Mothman – El hombre polilla

El Mothman es un ser críptico, denominado en español “hombre-polilla“, y cuya aparición, según las leyendas de Estados Unidos, suele estar asociada con futuras catástrofes personales o generales. El hombre-polilla no sólo entra en los estudios de la criptozoología; sino que su presencia parece coincidir con el avistamiento de luces en el cielo, entrando también en los terrenos de la ufología.

Entre las historias más relatadas sobre el Mothman destacan los hechos en West Virginia, ocurridos entre noviembre y diciembre de 1966. Pero los hechos en el lugar se remontan a unos seis años más atrás y son narrados como sigue:

No tan visible, pero con una forma humana bien definida, fue la figura que se plantó en medio de una carretera, frente a una mujer que acompañaba a su padre en West Virginia (Estados Unidos) en 1960 o 1961. Al acercarse, la mujer redujo la marcha de su coche. Los dos atemorizados testigos pudieron ver que la figura era mucho mayor que la de un hombre. La conductora del coche explicó lo que sucedió a continuación:

«A su espalda se desplegaron unas alas que prácticamente llenaron toda la carretera. Casi parecía un pequeño avión. Entonces despegó rápidamente… desapareciendo de nuestra vista en pocos segundos. Los dos nos quedamos aterrorizados. Pisé el acelerador y me apresuré a alejarme de allí. Hablamos de lo sucedido y decidimos no contarle nada a nadie. ¿Quién iba a creernos?»

Es verdad, ¿quién? Aunque ella no lo supiera, esta mujer fue probablemente la primera persona que vio a un ser alado al que más tarde se apodó el «hombre-polilla», y que a finales de 1966 realizó frecuentes apariciones en una zona de West Virginia llamada Point Pleasant.

Los primeros que vieron al ser fueron dos matrimonios jóvenes, los señores Scarberry y Mallette. El 15 de noviembre, ya entrada la noche, atravesaban en automóvil la «zona TNT», donde había una fábrica de explosivos utilizada en tiempo de guerra y ya abandonada. Al pasar ante una antigua central eléctrica, observaron en la oscuridad dos círculos de un color rojo brillante, que parecían ojos. Al moverse los círculos, las dos parejas pudieron ver una figura de forma humana, de una altura entre 1,8 y 2 metros, de color grisáceo y con grandes alas. Se desplazaba caminando sobre dos piernas.

Roger Scarberry, que iba al volante, describió un brusco viraje con el coche para alejarse de allí, cosa que hicieron a considerable velocidad. Sin embargo, pudieron ver a la criatura, o a otro ser similar, de pie junto a la carretera; al pasar ellos, la criatura desplegó sus alas de murciélago e inició su persecución. Aunque aceleraron hasta alcanzar los 100 km/h, el «ave» se mantuvo a su altura… sin batir las alas. La señora Mallette lo oyó chillar «como un gran ratón». Cuando explicaron su experiencia en la oficina del sheriff, éste pudo comprobar que estaban aterrorizados y les acompañó hasta la zona TNT, pero no vieron ningún hecho extraño.

Esta historia fue objeto de publicidad, y Point Pleasant se convirtió inmediatamente en foco de atención para los cazadores de monstruos. Hombres armados registraron la zona TNT, pero no encontraron a su presa. Sin embargo, el hombre-polilla seguía merodeando por allí, ya que el 16 de noviembre, al atardecer, se apareció a la señora Marcella Bennett, que se disponía a visitar a unos amigos que vivían en la zona. Estaba sentada en su coche aparcado cuando advirtió la presencia de una figura en la semioscuridad.  Señala Bennett:

«Pareció como si hubiese estado tendido en el suelo. Se levantó lentamente. Era una cosa enorme y gris. Mayor que un hombre. Con unos terribles ojos resplandecientes y rojos».

Al igual que las dos parejas de la noche anterior, la señora Bennett se sintió hipnotizada por los rojos ojos del hombre-polilla. Mientras ella lo miraba, un amigo la cogió, junto con su hija de corta edad, y las arrastró hacia su casa.

El 25 de Noviembre, en un campo de cultivos, Thomas Ury pudo ver, a las 7:15 de la mañana cuando se dirigía a su trabajo, una figura humana de color grisáceo, elevándose verticalmente desde el suelo y abalanzándose contra el auto. Ury aterrorizado aceleró , pero la bestia lo estuvo siguiendo, circunvalando el vehículo, como si jugara, durante varios kilómetros.

Pilotos pertenecientes a la base militar cercana de Galípolis, el día 4 de diciembre tuvieron “el placer” de observar al monstruo maniobrando y planeando sobre el río, pudieron calcular que iba a unos 100 metros de altura y a casi 100 km/h, le siguieron con sus aviones con la intención de fotografiarlo pero no pudieron ya que el ser desapareció en uno de sus movimientos cerca de un espeso bosque.

Durante los días siguientes, numerosas personas vieron al hombre-polilla… o creyeron haberlo visto. Nunca sabremos cuántas de estas visiones fueron causadas por el “contagio” de las historias publicadas por la prensa. ¿Que clase de animal era esta criatura? ¿Sería un producto de la naturaleza o un invención humana? ¿Que podría haber buscado en una abandonada bodega de explosivos? Tal vez nunca lo sepamos.

Lo que si es seguro son los hechos que ocurrieron un año después, tras más de 100 apariciones del Mothman y la presencia de luces en el cielo; algunos creyeron que el Mothman estaba allí para alertarles de algo, pero nadie supo de qué hasta un año después, antes de la Navidad del año de 1967.

El Silver Bridge era un puente construido hacia casi 40 años y el 15 de diciembre de 1967, sucedió el gran desastre. Por la gran cantidad de tráfico que circulaba por ser época festiva, el puente colapso inevitablemente. Murieron más de cuarenta y seis personas en el desastre, al sumergirse sus coches en las aguas heladas del río Ohio justo antes de la puesta de sol. El mayor desastre ocurrido jamás en Point Pleasant, un pueblo con menos de 6.000 habitantes. Tras el terrible hecho de la caída del puente que dejó centenares de muertos; no se volvió a tener más vistas de este ser, era como si todos hubieran decidido no hablar más del asunto. Y aunque la explicación se fundamenta en que el acero del viejo puente se rompió por el desgaste y la antigüedad, muchos afirman haber visto luces parpadeantes en el cielo del atardecer por encima del puente, justo antes de que se derrumbara.

El escritor John Keel se trasladó a la zona de Point Pleasant para investigar por su cuenta y, entre las diversas informaciones que reunió, estableció que el hombre polilla medía entre 1,5 y 2 metros de altura, que era de color gris o pardo, y con forma humana pero sin brazos ni cabeza. Tenía unos ojos rojos, brillantes y luminosos, allí donde se encuentran los hombros de una persona normal. Las alas se plegaban hacia atrás, y su envergadura era de unos 3 metros. La mayoría de estas visiones tuvieron lugar en noviembre y diciembre de 1966, y seguidamente el hombre-polilla desapareció. En 1975 John A. Keel escribió The Mothman Prophecies, una novela basada en los hechos que fue llevada al cine en 2002, con el nombre de Mothman: La Última Profecía, dirigida por Mark Pellington y protagonizada por Richard Gere.

En la novela John Klein es un reportero de Washington, D.C. cuya vida cambia súbitamente cuando él y su esposa, Mary, tienen un accidente automovilístico. Aunque ella sufre de una herida no mortal, su tomografía muestra un tumor cerebral que provoca poco después su muerte. Luego John descubre una colección de dibujos, hechos por Mary, de una criatura extraña que ella vio la noche del accidente. Dos años después, John se extravía e inexplicablemente arriba al pequeño pueblo de Point Pleasant, en West Virginia. Pronto se inmiscuye en las historias personales de los residentes y en una cadena de misteriosos eventos, pues los pueblerinos reportan extraños encuentros supernaturales, junto con luces raras. Con la ayuda de la alguacil Connie Mills, John comienza a investigar y determina un vínculo entre una criatura aparentemente supernatural conocida como Mothman (hombre polilla) y cuyas apariciones parecen predecir eventos desastrosos. Mothman se convierte en una obsesión personal para John Klein y trata de converse a todos que una tragedia espera al pequeño pueblo.

Otras referencias en la historia

Lo sorprendente del asunto, es que al parecer hay muchos registros sobre posibles Mothman en la historia, sobre todo en las antiguas culturas. Uno de esos registros hablan de los Demonios de las Ruinas, de la cultura babilónica, quienes se les describen como seres peludos y de enormes ojos rojos, que vagaban por las ruinas del desierto capturando hombres. Se dice que el único que podía tratarlos era el Rey Salomón gracias principalmente a su sabiduría.

Así también, en la vieja escocia, se decía que en los bosques habitaban extraños seres de las mismas características que sólo podían ser controlados por algunos sacerdotes o druidas.

Si bien parece haber existido testimonios similares del Mothman en la antigüedad, en estos tiempos actuales no se han registrado más testimonios sobre estos extraños seres, al parecer, esto daría razón en aquellos que dijeron que esto no se debió más que todo a una especie de histeria colectiva que duró algo más de tres meses en ese pequeño poblado de Point Pleasant en los Estados Unidos. Sin embargo se tienen las siguientes historias:

La guerra de Crimea

Una de las historias más extrañas que se han vinculado al Mothman y también una de las más antiguas registradas en tiempos modernos ocurrió durante la guerra de Crimea. Esta guerra fue una primera versión de una guerra mundial; ocurrida entre 1853 a 1856, Francia, Imperio Britanico, El Reino de  Piamonte-Cerdeña (hoy parte de Italia) apoyan al Imperio Otomano contra la expansión  de la Rusia Imperial de los Romanov; con un pretexto religioso (lucha entre monjes católicos, contra monjes  ortodoxos por ocupar la Basílica de la Natividad y la Iglesia del Santo Sepulcro, en la Palestina Otomana).

Señalan los hechos que nos interesan  que durante una batalla particularmente sangrienta que duró seis días las tropas de ambos bandos se dieron cuenta de que el día siguiente era 15 de marzo (fecha en que murió Julio Cesar y considerada de malos augurios). Siendo ambos bandos tremendamente supersticiosos y gente sencilla, los dirigentes acordaron un día de tregua. Sin embargo, un pequeño grupo formado por  cinco soldados rusos planearon una emboscada que se llevaría a cabo a la noche siguiente.

Parece ser que avanzaron hacia las líneas enemigas utilizando las luces de las linternas de su propio campamento. En el centro del campo de batalla el aire se oscureció de pronto y los cinco hombres levantaron la vista y vieron un enorme pájaro que volaba en círculos sobre ellos. Para ese entonces, el único superviviente declaró que se trataba de un cuervo, de ahí que la historia que se cuente este asociada a la mitología del cuervo (un ave agüera), pero otros testigos dieron detalles que hacían pensar en el Mothman.

Se quedaron hipnotizados y, cuando volvieron a bajar la vista, continuaron avanzando hacia las líneas enemigas pero por la dirección por la que habían llegado. Cuando llegaron a lo que creían que eran las tropas enemigas, comenzaron a recibir una lluvia de disparos de los guardianes permanentes. Tres de ellos murieron al instante y el cuarto cayó en brazos de su hermano y murió desangrado lentamente. El único hombre que sobrevivió fue porque fue protegido por el  cuerpo de su hermano moribundo.

Pero lo extraño de la historia son las declaraciones de los guardianes rusos que estaban allí observando. Todos ellos juraron que los cinco hombres eran del ejército turco, que iban vestidos con turbantes y togas y que gritaban a todo pulmón, seguidos por una multitud de miles.

A llegar la media noche, los enfurecidos turcos contraatacaron por lo que consideraron una traición a la tregua y la cosa terminó en una de las batallas más sangrientas registradas en cualquier país.

La presa en China

En 1926 en las estribaciones del sudeste de China tuvo lugar uno de los peores desastres de ingeniería ocurridos en la historia. Allí se encontraba una de las presas más grandes del mundo, aunque sólo la segunda más grande de China, la presa Xiaon Te Dam. La presa se derrumbó el 19 de enero de 1926, arrojando más de 50.000 millones de litros de agua sobre las tranquilas tierras de labranza que se encontraban situadas debajo. Murieron más de 15.000 personas al quedar ciudades enteras demolidas ante aquel flujo torrencial. En algunos casos Las casas fueron arrancadas y arrastradas por la corriente durante varios kilómetros manteniéndose completamente intactas.

De los que sobrevivieron, casi todos cuentan una historia acerca de haber visto u oído a un “negro hombre dragón” que se apareció a las víctimas del desastre y por los alrededores de la estructura de la presa. El escaso el número de testigos presenciales de este particular desastre y dado que la mayoría de registros periodísticos fueron destruidos cuando el régimen comunista subió al poder en China han quedado pocas fuentes donde se  pueda confirmar la historia.

El terremoto de Chicago

En 1951 ocurrieron extraños sucesos en los Estados Unidos. Se dieron numerosos casos de amenazas rojas, amenazas de bomba y caza de brujas. La gente estaba muy agitada con el comienzo de la guerra fría. Y Chicago había experimentado el único terremoto de su historia. Bastantes días antes del terremoto, las personas que estaban navegando por el lago de Michigan declararon haber visto a una gran criatura negra o “una paloma demoníaca” sobrevolando los edificios de Chicago. Otros que trabajaban en edificios de gran altura dijeron haber visto extrañas luces en movimiento sobre el mismo lago.

El 5 de mayo, día del terremoto, muchas personas declararon repentinos e inexplicables golpes en las puertas de sus hogares o, lo que es aún más extraño, en puertas de armarios y gabinetes. ¿Pudo ser entonces que Mothman tratara de mantenerlos a salvo en el interior de sus casas? Parece ser que una joven pareja abrió la puerta de su casa y tras encontrarse de frente con una enorme figura gris, fueron conducidos sin poder ver nada a un parque cercano siguiendo los hipnóticos ojos rojos de aquella extraña criatura.

Cuando salieron del trance, la criatura había desaparecido y la tierra comenzó a temblar. Todo el edificio de apartamentos, en cuya planta baja vivía la pareja, se derrumbó. En el edificio murieron 12 personas, siendo las únicas víctimas mortales de la ciudad entera durante el terremoto.

El desastre de Chernobyl

Antes de la tragedia de Chernobyl, en abril de 1986 corría un rumor entre los trabajadores de una central eléctrica del sur de Ucrania. Casi una docena de hombres y mujeres declararon haber visto extraños fenómenos similares que les causaron estupor. Algunos tuvieron pesadillas y otros recibieron amenazas por teléfono. Al menos cuatro habían visto una extraña criatura; un enorme hombre de tez oscura, sin cabeza, con unas enormes alas y unos luminosos ojos rojos.

La mañana del 26 de abril,  día del desastre, se programó un examen rutinario del reactor 4 con objeto de estar preparado en caso de una pérdida de potencia. Parecía que los oficiales estaban preocupados por la posibilidad de que ocurriera un desastre en la planta, habiendo recibido numerosas y misteriosas advertencias, especialmente durante los últimos días. Querían estar preparados para cualquier cosa.

Se sabía que el reactor 4 era inestable a bajos niveles de potencia y la mañana del 26 de abril de 1986 la central nuclear de Chernobyl explotó, al fallar el suministro de potencia del generador. Aquella mañana murieron 30 personas y 10 más como resultado de la exposición a las radiaciones. El grafito del reactor continuó ardiendo durante 9 días causando la mayoría de los daños radioactivos en la zona. Y, mientras los helicópteros sobrevolaban en círculos arrojando 500 toneladas de arena, barro, plomo y otros productos químicos sobre las llamas, los trabajadores que habían sobrevivido a la catástrofe observaron atónitos un enorme pájaro de 7 metros volando en círculo entre el humo del incendio.

Mothman en Alemania

Otro caso parece ser atribuido a favor del Mothman, es en el que salvó a 21 personas. El 10 de septiembre de 1978, unos trabajadores que debían realizar una misión en una mina de carbón de Friburgo en Alemania, al llegar allí, se encontraron la entrada del pozo de la mina bloqueada por una misteriosa y terrorífica figura con las alas extendidas. Muchos de los hombres intentaron alcanzar a la criatura y entrar a la mina, pensando que se trataba sólo de una aparición. Se vieron obligados a retroceder cuando la criatura comenzó a soltar inaguantables y agudos alaridos «como si gritaran 50 personas» o «como si se oyera el frenazo de un tren».

Después de aproximadamente una hora de espera, los hombres se preocupaban de limpiar la parte exterior de la mina con la esperanza de que la criatura se fuera. Al rededor de las 8 de la mañana el suelo tembló con la fuerza propia de una enorme explosión subterránea. El Mothman se había ido y en su lugar encontraron una enorme columna de fuego que provenía de la entrada de la mina, un incendio que seguramente los habría matado a todos.

Seis meses más tarde sólo un tercio de los hombres continuaron trabajando en la mina. Otros cambiaron de oficio, muchos se quedaron sin empleo y, aparentemente, con gran dificultad para encontrarlo. Dos de ellos se dedicaron a descubrir lo que ocurrió y hacérselo saber al mundo entero. Los dos murieron inusitadamente jóvenes y en la más absoluta miseria.

Un evento anticipado en las Islas Bermudas

El 3 de junio de 1983 Alison McCarrey planeaba una soñada escapada con su marido, Eric, a las costas de las Islas Bermudas. El día antes de salir de viaje, se tumbó para echar un corto sueño y una extraña llamada telefónica la despertó. La describió como si se tratara de código morse, sólo pudo oír sonidos estridentes con un montón de interferencias. Pensó en grabar la llamada para que la oyera su marido que conocía el código morse, pero la llamada fue demasiado breve. Volvió a echarse pero, al despertarse más tarde aquella tarde, se dio cuenta de que había estado durmiendo durante más de 6 horas. Lo único en lo que podía pensar era en un agitado sueño que había tenido en el que una figura gris con alas negras la observaba mientras ella se ahogaba en un enorme océano. Su marido llegó poco después a casa pero ella no le contó nada.

Más tarde esa misma noche, no podía conciliar el sueño y oyó a su perro, un terrier escocés, que gruñía y arañaba la puerta principal de la planta inferior. Bajó a inspeccionar y cuando miró hacia el exterior, declaró más tarde:

«Quería reírme porque no me lo podía creer. Pero no pude hacerlo. Fue como si una mano me rodeara la garganta, tenía tanto miedo».

En su césped, delante de ella, estaba el enorme hombre alado de su sueño. El hombre fue volando en dirección a la ventana donde ella permanecía de pie.

«Pero no movió ninguna parte del cuerpo, de repente estaba volando hacia mí”. Su “aterrorizador»

El grito despertó a su marido quién la encontró de pie temblando en el vestíbulo principal. Le explicó toda la historia entre sollozos y gemidos. Al día siguiente, parecía estar aún tan impresionada, que su marido decidió posponer el viaje.

Descubrieron más tarde, al llamarles sus amigos preguntando si seguían vivos, que el avión en el que supuestamente tenían que viajar había desaparecido durante una tormenta en el triángulo de las Bermudas y nunca se supo nada más de él.

Pandemia en México

En marzo de 2009 en Chihuahua, México, el Mothman fue visto por un joven y varias personas de la localidad, narrando que fue perseguido durante varios minutos mientras conducía su camioneta Liberty a gran velocidad. Describiendo estos hechos a su familia y las autoridades locales lograron forman un retrato. Su aparición causó revuelo cuando casi un mes después en México estalló una epidemia de gripe que causó la muerte de varias personas.

Hay algunas fotos que vinculan al Mothman con los hechos del 11 de septiembre de 2001;  muchos asumen que es un fraude fotográfico; lo único cierto es que la existencia del Mothman aun sigue sin poder demostrarse.

__________________________

Para textos originales y referencias: aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Otras fuentes de los textos:  J. Bord y C. Bord;  P. Costello; A. Shine; I. Woodward; J. Lomar, I. Knight y G. fuller “Criaturas del más alla –  Serie “El mundo de lo insolito” 1984/1986. Circulo de Lectores. Ediciones Internacionales Futuro. España.    Paginas 26-27

Los comentarios están cerrados.