio es una forma de pagar la culpa de haber provocado la muerte del héroe]. Las aguas del Rin cubren los restos llevándose finalmente el anillo a sus profundidades.

Los comentarios están cerrados.