Hombres pulpo (2) Cecaelia y los Cilophytes

Una Cecaelia (pronunciado cecilia —seh-SAY-lee-ahh—) es un ser mitológico moderno que aparece ocasionalmente en el arte (sobre todo el japonés), la literatura fantastica y los juegos de rol y multimedia. Es un ser que combina la cabeza, los brazos y el torso de una mujer o (más raramente) un hombre y desde la parte cintura hacia abajo tiene tentáculos de un pulpo o calamar; y aunque se asocia a las sirenas o tritones, es una especie diferente.

Otros términos utilizados para referirse a la especie son “pulpo-sirena”, “octo-sirena“, “octo-humano“, “homo-octopoda” y variantes del mismo. Si bien el término de sirena se traduce a “doncella del mar“, las cecaelia, son —sobre todo después de la Sirenita de Disney— identificadas más genéricamente como “brujas del mar” o “demonio del mar“.

El origen del nombre de esta quimera moderna es reciente y deriva principalmente de la pronunciación distorsionada de un personaje en un cómic en blanco y negro de la revista Vampirella Magazine a principios de 1970, donde muestra a una híbrido entre mujer y pulpo llamada “Cilia“, quien llama a los suyos como cilophytes (del griego xilon que traduce madera y del griego futon que traduce planta; aquí este nombre no tiene relación con nada marino; algo así como los centauros, hombres caballo no tienen nada de toros, salvo que su nombre significa “mata toros”. La historia de Cilia es como sigue:

El buque de vela de madera de Davy Jones (fíjese en el nombre), naufraga y los dos únicos supervivientes del accidente son llevados a una isla solitaria por una desnuda cecaelia. Tras despertar en la costa, el capitán comienza a buscar ayuda y alimentos, llegando a la cecaelia que llora en la playa. Inicialmente temeroso de su apariencia, ella habla con él y le indica que los rescató a ambos, se describe como una cilophyte y que su pueblo ha salvado a muchos marinos de ahogarse en el mar. Le indica que ella los ayudó, pero se ha separado de su grupo mientras los ayudaba y por eso lloraba.

La cecaelia ayuda a los dos marinos a buscar comida y medicinas; y el capitán se va enamorando de la criatura. Finalmente son rescatados y ella está de acuerdo en acompañar al capitán hasta Inglaterra, ocultando su cuerpo de pulpo debajo de un largo vestido negro.

Tras regresar a Inglaterra, historias en la gente del pueblo y en los pescadores empiezan a formarse alrededor del capitán y su nueva esposa; que pasa largos períodos de tiempo sin aparecer en público. Finalmente, un pequeño grupo de pescadores secuestra a Cilia. Días más tarde revelan de forma anónima al capitán donde está su esposa. Este llega a las rocas donde estaba encadenada y cruelmente humillada y golpeada; las lecciones de Cilia son tan graves que muere en los brazos del capitán. Él afectado por el dolor, que lleva su cadáver de su mujer al agua y se ahoga para acompañarla.

Días después un barco encalla durante una noche de tormenta cerca de la aldea, donde el capitán y Cilia habían vivido. Cuando el grupo de rescate llega, descubren que todos los marineros a bordo, entre ellos los que secuestraron a Cilia, han sido torturados, mutilados, desmembradas literalmente sus extremidades.

En el cuento anterior vemos a las cecaelias como seres más similares a tritones; recordemos que las sirenas atrapaban a los marineros con sus cantos para llevarlos a su mundo subacuáticos; si bien no son descritas con los poderes de las brujas marinas, al final de la historia esta especie muestra otra cara; una donde parecen controlar las tormentas y no tienen miedo de atacar a los humanos.

Las brujas del mar son frecuentes en muchas historias del folklore inglés; vinculadas a la luna, las mareas y el clima, sobre todo el control de los vientos. Así como los antiguos griegos el mar era su fuente de vida; para los ingleses, con su imperio de ultramar era importante también; por ello marinos y capitanes recurrían a estas mujeres para al igual que Eolo con Odiseo, les diera algo para tener controlado los vientos; algo común de muchos cuentos era una cuerda atada en tres nudos, que las brujas a menudo venden a los marineros para ayudarlos en un viaje. Soltar el primer nudo podría producir una suave brisa del sureste, soltar dos podría traer un fuerte viento del norte; no digamos lo que ocurre al soltar los tres nudos.

Los Cilophytes o octofolk (forma inglesa para decir pueblo pulpo, así como merfolk es la población de los hombres peces); son descritos con torsos humanos mientras que su mitad inferior se asemeja a la de un pulpo, con ocho tentáculos poderosos, no con seis como con la Ursula de Disney. Los juegos de cartas, literatura fantástica y otros señalan que las Cecaelias puede respirar en el aire y en el agua; son por tanto anfibios, a diferencia de gente del agua (merfolk, sirenas, tritones) que son totalmente acuáticos.

En tierra, los Cilophytes se arrastran lentamente por el suelo con sus tentáculos, pero son elegantes y ágiles en el agua. Son vanidosos y no les gusta que otras razas vean que son torpes en tierra. Tienen la piel delicada y corren el riesgo de deshidratación si se quedan en la tierra más de un día. Suelen ser descritas como seres notoriamente egoístas y egocéntricas.

Aunque las Cecaelias parecen pulpos, no están relacionados con la especie y se ofenden cuando otras razas las equiparan a los pulpos. A diferencia de los cefalópodos, los Cilophytes no puede cambiar de color, a menos que lo hagan utilizando magia. Ellas no tienen bolsas de tinta y son descritas con una piel en su parte humana de color muy palido que va del lavanda, pasando por el azul hasta a un verde agua; con frecuencia tienen el pelo blanco, aunque puede ser morado, azul, verde o naranja; su parte inferior es completamente negro (influencia de la Ursula de Disney), aunque otros autores señalan que los rangos de color de su parte pulpo van tonos apagados de violeta, verde o naranja.

Las hembras adultas miden unos 8 pies de altura (unos 2,5 metros) y puede llegar a pesar hasta 500 libras (225 kg). Los Cilophytes machos son más pequeños rara vez llegando a 6 pies (1,80 metros) y un peso de no más de 250 libras (115 kg). Las Cecaelias puede vivir hasta 150 años de antigüedad, aunque los machos rara vez sobreviven más allá de su primera temporada de reproducción. La mayoría de los Cilophytes nacen hembras. Las familias en los periodos de reproducción y crianza constituyen pequeños “pueblos” en las zonas someras. Pero los Cilophytes generalmente viven vidas solitarias, se reúnen sólo para aparearse antes de volver a su forma solitaria. El Cilophytes macho a menudo muere a los pocos meses después de aparearse, dejando a la Cecaelia encargada de los niños; quienes maduran con rapidez y son autosuficientes a los 10 años.

Ambos sexos se caracterizan por su pasión por todo lo mágico de la naturaleza. Muchos Cilophytes han creado objetos mágicos únicos. Los Cilophytes a menudo comercian sus pociones mágicas con otras criaturas submarinas inteligente en particular con sirenas, tritones y sahuagin (una raza de hombres peces en las historias de calabozos y dragones) de objetos mágicos, sin relación con la intensiones y bando del comprador.

Los Cilophytes prefiere tener aliados que les deban un favor o dos; y nunca hace un negocio a menos que esté seguro de que es mejor para sí que para la otra parte. Si un acuerdo parece ser desventajoso, el Cilophyte se retira sin remordimientos, incluso si tiene que inventar una excusa. Los Cilophytes son muy diferentes al resto de la gente del agua; prefieren la costa al mar abierto. Tienden a ser amables, gentiles y tímidos, a veces. Valoran la inteligencia y la razón, no le gusta que la violencia innecesaria; pero en la lucha los Cilophytes normalmente lo hacen directa y brutalmente, para sacar el mayor provecho de sus ataques múltiples; pero aun así sus tentáculos pueden sufrir daños y por ello trabajan con hechizos como si fueran brujos de alto nivel.

Algunas veces nacen entre los suyos Cilophytes con la rara capacidad de lanzar una nube de tinta como un pulpo. Esta capacidad es considerada una deformidad en la sociedad Cilophytes; y los que sabe tienen que esta deformidad son generalmente rechazados, aunque la mayoría logra ocultar esta característica de sus congeneres; ya que emitir una nube de tinta negra azabache oscureciendo todo alrededor un radio de 10 pies (3 metros) proporciona ocultación total, que normalmente el Cilophytes usa para escapar de una batalla perdida. Esta ventaja puede suponer que es más una generalidad que una anormalidad y guardar el secreto puede ser cuestión de supervivencia.

El origen de los Cilophytes no está claro; algunos creen que fue una rama de la gente del agua que se separó por un evento geológico, dando lugar a una evolución diferente, muy posiblemente influido por arte de magia. En historias de calabozos y dragones; se señala que una Cecaelia llegó una vez a la costa herida, y la población del lugar la cuidó; en agradecimiento ambas poblaciones (humanos y Cilophytes) entraron en contacto y se ayudaron mutuamente ante problemas y guerras.

En el comic “Elfquest: WaveDancers (bailarines de las olas)” existe una Cecaelea llamada Korillia; es un monstruo dentro de la colonia de sirenas y tritones; su nacimiento fue producto de una maldición a su madre mientras estaba embarazada; Korillia tiene pelo rojo y rizado, ojos de color violeta. Sus tentáculos son de color carmesí con ventosas rosa a púrpura. Es descrita como con talento para la cocina, muy temperamental y perfeccionista.

_________________

para más referencias: aquí, aquí , aquíaquíaquí

Los comentarios están cerrados.