Los animales del zodiaco chino

El estudio de los astros fue vital para todas las antiguas civilizaciones; conocer cuando sembrar y cuando cosechar era de importancia vital si se quería sobrevivir; así cielo y tierra se unieron en una danza que dio luego origen a pensar que en las estrellas estaba escrito no sólo los momentos del año en los cuales acometer ciertas tareas, sino también el destino de los reyes (que estaba asociado a las naciones que conducían) y por extensión luego a todos los hombres; surgiendo así la astrología.

Aunque hubo y hay varios sistemas astrológicos, hay dos que destacan, el occidental y el chino. La astrología occidental, tal como la conocemos, nació en Babilonia hace más de cinco milenios. Se trataba de una mezcla de religión, ciencia y creencias. La parte científica estudiaba la evolución de los astros a lo largo del tiempo, y detectaba y determinaba la concurrencia de ciertos eventos. La parte religiosa intentaba determinar relaciones entre los eventos cósmicos y los sucesos terrenales como la caída de reyes o resultados de batallas. Los egipcios, mejoraron la medición e incluían los ángulos relativos y no sólo las coincidencias de los planetas y astros; su pasó por Grecia y Roma darían la leyenda que hoy asociamos a cada signo. Y aunque ya en la Roma imperial se le asociaba con superchería, hubo que esperar a que la Iglesia Cristiana la asociara al paganismo para condenar su rechazo. Algo que no se logró ya que hoy en día todo periódico local, nacional o revista publica el horóscopo diario, semanal, mensual o anual de toda la población occidental

El horóscopo occidental se basa en la posición del sol a lo largo de la elíptica y el signo que atraviesa en ese momento del año; (algo no muy cierto en virtud de la precesión elíptica, pero eso es astronomía que no viene al caso discutir aquí). Si se revisan las constelaciones actuales hay según los astrólogos doce signos equidistantes entre si; cosa no muy cierta tampoco en la astronomía ya que modernamente los signos no ocupan la misma extensión en los cielos y otras constelaciones, como la de Ofiuco (el serpentario) atraviesa la zona zodiacal; pero como el trece nunca a sido muy bien visto en occidente, dejamos sólo doce.

En China surge un nuevo tipo de zodiaco; los cinco planetas visibles (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno) son asociados a los cinco elementos chinos (agua, metal, fuego, madera y tierra) y combinados en un ciclo de doce años (no meses como en occidente), donde cada año es representado por un animal distinto; generando ciclos de sesenta años (5×12=60).

El por qué y cuáles animales forman parte del zodiaco chino (a diferencia de las leyendas individuales para cada signo en occidente) es relatado en la siguiente historia.

Cuenta la leyenda que Buda, antes de su muerte, decidió dar sus mejores dones a los animales de la creación, pero el Emperador de Jade lo convenció para que realizara una carrera entre los animales, para determinar quienes serían merecedores de esos regalos, la carrera seria a través de un bosque, de varias llanuras, prados y finalmente cruzando un río antes de llegar al punto de destino para que nadie tuviese ventaja sobre otro, el premio seria repartido para los doce primeros animales en llegar.

Al enterarse los animales se emocionaron mucho; otros, como las vacas, se preocuparon por perder, por ello pidieron ayuda a sus parientes más fuertes. El ganado le pidió a un buey que los representara, así uno de los premios estaría seguro dentro de la familia bovina.

El gato y la rata, grandes amigos y pésimos nadadores, planeaban como ser los primeros en llegar.

La carrera empezó, la rata y el gato llevaron la delantera seguidos de cerca por el búfalo, al llegar al río le suplicaron ambos al tercero que por favor los cargara en su lomo, al ser el buey noble y bonachón accedió. Pero al darse cuanta la rata de que solo podría haber un primer ganador empujo a su amigo, el gato, al agua y luego salto del lomo del búfalo a la orilla ganando el primer puesto.


El búfalo llego segundo, luego de la rata.


Después del búfalo llego el fuerte tigre jadeante y exhausto, que lucho contra las corrientes con su enorme fuerza, ganando el tercer puesto.


El cuarto en llegar fue el conejo, quien saltando sobre troncos que flotaban en el río logró llegar a la orilla.


El quinto en llegar fue el dragón, que a pesar de poder volar se retraso porque estaba creando lluvia para ayudar a la gente en sus campos y cuando estaba llegando a la meta vio al pobre conejo aferrado a un tronco y soplando con su poderoso aliento le ayuda a llegar a la orilla.


Al poco rato llegó el caballo galopando, pero al ver a la serpiente se asusto tanto que se cayó al agua de nuevo, por ello la serpiente gano el sexto lugar y el caballo el séptimo.


La oveja, el mono y el gallo decidieron ayudarse mutuamente para cruzar la orilla, el gallo construyó una balsa para los tres, la oveja y le mono remaron y consiguieron llegar a la orilla, la oveja ganó el octavo lugar por desembarcar primera, luego siguió el mono y finalmente el gallo.


El undécimo animal en llegar fue el perro, a pesar de ser el mejor nadador se retrasó porque durante la carrera se ensucio mucho, así que se dio un tiempo para bañarse en el río antes de seguir adelante.


Después del perro se escucho un gruñido, detrás de él venia un cerdo que se demoró en la carrera porque esta le dio mucha hambre y por el camino se fue a dar un banquete con las frutas que hallaba, por ello se quedo dormido a la mitad de la carrera.


El último animal en llegar fue el pobre gato, mojado y casi ahogado, pero como la carrera ya había concluido no gano ningún puesto, ni premio, desde entonces el gato teme al agua y es enemigo natural de la traicionera rata.

La versión anterior tiene algunas variantes, sobre todo en Japón; entre las más importantes tenemos: los bobinos seleccionaron al Bufalo (que sabía nadar) como su representante y no al Buey. El último en llegar es un Jabalí, que al ver a su primo el cerdo dormir tras su comilona tomo su lugar. No hay diferencia en oriente entre conejo y liebre que son usadas indistintamente. El carnero (macho de la oveja) a veces ocupa el lugar de su compañera, en otros cuentos es reemplazado por la cabra.

En la versión vietnamita el gato ocupa el lugar del conejo; aun así tampoco perdona a la rata por tirarlo al agua. En otras versiones la rata es encargada de dar el mensaje y le dice a todos menos al gato o le da a este la fecha errada; incluso esta la versión que siendo amigos el gato le pide que en la mañana de la carrera lo despierte, ya que es muy dormilón, pero la rata con los nervios por ir a la carrera se olvida de despertar a su amigo.

 

_____________________________

Para más referencia de la historia puede consultar: aquí y aquí.

Fantasmas de Hollywood (1) El fantasma de Errol Flynn

Errol Leslie Thomson Flynn (1909 – 1959) fue un famoso actor australiano-estadounidense, conocido por sus personajes idealmente románticos y clásicos. Ya desde niño mostró una personalidad hiperactiva, indisciplinada, muy impulsiva y aventurera, siendo incluso expulsado por indisciplinado de tradicionales escuelas británicas.

En América, fue atraído por el teatro de entre todas las opciones artísticas que barajó y comenzó a actuar en varias obras hasta que fue descubierto por un cazatalentos de la Warner Bros. Su innegable atractivo, atributos físicos de sobra y una personalidad histriónica y desbordante, fueron una poderosa mezcla para la pantalla grande; donde se consagró en papeles de aventurero, galán y héroe ideal, cuya hombría atraía y embrujaba a la bella dama necesitada de ayuda y protección.

Protagonizó además muchas reyertas entre bastidores debido a su personalidad indomable, recalcitrante, desafiante y desbordante que se sobreponía a la de otros actores. Fue blanco de muchas envidias y aprensiones masculinas por su notable capacidad de conquista femenina, a tal extremo que muchos de sus conocidos evitaban presentarle a sus novias o esposas.

De este modo, le levantaron muchas calumnias tales como el ser pronazi u homosexual. El escándalo llegó a su vida en el año 1940, cuando fue juzgado en un publicitado juicio y absuelto por violación de una jovencita a bordo de un yate.

Su vida personal fue muy turbulenta y disipada. Contrajo tres veces matrimonio. Pero su vida privada al igual que la publica fue un continuo de escándalos de faldas, pleitos, bullangueríos disipados y persecución de acreedores.

Para finales de los 50, ya estaba minado física, económica y espiritualmente, corrompido por los excesos con las drogas y el alcohol, se retiró prácticamente en la ruina y acuciado por el fisco, falleciendo de un infarto cardíaco prematuramente a los cincuenta años.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

En 1941, Errol Flynn, compró 11,5 acres en las lomas de Mulholland Drive y fabricó la casa de sus sueños, una mansión de dos pisos con un bar espectacular y una piscina redonda de fondo negro… ¡ideal para fiestas! Allí, él y sus invitados vivieron la dolce vita hasta 1959, en que Errol tuvo que cederle la casa a su primera esposa para cubrir las pensiones atrasadas. Para entonces, los excesos habían destruido su salud y el actor murió ese mismo año, acabado de cumplir los 50.


En 1977, después de 18 años y otro dueño, el ídolo de la música rock, Ricky Nelson, adquirió la propiedad para él, su esposa y sus cuatro hijos. Pero se sentía, algo inquietante en el ambiente, y las compañeras de colegio de su hija mayor, Tracy, no querían dormir allí después de las pijamadas, porque “había una presencia que les inspiraba miedo”, decían ellas. Ricky y su esposa empezaron a tener problemas con su matrimonio, sus carreras y las drogas… A principios de los 80, Christy se fue con los tres varones y Tracy se quedó con su papá.

—Una noche—, recuerda Tracy, —llegué del trabajo, todo estaba muy oscuro, pero miré hacia el comedor y vi que la luz estaba encendida. Había un hombre parado allí, y pensé que mi papá había llegado de uno de sus viajes. Tracy lo llamó, pero no hubo respuesta, y cuando entró no había nadie. Entonces, sonó el teléfono y era su padre avisándole que no lo esperara hasta el día siguiente. Tracy le contó enseguida lo que acababa de ver y Ricky replicó con la mayor naturalidad: —Ese debe ser Errol—.

Al día siguiente, la joven llegó antes del anochecer y subió directo a su cuarto. Todo parecía tranquilo, pero a los pocos minutos sintió un ruido que venía del piso de abajo, como si alguien entrara bruscamente, y luego, como si estuvieran rompiendo sillas y cristales, y estrellando contra la pared los discos de oro que había ganado su padre. —Estaba espantada. Me escondí en el clóset para esperar a que cesara—. Tracy bajó más tarde, y no había rastro de discos, cristales ni muebles rotos, pero sí algo —anormal—: las luces de la casa se habían encendido misteriosamente… Y Tracy se mudó.

Una noche, Ricky y su novia la llamaron a su apartamento para contarle que habían sentido el mismo fenómeno que ella. Ricky Nelson vivió en la casa de Mulholland dos años más, hasta su muerte en un accidente de aviación. Tracy sigue creyendo que estos incidentes fueron una advertencia sobre la tragedia que le esperaba a su padre… Ricky murió a los 46 años, a destiempo, igual que Errol Flynn.

Con su muerte, la casa quedó vacía y oscura. Una noche, una pandilla entró y asesinó a una niña en la sala y un fuego misterioso quemó la mitad de la casa. Las ruinas fueron derribadas… y los 11,5 acres de Errol se vendieron por lotes.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original): Errol Flynn

Fantasmas de Hollywood (2) Los fantasmas en la casa de Bessie Love

Bessie Love (1898 – 1986) fue una actriz cinematográfica estadounidense que consiguió la fama principalmente debido a su trabajo en el cine mudo y en los inicios del sonoro. Pequeña y atractiva, solía interpretar a jóvenes inocentes, sanas y poco convencionales. Aunque Love fue capaz de hacer con éxito la transición del cine mudo al cine sonoro en la década de los veinte del siglo pasado; para inicios de la década siguiente su carrera declinaba, y termino sus días entre Inglaterra y USA principalmente; ayudado a la Cruz Roja e interpretado de tanto en tanto algún papel menor en teatro, cine y televisión.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

En una visita a Los Angeles en 1976, Bessie Love estrella del cine silente y el cine sonoro), le enseñó a un amigo la primera casa que compró en la exclusiva zona de Laurel Canyon y que tuvo que vender porque estaba embrujada.

—Cuando acababa de comprar la casa, me advirtieron que tenía una maldición y que no me mudara—, le dijo a su amigo, y le contó la historia de Tiburcio Vásquez.

Este hombre, que para unos era un bandido y para otros un Robín Hood, estuvo más de 20 años robándoles a los residentes del Laurel Canyon que, según él, se habían apropiado de tierras mexicanas. Cuando se corrió que Tiburcio y su pandilla escondían el botín en la zona, muchos se lanzaron a ver si lo encontraban. Dos de ellos fueron sorprendidos por Tiburcio en el terreno donde se construiría la casa de Bessie más de 50 años después, los mató allí mismo y maldijo sus espíritus… que hoy siguen vagando por allí.

Cuando le contaron la historia de Tiburcio, Bessie tenía 20 años (1918) y no creía en fantamas, así que se instaló en su nueva casa. Poco a poco fue notando “cosas raras”: susurros, puertas que se abrían y cerraban, problemas eléctricos extraños; y luego, voces de hombre y espacios helados. Bessie trataba de ignorar estos fenómenos, hasta que una noche la despertó una amiga que dormía en la sala, gritando que había oído la voz de un hombre y había visto su fantasma atravesar la pared y dirigirse a la cocina. Lo describía como una figura transparente tratando de ajustarse un sombrero de cowboy. Bessie no llegó a ver al fantasma, pero decidió vender la casa.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original):  Bessie Love

Publicado en fantasmas | Etiquetado | Comentarios desactivados en Fantasmas de Hollywood (2) Los fantasmas en la casa de Bessie Love

Fantasmas de Hollywood (3) Lucille Ball y la mansión del 1110 de North Roxbury Drive

Lucille Désirée Ball Morton (1911- 1989), fue una actriz cómica estadounidense. Gracias a la serie de televisión “I Love Lucy” se convirtió en una de las estrellas más populares de los Estados Unidos.

En 1925 decidió ingresar en una escuela de arte dramático. Ahí coincidió con otra futura estrella, la actriz Bette Davis. Ball dejó la escuela pocos días después de ingresar ya que su profesor consideró que era demasiado tímida y que no tenía futuro en la interpretación.

En 1930 se fue a vivir a la ciudad de Nueva York donde se convirtió en modelo. En 1933 se trasladó a Hollywood y apareció en diversos filmes como bailarina o actriz secundaria en pequeños papeles; llegando a ser conocida como «la reina de las películas de serie B»; que eran películas realizada con bajo presupuesto y actores principiantes no reconocidos o en decadencia; la clasificación se siguió usando y se asocia comúnmente a producciones de baja calidad.

En 1940 se casó con el músico cubano Desi Arnaz. El éxito le llegó en 1948 con un programa de radio llamado “My favorite husband” (Mi esposo favorito) que terminó convirtiéndose en un programa de televisión con el nombre de “I love Lucy” en el que trabajaba junto a su marido Desi Arnaz. La serie fue un éxito y estuvo en pantalla desde 1951 hasta 1957. Gracias a esta popularidad, volvió al cine con desigual fortuna, principalmente en comedias. Además, intervino en dos series más de televisión “The Lucy show” y “Here’s Lucy“.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

En 1954, “I Love Lucy” ocupaba el primer lugar en la televisión norteamericana, y los estudios Desilu empezaban a competir con los de la Paramount y MGM. Lucille Ball y Desi Arnaz eran felices y multimillonarios. Él quería retirarse a su “ranchito”, y ella seguir trabajando, y se antojó de la mansión del 1110 de North Roxbury Drive, donde tenían de vecinos a James Stewart y Esther Williams; pero Desi no se sentía bien allí. Ese fue el principio de su divorcio.

Lucy murió en su casa de Roxbury en abril de 1989. Mucho tiempo después, los nuevos dueños decidieron derribarla, y un amigo de ella que pasaba por allí, se detuvo para ver el interior del cuarto de Lucy desde afuera. Cerca de él, una mujer contemplaba tristemente lo que quedaba de la casa. Era alta, delgada, pelirroja… la mujer se volvió hacia él por un momento y él quedó paralizado, ¡era el espíritu de Lucy que no había podido desprenderse de la casa que tanto amó! El amigo nunca había visto un fantasma ni ha vuelto a verlo. y no quiere que se sepa su nombre. Pero siguió contando: —Se veía desorientada y confundida. Luego se fue alejando, dobló por la esquina sur de la casa, hasta que desapareció delante de mis ojos—.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original): Lucille Ball

Fantasmas de Hollywood (4) El fantasma de Marilyn Monroe

Marilyn Monroe (1926 – 1962), nacida como Norma Jeane Mortenson y bautizada como Norma Jeane Baker, fue una modelo y actriz de cine estadounidense. Con el paso del tiempo, llegó a ser una de las actrices más famosas de Hollywood y uno de los principales símbolos sexuales de todos los tiempos.

Comenzó su carrera como modelo fotográfica y a partir de 1946 comenzó a interpretar pequeños papeles en películas de bajo presupuesto. Su reconocimiento mundial comenzó a desarrollarse después de que protagonizara el musical “Los caballeros las prefieren rubias” (1953) y apareciera en el número inaugural de la revista Playboy. Interpretó papel principal en comedias, y gracias al éxito taquillero de estas películas, comenzó a ser considerada como una de las actrices más rentables de la industria cinematográfica.

Fue considerada una de las mujeres más atractivas de la historia del séptimo arte. Estuvo casada con el jugador de béisbol Joe DiMaggio, en 1954, y luego con el dramaturgo Arthur Miller, entre 1956 y 1962. Monroe falleció el 5 de agosto de 1962 a causa de una sobredosis de barbitúricos, en circunstancias nunca esclarecidas. La primera hipótesis que barajó la justicia estadounidense fue la de suicidio, pero ésta nunca pudo ser corroborada.

El 8 de agosto, Joe DiMaggio, realizó el funeral en privado. Lee Strasberg pronunció las siguientes palabras de despedida: «No puedo decirle adiós a Marilyn, nunca le gustaba decir adiós. Pero, adoptando su particular manera de cambiar las cosas para así poder enfrentarse a la realidad, diré ‘hasta la vista’. Porque todos visitaremos algún día el país hacia donde ella ha partido». Sus restos se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, California.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

Los biógrafos de la actriz Marilyn Monroe coinciden en que durante su paso por la vida, la actriz demostró un interés profundo en los fenómenos paranormales y mantuvo sus contactos con astrólogos y psíquicos hasta el final. —Cada vez que Marilyn necesitaba consejos psíquicos y ayuda espiritual, venía a verme, y eso ocurrió Dios sabe cuántas veces antes de su tránsito a la otra vida, en 1962—. comenta el psíquico Kenny Kensington.

Hoy todo indica que el interés en lo oculto de la actriz de Los caballeros las prefieren rubias continuó más allá de la muerte. Muchos dicen haber visto su fantasma en el Hollywood Roosevelt Hotel, donde se alojaba a menudo y su imagen se ve reflejada en el espejo que colgaba en su suite al lado de la piscina, y que hoy se encuentra en el lobby junto a los elevadores. Su espíritu aparece también flotando cerca de su tumba en Westwood Memorial Cemetery. y vagando por el apartamento donde pasó sus últimos días.

En 1999, cuando la casa de subastas Christie’s abrió una exposición del contenido de este apartamento, se comentó en New York, que el espíritu de su segundo esposo, Joe DiMaggio, estaba presente. Por esos días apareció en la prensa: “Más de un espíritu ronda la exhibición de Christie ‘s en el Rockefeller Plaza. El fantasma de Marilyn no se mueve de allí. En la noche se ve suplicando entre gemidos que no vendan su ropa”.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original): Marilyn Monroe