Cuentos de miedo (1) El origen en los mitos

Los cuentos de terror o de fantasmas constituyen en número, después de los cuentos de hadas y los cuentos infantiles, los más desarrollados y contados. Son cuentos para estimular la adrenalina y nuestras psicosis. Al ser narrados en una noche oscura, con la luna oculta entre pálidas nubes, estando todos entre “amigos” y otros no tanto; en el lugar de una excursión o campamento, de vacaciones en un hotel antiguo, en una residencia solitaria o una casa de campo, montaña o playa; así es muy importante el ambiente donde se cuenta, por lo general no hay luz eléctrica (al menos eso se logra fácil con tanto apagón) y de ahí que sean narrados ante la luz del fuego, como: velas, chimeneas, fogatas, un asado o una parrillada (por qué no).

La historias de miedo se remontan a los principios de la humanidad, con historias de dioses malvados que en la noche te atacaran, los ogros y brujas en los cuentos infantiles, el coco y otros duendes malignos similares. No existen en algunos cuentos limite en el cual poder separar lo fantástico, lo infantil y lo terrorífico.

Los antiguos mitos son las primeras referencias de las historias de terror. Cronos devora a sus hijos para no ser derrotado; los celtas y los pobladores de América hacen sacrificios de sangre para que los dioses vivan; Abraham debe sacrificar su hijo al Dios único para demostrar su fe. El propio salvador cristiano muere a mano de los hombres en un acto de sangre, tortura y sacrificio humano. Los mitos tratan de explicar el mundo, el por qué los niños mueren en las noches devorados por las fiebres provocadas por alguna lamia, por qué las ninfas de las aguas arrastran a los incrédulos a sus profundidades; por qué los marinos no vuelve a sus casa víctimas de algún mal viento o del canto de sirenas. Esos mitos y leyendas son las base de los monstruos y demonios que controlan el destino de los hombres. La creencia en seres de otras esferas estimula esa explicación irracional de un mundo y el miedo que sentimos de saber que no estamos solos en la oscuridad.

 

Los comentarios están cerrados.