Dragones eslavos (2) Zmey Gorynych y Zmey Tugarin

En Rusia y Ucrania, los dragones se conocen como, Zmey, estas criaturas por lo general que tiene tres cabezas, de color verde, caminan en dos patas, se le han reducido patas delanteras (como las del tiranosaurio) y escupen fuego como todo dragón occidental. Los dragones Zmey están vinculados a los grandes caballeros medievales rusos (los bogatyr).

Entre estos dragones y sus historias tenemos primero a Zmey Gorynych; las leyendas señalan que Dobrynya Nikitich era un campesino de la Rusia de Kiev. Dobrynya es representado en tradición oral como un mata dragones, un buen músico, jugador de ajedrez, excelente arquero y luchador; conocido también por su especial inteligencia y cortesía. Su madre es Amelfia Timofeyevna, una poderosa hechicera, casada dos veces (primero con terrateniente llamado Dubai, con quien tuvo a Vasilii Buslayevich —otro héroe ruso— y luego a la muerte de su primer esposo con un  mercader llamado Nikita), esta mujer era rica —lógico después de esos maridos— aconsejaba mucho a sus hijos, pero estos rara vez le hacían caso. A Dobrynya le había prohibido ir a las montañas sarracenas (donde habitaban los de fe musulmana) a matar a dragones (pensaría uno que a matar tártaros y mongoles). Dobrynya desobedece a su madre y hace todo lo contrario, y mientras se bañaba en las tibias aguas del río Puchai, sumergiéndose profundo, una sombra oscureció el cielo y luego notó una extraña luz sobre el agua. Cuando sacó su cabeza sobre el agua encontró con una capa de fuego y humo, como nunca había visto antes. Era el dragón Gorynysh. El joven nadó rápidamente hacia el otro lado del río, desgraciadamente, sin su ropa. Una vez en tierra, se encontró el sombrero de sacerdote griego (que era tabú para el dragón), que sabía que podría utilizar como el perfecto escudo y arma. Fue una batalla rápida. El dragón pidió misericordia  —mintió realmente— y los dos hicieron un trato. Nikitich le dice que él nunca volverá a estas tierras a matar a sus hijos, siempre que el dragón se comprometa a nunca más robar o matar a cualquier cosa dentro de las fronteras de Rusia.

La historia parece terminar aquí con todos felices, pero el dragón en sus aventuras captura a Zabava Potyatichna, sobrina del Príncipe Vladimir de Kiev —los hechos señalan a este príncipe en el momento histórico que los pueblos rusos pasan del paganismo a la ortodoxia cristiana, cerca del año 1000—. Cuando Dodrynya llega a Kiev y conoce de los hechos ocurridos y se lamenta de su error. El joven es llevado pronto ante el príncipe Vladimir, quien por palabra de uno de sus Bogatyr, Alyosha Popovich, un hijo del sacerdote de Rostov, señala el trato del joven con el dragón. Nikitich acepta la petición, —a fin de al cabo era un campesino que quería ser guerrero— para ir a rescatar a Zabava. El héroe va de regreso a las montañas con la ayuda de un látigo mágico que le dio su madre, y comienza a luchar contra el dragón. Dobrynya combate a Zmey Gorynych por tres días. En el tercer día de la sangrienta batalla, Dobrynya siente que debe renunciar y correr con su caballo lejos para salvarse, pero una voz le dice que debe permanecer y lucha por más tres horas. Después de esas tres horas Dobrynya logra matar al dragón. Cuando mata al dragón, la sangre empapa la tierra, Dobrynya y su caballo quedan atrapados en la sangre y casi se ahogan, si no fuera por que la voz vuelve a ayudar al héroe diciéndole que introdujera su lanza en la tierra, así la sangre fue tragada por la tierra y Dobrynya logró rescatar a Zabava y a los otros rusos presos en la cueva del dragón. La imagen de este cuento que narra la muerte del dragón es la imagen de la fe cristiana venciendo al paganismo y al islam. La voz que ayuda y estimula al héroe a seguir luchando es vista por la ortodoxia rusa como la voz del dios cristiano quien desde los cielos lo impulsa a seguir luchando contra la adversidad y que no abandone su lucha, porque esta es la lucha de la fe cristiana.

Como Dobrynya era un campesino, no se puede casarse con Zabava, pero luego Dobrynya en sus andanzas conocerá a una joven de  guerrera,  Nastas’ya Nikulichna, Dobrynya disparó tres veces al casco del jinete, antes de que este se percatara del atacante. La guerrera se volvió al atacante, con un lazo lo envolvió y lo metió en una bolsa. Por tres días llevó al cautivo con ella en su caballo, al cuatro día el caballo tropezó y no pudo continuar, Nastas’ya lo sacó de la bolsa y le dijo —si eres mayor que yo te mataré, si eres menor serás mi hermano, si tienes mi edad te convertirás en mi esposo—, aunque Dobrynya no respondió, pero el caballo de la mujer reconoció al guerrero y le dijo su edad.

La boda fue efectuada en Kiev, vino el Príncipe Vladimir y su esposa, la princesa Evpraksiya, tras la boda, la nueva esposa se alojó en la casa de la madre del guerrero, y como toda mujer casada, permaneció en casa. Dobrynya volvió a sus labores como soldado y viajó por varios años, su mujer al no volver pensó que había muerto. Así que decidió volver a contraer matrimonio, cual Odiseo que sabe de pretendientes que rodean a su esposa, Dobrynya regresó presuroso para nunca más abandonar a su mujer.

Hay otras Nastas’ya en los cuentos rusos, una se trata de la hija del rey de Lituania, hermana de  la princesa Evpraksiya, esposa del príncipe Vladimir —en algunas versiones ambas princesas son hijas del Khan Tatar—, cuando Dobrynya acompañaba a su amigo Dunai  Ivanovish a secuestrar a Evpraksiya para llevarla como prometida del príncipe Vladimir, la princesa Nastas’ya decide rescatar a su hermana, pero al alcanzar la comitiva se enamora del joven Dunai, y en la boda de su hermana con el príncipe, ella casa con el guerrero. Poco tiempo después, en una fiesta Dunai declara ser el mejor arquero del reino. Nastas’ya le molesta el comentario y lo reta, cual Guillermo Tell, la joven lanza una flecha sobre la cabeza de Dunai, que tenía su anillo de boda atravesando el aro. Ofendido Dunai repite la proeza de su mujer, está le pide que no continué, que ella está esperando a su hijo, pero Dunai continua y dispara, atravesando el corazón y matando a su mujer. Dunai no soporta el dolor y se mata con una flecha envenenada. Donde ambos murieron surge el río Danubio.  La tercera princesa Nastas’ya es la madre en los cuentos rusos del famoso príncipe Ivan (Juan).

Nuestro segundo dragón es Zmey Tugarin; personifica el mal y la crueldad. Tugarin Zmeyevich tiene muchos nombres diferentes en el folklore ruso, como Zmeyevich Tugarin, Zmey Tugaretin, Zmeishche Tugarishche y otros. Zmey Tugarin es conocido por su duelo con Alyosha Popovich, cuento que tiene muchas versiones diferentes. En la Rusia de Kiev, Zmey Tugarin se convirtió en un símbolo del paganismo y los salvajes peligros de las estepas, siendo luego en versiones posteriores el dragón transformado en la figura de un Khan mongol.

Alyosha (Alexey) Popovich es el más joven de los tres principales bogatyrs de la Rusia de Kiev. Los cuentos orales lo describen como el astuto hijo de un sacerdote que gana al engañar a sus enemigos. Es conocido por su agilidad, sigilo y astucia; es un chico alegre, a veces se describe como un playboy, ocasionalmente pueden ser un mentiroso y un tramposo.

Cuando Alyosha Popovich y su criado, Yekim, llegan a saludar en Kiev al Príncipe Vladimir, se está ofreciendo una fiesta en honor a su esposa. El Príncipe Vladimir ofrece al chico sentarse junto a él, pero Alyosha Popovich se niega por respeto y decide tomar el lugar más bajo en la jerarquía social sentándose junto a la estufa. En la fiesta, Tugarin (un khan mongol según algunos cuentos) insulta al Príncipe Vladimir y a su esposa al no dar las gracias y tampoco rezar a Dios en la fiesta. Alyosha Popovich le molesta la forma en que Tugarin actúa, así que cuenta entonces una historia acerca de la muerte de un perro y una vaca. Tugarin es provocado por esta historia y lanza una daga a Alyosha Popovich. Alyosha Popovich acepta el reto de Tugarin para luchar.

En el campo de lucha, Tugarin silba es como una serpiente y su caballo es relincha como una bestia. El cuerpo de Tugarin se cubre con serpientes ardientes. Así Tugarin representa el elemento fuego. El humo que sale amenaza con ahogar a Alyosha Popovich, mientras son disparados trozos de carbón encendidos contra él. Tugarin también representa el elemento agua, ya que su duelo ocurre cerca del río Safat. Tugarin se transforma finalmente en un dragón y vuela batiendo sus alas. Alyosha Popovich, quien antes de su duelo se encontró con unos peregrinos, estos le dicen que debe orar al señor, así Alyoshe ora por la lluvia, y Tugarin cae a la tierra porque sus alas se mojan. Esto es aprovechado por Alyosha Popovich para dar el golpe mortal en la cabeza del dragón, luego recorta de su cuerpo en pedazos pequeños y los presenta a la corte del príncipe Vladimir. En agradecimiento por descubrir y destruir a la bestia el Príncipe Vladimir ofrece la mano de la joven Zabava y esta casa con Alyosha Popovich. Otra vez la influencia de la fe en el nuevo cristianismo para vencer a los no creyentes. Aunque las historias también hablan de que el chico  hizo intentos de eliminar a Dodrynya del camino para quedarse con su esposa Nastas’ya.

Los comentarios están cerrados.