Los cuentos de Hadas (11) Pulgarcito.

El más pequeño de los hermanos constituye nuestro último ejemplo de los cuentos clásicos; quien no recuerda al pobre Abel envidiado por Caín; o Esaú y Jacob, hijos de Isaac, nietos de Abraham; o a José vendido por sus hermanos; y estos son sólo ejemplos del libro más famoso, la Biblia. La historia del más pequeño de los hermanos la podemos resumir en los siguientes pasos: primero (1°) se trata del último (o único) hijo de una familia; segundo (2°), tuvo un nacimiento no natural (su madre era anciana o comió alguna fruta mágica); tercero (3°), suele por culpa de su nacimiento milagroso, ser muy pequeño (pulgarcito) y muy astuto; cuarto (4°), él y sus hermanos siempre se suelen encontrar con un ogro o bruja (no hay favoritismos sexuales aquí) que los atrapa y encierra, pero la inteligencia de pulgarcito suele liberarlos y matar o encerrar al ogro o bruja que los engordaba para comerlos. Aquí suele terminar el cuento de hadas por lo general; pero a veces hay un quinto (5°), la inteligencia o favoritismo por el más pequeño de los hermanos provoca envidia de sus hermanos que lo traicionan y lo venden (José y sus hermanos) , o peor como con Caín, lo matan. Sexto (6°): si sobrevive a la traición el héroe emprende un viaje hasta que por méritos logra superar su cautiverio y se transforma en un hombre poderoso; finalmente (7°) sus hermanos pagan su traición y suelen pedir perdón, José los perdona, pero no en todos los cuentos terminan así.

Los comentarios están cerrados.