Magía de los números – El mil (1000) y el mil uno (1001)

El mil (1000) representa lo eterno; está imagen procede de las ideas del Apocalipsis, tras el cual vendrá un reino de mil años de paz. Al cumplirse los primeros mil años de la era cristiana, Europa se sumió en una suerte de fin de mundo, igual ocurrió con la llegada del año 2000. La herencia de ese primer milenio fue el origen del carnaval; y aún es muy pronto para saber que nos espera tras vencer el segundo milenio, ya que desde el cometa Halley (1986) hasta las profecías mayas (2012) seguimos marcados por ese fin de mundo.

Mil años son un tiempo tan incalculable para el común de los mortales que apenas viven una fracción menor que el 7% de esa cifra. Los nazis soñaban con un reino Ario que duraría mil años (que sólo duro doce años y cobró la vida de más de 50.000.000 almas en todo el mundo). Igual con la segunda venida de Cristo, los mil años  indican  en el libro de las revelaciones que vendrá un periodo de “eterna” paz, libre de maldad, antes de que el diablo sea liberado de nuevo para engañar a las naciones.

  • 20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.
  • 20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;
  • 20:3 y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
  • 20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
  • 20:5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.
  • 20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
  • 20:7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión.

Revelaciones de Juan

Si 1000 es sinónimo de eternidad, el 1001 representa lo incalculable. En las mil y una noches,  la joven Sherezade narra historias al sultán Schahriar para salvar su vida y quitar el dolor de la traición del amado rey. El origen de estas historias se remontan a un antiguo libro persa llamado Hazâr Afsâna” (los Mil Mitos), o incluso algunos suponen que la cuna de estos cuentos se encuentra en India. La traducción al árabe se debe al cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar, que vivió en el siglo IX; sin embargo la historia sobre Scheherazada, que enlaza todos los cuentos parece haber sido agregada posteriormente en el siglo XIV, así se pasa de “Alf Layla” (mil noches)  al nombre actual “Alf Layla wa-Layla” (Mil noches, una noche) durante la Edad Media; esto expresaba la idea de un número transfinito, ya que 1000 es el infinito conceptual entre los matemáticos árabes. La  primera compilación arábiga moderna se publicó en El Cairo en 1835 de material egipcio, pero en Europa la primera versión fue una traducción al francés (1704 – 1717) de Antoine Galland de una compilación anterior escrita en árabe y ya su nombre es el conocido “Les Mille et une nuits” (las mil y una noches). La leyenda árabe señala también que la persona que lea la colección completa enloquecerá.

Los comentarios están cerrados.