100.000 entradas

Recuerdo hace ya casi dos años, que una amiga me pedía el favor de dictarle una asignatura extra-académica, “Elaboración de Cuentos”. Me decía “a ti que te gusta la lectura, me puedes ayudar y dictarme una extra-académica”. Esa noche revisé mi biblioteca, en realidad en caos que es mi cuarto, donde poco menos uno tiene que brincar de la puerta a la cama para no tropezar con todas las revistas y libros desparramados. Tras buscar un poco, encontré que tenía en medio de aquel pozo oscuro de papeles suficiente material para poder dictar la asignatura. A la mañana siguiente, o fue esa misma noche, ya no recuerdo, acepte.

De repente me encontré en un área totalmente nueva, como docente en el área de física, del Departamento de Ciencias, esta era una labor de otro departamento académico, el socio-humanístico. El material pareció surgir inagotable y el internet —bendita sea su ayuda—, brindó mucho más de lo que esperaba. Tuve la ayuda de algunos colegas, amigas sobre todo. Unas de las áreas de ciencias, lectoras adictas que encontraban en esas guías de temas que iban saliendo algo en que perderse los fines de semanas. Otras, profesoras del área de Lengua y Literatura, que sin sus observaciones y correcciones este material no hubiera podido ver luz; y quienes en vez de ver a un extraño docente de física colado en sus disciplinas, me apoyaron, corrigieron y estimularon.

Lo que empezó como un simple conjunto de guías sobre: que son los cuentos, como conseguir inspiración, cuales son los temas que se narran, etc.; se convirtió con el paso de las guías en un autentico catálogo de criaturas mágicas, donde hadas, duendes y dragones parecían surgir en infinidad de razas y tamaños. Hoy a casi dos años de haber hecho ese primer intento de papeles; tras haber pulido, seccionado, ampliado, quitado y corregido aquellas primeras versiones; ha surgido un material que puede servir a todos aquellos que les fascina leer, pero que sobre todo a quienes aspiran poder escribir. El cuento como forma literaria que no es más fácil que otras artes escritas, tiene sus reglas y su forma de contar las historias, pero su característica de breve lo hace ideal para ser el primer paso de aquellos escritores noveles, que desean aventurarse en ese complejo arte de la escritura literaria, aprendiendo así a sumar, antes de multiplicar y escribir luego algo mayor, incluso una novela.

Después de aquel curso, me introduje en foros y portales de escritores de cuentos, si iba a trabajar en ello, debía al menos probarme como escritor de cuentos, al principio recibí leña, tenía mucho que aprender, pero después de un tiempo (Agosto 2007) esta actividad se volvió problemática. Sentía que mucho de los portales, pese a la buenas críticas de algunos participantes, habían otros que sólo fastidiaban por molestar. Una de las amigas que conocí en esos portales tenía un experiencia similar y había decidido crear su propio portal (El Blog de Guarda) y siguiendo su ejemplo me aventuré en este mundo de publicar en internet, con las criticas cerradas (ya estaba cansado de eso).

Empece con los seres de aquellos cuentos de hadas: las sirenas, ondinas, rusalkas, faunos y centauros, gigantes, elfos, silfos y duendes; y lo que empezó sólo como una forma de aprendizaje (para aprender como hacer blogs y paginas web) y entretenimiento personal. Hoy se ha convertido en un verdadero portal dónde a veces me pregunto ¿Porqué la gente entra?, realmente mucha de la información colocada es corta comparada con sitios como Wikipedia, y otros portales más específicos. Por ello, cumpliendo las cien mil (100.000) entradas, a todos aquellos que por simplemente pasear, buscar información, leer, o entrar al sitio: MIL GRACIAS. Seguiré trabajando y ampliándolo.

ARES CRONIDA (RNC)

Los comentarios están cerrados.