Leshy, Lesovik, Boruta, Borevit

El Leshy es espíritu del bosque de la mitología eslava, protege a los animales salvajes y los bosques. Su compañera se conoce como leshachikha o leszachka y los hijos de ambos se les llama  leshonky. Son espíritus equivalente a los hombres verdes de los bosque de Europa occidental y los Basajaun del País Vasco.

Es nombrado de formas similares por los varios pueblos eslavos, Lešy en checo; Leszi en polaco; en Rusia, Bielorrusia, Ucrania y Serbia tenemos las formas: Leszy, Leszy, Lesiy, Leshii, Lesovik, Lesovy, Lesovij, Lešak, Lesnik, Lesun, también se le llama Lesny muzik, Lesní muzik, Lesny muzik que literalmente es el ‘Anciano del Bosque’. También se le conoce como Boruta, palabra que antiguo eslavo significa ‘pino’, que deriva de Borevit, un antiguo dios de los bosques y la caza, representa la versión posterior y negativa donde los antiguos dioses se transforman en los nuevos demonios, al introducirse el cristianismo en los pueblos eslavos.

Un leshy es descrito como un hombre alto, pero es capaz de cambiar su tamaño desde la altura de la hierba hasta el de un árbol muy alto. Él tiene el pelo y la barba hecha de hierba y hojas de parra. Tiene piel blanca que contrasta con sus brillantes ojos verdes. Los Lechies son también asociados a demonios de los bosques eslavos, de naturaleza similar a los espíritus polacos conocidos como Polevik; este aspecto se debe a su imagen como Boruta/Borevit, que es similar a la de faunos y sátiros; una imponente figura, con cuernos en la cabeza, orejas y barba de una cabra, dedos con garras, de la cintura para abajo, tenían el cuerpo de una cabra, con cola y pezuñas y cuernos (como los faunos/sátiros).  Suele estar rodeado de lobos y osos. Es el señor de la foresta y tiene la capacidad cambiar en cualquier forma, animal o planta. Cuando asume forma humana se parece a un campesino común, salvo que sus ojos brillan y sus zapatos están volteados (recordemos a los duendes en Brasil y otras regiones de Mesoamérica y Sudamérica).

Los agricultores y pastores hacen pactos con el leshy para proteger sus cultivos y su ovejas, poniendo cruces en  sus animales y en el bosque. El leshy se divierte como los duendes extraviando a los que se internan en sus dominios; pero también es capaz de enfermar hasta provocar la muerte de los que lo ofenden, incluso matándolos de cosquillas; suele secuestrar mujeres jóvenes como advertencia para que el pastoreo del ganado se mantenga lejos de sus bosques.

En caso del encuentro con un Lechy se debe invertir toda la ropa (algo similar a lo que se hace con muchos duendes y espectros) colocar los zapatos frente de los pies y hacer la señal de la cruz muchas veces, a veces para  molestar los Lechies hacen aparecer llamas detrás del bosque tras la victima,  esta no se debe mirar hacia atrás y menos tratar de apagar el fuego, eso hace que la criatura olvide el por qué hace tal travesura a su pobre alma.

Los comentarios están cerrados.