Entre la zoofilia y la necrofilia

Puede parecer divertido el título, sobre todo cuando se tiene que una joven y linda chica debe decidir entre dos amores y esta decisión conlleva a la de ver cuál es la mayor perversión sexual que aceptara la joven. Realmente cuando vi la imagen en otro blog en tono de burla de una de las más importantes sagas de quinceañeras desatadas no hice más que reírme a carcajadas. No me gusta ser critico, y aunque he leído varias novelas rosas paranormales, reconozco que sólo soporte el primer libro de la famosa saga “Crepúsculo” (y menos mal que no compre la saga ya que lo conseguí por internet) porque hubiera sido dinero perdido.

Todavía me divierte incluso cuando parte del quinto libro se “coló” por la red y la autora se enfadó tanto que suspendió la saga; algunos (al menos yo) dijimos “Gracias a Dios“, claro que no nos salvamos del bodrio porque luego se inventó hilos paralelos, donde otros personajes narraban la misma historia con su punto de vista particular, que ganas de seguir contando la misma ridiculez.

Los boom son cosas temporales y tienen su momento, Harry Potter fue un boom de masas; muchos “pastores estadounidenses” protestaron que se promovía la brujería y la superstición; y quizás si se intentara hoy, sobre todo con los cuatro bodrios que fueron los últimos libros, nadie los leería nuevamente. Por que, sin embargo, fue importante Harry Potter; simplemente por que en esta era de computadoras y blackberries era hermoso ver a los niños devorando un libro enorme. Con la saga Crepúsculo pasa lo mismo, ver en este caso quinceañeras devorando libros, y no simplemente leyendo Tween, Seventeen, Tú, etc…, sigue siendo grato de observar.

Hoy en día, a casi dos décadas de surgimiento de la novela rosa paranormal, esta ha dejado de ser un subgenero para convertirse en uno de los géneros literarios más vendidos. Las causas achacables a: una perdida de fe, el 11 de septiembre, falta de valores, no pensar en la realidad, escape temporal, y podemos seguir nombrando, no importan. Por lo general lejos de genero de terror que implicaría historias de vampiros, licántropos, fantasma o demonios; las novelas rosas paranormales simplemente narran amores imposibles, pero ahora la imposibilidad no es medida a razón de problemas de clases sociales, dinero, raza, religión o trabajo; sino que los amores son con hombres lobos, vampiros o fantasmas.

La intensión de esta entrada, como señale al inicio, no es burlarse de las series de novelas rosas paranormales, uno puede leerlas entendiendo en ellas que no se encontrara literatura profunda e interesante; sin ser muy critico, como algo que es para de repente soltar una sonrisa ante lo absurdo de algunas tramas. Pongo como ejemplo algo de lo que he leído (en parte):

Ni muerta ni…

La serie escrita por Mary Janice Davidson consta de un total de nueve novellas —novelas cortas— (y al menos dos más previstas para 2011 y 2012 respectivamente) y narra las aventuras de Elizabeth (Betsy para todos) Taylor quien al cumplir 30 años es asesinada y luego despierta entre los muertos esa misma semana, sin entender muy bien las reglas de los vampiros y condenada a una dieta liquida. En la comunidad de vampiros están convencidos de que ella es su “Reina” profetizada; pero ella sólo piensa en comprar zapatos. Su aspirante a consorte, el vampiro Eric Sinclair trata de que cumpla sus deberes reales, pero ella sólo le importa estar con sus amigos mortales (Jessica, una afroamericana muy rica; Nick, ex-novio y policía y Marc un enfermero gay) y fastidiar a su madrastra Antonia hasta hacerla morir de terror. La serie incluye encuentros con los personajes de otra de sus serie paranormales, “los Lobos Wyndham“; esta de hombres lobos, pero estos no son producto de una maldición o mordida de otro hombre lobo; sino que son así de nacimiento; la manada es controlada por un macho y hembra alfa y todos los demás simplemente obedecen y en las noches de luna llena se transforman en lobos (no hombres lobos). Hay brujas y hasta el propio diablo encarnado en una mujer. No hay peleas de vampiros, entre ellos y con hombres lobos, sólo enredos entre amigos, novios, mucho humor y malos entendidos; algo ligero como para leer en el autobús para ir al trabajo.

Los Argeneau

Lynsay Sand crea la serie de Vampiros Argeneau, cuyo nombre proviene de los ojos gris brillante como la plata de los protagonistas. Hay unos dieciséis libros (incluyendo uno saliendo al mercado este año). En español sólo están traducidos y en la red los cinco primeros. En todos ellos los cuatro hijos de Marguerite Argeneau y un sobrino son víctimas de las trampas de su madre/tía para desposarlos con el/la compañero/a de vida perfecto. A diferencia de otras series aquí los vampiros son hombres y mujeres que deben su inmortalidad a una tecnología de nano-ingeniería atlante que repara constantemente sus cuerpos y los mantiene jóvenes por siempre; el sol con su daños a la piel y por dañar a las nano-máquinas se vuelve peligroso para esta raza de inmortales. Las nano-máquinas requieren a su vez un suministro constante de hierro (sangre) para funcionar y regenerarse. Hay algunas reglas más, sólo pueden transformar a una sola persona en toda la vida (el compañero de vida, no existe el divorcio entre los condenados a la eternidad y por tanto hay que escoger muy bien al esposo/a) y engendrar un sólo niño cada siglo (todas medida de crecimiento poblacional de vampiros)

Dejando esta explicación “seudocientífica” las novelas son simples y con una buena dosis de humor. En la primera (Un rápido mordisco) la hija menor Lissianna Argenau sufre de hemofobia (miedo a la sangre) algo inaceptable para un vampiro y su madre lo soluciona secuestrando a Dr. Gregory Hewitt, el mejor psiquiatra en fobias de la ciudad. En la segunda (mordisco de Amor) Etienne Argeneau triunfa como creador de vídeos juegos, y es perseguido por un “fans” que cree que es un vampiro, Etienne termina ayudando y transformado en vampiro a una joven medico Rachel Garrett que ha sido atacada por su culpa. En la tercera obra (vampiro, blanco soltero, busca…) Lucern Argeneau ha llenado su vida en escribir libros y encerrarse cada vez más en su mansión. Pese a escribir sobre eventos y momentos históricos, tras los romances de sus hermanos menores, sus novelas rosas paranormales se vuelven un fenómeno en ventas y su madre lo enreda con Kate C. Leever, la nueva editora, para que asista a un evento de promoción (a mi gusto la más entretenida de los cinco libros en español). La boda de Lucern marca al cuatro libro (alto, moreno y hambriento), donde Bastien Argeneau debe atender a la prima de la novia de su hermano, Terri Simpson, evitando las trampas casamenteras de su madre. En la quinta (un mordisco para recordar) La detective privada Jackie Morrisey debe ayudar al Vincent Argeneau a descubrir quien sabotea su industria de entretenimiento (cine, teatro). Y al igual que con la serie anterior, algo simplemente para leer en el autobús.

Crónicas vampíricas

La creadora del genero, Anne Rice, con sus “Confesiones/entrevista de un vampiro” iniciaría una serie donde el hilo conductor es su gran protagonista, Lestat, hoy icono de todo los “góticos” que adoptan su nombre como “login” personal dentro de esa raza de homosapiens seguidores de lo oscuro y lo sombrío. He leído cuatro o cinco libros (realmente algunas veces cansa tanta descripción narrativa) de toda la gran obra, personalmente basta con los tres primeros de la serie; que son infinitamente más ricos que cualquiera de las películas. Claro que no todas sus obras lo logran, su último libro “La hora del ángel” hoy en las vitrinas, y ya en otra onda, realmente aburre y fue una total decepción para mi gusto.

Sookie Stackhouse

La serie de vampiros, diez libros hasta el momento, de Charlaine Harris realmente ha barrido en récord de ventas, su trama muestra una sociedad que tras haberse inventado la sangre artificial, por los japoneses, los vampiros salieron de la oscuridad y quieren ser reconocidos como miembros activos de la sociedad. Otras razas: cambia formas, licántropos, genios, duendes, bacantes, etc., prefieren seguir en las sombras reconociendo que la sociedad humana no esta preparada para ellos. Sookie es una mesonera “telepata” trata de sobrellevar sus días en un bar de mala muerte en una carretera en el sureste de los Estados Unidos hasta que llega el primer vampiro al pueblo y la sumerge en una espiral de eventos cada vez más peligrosos. Mi opinión es que se olvide de los libros y vea la serie de televisión True Blood, está mejor desarrollada y narrada que cualquiera de los libros; yo sólo soporte dos.

Besos Vampiros

Una serie juvenil de (hasta ahora ocho libros) de Ellen Schreiber, narra la vida de Raven, una chica gótica en un pueblo pequeño, muy “blanco” y tradicional. Toda su vida cambia cuando a La mansión vacía en lo alto de la colina Benson ha mudado una nueva familia. Una familia que nunca sale durante el día. De la serie pude leer sólo el primer libro (y espero tener tiempo para poder leer pronto alguno otro). Muestra en toda los problemas de la intolerancia con los que son diferentes (góticos) y nunca se ve ha un vampiro (hasta el final del libro), como dijo un critico en otro lado “una serie de vampiros sin vampiros“. Es algo agradable y recomendado para chicas jóvenes y que se sientan góticas incomprendidas.

Diarios Vampiros

Lisa Jane Smith crearía otra saga que se menciona por dos razones, la primera es que no la he leído y no puedo opinar sobre la calidad de la obra literaria; la segunda es que es la inspiración de una serie de televisión, que tampoco me he molestado en ver, que ya va por su segunda temporada y una audiencia significativa la hace digna de mencionar. La trama gira en torno a Elena Gilbert (Nina Dobrev), una chica de preparatoria dividida entre dos hermanos vampiros Stefan Salvatore (Paul Wesley) y su hermano Damon Salvatore (Ian Somerhalder), Elena es idéntica a la mujer que los convirtió en vampiros y de quien ambos estuvieron enamorados. La serie fue originalmente una trilogía publicada en 1991, pero la presión de los lectores la convirtió en tetralogía, y tras varios años sin nada en 1998 otra trilogía continuando la saga, con Damon como protagonista principal y con el boom televisivo de la serie la autora ha decidido a empezar a escribir otra trilogía; por tanto hay para rato.

Los vampiros de Savannah

La serie contiene hasta la fecha cinco libros, prosa de Raven Hart, seudónimo escogido por la escritora romántica Susan Goggins para sus libros de romance vampírico. Para muchos es una nueva serie comparada con las crónicas de vampiros de Anne Rice; personalmente sólo he leído la primera parte del primer libro y creo que la comparación es exagerada; aunque hay que reconocer que la narrativa esta bastante aceptable; cuando Dios me lo permita y la termine, algún día, podré opinar sobre la trama, pero si no ha logrado atraparme para que devore el libro es porque algo le falta o le sobra, ya veré.

La saga de sangre

Tanya Huff escribiría cinco libros de terror, en ellos la investigadora privada Vicki Nelson, una ex-detective de homicidios de la policía de Toronto, que tuvo que dejar el cuerpo  por problemas de visión, empieza a investigar una serie de asesinatos, la acompañan su antiguo novio, el policía Mike Celluci y el escritor Henry Fitzroy, un hijo ilegítimo de Enrique VIII, y vampiro desde hace siglos. A diferencia de otras sagas esta realmente es de terror. La serie fue llevada a la televisión con el título de Blood Ties (lazos de sangre) y en términos de calidad fue bastante regular a mediocre y tuvo solo dos temporadas. Inicie el primer libro, nunca lo termine, pero reconozco que estaba aceptable y al menos los vampiros eran vampiros.

Crepúsculo

Y cuando hablo de los vampiros eran vampiros me refiero a lo que no tenía a serie de Stephenie Meyer, con vampiros “vegetarianos”, que brillan a la luz del sol, juegan béisbol como si fueran super hombres, y donde la parte clave era el rescate y la lucha de Edward Cullen para rescatar a Bella del vampiro malo y todo termina con que la chica recibe un golpe en la cabeza y se despierta en el hospital con todo resuelto; francamente tamaño chasco. No me atreví a leer el segundo libro. Mi opinión como obra literaria es simplemente mala; y a quien le guste (quinceañeras desatadas sobre todo por Robert Pattinson y Taylor Lautner) les recuerdo que en la viña del señor hay de todo, y que en gustos y sabores también.

El vampiro en mis sueños

Obra de Terry Lee Wilde, narra las aventura de una joven bruja y de un joven y adolescente vampiro que pide su ayuda para volver a ser un chico normal; recuerdo haberla iniciado, si no la termine fue por algo; pero sirve para aquellos en el estilo de besos vampiros.

Chica fantasma

Tonya Hurley trae otra novella juvenil (dos realmente a la fecha), una chica muere y regresa al mundo de los vivos para ir como sea a su graduación de fin de año; los compres (los dos), no los he leído y ahora en el caos de mi cuarto no se dónde los puse, algún día quizás…

Monster High

Obra de Lisi Harrison, al igual que la anterior dos libros, uno sólo he comprado. La historia de comprar este libro fue algo rara y larga, era noviembre o diciembre y buscaba algún regalo (libros) para un par de ahijados adolescentes, para el chico termine comprando el libro  “El asistente del vampiro” (que venían los tres primeros libros de la saga de Darren Shan en un solo tomo); para la ahijada buscada algo más “femenino”. Un chico que atendía la librería sugirió esta novela; la descripción que hizo de la misma sólo me hizo pensar en “este chico es RARO“, y no lo compre. Le termine regalando a la ahijada la obra de Neil Gaiman su libro  “El Libro del cementerio” que ya había leído y encontrado genial. Al final intrigado busque unos meses después la novela pero no recordaba el título y la descripción que había dado el chico despachador de aquel entonces tampoco sirvió de mucho; hace poco en una librería vi la portada, lo recordé y compre; realmente esperaba algo mejor, apenas soporte el primer capítulo, regalaré el libro a alguna ahijada a final de año que pueda tragar la historia de una chica frankenstein, otros monstruos y chicas desadaptadas en una secundaria todas juntas.

***

La idea era sólo hablar sobre lo que he leído por tanto que hay muchas más obras románticas paranormales, si son buenas o malas ya lo sabrá Dios y quien las haya leído.

Los comentarios están cerrados.