Sirin

La Sirin es una criatura de la mitológica y leyendas rusas, con la cabeza y el pecho de una mujer hermosa y el cuerpo de un ave (normalmente un búho). Según el mito, las Sirins vienen de la India, o de las tierras cerca de Edén bañadas por el río Eufrates.


Estas mujeres mitad aves están directamente relacionadas con las sirenas de los mitos griegos. Solían ser retratadas con una corona o un nimbo. Para los mortales, sin embargo, estas aves eran peligrosas. Los hombres que las escuchaban olvidaban todo lo que hay en la tierra y las siguen hasta que en última instancia mueren. Para tratar de salvarse de las Sirins los hombres usan disparos de cañones, campanas y otros fuertes ruidos, para lograr asustar a las aves. En los siglos XVII y XVIII, la imagen de Sirins cambió, y comenzaron a simbolizar la armonía mundial (al vivir cerca de paraíso). En aquellos tiempos sólo la gente que se creía que era realmente feliz podía oír el canto de una Sirin, y solo muy pocos pueden verlas, porque son tan efímeras y rápidas como la felicidad humana. Pasaron a simbolizar la alegría eterna y la felicidad celestial.

La leyenda de las Sirins podía haber sido introducido en la Kiev rusa por los comerciantes persas en los siglos VIII y IX. En las ciudades de Chersonesos y Kiev, se encuentran cerámicas y colgantes de oro con sus imágenes, incluso en los primeros de libros evangélicos de los siglos X, XI y XII las Sirins representadas en las ilustraciones en el libro del Génesis son los pájaros sentados en los árboles del paraíso.

Las Sirins son vistos como una metáfora de la palabra de Dios en el alma de los hombres. A veces son vistos como una metáfora de la tentación en los débiles pecadores herejes. Las Sirins a veces se consideran equivalente a las ninfas  polacas  conocidas como Wila.

Los comentarios están cerrados.