Hijos de la Noche (1) Introducción – Genealogía

En la mitología griega, Nix o Nyx era la diosa primordial de la noche. También es llamada Nicte, y en los textos romanos que tratan este tema griego, su nombre se traduce como Nox.

Érebo (en latín Erebus) era un dios primordial, personificación de la oscuridad y la sombra, que llenaba todos los rincones y agujeros del mundo. También se le llamaba Skotos. Se decía que sus densas nieblas de oscuridad rodeaban los bordes del mundo y llenaban los sombríos lugares subterráneos.

Según Hesíodo, Nix y Erebo eran descendientes del Caos. En la versión de la tradición órfica se afirmaba que Érebo era hijo de Cronos (el tiempo) y de  Ananké; siendo Ananké (llamada en la mitología romana Necessitas (necesidad)) en esta tradición órfica, la madre de las Moiras y la personificación de la inevitabilidad, la necesidad, la compulsión y la ineludibilidad.

Ananké surgió de la nada al principio de los tiempos formada por sí misma como un ser incorpóreo y serpentino cuyos brazos extendidos abarcaban todo el universo. Desde su aparición Ananké estuvo entrelazada con su compañero, el dios del tiempo Cronos. Juntos rodearon el huevo primigenio de materia sólida (nacido de Nix y Erebo) en su enlace constrictivo y lo dividieron en sus partes constituyentes (tierra = Gaya/Gea, cielo = Urano y mar = Ponto), provocando así la creación del universo ordenado. Ananké era raramente adorada hasta la creación de la religión mistérica órfica. En esa tradición se la hacía hija de Hydros (el Océano primigenio) y Thesis (la primigenia Tetis) [se retoma la versión de Homero de que el Océano y Tetis son los padres de todas las cosas], Ananké fue madre, con Cronos, de Caos, Éter (la luz) y Érebo (las tinieblas), y de  Fanes (equivalente al  Eros primogénito).

***

El siguiente esquema resume a los hijos de la noche (Nix) [Versión Hesiodo], y los hijos de sus hijos, todos principales  descendientes de su unión con Érebo (dios primordial de las tinieblas)