Hijos de la Noche (8) Eris, la discordia

Eris era la diosa o espíritu (Daimona) de la lucha, la discordia, la contención, la rivalidad y el odio. Fue a menudo representada específicamente como el demonio de las luchas en la guerra, que rondaba el campo de batalla y se deleitaba en el derramamiento de sangre humana. Su nombre romano fue Discordia.

Debido a la naturaleza desagradable Eris fue la única diosa que no sería invitada a la boda de Peleo y Tetis. Cuando fue de todos modos, se le negó la admisión y, en un gesto de furia, arrojó una manzana de oro entre el grupo de diosas presentes, diciendo —Para la más hermosa—. Tres diosas reclamaron la manzana, y su rivalidad provocó los acontecimientos que condujeron a la guerra de Troya. Hera, Atenea y Afrodita, reclamaron el honor del reconocimiento de su belleza, como Zeus no podía intervenir (una era su esposa y las otras sus hijas) ordenó a Hermes que las escoltara con el mortal Alexandros [París], para ser juzgado la disputa por el joven. Se le ofrecieron a Alexandros dones: Hera dijo que si ella era elegida la mujer más bella de todas, le haría el rey de todos los hombres, Atenea le prometió la victoria en la guerra, y Afrodita le prometió Helena en el matrimonio. Alexandros recibió y escucho a las diosas y concedió la manzana a Afrodita, que había sobornado al ofrecer a la mujer más bella del mundo —Helena— como su novia. Con la ayuda de Afrodita, la reina Helena fue seducida y raptada a Troya por París, la chispa que empezó la guerra de Troya.

Eris era otra de las hijas de Nix y Érebo, pero al estar estrechamente identificada con la diosa de la guerra Enio (hija de Zeus y Hera) se la ha hecho hermana de Ares (dios de la guerra). De hecho Homero utiliza los nombres indistintamente. Ella también estaba relacionada con Ma, una diosa de Anatolia y con Bellona, la diosa romana de la guerra.

Según Homero, Eris que vaga, al principio pequeña e insignificante, pero pronto levanta la cabeza hasta el cielo. Como amiga y hermana de Ares, se deleita en el tumulto de la guerra y en el aumento de los quejidos de los hombres. Es insaciable en su deseo de derramamiento de sangre, y después de todos los otros dioses se han retirado del campo de batalla, todavía sigue regocijándose por los estragos que ha hecho.

Esopo, (fábula griega de siglo VI a.C) nos cuenta:

Heracles se dirigía a través de un estrecho paso. Vio algo que parecía una manzana en el suelo y trató de romper con su masa. Después de haber sido golpeado por la masa, esta aumentó hasta el doble de su tamaño. Heracles golpeó de nuevo con su masa, incluso más duro que antes, y la cosa se extendió luego a un tamaño tal que le cerraba el paso de Heracles. Heracles soltó de su masa y se quedó asombrado. Atenea le vio y dijo: —Oh Heracles, no estes tan sorprendido! eso lo ha provocado su confusión aporía (contencioso) y Eris (la Discordia). Si usted lo deja como está, se queda pequeña, pero si decide luchar contra ella, entonces se hincha de su pequeña dimensión y aumenta de tamaño—.

Cuenta el griego Coluto de Licópolis en su poema El rapto de Helena (siglos VI a.C a V a.C) lo siguiente:

Vos las Ninfas de Troya, hijas del río Xanthus que a menudo aparecen en las playas de arenas de su padre, atando sus trenzas y jugando con sus sagradas manos, listas para el baile en Ida, vengan acá, dejen al sonoro río, y cuéntenme a mí (Helena) lo que el pastor como juez decidió; díganme de que colinas el vino, (…) por qué pastores deben hacer de jueces a inmortales (…)

Así entre las altas y puntiagudas colinas del Haemonians (Tesalia), la canción de la boda de Peleo era cantada mientras, a la orden de Zeus, Ganimede vertió el vino. Y toda la raza de los dioses se dio prisa para hacer honor a la novia vestida de blanco (Tetis) , la propia hermana de Anfítrite, Zeus del Olimpo y Poseidon del mar (…) Y después de él, Hera, la hermana de Zeus, siguió; (…). Afrodita igual, rezagada vino de los bosques (…) después de haber formado una corona nupcial, llevando su carcaj el astuto Eros. Y Atenea se quitó su casco poderoso de su frente y siguió al matrimonio, aunque del matrimonio ella era no enseñada. Ni hizo la hija de Leto, Artemisa, hermana de Apolo, el desdén dejar de venir, (…) Y Ares feroz, sin casco, ni alzando la lanza bélica, (…) Pero Eris hizo Quirón deja sin el honor; Quirón no la consideró y Peleo no la consideró.

Y cuando solo alguna vaquilla vagaba por la pastura en la cañada (…) Eris, superada por las punzadas de celos y enfadado, vagó en busca de una manera de perturbar el banquete de los dioses. (…) Ella golpeó con violencia con su mano el pecho de la tierra y no respondió la piedra. Frustrada quería ella de soltar las barras y cerrojos de las hondonadas tenebrosas y despertar a los titanes del hoyo inferior para destruir el cielo, el asiento de Zeus que gobierna desde lo alto. (…) Y ella pensó despertar el fragor del sonido de escudos, feliz de que ellos podrían brincar en el terror ante al ruido. Pero de ella pensó astutamente más tarde, también, que ella se retiraría ante el miedo de la furia de Ares, el guerrero escudado.

Y ahora ella pensó en de las manzanas doradas del Hesperides. Eris entonces tomó la fruta que debía ser el heraldo de la guerra, (…) Girando su brazo ella lanzó en el banquete la semilla original del tumulto y perturbó al coro de diosas. Hera, gloriándose de quien era esposa y que compartía la cama de Zeus, miró asombrada, y la habría rápidamente agarrado. Y Cypris (Afrodita), como ser más excelente que todas, deseó tener la manzana, como tesoro de los Amores. Pero Hera no la dejaría y Atenea no se rendiría.

Y Zeus, viendo la riña de las diosas, y llamando su hijo Hermaon (Hermes) que se sentaba debajo de su trono le digo así: —Acaso hijo mío, usted ha oído hablar de un hijo de Priamo, Alexandro (París), de juventud espléndida que cuida sus manadas en las colinas de Troya, de a él la manzana; (…) Y le permite escoger quien tendrá la fruta famosa para llevarse el premio de la más hermosa (…) Así el padre, hijo de Cronos, Hermaon obedeció. Y él al escuchar la orden de su padre y llevó las diosas y no consideró más.

Y cada diosa buscó hacer su belleza más deseable y justa. Cypris de consejos astutos desplegó sus trenzas y deshizo el broche fragante de su pelo y destrenzó sus cabellos de oro, sus rizos dorados fluyeron. Y ella vio a sus niños, los Amores, y los llamó. —¡El concurso está a mano, estimados niños! Abracen a su madre que lo alimentó. Este día se me juzga la belleza. Yo temo a quien este pastor otorgará la manzana. Hera, a quien ellos la llaman a la madre santa de las Gracias, dicen ellos que ella maneja la soberanía y sostenimientos de cetros. Y Atenea, a quienes ellos alguna veces llaman a la reina de las batallas. Yo sólo, Cypris, soy una diosa que no le gusta la guerra. Yo no tengo ninguna nave como la reina de los dioses, ni manejo ninguna lanza bélica, (…) Y los Amores errantes oyeron la orden de su estimada su madre y se dieron prisa en su ayuda. (…)

Él (Paris) miró de lejos a Hermaon el mensajero. Y en el miedo él brincó y buscó huir del ojo de los dioses. Él se apoyó contra un roble su coro de cañas musicales y verificó su disposición que no tenía mucha labor todavía. Y él en su miedo escuchó al maravilloso Hermes hablar así: —(…) venga acá y dé decisión como juez de las diosas de cielo. Venga acá y decida quién es la belleza más grande, y a la más hermosa y encamtadora dé esta manzana—. (…)

Antes de que él diera el juicio, Atena lo agarró, sonriendo, por la mano y le habló a Alejandro (Paris) así: —¡Venga acá, hijo de Priamo! no deje a Afrodita, reina de las glorietas nupciales y a la esposa de Zeus y escuche sin alabo que Atenea ayuda a las proezas de los hombres. (…)Venga acá, y yo le haré el duro salvador de su ciudad a los hombres; para que nunca en su vida Enio (la diosa de la guerra) de ira dolorosa caiga pesadamente en usted. Escúcheme y yo le enseñaré la guerra y sus proeza—.

Atena así llorada sus muchos consejos, y Hera la de blancos brazos subió y dijo así: —(…) demé a mí la fruta de la más hermosa, yo le haré el señor de toda el Asia. Desdeñe los trabajos de batalla. ¿Qué tiene un rey que hacer con la guerra? Un príncipe da ordenes los valientes. No siempre se es escuderos de Atenea. Veloz es la sentencia y la muerte de los sirvientes de Enio!—

(…) Y alzando con sus manos el cinto meloso de los amores ella desnudó todo su pecho (…) Y sonrientemente ella habló así al pastor: —Acépteme y se olvida de guerras: tome mi belleza y deje el cetro y la tierra de Asia. Yo no sé los trabajos de batalla. ¿Qué tiene Afrodita para hacer con los escudos? Porque la belleza es por mucho la mayor ventaja de las mujeres. En lugar de la proeza varonil, yo le daré una novia encantadora, y, en lugar de majestad, entrara en usted la cama de Helena (…)

No había todavía dejado de hablar y él le dio la manzana espléndida, la belleza era ofrecida como gran tesoro a Afrodita, (…) Y ella, sosteniendo la manzana en su mano, profirió su voz y burla a Hera y a la varonil Atena: —Ríndanse ante mí, acostumbradas como vos a guerrear, ríndame la victoria. La belleza yo he amado y la belleza me sigue. Ellos dicen que usted, la madre de Ares, reina de las Gracias. Pero hoy ellas todas se le han negado y no usted no ha encontró su ayuda. (…) ¡Y cómo vano es tratar de jactarse, Atrytone (burla a Atenea por no haber tenido madre)! (…) cómo su cuerpo se cubre en las túnicas de latón, usted huye del amor y busca los trabajos de Ares, no enseñado de armonía y no acostumbrada a la concordia. (…) Así habló Cypris y de Atenea se mofo. Así que ella consiguió el premio de belleza que iba a traer la ruina de una ciudad, rechazando a Hera y Atena indignadas.

 

Hijos de la Noche (9) Los hijos de la discordia

En su Teogonía Hesíodo (siglos VIII y VII a.C) nos habla de los hijos de Eris [la Discordia], que aunque no se nombra su compañero, el dios Ares [dios de la guerra] suele ser citado como su hermano (podemos presumir de quienes son hijos estos demonios), así como algunos de sus hijos también se les hace hijos de Zeus; cita el autor a los siguientes espectros:

Por su parte Eris (la Discordia) parió al doloroso Ponos (el Trabajo duro), a Lete (el Olvido) y a Limos (el Hambre) y a las llorosas Algos (los Dolores), también a las Hisminas (las Disputas), las Macas (las peleas), los Fonos (las Matanzas), las Androctasias (las Masacres), las Neikea (los odios), las Anfilogías (los altercados), los Pseudologos (las mentiras), a Disnomia (el Desorden) y a Ate (el engaño y la Insensatez), todos ellos compañeros inseparables de Horcos (el Juramento), que es el que más problemas causa a los hombres de la tierra cada vez que alguno perjura voluntariamente.

Hay que señalar que la paternidad de algunos de estos espíritus se ve compartida con Eter [el aire superior] y Gaia [la tierra], de quienes tenemos según Pseudo-Higinio (Romano del siglo II d.C) como hijos a: Algos (el dolor), Dolus (el engaño), Lyssa (la Ira), Pentos / Luctus (la lamentación), Pseudologo / Mendacium (la falsedad), Horcos / Jusiurandum (el Juramento), Poine / Ultio (la venganza), Intemperantia (intemperancia), Anfilogía / Altercatio (los altercados), Lete / Obliuio (el Olvido), Socordia (Pereza), Deimos / Timor (Miedo —este también es hijo de Ares con Afrodita y hermano de Fobos, el terror—), Superbia (soberbia), Incestum (incesto) y Hisminas / Pugna (combate).

Ponos / Ponus


Ponos es el espíritu (daimon) de la dura labor y el trabajo; del trabajo físico extremo, como el que requieren los granjeros sólo para sobrevivir.

Disnomia / Dysnomia


Disnomia era el espíritu femenino (daimona) de la ilegalidad. Era compañera de Adikia (la Injusticia), Ate (el engaño) e Hybris (la Violencia). Su opuesto era la hora Eunomia (el Orden).

Lete / Leteo / Lêthê / Oblivio


Leteo es un espíritu femenino (daimona) asociado al olvido. Ella era a menudo asociada con uno de los ríos del infierno. Era opuesta a Mnemosyne (la Memoria), otro rio en los infiernos que era la encarnación de una de las Titanidas (Hijas de Gaia y Urano) y que fue madre con su sobrino Zeus de las nueve Musas (ninfas de las artes sociales). En los mitos griegos, las almas que podían reencarnar se les hacía beber de las aguas de este río [Leteo], para que se olvidaran de sus vidas pasadas.

Ath / Atê / Ate / Até / Atea / Nefas


Ate era el espíritu femenino (daimona) del engaño, la ruina, la tontería ciega, la acción precipitada y el impulso temerario que lleva a los hombres a perder el camino, la diosa de la fatalidad, la personificación de las acciones irreflexivas y sus consecuencias. Típicamente se hacía referencia a los errores cometidos tanto por mortales como por dioses, normalmente debido a su Hybris o exceso de orgullo, que les llevaban a la perdición o la muerte. Su poder era opuesto a las Litas (las Oraciones) qué siguen en su estela. Ate, según Hesiodo era una hija de Eris, y según Homero una hija de Zeus, era una divinidad griega antigua que llevó a dioses y hombres a las acciones desconsideradas y al sufrir. Por ello algunos autores la consideran hija de Zeus con Eris.

Ella una vez incluso indujó a Zeus ante el nacimiento de Heracles, a que Zeus tomara un juramento, por cuya forma de decreto permitió a Hera dar a Euristeo el poder que se había destinado para Heracles. Cuando Zeus descubrió su error lanzó a Ate del Olimpo y la desterró para siempre de las moradas de los dioses. Ate vagó entonces por el mundo, pisando las cabezas de los hombres en lugar de la tierra, provocando el caos entre los mortales.

Las intrigas de Hera con Ate no terminaron, en su vendeta con Dioniso (hijo de otra rival), Hera incita a Ate para persuadir a Ampelos, un joven a quien Dioniso amaba apasionadamente, para que impresionase a éste cabalgando un toro. Ampelos acabó por caerse del mismo, rompiéndose el cuello, siendo entonces transformado en vid por las Moiras.

En los escritores trágicos Ate aparece con una luz diferente; ella venga los hechos malos e inflige sólo castigos en los ofensores y su posteridad, asi que su carácter aquí casi es igual que el de Némesis y las Erinias.

Horco / Jusjurandum


Horco (Orko, Horkos, Horcus, Jusjurandum) era el espíritu (daimon) de juramentos y que infligia castigo por los perjurios. Él es el compañero punitivo del Dike de la diosa (la Justicia). Esopo (la fábula griega del siglo VI a.C.):

Un cierto hombre tomó un depósito de un amigo pero pensó guardarlo para él. Cuando el depositante lo convocó jurar con respecto al depósito entonces, él comprendió el peligro que estaba y se preparó para dejar la ciudad e ir a su granja. Cuando él alcanzó las verjas de la ciudad, él vio a un hombre cojo que también estaba saliendo del pueblo. Él le preguntó al hombre quién era y a donde iba. El hombre dijo que él era el dios nombrado Horcos y que estaba de camino. El hombre le preguntó entonces a Horcos cuán a menudo él volvió a visitar cada ciudad. Horcos contestó, —yo vengo de regreso cada de treinta, o a veces cuarenta años—. Asi al siguiente día el hombre no dudó jurar que él nunca había recibido el depósito. Pero entonces al final del día el hombre se encontró con Horcos que lo arrastró al borde de un precipicio. El hombre le preguntó a Horcos cómo estaba aquí si había dicho que no regresaba hasta dentro de treinta años o más. Horcos explicó, —Usted también necesita saber también que si alguien piensa provocarme, yo acostumbro a regresar el mismo día— dijo soltando al hombre al vacio.

Limos / Limus / Etón / Famas


Limos era el espíritu (daimon) del hambre y la inanición. Su opuesto la diosa Demeter. Su equivalente romano era la diosa Famas, de donde proviene nuestra palabra famelico. Jugó el papel de verdugo en algunos castigos que los dioses infligieron a mortales, En la mitología griega Eresictón o Erisictón era un rey de Tesalia. Eresictón despreciaba a los dioses y no les hacía sacrificios. Una vez que quiso construir un techo para su sala de banquetes y no dudó en talar, ayudado por una veintena de gigantes, un árbol sagrado que formaba un santuario ancestral de la diosa Deméter construido por los pelasgos, el pueblo que habitaba Tesalia antes de ser expulsados por el padre de Eresictón. Las dríades que habitaban estos árboles corrieron a solicitar auxilio de la diosa. Deméter tomó la forma de su sacerdotisa Nicipe y de esta intentó de buenas maneras hacer desistir a Eresictón de continuar con el sacrilegio. Pero este, lejos de dejarse disuadir, amenazó a la diosa con matarla con el mismo hacha que estaba utilizando. Fue entonces cuando Deméter, víctima de una ira sin precedente llamó a una ninfa de las montañas (una oreade) para que fuera en busca de Limos, (los destinos, Las Moiras, habían decretado que ambas diosas nunca podrían encontrarse; la oreade buscó a Limos y le dio el mensaje de la diosa. El terrible monstruo penetró en las entrañas de Eresictón de tal forma que desde entonces nada saciaría sus ganas de comer, y cuanto más engullera más crecería su hambre. Erisictón vendió todas sus posesiones para comprar comida, su padre se encargó de alimentarle, pero fue tal su voracidad que en poco tiempo acabó con las riquezas de Tríopas y Erisictón acabó convirtiéndose en un mendigo que comía inmundicias. Ni siquiera vendiendo a su hija Metra pudo conseguir alimentos suficientes para calmar su desazón. Metra obtuvo de su amante Poseidón el don de poder cambiar de forma, con lo que pudo huir del hombre al que había sido vendida. Cuando Erisictón descubrió esta facultad, la vendió repetidas veces a hombres distintos, pero los alimentos que obtenía a cambio no fueron suficientes para saciar su apetito. Erisictón terminó comiéndose a sí mismo, poniendo fin así a su tormento.

Algos / Algea


Algos (Algea en plural) son los espíritus femeninos (daimonas) del pesar y dolor (físico o emocional). Ellas eran las responsables del llanto y las lágrimas. Se mencionan tres de estas ninfas infernales: Luph/Lupê/Lupa [el dolor], Ania [la aflicción] y Aco/Akhos/Achus [tristeza por el duelo de alguien amado]. Estas ninfas estaban relacionadas con las Oizís (demonios de la angustia y la tristeza) y con las Pentos (demonios de la aflicción y los lamentos). Por lo tanto son los opuestos de las Cárites y a Hedoné (demonio del placer sexual/Lujuria).

Hisminas/Pugnas,  Macas / Neikeas y  Amfilogia/Atercatio.


Hismina (Hisminae en plural, Pugna en romano) eran los espectros femeninos (daimonas) de la lucha y el combate. Sus hermanas, las Macas / Makhê / Makhai / Machae representan el combate en los campos de batalla, mientras que las Hisminae están asociadas con las peleas callejeras. Entre las macas se citan los nombres de: Homados (gritos de batalla), Alala (llantos de guerra), Proioxis (avalancha), Palioxis (regreso a la lucha) y Kydoimos (Confusión) todas nombradas entre las macas.

Los neikeas (o Neiceas, Neikos, Neicus) era los espectros (daimones) de riñas, peleas y agravios que surgen espontáneamente en cualquier lugar y representan al odio que crece en las almas, también suelen ser denominados Anfilogias / Amfilogia / Amfilogiai / Amphilogia / Amphilogiai y por los romanos Atercatio (altercados).

Fono/Asesine y Androctasias.


Los Fonos (Fonoi, Phonos, Phonoi, Phonus, Phoni) eran los espectros (daimones) del asesinato y matanza fuera de las batallas. Sus hermanas las Androctasias (Androktasia, Androktasiai, Androktasia, Androktasiai, Androctasia, Androctasiae) representaban los Homicidios involuntarios, ambos son las imágenes de los asesinatos y la muerte fuera de los campos de la guerra. Son el equivalente de las Keres en versión urbana.

Pseudologos / Mendacium


Los Pseudologos eran los demonios (daimones) de las mentiras y falsedades, en la mitología romana los Mendacium serían sus equivalentes. Esopo en sus fábulas (siglo VI a.C.) narra:

Prometeo el alfarero que dio la forma a nuestra generación, decidió un día esculpir a Veritas [Aletheia, la verdad], usando toda su habilidad para que el pudiera regular la conducta de las personas. Mientras estaba trabajando, una llamada inesperada del poderoso Júpiter[Zeus] lo hizo salir. Prometeo dejó al hábil Dolus (el Engaño) encargado de su taller, Dolus se había vuelto uno de los aprendices del dios recientemente. Disparado por la ambición, Dolus usó el tiempo a su disposición para formar con sus dedos furtivos una figura del mismo tamaño y apariencia que Veritas, con los rasgos idénticos. Cuando él había completado casi la pieza que era verdaderamente notable él corrió afuera para buscar arcilla para sus pies. El amo volvió, así que Dolus (el Engaño) rápidamente se sentó en su asiento, temblando con el miedo. Prometeo estaba asombrado de la similitud de las dos estatuas y quiso parecer como si todo el crédito fuera de su propia habilidad. Por consiguiente, puso ambas estatuas en el horno y cuando ellas se habían sido cocidos completamente, él infundió a ambas con la vida sagrado; Veritas (la Verdad) caminó con los pasos moderados y derechos, mientras su gemelo inacabado estaba de pie tras sus huellas con pasos inciertos y tortuosos. Esa falsificación que producto de subterfugio, adquirió el nombre de Mendacium (Pseudologos, falsedad), y yo pronto las personas se dan cuentan que no tiene pie para apoyarse cuando algo es falso, puede empezar con éxito, pero con tiempo Veritas (la Verdad) seguro prevalecerá.


Hijos de la noche (10) Moiras, Parcas, Fatas, los Destinos

En el puesto diez en la lista de los hijos de la noche parece apropiado colocar a las diosas del destino, este es el número de la rueda en el tarot, que representa eso, el fin de un ciclo e inicio del otro, ya que hasta ese número que podemos contar con la mano antes de volver a empezar. Las moiras era las diosas que personificaban al destino ineludible de los hombres. Ellas asignan a cada persona su destino en el esquema de cosas. Su nombre significa: las que distribuyen las partes o las porciones.

Entre los muchos dioses de las cuales se las hace hijas tenemos: Nix y Érebo, Nix y Cronos, el propio Caos, Océano o Ponto con Gaia, y como una forma de ponerlas bajos el dominio de Zeus, se las hace hijas de Zeus y Temis (la diosa de la justicia y madre de las horas). Esta relación surge en parte porque cuando Perséfone es devuelta de los infiernos con su madre, es acompañada por las Moiras, relacionando así a estas diosas del inframundo con el ciclo de las estaciones (las horas).

Las moiras, como diosas primigenias no estaban obligadas a obedecer a los dioses, así el destino de cada ser estaba guiado y signado por leyes eternas que debían tomar su curso sin obstrucciones; por tanto Zeus, así como los otros dioses y hombres tenían que someterse a ellas. Como señala una vieja frase —las tres diosas tejen y destejen el destino de hombres y dioses—, así de grande es su poder.

Se cuenta que cuando Zeus pidió ayuda de todos los seres para luchar contra su padre Cronos y el resto de los titanes, prometió que aquellos que no tenían rango ningún que serían recompensados, y aquellos que los tuvieran podrían mantenerlos, en este grupo entraron las Moiras, estas se pusieron de parte de los dioses en su lucha contra los titanes, y por ello Zeus las recompensó manteniéndolas como regidoras de las vida de hombres y de dioses. Las moiras agradecieron el gesto y le dieron a Zeus el sobrenombre de Moiragetes (apellido dado al dios y su hijo Apolo), que significa líder de los destinos.

Los nombres de este trío de diosas son: Cloto que significa: la hiladora, hila el hilo de vida. Láquesis cuyo nombre significa, la repartidora, hila el hilo de vida en la tela del destino; finalmente Átropos (o Aisa —Dispensación o Designio—) cuyo nombre significa: lo que no puede cambiarse, corta el hilo de vida. Los romanos llamaron a estas diosas las Parcas y su nombres eran: Nona, Decuma y Morta.

Al nacer un hombre, las moiras crean el hilo de su vida futura, siguen sus pasos y dirigen las consecuencias de sus acciones, según el consejo de los dioses. No era un destino inflexible; Zeus, si deseaba tenía el poder de salvar aquéllos que ya estaban en el punto de cumplir su destino incluso. Los Destinos no interferían abruptamente en los asuntos humanos, pero eran útiles para causas intermedias: determinando, condicionando, empujando sus acciones e influenciando en los hombres. Como el destino de todo hombre termina con su muerte, las diosas del destino se volvieron con el tiempo en las diosas de la muerte.

Como las diosas de nacimiento y creación del hilo de la vida, tenían el poder de profetizar el destino del recién nacido, Ilitía (diosa de los partos, hija de Zeus y Hera) era entonces su compañera. Así las diosas del destino debían de haber sabido necesariamente el futuro y a veces ellas los revelaban; eran por consiguiente las deidades proféticas, adivinas que atienden los oráculos y acompañan a Apolo. Como las diosas de muerte, ellas aparecen junto con las Keres, Tanatos y las Erinias infernales.

Las Moiras son descritas como las mujeres viejas feas, a veces cojas para indicar la marcha lenta del destino, severas, inflexibles y duras. Cloto lleva un huso o un lleva el ovillo de lana con el que va hilando el destino de los hombres, Láquesis enrolla el hilo en un carrete y dirige el curso de la vida, a veces se la representa con un compás midiendo sobre el horóscopo en un globo celeste (similar a la musa Urania), y Átropos un pergamino, una vela, un reloj de sol, un par de balanzas, o unas sus tijeras de oro con las que corta el hilo de la vida sin respetar la edad, la riqueza, el poder, ni ninguna prerrogativa, y así ésta llega inevitablemente a su fin.

Las Moiras, como divinidades se las concibe como las diosas de nacimiento o como las diosas de muerte. Se puede inferir que quizás originalmente los griegos concibieron una sola Moira (destino), pero como la duración de vida humana es determinada por dos puntos: el nacimiento y la muerte; como consecuencia a su naturaleza y atributos llevaron a la creencia de dos, y finalmente en tres Moiras.

Para algunos el destino es inflexible, y hasta los dioses deben ceder. Otros, al contrario, señalan que Zeus, como el padre de dioses y hombres, pude alterar el destino de los hombres, en este caso las tres diosas se sentaban y lo asistían en su trono. Pero aun a veces ni el propio jefe de los destinos podía vencer sus designios, así por ejemplo cuando las moiras señalan que el hijo varón de Tetis sería más grande que su padre, ni Zeus, ni Poseidón se atrevieron a cortejar a la ninfa, dejándosela al mortal Peleo. También cuando nació Atenea, Cloto dijo que sería una diosa virgen y sin esposo.

Pero los destinos pueden ser alterados, cuando iba nacer Heracles (Hercules), bisnieto de Perseo, Zeus declara que el próximo niño que nacería (su hijo) sería el jefe de los Perseidas; Hera hizo nacer sietemesino a su primo Euristeo y así fue él quien quedó de rey.

Las tres moiras son famosas por otro hado: Meleagro, era hijo de Eneo (rey de Calidón) y Altea (hermana de Leda). Las Moiras anunciaron que su vida estaría ligada a un carbón de leña ardiente, y que cuando se consumiera el tizón, Meleagro moriría. Altea, tras saber esto, sacó el tizón del fuego, lo apagó y lo guardó, convirtiendo al chico en invulnerable. Cuando por el olvido de Eneo de haber dedicado sacrificios a la diosa Artemisa, esta castiga el reino enviando al peligroso jabalí de Calidón. Muchas partidas de caza fueron tras la bestia que azotaba el reino. Meleagro, a pesar de que estaba casado con Cleopatra (Hija de Idas y Marpesa), se enamoró de Atalanta, que también fue participante de la cacería y fue la primera que logró herir al jabalí, y fue a ella a la que ofreció el trofeo del jabalí muerto, ello motivó la irá de los Curetes (tíos maternos del chico), que querían para sí el trofeo. Meleagro los mató en una disputa y Altea acabó con la vida de su hijo lanzado el tizón de leña al fuego hasta que se consumió (tampoco le agradaba la joven cazadora que rompía con la norma). Cleopatra que es la que había estimulado a sus esposo a ir en la partida de caza se suicidó tras la muerte de Meleagro. El suicido es visto como una trampa o engaño al destino.

El volver de la muerte entra en esa misma situación, cuando Tántalo invitó a los dioses a un banquete, decidió ofrecer a su hijo Pélope como comida, descuartizó al muchacho y lo ofreció a los dioses; los dioses evitaron tocar la ofrenda; sólo Deméter, trastocada por la reciente pérdida de su hija Perséfone, no se percató de lo que era y se comió el hombro izquierdo del desdichado. Zeus ordenó a Hermes que reconstruyera el cuerpo de Pélope y lo volviera a cocer en un caldero mágico, sustituyendo su hombro por uno forjado de marfil de delfín, hecho por Hefesto y ofrecido por Deméter. Las parcas le dieron vida de nuevo y así obtuvo nuevas cualidades. Poseidón luego secuestró al nuevo Pélope y lo hizo su amante (pero esa es otra historia). A Tántalo se le castigó, enviándolo al Tartato y condenándolo a pasar hambre y sed rodeado de ricas viandas y dulces néctares, que escapaban de su alcance.

Similar situación tiene Euridice, cuando Orfeo desciende a los infiernos y canta para los dioses del inframundo, hasta las propias Erinias soltaron lagrimas, Euridice es liberada, pero Orfeo no debe verla tras él hasta salir del inframundo; al llegar a la entrada el joven se voltea, pero Euridice no había cruzado aún las puertas, y las hermanas repiten su tarea devolviendo a la chica al reino de Hades por segunda y última vez.

Del infierno solo han salido, con permiso de las tres diosas:

  • Perséfone al volver con su madre Demeter.

  • Sémele, rescatada por su hijo Dioniso, que la hizo inmortal dándole el nombre de Tione (la ardiente) y adorada como diosa del matrimonio (fastidiando así a Hera).

  • Cancerbero, sacado por algunas horas del infierno por Heracles, para cumplir su doceavo trabajo.

  • Hipolito, a solicitud de Artemisa, es devuelto a la vida por Asclepio (dios de la medicina).

  • Pélope revivido por orden de Zeus y luego llevado al Olimpo como amante de Poseidón.

  • El dios Hermes, que lleva las almas hasta las puertas del infierno, para luego volver al cielo.

  • Yolao (Iolas o Iolao) era uno de los más fieles compañeros de su tío Heracles, a quien ayudó en muchas de sus aventuras. Después de muerto el héroe (Heracles) por los celos de su esposa Deyanira, Yolao se inmolo en la pira funeraria junto con su tío. La familia del héroe no pudo hallar descanso; encontraron protección en Ática, y cuando Euristeo marcho contra los hijos de Heracles, Yolao pidió a los dioses del inframundo permiso para recuperar por una hora su juventud y volver de nuevo a la tierra para ayudarles. El permiso le fue concedido y así mató a Euristeo.

Otras formas de escapar a los destinos era transformando a los mortales en algún otro ser (planta, animal, pájaro o puesto en los cielos como una constelación)

  • Asclepio, hijo de Apolo y Coronis, es muerto por Zeus tras devolver a la vida a Hipolito, Apolo luego mata a los cíclopes que fabrican el rayo de su padre en venganza de la muerte de su hijo. Asclepio sale de los infiernos y es puesto como una constelación en los cielos. (Ofiuco: el serpentario)

  • Cástor y Pólux, los hijos de Zeus y Leda, tienen muerte alternada, subiendo a los cielos (constelación de Geminis) la mitad del año y bajando a los infiernos la otra mitad.

  • En sentido inverso, el centauro Quirón, único en su raza inmortal, Heracles accidentalmente le dio con una flecha envenenada con la sangre de la Hidra en el transcurso de una lucha con los centauros. Éste contrajo una dolorosa herida incurable, que le llevó a ceder su inmortalidad a Prometeo, para poder así poder morir y escapar del dolor. Fue puesto en los cielo como la constelación de Centauro.

  • El propio Heracles, tras su muerte fue puesto en los cielos y es la constelación de Hércules.

  • Ámpelos era un muchacho amado por el dios Dioniso, fue transformado por los Destinos, en una vid a su muerte. En otra versión es un sátiro que murió en un accidente al montar un toro enloquecido y las Moiras concedieron a Ámpelo una segunda vida como parra, de la que Dioniso prensó el primer vino.

  • Jacinto, amante de Apolo, muerto por Cefiro, fue transformado en la flor que lleva su nombre.

  • Cipariso, otro efebo amado por Apolo, recibió una jabalina para cazar del dios, por error el muchacho mató a su ciervo domesticado. Tanto fue su duelo y dolor que pidió al dios que le permitiera llorarlo para siempre. El dios aceptó su súplica y lo convirtió en un ciprés, árbol relacionado con el duelo y el dolor por los seres queridos.

  • Ceix muerto en el mar y Alcíone al saber la muerte de su esposo se arrojó al mar. Apiadándose de ellos, los dioses transformaron a la pareja en martines pescadores o alciones

  • Esaco, un hijo de Príamo con don de interpretar los sueños le dijo a Hécuba, poco antes del nacimiento de Paris, que el niño iba ser la causa de la ruina de su patria (Troya). Esaco tuvo un final desgraciado, pues su esposa murió por la mordedura de una serpiente, y él, enloquecido, se arrojó al mar. Compadecida, Tetis lo transformó en somormujo (pájaro zambullidor).

  • Leucótoe era una princesa, hija de Órcamo y hermana de Clitia. Fue seducida por Helios/Apolo/el sol. Clitia, amante inicial del sol, celosa de su hermana porque quería a Helios para sí, contó a Órcamo la verdad. Enfurecido, Órcamo ordenó que Leucótoe fuese enterrada viva. Helios intentó devolverle la vida pero no pudo, así que la transformó en una planta de incienso. También abandonó a Clitia, resentido por su traición; ésta desesperada estuvo nueve días sin comer, sólo viéndolo pasar por el cielo, hasta que terminó por convertirse en girasol.

  • Cicno, aunque varios personajes llevan este nombre, todas las leyendas son similares al final. Una de las más conocidas es la de Faeton (hijo de Helios que pierde el control del carro solar) que es muerto por Zeus; el cuerpo cae en el río Eridano, donde Cicno, amigo de Faeton, se lanza al río para rescatar el cuerpo de su hermano/amigo/amante, llorando su pena hasta el final de sus días. Sus canas al morir fueron transformadas en blancas plumas por los dioses al convertirlo en cisne, dejándolo en el agua y lejos del temible fuego abrazador del sol que tanto odio. Por su parte las Helíades, hermanas de Faetón, lloraron durante cuatro meses y los dioses las convirtieron en álamos y sus lágrimas en ámbar.

  • Filemón era un viejo y pobre campesino que vivía en la ciudad de Frigia con su esposa Baucis. Un día, Zeus y Hermes, tras un viaje disfrazados de mortales, llegaron a Frigia, donde pidieron a sus habitantes un lugar para pasar la noche. Tras la negativa de todos ellos, sólo Filemón y Baucis les permitieron entrar a su humilde cabaña. En agradecimiento por su comportamiento Zeus avisó al matrimonio que iba a destruir la ciudad y a todos aquellos que les habían negado la entrada. La pareja subió a una alta colina y vieron su ciudad destruida por una inundación. Zeus, solo había salvado su cabaña, que posteriormente fue convertida en templo. Cuando Zeus les ofreció un deseo, el matrimonio deseó estar unidos para siempre y morir juntos. Tras su muerte, Zeus los convirtió en dos árboles que se inclinaban uno hacia el otro: Filemón en roble y Baucis en tilo.

Hijos de la noche (11) Erinias, Furias, Diras, Euménides, las oscuras

Las Erinias eran tres diosas del inframundo que castigaban los crímenes contra el orden natural. También se les llamaba Euménides (benévolas), para evitar su ira cuando se pronunciaba su verdadero nombre. Las Erinias (así nombradas en el inframundo) fueron conocidas por los romanos como Furias (cuando diosas estaban en la tierra) o Diras (cuando estaban en el cielo en compañía de Zeus). Los nombres de estas diosas son:  Alecto (implacable), que castiga los delitos morales; Megera (seductora), que castiga los delitos de infidelidad y Tisífone (vengadora), que castiga los delitos de sangre.

Las Erinias son representadas como mujeres feas, aladas con el pelo, los brazos y cinturas entrelazados con serpientes venenosas. Ellas usaban látigos y vestían túnicas negras y largas. Esquilo las ve como a las Gorgonas, sus cuerpos visten de negro, y serpientes se retuercen en su pelo, goteando sangre de sus ojos, con serpientes o antorchas en sus manos; Euripides y otros poetas más tarde los describen como los seres alados, con alas de dragones.

Ellas estaban particularmente vinculadas con los homicidios, los crímenes filiales, crímenes contra los dioses y el perjurio. Una víctima que busca la justicia podría llamar la maldición de las Erinias. La más poderosa de estas maldiciones era la de los padres sobre los hijos, ya que mito las hace hijas de la sangre de Uranos, caída sobre Gaia, cuando fue castrado por su hijo Cronos, aunque otros dioses primigenios se les achaca el honor de ser sus padres, entre ellos: Nix y Érebo. Eran las diosas sirvientes de Hades y Perséfone en el infierno dónde ellas vigilaban la tortura de delincuentes en los Calabozos del inframundo (donde algunos poetas antiguos las  hacen hijas de Hades y Perséfone). Como divinidades más antiguas que los dioses olímpicos no estaban bajo las normas de Zeus, aunque ellas lo honraban y estimaban. Ellas habitaban en la oscuridad profunda del Tartaro, temidas por dioses y hombres

La ira de las Erinias se manifiesta de varias maneras. La más severa de éstas era la locura atormentadora infligida en un parricidio o matricida. Los asesinos podrían sufrir enfermedades y pestes; incluso cubrir de males la nación de un delincuente, que podría sufrir la carestía, hambre y enfermedad. Sólo podría aplacarse la ira de las Erinias con ritos de purificación y la realización de alguna tarea para la expiación.

Las Erinias eran similares, pero no iguales a otras ninfas del inframundo, suelen confundirse y no diferenciarse de las Arai (las maldiciones) y las Maniai (las locuras y el frenesí); también algunos hablan de las Poinas, para describir a los espíritus vengadores de los homicidios que representaba la venganza y el castigo por matar a un hombre, eran según los mitos todas hijas de Nix y Érebo, o hijas de Éter y la Gaia. Se usaba el término Poina (Poena, Ultio en Roma) para denominar el dinero que entregaban los asesinos a la familia de la víctima con el fin de expiar su crimen. Una Poina fue llamada por Apolo para vengar la muerte de uno de sus hijos, está adoptó la forma de un dragón y fue asociada luego con una Lamia o con Equidna (ambas mujeres con torso humano y parte inferior de serpiente).

A las Erinias  se les aplicaba el epíteto Praxídiceas, pero estas también son tres diosas (daimonas) de la justicia en el inframundo. La principal y de la que deriva el nombre del grupo es Praxidike (literalmente: praxis: aplicación; dike: justicia, es la diosa de la justicia estricta), esta diosa es identificada luego con la diosa Perséfone, es acompañada y forma la triada con sus hijas Arete (la Virtud) y Homonoia (la Concordia) —hijas de Zeus con la joven diosa—. En otras tradiciones sus nombres son Thelxineia, Alkomeneia y Aulis, y era hijas del Rey de Beotia (Reino de Tebas). Al parecer las dos tradiciones se solaparon.

Hay que señalar que en el Olimpo hubo otras diosas de la justicia, la más importante es Temis, que con Zeus será madre de las Horas, diosas del orden natural y las estaciones,  sirvientes de Hera y quienes abrían los cielos a Apolo, entre las más conocidas de estas diosas son: Eunomina —el orden—, Irene —la paz— y Dike (Astrea para los romanos) —la justicia—; pero también se citan nombres vinculados a la germinación y los frutos: Auxo/Auxesia (crecimiento, equivalente a Perséfone), Carpo/Damia (Fruta, equivalente a Demeter) que aparecen como Carites formando trío junto con Talo/Hegemona (germinación, equivalente a Artemisa), otro trío también vinculado a la germinación son: Ferousa (sustancia), Euporia (abundancia), Ortosia (Prosperidad).

|

Y entre las imágenes de las estaciones tenemos también los nombres de: Kheimon (el invierno personificado) que es representado como un joven con alas envueltas en una capa, con una bandeja de frutas secas; se le asocia como un aspecto de Boreas, el viento del norte. Phthinoporon (el otoño de personificado) lleva una cesta de frutas de otoño en el hombro; un aspecto de Euros, el dios alado del viento del este. Theros (el verano personificado) tiene un haz de espigas de trigo y un cuchillo de la cosecha en sus manos, es un aspecto de Notos, el dios alado del viento del sur; y Eiar (la primavera personificada) sostiene una cesta de fruta verde en la mano; que es un aspecto de la Cefiro, el dios alado del viento del oeste.

Esquilo (siglos VI a.C al V a.C.) narra en la tercera parte de la Orestíada, y donde aparece por primera vez el nombre de Euménides, como las Erinias persiguen a Orestes por la muerte de su madre Clitemnestra. La escena se desarrolla en el santuario de Delfos, principal templo de Apolo, donde se encuentra el ombligo del mundo y luego pasa a Atenas donde Orestes, Apolo, y las Erinias comparecen ante un jurado de atenienses en el Areópago (colina de Ares) donde el tribunal de homicidios de Atenas celebraba sus sesiones, para decidir si el asesinato de Clitemnestra por parte de su hijo, Orestes, le hace merecedor del tormento que le han infligido. Orestes por instigación de su hermana Electra y el dios Apolo, había matado a su madre Clitemnestra, quien a su vez había asesinado a su esposo (padre del chico), el rey Agamenón, en venganza porque este había matado a su hija Ifigenia (hermana del chico). Orestes se refugia en el templo de Apolo en Delfos, y el dios le aconseja su huida a Atenas, bajo la protección de Hermes, para someterse al juicio de la diosa Atenea. El dios lanza un conjuro sobre las Furias que lo persiguen, para retrasarlas; pero el fantasma de Clitemnestra despierta a las durmientes Erinias, instándolas a que sigan persiguiendo a Orestes. La escena se traslada a Atenas. Cuando las Erinias localizan a Orestes en Atenas, Orestes ha abrazado a una pequeña estatua de Atenea como suplicante. Las Erinias lo rodean. La diosa aparece en escena y decide que un jurado de doce atenienses juzgue al suplicante. Las Erinias que aceptan que se realice un juicio y dicte sentencia, protestando no obstante por el hecho de se dicten leyes nuevas que impidan el castigo inmediato y sin contemplaciones de los crímenes de sangre.

Esta idea da una explicación mítica a un progreso social: la sustitución de la venganza por la justicia. De automática y sin miramientos en los inicios de la civilización, la justicia pasa a ser un instrumento para introducir la razón en los procesos de culpabilidad al tiempo que ha de ser administrada por un poder delegado de la comunidad.

Apolo actúa de abogado de Orestes mientras las Erinias actúan como abogado de la fallecida Clitemnestra. Las Erinias, diosas de la venganza de sangre, sostienen que, si no se condena a Orestes, en la ciudad cualquiera se sentirá libre de cometer cualquier tipo de acto por venganza propia. Apolo indica de que en un matrimonio el marido es más importante que la mujer (machismo del más puro) señalando que por que el hijo tiene la misma sangre que el padre que lo ha generado, tiene el derecho de vengarse, cortando así por fin la cadena de crimen, venganza, crimen,… mediante un juicio donde intervienen, jueces humanos y no la implacable venganza sin consideraciones de los dioses. Después del recuento, los votos son iguales en cada lado, pero Apolo convence a Atenea para que sea ella el voto de desempate. Atenea declara que en adelante los empates entre los jurados deben resolverse en beneficio del acusado, siendo Orestes absuelto, puesto que la misericordia debe prevalecer siempre sobre la severidad e insta a las Furias de que acepten su decisión. Las Erinias, increpan a Atenea por vulnerar viejas leyes; pero, al final se someten. Atenea entonces les da otro nombre, Euménides (Benevolentes), quienes se comprometen a mostrar su lado más benigno a Atenas. Las Erinias serán entonces honradas por los ciudadanos de Atenas para asegurar su prosperidad.

Hijos de la Noche (12) Ascálafo

Ascálafo es un demonio del inframundo que labraba en los huertos de Hades. Es famoso por reportar al dios que Perséfone había probado de las semillas de granada del infierno, Deméter enojada por impedir la libertad de su hija lo enterró debajo de una roca, transformado en la forma de un lagarto (aquí el mito se confunde con el de historia de Ascálabo, convertido en lagarto por Deméter cuando se mofó de ella).

Más tarde, Heracles lo liberó de esa prisión, pero la diosa o la propia Persefone lo transformó en búho. El búho era considerada la forma animal del dios Hades, así como el mochuelo o lechuza era pájaro de Atenea.

Su padres fueron el dios río Aqueronte, donde Hermes dejaba las almas para ser llevadas luego por Caronte a su destino final, pero varias diosas se les achaca el triste honor de ser su madre, entre ellas las ninfas infernales Orfne y Górgira. Górgira suele ser identificada con la diosa Estigia, una hija del Océano que circunda el inframundo, así como su padre circunda la tierra. Orfne, por otra parte, es equivalente a Nix, la diosa que mora donde siempre reina la noche.

Ovidio (Siglo I a.C. A I d.C) en sus Metamorfosis nos narra:

En la floresta, mientras Prosérpina (Persefone) juega, violas y cándidos lirios corta, y mientras con afán de niña canastos llena … casi a la vez fue vista, amada y raptada por Dis (Hades), hasta tal punto fue presuroso el amor. La diosa, aterrada, convoca afligida a su madre y a sus acompañantes…

La madre [Demeter tras descubrir que su hija está en el reino de Hades] … quedó suspendida y cual de piedra atónita largo tiempo, y cuando el dolor grave por su ausencia sacudido fue, con sus carros sale hacia las auras etéreas. Allí, nublado todo su rostro, ante Júpiter con los cabellos sueltos se detuvo enojada: —Por mi sangre he venido suplicante a ti, Júpiter (Zeus)—, dice, —y por la tuya; si ninguna es la estima de una madre, su hija a un padre mueva, y tu inquietud, suplicamos, más vil por ella porque de nuestro parto fue dada a luz. He aquí que buscada largo tiempo al fin yo a mi nacida he encontrado, si encontrar llamas a perder más ciertamente, o si a saber dónde está llamas encontrar. Que raptada fue, lo llevaremos, en tanto la devuelva a ella, puesto que no de un marido saqueador la hija tuya digna es, si ya mi hija no es—.

Júpiter tomó la palabra: —Común es prenda y carga esta hija para mí contigo; pero si sólo sus nombres verdaderos a las cosas de dar gustamos,  este hecho no es una injuria, sino es amor; y no sería  para nosotros este yerno una vergüenza, si tú sólo, divina, quisieras. Aunque faltara lo demás, cuánto este ser de Júpiter es hermano. … y no cede sino en su suerte a mí. Pero si es tan grande tu pena por su separación, volverá a subir Prosérpina al cielo, con una ley, aun así, cierta: si ningún alimento ha tocado allí con su boca…—.

Había dicho, mas para Ceres (Demeter) lo cierto era sacar a su nacida. No así los destinos (las Parcas) lo permiten, porque de sus ayunos la virgen se había liberado y mientras ingenua vagaba entre los cultivados huertos, una fruta carmesí arrancó de uno de esos arboles curvados, y cogiendo seis granos de su pálida corteza los apretó en su boca; y solo Ascálafo vió todo aquello,…

… Gimió hondo la reina del Erebo (Persefone), y al testigo una profana ave hizo, asperjada su cabeza con el agua del Flegetonte (río infernal de sangre hirviendo) con pico y plumas, y de grandes ojos la convirtió. Él, de sí privado, de pardas alas viste y su cabeza crece y encorva largas uñas, y apenas mueve esas plumas nacidas por sus inertes brazos y un feo pájaro se vuelve, nuncio del venidero luto, el indolente búho, siniestro presagio para los mortales.