Los cuentos infantiles (5) entre los ocho y doce años.

Entramos en la etapa artística, les gustan las obras detalladas, las descripciones minuciosas, la lectura pasa gradualmente del cuento largo a la novela, leer ya es una opción personal (que debe ser apoyada y estimulada por los padres, es la etapa para adquirir definitivamente el habito de la lectura).

La primera mitad de esta etapa la iniciamos con historias del bien contra el mal. No hay grises, los buenos son siempre buenos y los malos, muy malos. Los niños se identifican con los personajes principales y las historias narradas. La aventura, la ciencia, la historia y los viajes importan en esta primera mitad.

En la segunda mitad del periodo tenemos a la ciencia ficción, el misterio (historias de brujas y fantasmas), las grandes aventuras y el amor (no melodramático). Historias como la “Isla del Tesoro” de Roberto L. Stevenson, la serie de “Harry Potter”, de J. K. Rowling; las “Cronicas de Narnia” de C.S. Lewis; “Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn” de Mark Twain, “Mujercitas” de L.M. Alcott; las obras: “La vuelta al mundo en 80 días”, “Viaje al centro de la tierra”, “La isla misteriosa”, todas de Julio Verne; sólo por citar algunas obras, que entran en esta etapa.

Después de los doce años, los padres han perdido su protagonismo narrando historias y seleccionando las lecturas. La lectura de cualquier libro solo puede ser potenciada para fomentar el habito. El adolescente es el que decide que leerá. Todos los géneros literarios (poesía, novela, cuento, bibliografías, ensayos…) entran en el espectro del joven lector, quien los seleccionará según sus gustos particulares.

Los comentarios están cerrados.