Rusalka

En la mitología eslava, una Rusalka es un fantasma femenino, ninfa del agua, que cual sirena o demonio súcubo vive en los lagos y lagunas. Son consideradas seres malignos. Son la versión fantasmal del alma de una mujer joven que había muerto dentro o cerca de un lago, muchas de ellas cometiendo el suicido por un amor traicionero, o siendo victimas inocentes de amantes asesinos que las ahogan en las aguas para quitarse el problema de una novia molesta. No todas las Rusalkas son necesariamente maléficas, algunas tras cobrar su venganza sus almas alcanzan la paz y desaparecen.

En la mayoría de las versiones, las Rusalkas son seres inquietos, producto de una muerte violenta y antes de tiempo, como ocurre con aquellas mujeres jóvenes que se suicidan debido al abandono de sus amantes, o las chicas solteras que quedan embarazadas fuera del matrimonio y no pueden soportar la culpa de confesar su desgracia, en castigo por el suicidio, pecado mortal para muchas culturas, el alma debe completar su tiempo designado en la tierra como si fuera un espíritu. Otros piensan que son aquellas mujeres y niñas que mueren antes de ser bautizadas, o sin los ritos de la extremaunción.

 

Los comentarios están cerrados.