Fantasmas de Hollywood (6) El fantasma de Rodolfo Valentino

Rodolfo Valentino (1895 – 1926) fue un actor italiano. Su nombre verdadero era Rodolfo Pietro Filiberto Raffaelo Guglielmi di Valentina. Conocido en inglés como ‘Rudolph Valentino‘. Niño mimado y problemático. Mal estudiante, solía saltarse las clases; siempre que podía, era incapaz de encontrar un trabajo y sus tíos decidieron enviarlo a Estados Unidos para buscar suerte allí.

En 1913, Valentino se trasladó a Nueva York a buscar fortuna. Después de dilapidar su dinero como de costumbre, pasó un tiempo viviendo en las calles y trabajando como jardinero, camarero, bailarín y gígolo; lo que termino en divorcios (de otros) y en una rica heredera asesinando a su marido. Para escapar del escándalo Valentino decidió mudarse a Hollywood y se cambió el nombre de Rodolfo Guglielmi a Rodolfo Valentino, en parte para dejar atrás lo sucedido con la heredera chilena y en parte porque a los americanos les habría resultado imposible pronunciar lo de ‘Guglielmi’.

Sus primeros papeles fueron de villano o gángster. El joven italiano era todo lo contrario al actor ‘de moda’ por entonces, pálido, ojiazulado, étnicamente americano. Finalmente llamó la atención de los productores y guionistas que lo convertirían en el Latin Lover.

Su vida seguirá entre amantes (de ambos sexos), escándalos y excesos hasta terminar en 1926 con la peritonitis que empezó a extenderse por su cuerpo. Murió a la edad de 31 años. Se dice que su repentina muerte causó los suicidios de algunas admiradoras.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

La carrera de Rodolfo Valentino, el ídolo romántico del cine silente, fue tronchada demasiado temprano cuando murió a los 31 años por complicaciones de una úlcera. Y después de su muerte, empezó a vagar por los terrenos de su casa “Falcon’s Lair”, por los pasillos y por su habitación. Se le vio asomado a una ventana del segundo piso y uno de los trabajadores del establo renunció, cuando se le apareció acariciando a su caballo predilecto.

Valentino sale también en su casa de la playa, flotando en el departamento de vestuario de los estudios Paramount, sobre las pasarelas del Estudio 5 y últimamente cerca de su tumba en el Hollywood Forever Memorial Park.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original): Rodolfo Valentino

Los comentarios están cerrados.