Fantasmas de Hollywood (2) Los fantasmas en la casa de Bessie Love

Bessie Love (1898 – 1986) fue una actriz cinematográfica estadounidense que consiguió la fama principalmente debido a su trabajo en el cine mudo y en los inicios del sonoro. Pequeña y atractiva, solía interpretar a jóvenes inocentes, sanas y poco convencionales. Aunque Love fue capaz de hacer con éxito la transición del cine mudo al cine sonoro en la década de los veinte del siglo pasado; para inicios de la década siguiente su carrera declinaba, y termino sus días entre Inglaterra y USA principalmente; ayudado a la Cruz Roja e interpretado de tanto en tanto algún papel menor en teatro, cine y televisión.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

En una visita a Los Angeles en 1976, Bessie Love estrella del cine silente y el cine sonoro), le enseñó a un amigo la primera casa que compró en la exclusiva zona de Laurel Canyon y que tuvo que vender porque estaba embrujada.

—Cuando acababa de comprar la casa, me advirtieron que tenía una maldición y que no me mudara—, le dijo a su amigo, y le contó la historia de Tiburcio Vásquez.

Este hombre, que para unos era un bandido y para otros un Robín Hood, estuvo más de 20 años robándoles a los residentes del Laurel Canyon que, según él, se habían apropiado de tierras mexicanas. Cuando se corrió que Tiburcio y su pandilla escondían el botín en la zona, muchos se lanzaron a ver si lo encontraban. Dos de ellos fueron sorprendidos por Tiburcio en el terreno donde se construiría la casa de Bessie más de 50 años después, los mató allí mismo y maldijo sus espíritus… que hoy siguen vagando por allí.

Cuando le contaron la historia de Tiburcio, Bessie tenía 20 años (1918) y no creía en fantamas, así que se instaló en su nueva casa. Poco a poco fue notando “cosas raras”: susurros, puertas que se abrían y cerraban, problemas eléctricos extraños; y luego, voces de hombre y espacios helados. Bessie trataba de ignorar estos fenómenos, hasta que una noche la despertó una amiga que dormía en la sala, gritando que había oído la voz de un hombre y había visto su fantasma atravesar la pared y dirigirse a la cocina. Lo describía como una figura transparente tratando de ajustarse un sombrero de cowboy. Bessie no llegó a ver al fantasma, pero decidió vender la casa.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original):  Bessie Love

Los comentarios están cerrados.