El anillo maldito (2) El origen del anillo.

Los antiguos mitos no difieren entre elfos y enanos, parte de esta imagen prevalece aún en esta época cuando en la obra de Harry Potter de J. K. Rowling, degrada a los elfos a siervos domesticos (similares a Brownies) con apariencia de duendes, de orejas anchas, deformes cuerpos y baja estatura, recordando esa vieja relación entre enanos y elfos. Más patente esta relación se encuentra que el nombre del “Oberon”, Rey de los Elfos de “Sueño de una noche de verano”, de William Shakespeare derivaría de Alberich (que significa rey reixde los elfos elbe).

Alberich es el enano que la saga germana de los Nibelungos que forjaría con el oro robado al río Rin un anillo mágico que le permitía metamorfosear en cualquier otro ser vivo. Según la historia, estando a orillas del Rin, Alberich escuchó de las hijas del poderoso río, guardianas de oro de su padre, decir que el trozo de oro poseía extraordinario poder, este oro trae riquezas a su dueño, con ese poder se podría dominar al mundo entero; pero cuidado, dijeron las nixies, quien se atreva a tomar el oro perderá su alma y nunca encontrará el amor. Alberich pensó en la historia que le contaban y sin dudar se lanzó a las aguas, agarrando el oro y saliendo del río, mientras las jóvenes, incapaces de tocar tierra lo maldecían.

En su cueva, Alberich fabricó un anillo con el oro, un anillo con el cual dominaría a todos (la versión original de “El señor de los anillosde J. R. R. Tolkien), un anillo que le permitía transformarse y con el cual dominó a los enanos /elfos/ de Nibelheim, a los que esclavizó. Usados como esclavos, ellos reunieron para Alberich un enorme tesoro de oro y joyas. Pero la maldición del oro con que fue construido el anillo giraba ya las ruedas del destino.

Los comentarios están cerrados.