Fantasmas de Hollywood (3) Lucille Ball y la mansión del 1110 de North Roxbury Drive

Lucille Désirée Ball Morton (1911- 1989), fue una actriz cómica estadounidense. Gracias a la serie de televisión “I Love Lucy” se convirtió en una de las estrellas más populares de los Estados Unidos.

En 1925 decidió ingresar en una escuela de arte dramático. Ahí coincidió con otra futura estrella, la actriz Bette Davis. Ball dejó la escuela pocos días después de ingresar ya que su profesor consideró que era demasiado tímida y que no tenía futuro en la interpretación.

En 1930 se fue a vivir a la ciudad de Nueva York donde se convirtió en modelo. En 1933 se trasladó a Hollywood y apareció en diversos filmes como bailarina o actriz secundaria en pequeños papeles; llegando a ser conocida como «la reina de las películas de serie B»; que eran películas realizada con bajo presupuesto y actores principiantes no reconocidos o en decadencia; la clasificación se siguió usando y se asocia comúnmente a producciones de baja calidad.

En 1940 se casó con el músico cubano Desi Arnaz. El éxito le llegó en 1948 con un programa de radio llamado “My favorite husband” (Mi esposo favorito) que terminó convirtiéndose en un programa de televisión con el nombre de “I love Lucy” en el que trabajaba junto a su marido Desi Arnaz. La serie fue un éxito y estuvo en pantalla desde 1951 hasta 1957. Gracias a esta popularidad, volvió al cine con desigual fortuna, principalmente en comedias. Además, intervino en dos series más de televisión “The Lucy show” y “Here’s Lucy“.

Cuenta María Elena Cros lo siguiente:

En 1954, “I Love Lucy” ocupaba el primer lugar en la televisión norteamericana, y los estudios Desilu empezaban a competir con los de la Paramount y MGM. Lucille Ball y Desi Arnaz eran felices y multimillonarios. Él quería retirarse a su “ranchito”, y ella seguir trabajando, y se antojó de la mansión del 1110 de North Roxbury Drive, donde tenían de vecinos a James Stewart y Esther Williams; pero Desi no se sentía bien allí. Ese fue el principio de su divorcio.

Lucy murió en su casa de Roxbury en abril de 1989. Mucho tiempo después, los nuevos dueños decidieron derribarla, y un amigo de ella que pasaba por allí, se detuvo para ver el interior del cuarto de Lucy desde afuera. Cerca de él, una mujer contemplaba tristemente lo que quedaba de la casa. Era alta, delgada, pelirroja… la mujer se volvió hacia él por un momento y él quedó paralizado, ¡era el espíritu de Lucy que no había podido desprenderse de la casa que tanto amó! El amigo nunca había visto un fantasma ni ha vuelto a verlo. y no quiere que se sepa su nombre. Pero siguió contando: —Se veía desorientada y confundida. Luego se fue alejando, dobló por la esquina sur de la casa, hasta que desapareció delante de mis ojos—.

__________________________

Fuente (texto original): Revista Vanidades – Año 48 – Número 7 – pag 66-69 -Venezuela – 2009

Otras fuentes (texto original): Lucille Ball

Los comentarios están cerrados.