Grandes Cuentos de Hadas (18) Barba Azul

Todas las esposas del rico y poderoso Barba Azul desaparecen misteriosamente. Cuando una muchacha desprevenida se casa con él, Barba Azul le advierte que no abra una de las puertas de la casa. ¿Qué habrá en esa habitación?… Si quiere sabe,…. puede leer el cuento a continuación:

Barba Azul destaca en los géneros de terror y misterio, horror y suspenso, y sigue siendo una fuente atractiva de la investigación de los narradores de cuentos, incluso cuando las imágenes de horror particular, siguen cambiando.

El cuento está plagado de simbolismo, la joven representa la imagen que se tiene en la cultura occidental de la mujer, esta historia recurrente ofrece un cuento moral sobre la importancia de la curiosidad de la mujer. Se trata de la necesidad de saber, de descubrir los secretos de otros, sus esqueletos en el armario; es la Eva tentada por la serpiente que prueba la fruta prohibida del árbol del conocimiento, causando de la expulsión del Paraíso; es Pandora sucumbe ante la curiosidad y abre el cofre donde están encerrados todos los males; es Psique ante la insistencias de sus hermanas traiciona la confianza de su misterioso amante; así a igual que sus antecesoras, la joven esposa de Barba Azul es tentada por curiosidad, su esposo pone a prueba su obediencia, la tienta con descubrir su oscuro secreto, así tener el conocimiento ha sido siempre peligroso, por ejemplo al hombre haber descubierto la naturaleza del átomo se ha puesto por primera vez a un paso de su propia destrucción.

En muchos sentidos, Barba Azul es la historia inversa de La Bella y la Bestia. Mientras que en la Bestia, la joven utiliza su compasión para romper la maldición de un hombre que es un monstruo en el exterior y un príncipe en el interior; en el Barba Azul, ella utiliza su curiosidad para romper la maldición de un hombre que aparentemente es un príncipe, pero que resulta ser un monstruo. En este cuento la heroína está casada con el maldito hombre, inconsciente se encuentra atrapada, irreversible e inevitablemente en un trágico destino.

En el Barba Azul tradicional de los cuentos populares se muestra el arquetipo de la mujer curiosa que dominó las películas de horror en los años setenta, ochenta y noventa. Las series más populares de la época se muestran como ejemplo de este hecho: Pesadilla en Elm Street (1984), Viernes Trece (1980), Halloween (1978), Alien (1979), Hellraiser (1986), The Texas Chainsaw Massacre (1974), Candyman (1992), Scream (1995), I Know What You Did Last Summer (1996), y The Ring (2002).

El género de horror requiere gritos, lágrimas y miedo. Es un género de la angustia, no de pretensiones de macho. En las películas de esa época los chicos machistas, vanidosos, materialistas o egoístas suelen ser los primeros en caer. Lo que es esencial en todos los protagonistas de terror es la humildad, astucia e ingenio, cosas ausentes en el prototipo de hombre. Los hombres son mucho más propensos a ser presentado como malignos psicópatas. Así la chica final, siempre terminaba como el único sobreviviente después de todos sus amigos eran derribados, fue la fuerza de su curiosidad la que le permitió entrar en los lugares espeluznantes y secretos, comprender la naturaleza del asesino, fantasma o monstruo, y al final encontrar la fortaleza para luchar contra el monstruo, o la destreza para escapar del peligro.

Mientras que la esposa de Barba Azul tuvo la ayuda de sus hermanos para rescatarla (respetando los cánones de la época), en los rescates de horror moderno la chica se convirtió en violenta, agresiva, una guerrera de gran capacidad. Aunque esta imagen ha ido cambiando en la última década, pasando progresivamente a la pareja, sobreviven un chico y una chica; Mulder y Scully en The X-Files, The Creeper (2002), los héroes son un dúo de hermano y hermana. En Wrong Turn (2003), un conjunto de jóvenes terminan en una carretera desierta de West Virginia que es presa de un trío de hombres caníbales, sólo Desmond, un joven médico, y Jessie, una chica universitaria sobreviven.

Hoy es el Chico Final quien resulta ser la víctima reacia y el héroe, ejemplos lo tenemos en Hostal (2005) y Saw (2004); en el genero de horror pasamos  de la chica indefensa y salvada por el héroe (cuentos clásicos), a la chica que se salva sola, pero también poco a poco se ha dejado la imagen del macho invencible para retomar la del héroe sufrido, la del Orfeo clásico que tras la perdida de su mujer baja a los infiernos para tratar de recuperarla infructuosamente, para ser destrozado y descuartizado finalmente en el bosque por sangrientas bacantes.

Es por ello que en nuestra adolescencia, tengamos un buen modelo de conducta sexual para construir nuestra forma de amar sea hombre o mujer, y así poder formar luego una pareja saludable. Barba Azul es un cuento de hadas acerca de lo que ocurre cuando esto no sucede por la ausencia o abuso por parte de un modelo de rol sexual. Hoy sin embargo, dada la naturaleza del cuento, ha perdido vigencia, como explicar a los niños que el trama central del cuento es que la curiosidad puede revelar cosas que no deseamos saber; las esposas descuartizadas no es una imagen que pueda ser llevada a audiencias infantiles, mejor nos quedamos con el mito de Pandora.

La Historia y su Origen

La historia según Charles Perrault implica la boda de una joven con un misterioso aristócrata viudo, de barba exótica (de color azul). Ella es casada con él, su familia asumió que le hacía un bien unirla a un hombre tan acaudalado. Él la lleva a su castillo pero debe hacer un viaje por negocios y le da las llaves de la casa, incluida la clave de una puerta que le prohíbe abrir.

La joven curiosa abre la puerta secreta. Dentro ella encuentra los cadáveres mutilados de sus ex esposas. Sorprendida, deja caer la llave en un charco de sangre, creando una mancha que no desaparece. El marido regresa sorpresivamente y demanda las llaves. Por supuesto, la llave manchada le indica dónde ha estado. Él permite ir a su cuarto a decir sus oraciones, mientras comienza a afilar sus cuchillos. Ella llama a su hermana para llame a sus hermanos, un par de mosqueteros. Los valientes hermanos llegan justo a tiempo para entrar en el castillo y matar monstruo marido.

Lo sorprendente es comprobar que la historia se basaba en hechos reales del siglo XV, los protagonistas no eran mujeres asesinadas, sino niños vilmente ejecutados por la mano de Gilles de Rais. Mariscal de Francia y gracias a su linaje familiar fue una de las mayores fortunas de Europa, llegando a tener más poder incluso que el propio rey francés Carlos VII

Cuando joven, Gilles de Rais lucho en la guerra de los Cien Años, donde desfogó su impulso criminal, llego a convertirse en escolta y protector de Juana de Arco, lo que le impulsó a obtener la distinción de mariscal de Francia con el privilegio de incorporar la flor de Lis a su escudo de armas. Después de la injusta muerte de la doncella de Orleans en la hoguera,  se desmarcó de cualquier sentimiento humano. Se entregó, por completo, a una vida de excesos y depravaciones, malgastando su patrimonio en excéntricas diversiones y convirtiéndose en un cruel asesino de niños, a los que secuestraba mediante engaño propio de los cuentos en sus castillos del Loira para luego someterles a las más despiadadas y crueles vejaciones y torturas. Se le lograron imputar 140 muertes, sin embargo, algunos investigadores elevan esta cifra a más de 200, incluso a 1.000

El propio Gilles confesaba en su juicio (bibliografía y referencia aquí):

Yo, Gilles de Rais, confieso que todo de lo que se me acusa es verdad. Es cierto que he cometido las más repugnantes ofensas contra muchos seres inocentes –niños y niñas- y que en el curso de muchos años he raptado o hecho raptar a un gran número de ellos –aún más vergonzosamente he de confesar que no recuerdo el número exacto- y que los he matado con mi propia mano o hecho que otros mataran, y que he cometido con ellos muchos crímenes y pecados.

Confieso que maté a esos niños y niñas de distintas maneras y haciendo uso de diferentes métodos de tortura: a algunos les separé la cabeza del cuerpo, utilizando dagas y cuchillos; con otros usé palos y otros instrumentos de azote, dándoles en la cabeza golpes violentos; a otros los até con cuerdas y sogas y los colgué de puertas y vigas hasta que se ahogaron. Confieso que experimenté placer en herirlos y matarlos así. Gozaba en destruir la inocencia y en profanar la virginidad. Sentía un gran deleite al estrangular a niños de corta edad incluso cuando esos niños descubrían los primeros placeres y dolores de su carne inocente.

Contemplaba a aquellos que poseían hermosa cabeza y proporcionados miembros para después abrir sus cuerpos y deleitarme a la vista de sus órganos internos y muy a menudo, cuando los muchachos estaban ya muriendo, me sentaba sobre sus estómagos, y me complacía ver su agonía…

Yo soy una de esas personas para quienes todo lo relacionado con la muerte y el sufrimiento tiene una atracción dulce y misteriosa, una fuerza terrible que empuja hacia abajo… Si lo pudiera describir o expresar, probablemente no habría pecado nunca. Yo hice lo que otros hombres sueñan. Yo soy vuestra pesadilla

Los comentarios están cerrados.