Varuna, el planeta de la aplicación de justicia

Varuna (20000 Varuna / 2000 WR 106) toma su nombre de la deidad hindú que gobierna las aguas del cielo y del mar, es equivalente al griego Poseidón y romano Neptuno. Descubierto en noviembre del año 2000, Varuna recibió el número 20000 de los objetos observados y obtenía su nombre oficial en el 2001. En su momento fue el más grande cubewano encontrado, con un diámetro que rondaba los 900 km. Las estimaciones para el tamaño de Varuna han variado desde 500 hasta 1100 km y las dos estimaciones más recientes lo ubican más cerca de los 500 kilómetros. Esta gran diferencia de tamaño a provocado criticas en la forma en que se determina el tamaño de objetos tan alejados del Sol. Otros señalan que estos resultados tan variables de deben a la forma de Varuna, que más que esferoide es elipsoidal.

Varuna tiene un período de rotación de aproximadamente 3,2 horas, una rápida rotación, rara en objetos tan grandes, lo que apoya la idea de que Varuna es un esferoide alargado. Despues del descubrimiento de Varuna, otro cuerpo aún mayor tiene otra una rápida rotación (3,9 h), se trata de Haumea, descubierto en 2003 del que también se cree que tienen una forma alargada.

La superficie de Varuna es moderadamente roja, similar a otros cuerpos del cinturón de Kuiper; como su compañero Quaoar (descubierto en 2002). Varuna sigue una órbita casi circular, con perihelio de 40,6 UA apuntando a Aries y tiene afelio de 45,3 (una excentricidad de 0,06) comparable a la de Deucalión. Curiosamente, las órbitas de Varuna y Plutón tienen inclinación similar y están igualmente orientado (el nodos de ambas órbitas están Cancer), salvo que el periodo de 281 años lo deja fuera del efecto resonante 3:2 con Neptuno que si experimenta Plutón.

Varuna era el dios hindú de las aguas, del cielo y la tierra; así de grande era su poder. Varuna es el custodio de los varios demonios del océano y se le asocia con las nubes y la lluvia, dando la vida a las cosechas. Por ello se le vinculó con la muerte y con la inmortalidad. Inicialmente como un dios celeste era vinculado al Sol, pero al ser Mitra quien gobierna la luz del día, Varuna paso a representar la oscura noche y la Vía Láctea era el río (océano) celeste donde vivía. Las estrellas le valen el titulo de dios del millar de ojos, ojos con los que supervisa todo el mundo y que abarcan el mundo entero. Varuna significa “el que cubre” en sánscrito, asociándolo más a la noche que cubre con su manto toda la tierra.

Esta asociación con el cielo —equivalente a Urano— se evidencia en el mito de Lakshmi; algunos incluso comparan los nombres Urano = Varuna como similares denotando una raíz común. El batido de la leche del cielo es una de los mitos más populares; los dioses (Devas) y los demonios (Asuras —nombre de los dioses persas) buscan el néctar de la inmortalidad y hay que extraerlo del océano celeste (la Vía Láctea —Varuna—); para ello los dioses se ubican a un lado y los demonios al otro del río celeste. En medio se pone el dios Vishnu como palo batidor y la serpiente de múltiples cabezas y mascota del dios, Vasuki —similar a una hidra— lo envuelve; la cola en el lado de los Deva, las cabezas hacia los demonios. Lentamente la serpiente es halada, adelante, atrás, revolviendo la Vía Láctea, de batido van surgiendo entre muchas cosas: Halahala, el tóxico ingerido por Shiva y por ello su color azul, las Apsaras, ninfas que sirven a los Devas; Lakshmi, la diosa de la fortuna y la riqueza consorte Vishnu; Airavata, el elefante de Indra, y muchas más. Por último, Dhanvantari, el médico celestial, salió con una olla con el Amrita, el néctar divino de la inmortalidad. Intensos combates se produjeron entre los Devas y los Asuras por el néctar. Para proteger el néctar de los Asuras, el divino Garuda, un ser mitad águila, mitad hombre que era cabalgadura de Vishnu se llevó el bote, y se alejó del campo de batalla escena. Los dioses vencen finalmente.

Aquí Varuna es un dios del cielo, es el océano celeste, que es la vía láctea, y Laksmi se dice que han surgido del océano de leche, por tanto, es una hija de Varuna. Afrodita se dice que han nacido a partir de la caída de las sangre tras la castración de Urano al océano. Tanto Lakshmi y Afrodita se asocian con el planeta Venus. Ambas son diosas del amor y la belleza, y Lakshmi como diosa de la fortuna es considerada por muchos voluble y caprichosa con sus dones, algo atribuido también a Afrodita. Este carácter compartido de las dos deidades también lleva a su identidad tuvo una raíz común.

Después de una gran guerra entre los dioses védicos y los demonios, los dioses decidieron que cada uno debía ser asignado a un ámbito claramente definido de influencia para evitar futuros conflictos. Varuna obtuvo las aguas de la tierra para gobernar e Indra consiguió las aguas del cielo. Varuna se sienta con su esposa Varuni en un trono de diamantes y las deidades de los ríos, lagos y manantiales del mundo forman su corte; aquí se asemeja a Poseidón y Anfitrite. Aquí que recoge las alma de los muertos en el mar y se mantiene como un dios de la muerte y resurrección, distribuye y custodia la vida eterna. Varuna a menudo se muestra como un hombre de piel blanca que monta sobre Makara, un monstruo que combinaba partes de un cocodrilo, elefante y pez.

En una de las aventuras de Rama (un avatar —reencarnación— de Vishnu) debe cruzar el océano para ir a rescatar a su esposa secuestrada Sita —la reencarnación respectiva de Lakshmi— cautiva del rey demonio Ravana. Rama reza a ayuna por la ayuda de Varuna durante tres días; al cuatro se le acaba la paciencia y envía flechas encendidas al mar que pueden acabar con toda la vida que este contiene. Varuna surge de las aguas y pide que detenga su ataque; y permite el paso de Rama construyendo un puente sobre las aguas.

A Varuna se le incluyen el juicio, la naturaleza sentenciosa, la inquisición, la moralización, la justicia, la inmensidad, grandeza, grandiosidad, la ampulosidad, la inmortalidad, lo global, las visiones inolvidables, lo apocalíptico. Varuna es el guardián del orden divino y Señor del cosmos (los cielos divinos). Al igual que Radamanto busca la verdad, pero su meta es la aplicación de justicia; no es el detective, sino el policía que busca resolver un crimen para llevar al culpable ante la ley. Trabaja solo, sin prisas, acepta las tareas encomendadas; pero entre sus aspectos negativos se le puede asociar la incompetencia, pomposidad, el egoísmo, el resentimiento por ascensos y descensos.

Los símbolos de Varuna hacen referencia al dios (V) sobre las  aguas (recta quebrada); o a una imagen del carácter devanagari “Va” () y la serpiente que  Varuna lleva como lazo,  esta obra del artista  Denis M. Moskowitz.

Borasisi, el planeta de las mentiras blancas

Borasisi (66652 Borasisi / 1999 RZ 253), es un objeto trans-neptuniano (TNO), descubierto en 1999 y fue identificado como otro sistema binario en 2003 cuando se le descubrió una luna, llamada Pabu, de apresiable tamaño que rota a 4660 km del Borasisi en un periodo de 46 días. Borasisi tiene un tamaño de unos 170 km y Pabu unos 140 km; ambos orbitan al Sol en un periodo de 292 años; con un perihelio de 40 UA y un afelio de 48,2 UA; teniendo una excentricidad muy pequeña (0,09) una inclinación sobre la eclíptic de unos 0,6°; esto es una órbita casi circular y en el plano del ecuador solar, ello los ubica como objetos típicos del cinturón de Kuiper y como unos cubewanos típicos. Su perihelio apunta a 17° Capricornio y paso el planeta doble por el mismo en octubre de 1971.

A diferencia de otros objetos celestes que han sido llamados por los nombres de dioses y personajes de sus mitos; incluso como Logos y Zoe, nombres que provienen de la filosofía y la tradición gnostica; Borasisi y Pabu son nombres de una mitología de ficción literaria creada por el autor Kurt Vonnegut (1922-2007) un escritor estadounidense, cuyas obras, generalmente adscritas al género de la ciencia ficción, participan también de la sátira y la comedia negra. Borasisi y Pabu forman parte de su cuarto libro: ‘Cuna de gato (Cat’s Cradle, 1963)‘, en esta obra se exploran los temas de ciencia, tecnología y religión, es una sátira de la carrera armamentista y muchos otros objetivos en el camino. La obra es importante históricamente para el autor ya que en 1971 la Universidad de Chicago le otorgó a Vonnegut su título de maestría en antropología por ‘Cuna de gato‘.

El origen del libro tiene que ver con un estudio del autor sobre los investigadores y las consecuencias morales de sus inventos. El nombre del libro se deriva del juego de cuerdas que los norteamericanos llaman ‘Cat’s Cradle‘ —y que en español es simplemente un juego de cuerdas, de cordel o como llaman los argentinos un juego de hamacas— y que se supone jugaba Félix Hoenikker (un ficticio co-inventor de la bomba atómica y ganador del premio Novel) cuando se lanzó la bomba, como señalaba su hijo, Newton Hoenikker, en una entrevista hecha por un narrador al inicio de la obra llamado John, quien en la obra se le presenta como un escritor que desarrolla un libro sobre lo que los estadounidenses importantes hacían el día en Hiroshima fue bombardeada. El grifo de Borasisi responde a este juego de cuerdas, indicando el cordel o la figuras que se pueden generar.

Durante la investigación de este tema, John se involucra con los hijos de Félix Hoenikker, y otras personas relacionadas con el famoso físico para su libro, tales como el Dr. Raza Asa, que era el supervisor de Félix Hoenikker. A medida que avanza la novela, John se entera de una sustancia llamada Hielo-Nueve, creada por el Hoenikker mucho después y ahora que en secreto poseen sus hijos. Hielo-Nueve es una estructura alternativa de agua que es sólida a temperatura ambiente. Cuando un cristal de Hielo-Nueve y agua líquida entran en contacto, el agua se transforma en Hielo-Nueve.

John y los niños Hoenikker finalmente terminan en la ficticia isla caribeña de San Lorenzo, escapando de aquellos que quieren apoderarse del Hielo-Nueve. San Lorenzo es uno de los países más pobres de la Tierra, donde la gente habla un muy poco comprensible inglés. La isla esta regida por el dictador ‘Papa Monzano’, que amenaza a toda la oposición con el empalamiento en un gancho gigante. San Lorenzo tiene una cultura e historia poco común, que John descubre cuando estudia una guía prestada por el recién nombrado embajador de USA en el país. Hay un influyente movimiento religioso en San Lorenzo, llamado Bokononismo, un extraña fe postmoderna que combina observaciones irreverentes, nihilista y cínica sobre la vida y la voluntad de Dios con los extraños. A pesar de que todos en la isla parecen saber mucho acerca del Bokononism y su fundador, Bokonon, el actual gobierno llama a sí mismo cristiano y los que practican el Bokononismo son capturados y castigados con la muerte por el gancho gigante.

La religión del Bokononista profesa estar hecha de mentiras que usted cree que para ser feliz, Bokonon señala que su religión se basa en “mentiras inofensivas”. Las mentiras pueden ser como el ácido sulfúrico, que quema todo lo que toca, pero también hay ocasiones en que decir una mentira es lo mejor que puede hacer en una situación. Los que la practican enseñan a sus hijos un mito de la creación, donde Borasisi es dios del sol y su esposa Pabu, la luna; Pabu esperaba hijos ardientes como su padre, pero estos al nacer eran fríos como su madre, Borasisi los arrojó lejos de él en repugnancia  —son los planetas que orbitan al Sol—; Pabu fue expulsada por Borasisi y se fue a vivir con su hija predilecta —La Tierra— ya que había gente en ella y Pabu la miraba, amaba y comprendía.

A medida que la historia avanza, se hace evidente que la sociedad de San Lorenzo es más extraña y enigmática de lo que se revela. John se entera de que el mismo Bokonon fue en un momento un gobernante de facto de la isla y junto con un desertor de Marines de USA, ambos hombres crearon el Bokononism como parte de un proyecto utópico para controlar la población. La prohibición fue un intento de dar a la religión un sentido del glamour prohibido, y se encuentra que casi todos los habitantes de San Lorenzo, entre ellos el dictador, practican la fe, y las ejecuciones son poco frecuentes.

En el momento en que John llega, el dictador está muy enfermo y propone primero como su sucesor a Franklin Hoenikker y luego cuando este no acepta al propio John, que lo hace a regañadientes; ‘Papa Monzano’ se suicida usando un trozo de Hielo-Nueve convirtiéndose al instante en una estatua helada. En las festividades de la toma de posesión del nuevo presidente, John, uno del aviones del espectáculo aéreo cae al océano y toda el agua de los mares del mundo, los ríos, las aguas subterráneas se vuelven el Hielo-Nueve, matando a casi toda la vida en unos pocos días. John logra escapar y se refugia con unos pocos supervivientes en una cueva durante varios meses, tiempo durante el cual escribe estas memorias y donde cuenta esta historia de estupidez humana, antes de morir finalmente

Astrológicamente, Borasisi parece indicar el liderazgo, la necesidad de un público, el deseo de la exclusividad, puede dar ordenas rápidas; pero puede llevar a ser dictatorial, tener rechazo a lo que considera inferior, obstinado, ciego y donde sólo existe él; pude vincularse a la relación de mando de padres con los hijos, o rodearse de halagadores que le distorsionan más su realidad, como con el cuento ‘La nueva ropa del Emperador’.

Borasisi se vincula también a las mentiras de este mundo que creemos con la esperanza de ser felices. Borasisi muestra que la mayor mentira es la religión, y estas se muestran evidentes a los ojos de quienes poseen otra fe. Así las religiones son descritas por muchos como el ‘opio de los pueblos’. Las mentiras que creemos de una fe puede afectar tanto nuestras vidas que para algunas personas no ir todas las semanas, incluso cada día, a rezar a la iglesia, mesquita, sinagoga o templo, las tortura tanto, que dejan de funcionar en todo lo demás que los rodea. Borosisi nos habla de tomar las cosas con calma, la fe no puede limitar nuestras vidas, nuestros deseos y aspiraciones; está para acompañarnos en horas de insertidumbre y angustia, y sobre todo dar sentido moral a nuestras vidas.

Borasisi actúa como el cantinero del bar que escucha los problemas que cuentan los estresados visitantes del lugar y en pocas palabras muestra lo exagerado muchas veces de nuestras angustias, tanto que a su paso nos alejamos incluso de buen humor, nos reímos de nosotros mismos.

Haber vivido una mentira y descubrirla puede ser a veces una mayor desgracia que simplemente creer la mentira. Para una mujer descubrir el engaño del marido puede acabar con su vida, era simplemente feliz creyéndolo el marido perfecto. Borasisi promueve la mentira, pero ello nos puede atar al pasado, no permite evolucionar y crecer, estos son los peligros que puede traer Borasisi y de los cuales hay que tener cuidado.

Radamanto (Rhadamanthus), el planeta que busca la verdad

Radamanto (38083 Rhadamanthus / 1999 HX11), fue descubierto en 1999 y en su momento fue considerado un miembro de la categoría de los plutinos, por ello su nombre hace referencia a un mítico juez de los infiernos. Hoy se le ubica como otro objeto no resonante del cinturón de Kuiper, clasificado simplemente como un TNO (Objeto Trans-Neptuno); con un periodo 242 años; muy cercano a una resonancia 3:2 con Neptuno; lo que le valió esa primera clasificación. Radamanto tiene un diámetro cercano a los 200 km; su perihelio es de unas 33,2 UA y su afelio de unas 45,3 UA. Su perihelio se ubica al iniciar su paso por Géminis y su último paso por el ocurrió a finales de junio de 1948; eventos importantes en esas fechas tenemos: el Rey de Inglaterra renuncia al título de emperador de la India, el bloqueo a Berlín da inicio a la Guerra Fría, Yugoslavia se separa de la URSS y se patenta el transistor. En el momento de su descubrimiento en 1999 se encontraba iniciando su paso por Libra. Su órbita tiene una excentricidad de 0,16 y una inclinación sobre la eclíptica de unos 13°. Se encuentra con Neptuno cada quinientos años aproximadamente; el último encuentro ocurrió a fines de 1809 hasta inicios de 1810 entre 7° a 9° Sagitario, y como cosa extra también entraron en conjunción por esas fechas Saturno y Neptuno; ese fue el año que los países iberoamericanos iniciaron la lucha de su independencia de España.

En el mito Radamanto era hijo de Zeus y Europa, fue hermano de Minos, el rey de Creta y Sarpedón. Europa era la princesa fenicia de Tiro que terminaría dando su nombre al continente europeo. Según la leyenda, Zeus estaba enamorado de Europa y decidió seducirla o violarla, siendo ambas versiones casi equivalentes en la mitología griega. Zeus se transformó en un toro blanco y se mezcló con las manadas del padre de la chica. Mientras Europa y su séquito recogían flores cerca de la playa, ella vio al toro y acarició sus costados y, viendo que era manso, terminó por subir a su lomo. Zeus aprovechó esa oportunidad y corrió al mar, nadando con ella a su espalda hasta la isla de Creta. Entonces reveló su auténtica forma y tuvo el acto amoroso respectivo. Zeus le dio tres regalos: Talos, un autómata de bronce; Laelaps, un perro que nunca soltaba a su presa; y una jabalina que nunca erraba. Más tarde Zeus recreó la forma del toro blanco en las estrellas que actualmente se conocen como la constelación Tauro, es por ello que tauro se vincula con los románticos y su planeta regente es Venus.

El rey fenicio Agénor que gobernaba Tiro mandó a sus hijos: Cílix, Cadmo, y Fénix, y su esposa la reina Telefasa, que estaba embarazada, a buscar a Europa, con orden de no volver al reino, bajo pena de muerte, sin haber antes encontrado a Europa. Todos juntos comenzaron un largo viaje por mar hacia el Este, siguiendo la dirección que había tomado el toro. Fénix fue el primero en abandonar la búsqueda y fundó su reino junto al de su padre y lo llamó Fenicia, actualmente Líbano. Siguiendo la costa, continuaron hacia el norte y Cílix, el mayor, agotado, le pidió a su madre que abandonara el viaje y se quedara con él allí. Ella se negó, continuando la búsqueda y Cílix abandonó el viaje y fundó Cilicia (donde hoy es Armenia). Poco más adelante murió Telefasa al dar a luz a Fineo, este permaneció en Tracia (donde al sur de los balcanes, donde limitan Grecia, Bulgaria y la Turquía europea) y se volvió rey de la región. Cadmo cruzó al continente llegó a Grecia y el oráculo de Apolo le dijo que dejara la búsqueda y donde los dioses de indicaban construir su reino; tras seguir a una vaca, matar a un dragón —mascota del dios Ares—, y desposar a Armonía, la hija del dios Ares con Afrodita, Cadmo fundó finalmente la ciudad que fue llamada luego Tebas.

Por su parte Europa tras llegar a Creta fue desposada por Asterión, rey de la isla, quien adoptó los tres hijos engendrados por Zeus: Minos, Radamanto y Sarpedón. Y aunque la mayoría de las versiones le niegan descendencia propia a Asterión, algunos le atribuye la paternidad de Creta, una supuesta esposa de Minos. Sarpedón se levantó contra el rey Asterión y entonces fue desterrado por Minos. Sarpedón buscó refugio con su tío, el rey Cílix, en Cilicia. Combatiendo al lado de su tío, Sarpedón conquistó la región de Licia (sur este de Anatolia / Turquía) y allí gobernó como rey.

Tras la muerte del padre adoptivo Radamanto gobernó Creta antes que Minos, y dotó a la isla de un excelente código de leyes. Expulsado de Creta por su hermano Minos, que estaba celoso de su popularidad, huyó a Beocia, donde se casó con Alcmena, princesa de Micenas, madre de Heracles, que había sido expulsada por su esposo Anfitrión al conocer su infidelidad. A Radamanto se le tachó de inflexible e integro; por ello fue convertido en uno de los jueces de los muertos en el Hades, junto con Éaco y su hermano Minos. Se suponía que juzgaba las almas de los orientales (asiáticos y africanos), mientras Éaco hacía lo propio con los occidentales (europeos), teniendo Minos el voto decisivo en caso de indecisión.

Aunque es creencia popular que Dante hizo a Radamanto uno de los jueces de los condenados en la parte del Infierno de La divina comedia; en realidad Dante solo coloca como Juez a Minos, omitiendo por completo a Éaco y Radamanto. Sin embargo, Virgilio hace una breve descripción de las funciones de Radamanto como Juez de las sombras en la Eneida:

«El cretense Radamanto ejerce aquí un imperio durísimo. Indaga y castiga los fraudes y obliga a los hombres a confesar las culpas cometidas y que vanamente se complacían en guardar secretos, fiando su expiación al tardío momento de la muerte. Al punto de pronunciada la sentencia, la vengadora Tisífone (una Furia), armada de un látigo, azota e insulta a los culpados, y presentándoles con la mano izquierda sus fieras serpientes, llama a la turba cruel de sus hermanas (el resto de las furias)».

Astrológicamente, Radamanto parece funcionar como un juez que actúa como un administrador de justicia, justo, modesto y autocrítico. Radamanto, parece tener una conexión con las cosas originadas en Asia (incluyendo el cristianismo, que se originó en lo que hoy es Israel), y también parece estar relacionado con las creencias que quedan fuera de la corriente principal.

Radamanto tiene la capacidad de entender algo de otra persona, es un experto en el interrogatorio de los sujetos y tiene la capacidad de evaluar la pertinencia de los contenidos durante una entrevista o durante una prueba. El tema principal de Radamanto es obtener la verdad acerca de algo que se dejo en el pasado. Radamanto promueve una mente abierta, justa y sin prejuicios, ver el todo de la imagen, recuerda aquí a los celebres personajes Hércules Poirot y Jane Marple de Agatha Christie, o al más famoso detective de ficción: Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle; capaces de ver la verdad entre tantas versiones distintas que se muestran. En su aspecto negativo puede volverse critico y condenatorio; se siente perseguido y persigue; y sus acciones como juez terrible se reflejan en su símbolo, que hace referencia a la soga de un verdugo.

Deucalión (Deucalion), el planeta del ensayo y error.

Deucalión (53311 Deucalion / 1999 HU 11) es un objeto trans-neptuniano (TNO) descubierto en 1999 y se clasifica como un cubewano. Tiene unas dimenciones cercanas a 200 km, su perihelio es de unos 41,62 UA y su afelio de 47,2 UA, siendo uno de los objetos del cinturón de Kuiper encontrados con una de las orbitas más circulares, su excentricidad es de 0,06; y casi no tiene inclinación en la eclíptica (0,34°). Su tiempo de traslación es de unos 291 años; pasará por su perihelio en 2068 ubicado a unos 27° Capricornio, estando su nodo norte (ascendente) a unos 22° Tauro; encontrándose en los actuales momentos a unos 10° Escorpio.

En el mito, Deucalión y su esposa Pirra, son los equivalentes griegos de Noe y su esposa Naama, sobrevivientes del diluvio bíblico. En la versión griega y en muchos mitos el hombre ha sido creado y destruido varias veces por los dioses. Los humanos fueron la creación del titán Prometeo, hijo del más grande —por tamaño y por primogénito de Urano y Gea— de todos los antiguos titanes. El titán Japeto fue esposo de una Oceanide llamada Asia o Clímene; indicando que su dominio se encontraba en oriente; hijos de la pareja fueron Epimeteo, Prometeo, Atlas y Menecio. El primero no lucho en la titanomaquia (la guerra entre dioses y titanes), el segundo ayudó a los dioses y fue amigo de juegos de Zeus cuando eran niños; los otros dos lucharon contra los dioses y Atlas fue condenado a sostener el techo del mundo (cielos) por la eternidad —hasta que paso Perseo volando después de vencer a Medusa y lo petrificó convirtiéndolo en las montañas de África que lleva su nombre; el que tuvo la peor parte tras la lucha fue Menecio, muerto por un rayo de Zeus.

Los animales y los hombres fueron hechos del barro por Epimeteo y Prometeo respectivamente. Mientras Epimeteo doto a sus distintas creaciones de fuertes dientes, terribles garras, duros picos, rápidos cascos, firmes plumas, etc.; la creación de los hombres se hizo mirando la imagen de los dioses. Y así cuando regia Cronos se dio la Edad de Oro, los hombres vivían junto a los dioses y era una época caracterizada por la paz y la felicidad. Los hombres no tenían que trabajar para alimentarse, ya que la tierra los proveía de todo cuanto necesitaban —El Edén—. Vivían durante muchos años, pero siempre con apariencia joven, hasta que morían de forma tranquila.

Tras la caída de los titanes, los hombres y los dioses se separaron, fue la Edad de Plata; y estos olvidaron a los dioses y Zeus creó las estaciones y los hombres murieron por del frío del invierno que provocaba Demeter ante la pedida de su hija Persefone. Fue cuando Prometeo temiendo por sus hijos/creaciones robó el fuego de los dioses y se lo dio a los hombres. Por este acto Zeus castigó a Prometeo, quien fue encadenado en la cima del Cáucaso y cada día un águila venía y devoraba su hígado; y el como inmortal cada noche lo regeneraba para seguir el eterno sufrimiento.

Para castigar el falta de fe de los hombres de esta edad, Zeus ordenó que Hefesto modelara una imagen con arcilla, con figura de encantadora doncella, semejante en belleza a las inmortales, y le infundiera vida. A Afrodita le mandó otorgarle gracia y sensualidad, y a Atenea concederle el dominio de las artes relacionadas con el telar y adornarla, junto a las Gracias y las Horas con diversos atavíos, a Hermes le encargó sembrar en su ánimo mentiras, seducción y un carácter inconstante. Ello, con el fin de configurar un “bello mal”, un don tal que los hombres se alegren al recibirlo, aceptando en realidad un sinnúmero de desgracias.

Y esta nueva mujer creada fue llamada Pandora y entregada a Epimeteo, Y hubo razón para ello, Epimeteo por encargo de su hermano Prometeo, custodiaba una vasija donde había logrado encerrar a todos los males que azotan a la humanidad. A pesar de que su esposo le había prohibido terminantemente abrir aquella caja, Pandora picada por la curiosidad la abrió. De ella escaparon todos los males —plagas y enfermedades— esparciéndose rápidamente entre el genero humano, solo quedó la esperanza, que Epimeteo logró atrapar cerrando la caja apresuradamente. Y desde entonces los hombres ya no vivieron cientos de años, sino algunas decenas.

En este ambiente surge la Edad de Bronce; donde el fuego permitió a los hombres no sólo vencer el invierno, sino a fabricar instrumentos y armas de metal y producto de los males repartidos los hombres se mataban entre si.

Finalmente Zeus cansado de los hombres y sus guerras decide exterminarlos con un gran diluvio; y abre las puertas del cielo para que inunden la tierra. Pero un humano se salva con su mujer; se trata de Deucalión, un hijo de Prometeo, quien estaba casado con Pirra, una hija de Epimeteo y Pandora. Deucalión sabía de las intenciones de los dioses de parte de su padre Prometeo, una vez que lo fue a ver al Caucaso. Había preparado un arca y cuando empezó a llover se subieron él y su mujer con todo lo que pudieron. A diferencia del dios judío que hizo llover durante 40 días y 40 noches; Zeus, quizás menos poderoso, solo mantuvo la lluvia nueve días y nueve noches.

Después de nueve días y otras tantas noches navegando, con el fin del diluvio la pareja volvió a tierra firme y Deucalión decidió consultar un oráculo de Temis sobre cómo repoblar la tierra. Se le dijo que arrojase los huesos de su madre por encima de su hombro. Deucalión y Pirra entendieron que “su madre” era Gea, la madre de todas los seres vivientes, y que los “huesos” eran las rocas. Así que tiraron piedras por encima de sus hombros y éstas se convirtieron en personas: las de Pirra en mujeres y las de Deucalión en hombres. Estos seres forman la última raza humana, la raza de la Edad de Hierro, destinada a sobrevivir a los males que tiene ahora el mundo y a trabajar todos los días por su sustento.

Las semejanzas entre Deucalión y el Noe bíblico son muy cercanas. Noe y su mujer se salvaron con sus tres hijos: Sem, Cam y Jafet; y sus esposas (tres mujeres). Deucalión y Pirra tenían seis hijos, tres varones y tres hembras: Helén, Oresteo y Anfictión, Pandora (nieta de la Pandora de la caja), Tea y Protogenia. Noe tras el diluvio se emborracha; Deucalión traduce ‘Vino para el marinero’ y su mujer Pirra traduce ‘vino rojo’. Algunos asemejan los nombres del hijo de Noe, Jafet/Japhet, con el nombre del titán Japeto, el abuelo de Deucalión, que justamente reinaba en la hoy Turquía; y los hijos de Jafet se movieron hacia la hoy Turquía y al norte entre el Mar Negro y el Mar Caspio, tierras donde se encuentra el Cáucaso, lugar donde castigaron a Prometeo, son demasiadas coincidencias para descartar y no pensar en un origen común para ambos mitos.

En astrología Deucalión se traduce en aprender del ensayo y el error; esto significa que periódicamente se debe empezar desde el principio, pero con toda la experiencia adquirida previamente. Este ir y venir se ve reflejado en las mareas, este flujo constante y cíclico que nos permite apreciar las habilidades de cada hombre en particular; pero los flujos de agua, siempre semejantes pero siempre distintos nos pueden abrumar y ahogar; es esa sensación de tratar de mantenerse a flote, de que la carga nos abruma, el sentirse financieramente inestable son los aspectos negativos que señala Deucalión.

Caos (Chaos), el planeta de la anarquía

Caos (19521 Chaos / 1998 WH24), un objeto del cinturón de Kuiper que no tiene resonancia con cualquier otro planeta y por tanto se trata de un cubewano (un objeto típico del cinturón). Se le trata como un probable planeta enano dado su tamaño de unos 500 km de diámetro. Caos fue descubierto en 1998 y lleva el nombre del estado primitivo de la existencia en la mitología griega, de la cual los dioses aparecieron por primera vez. Tiene un perihelio de unas 41 UA y un afelio de 51 UA; teniendo un órbita casi circular (0,11 de excentricidad) y se encuentra levemente inclinado unos 10° (menos que Plutón, que tiene 17°), Caos tiene un periodo de traslación de unos 312 años y pasará por su perihelio en junio de 2033 encontrándose a mitad de su paso por Cáncer.

En la mayoría de los relatos cosmogónicos el Caos precede a la creación; es ese vacío primitivo que todo lo llena y del cual surge el mundo. Para los egipcios el universo surge de Nun o Nuu «el océano primordial». Nun era el elemento caótico que contiene el potencial de la vida, simbolizado como caóticas aguas primordiales que ocupaban todo el universo. Del Nun surge espontáneamente la creación y después las aguas del Nun (océano) rodean la Tierra (la creación), siendo Nun el responsable de la inundación anual del Nilo y de las aguas subterráneas que marcaban los límites entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Bajo este aspecto fue identificado luego con otro dios egipcio; Jnum, dios que vive en las primeras cascadas, que abre y cierra las aguas del Nilo y que del barro crearía a los hombres. De Nun surgen siete primitivos dioses (representados como ranas o como serpientes) y formaron cuatro parejas: Nun y Naunet, —las aguas primordiales—; la segunda, Heh y Hehet, —el espacio infinito—; la tercera, Kuk y Kauket —las tinieblas— y la cuarta, Nia/Tenemu/Amón y Niat/Tenemet/Amonet —lo oculto (aire y viento no visibles pero si perceptibles)—; la interacción de estos entes resultó ser tan desequilibrada entre ellos que produjo un cataclismo y dio como resultado el surgimiento de un montículo primigenio, en cuyo interior había un huevo cósmico (o una flor) del que salió del mismo el dios del sol, Ra, quien ascendió hasta el cielo. Ra tendrá entre su hijos a Shu (el aire seco) y Tefnut (el aire húmedo); hijos de estos fueron Ged (dios de la tierra) y Nut (diosa del cielo), estos estaban tan juntos que no daba espacio para que nada creciera y Ra los separó poniendo a su padre entre ambos para siempre. Pero Nut, ya embarazada, tendría cuatro hijos: Osiris (dios de la fecundidad), Isis (diosa de las tierras fértiles), Seth (dios del desierto) y Neftis (diosa de las tierras pobres); hijo de Osiris e Isis es Horus (quien remplaza a Ra en funciones) y de Neftis y Osiris nacerá Anubis (dios de los cementerios). El resto de los dioses son o hijos de Ra o descendientes de estos últimos.

Para los pueblos de babilonia el universo apareció por primera vez cuando Nammu un abismo sin forma —equivalente al Nun egipcio— se separó y dio origen a Tiamat (el mar tumultuoso y principio femenino) y a Apsu (el océano primordial y principio masculino); de la unión de estas dos fuerzas nacerá el resto de la creación. Otros señalan que Nammu el abismo sin forma, se abrió a sí mismo y en un acto de auto-procreación dio nacimiento a An (dios del cielo) y a Ki (diosa de la Tierra).

En India hay varios mitos, uno primero habla de la muerte de descuartización de un antiguo gigante, era una época de sacrificios humanos. Luego el mito se vuelve es más complicado, se resume que en un rincón del infinito universo espiritual existe un «océano»; allí está acostado la más grande de las formas del dios Vishnú sobre una gran serpiente; y de su ombligo surge una flor y cuando la flor se abre nace el dios Brahmá de cuatro cabezas, quien crea al resto del universo —aquí recuerda el mito de Ra—.

Entre los vikingos habían dos mundos uno de hielo (Niflheim) y otro de fuego (Muspelheim) y entre ellos un abismo (Ginnungagap), el calor del mundo de fuego provoca que parte del mundo de Hielo se evapore y es este vapor condensado nuevamente que entra en este “hueco profundo”, en donde nada vivía, lo que forma a Ymer, el primer gigante de la helada; quien creó otros gigantes y monstruos, hasta que los dioses (últimos hijos de los gigantes) mataron a Ymer y con sus partes crearon el mundo (aquí tenemos otro vacío inicial —caos— y la descuartización de otro gigante).

Para los griegos el Caos es aquello que existe antes que el resto de los dioses y fuerzas elementales, es decir, el estado primigenio del cosmos infinito. El término traduce ‘espacio que se abre’ o ‘hendidura’, y se lo identificó con el aire que llena el espacio entre el cielo y la tierra; después se le asocio al concepto de «confusión elemental».

Hay tres versiones griegas de como ocurrió esta cosmogonía; con el Caos como origen. La primera y más común es que del Caos surgen deidades elementales, los protogonos (los primeros), estos son: Nix (la Noche) y Érebo (los oscuros abismos) que serán padres de Éter (la luz) y Hemera (la claridad); Gea (la tierra), Ponto (las aguas); Urano (el cielo) y Tartaro (el inframundo). En segundas versiones surgen primero Nix y Gea, las primeras madres, acompañadas por el espíritu Eros (el amor y no confundir con Cupido) y ellas generan por si mismas a Erebo, la primera; y la segunda a Urano, Ponto y Tartaro. Eros junta a Nix y a Erebo y de su unión nacen una serie de dioses oscuros (daimones/genios/demonios); y Eros junta a Gea y Urano de quien proceden los titanes, los cíclopes y los hecatónquiros; y de estos el resto de la creación. Es interesante comparar que Urano es castrado por uno de sus hijos (el Titan Cronos, ayudado por sus hermanos); aquí también tenemos un descuartizamiento de un antiguo gigante, de la sangre derramada tras la castración que cayo a la tierra surgirán los gigantes y de la que cayo al mar nacerá la diosa Afrodita.

Una segunda versión, en el mito pelasgo de la creación, Eurínome (la ‘diosa del todo’) surgió de este Caos y creó el cosmos a partir de él; era acompañada por una serpiente (Ofión) y de su vientre de oscuridad surgirá un huevo cósmico que contenía el Universo y cuyas partes al abrirse formaran el cielo y la tierra —una versión distinta del mito de Ra—. La diosa Eurínome tiene otra versión dentro del mito tradicional, se la hace hija del Titán Océano y la titanide Tetis; siendo una de las diosas que cuidó al abandonado Hefesto, cuando su madre, Hera, lo boto del Olimpo por deforme y Eurínome fue madre con Zeus de las tres Cárites (las Gracias). En la versión órfica Chronos (‘Tiempo’, que aquí equivale a Urano y no confundir con el titán Cronos) y Ctonio (‘de la Tierra’) existían desde el principio, siendo Chronos el creador del universo. Entre su hijos están Cronos y Ofión que compiten por el dominio del mundo. Ofión gobernó el mundo con su esposa Eurínome antes del reinado de Crono y Rea, quien les derrocaron y arrojaron al mar.

Una última versión señala que del Caos surgió el titán Océano (visto como el río que rodea la tierra y no equivalente a Ponto que equivale al mar interior o Mediterráneo) y la diosa Tetis (vista como diosa de la lluvias). Juntos serán los padres de todos las fuentes de agua dulce (ríos, pozos, manantiales y las nubes de lluvia) y del resto de la creación. La pareja era probablemente equivalente a Ofión, un Titán mayor en los mitos órficos, y su mujer Eurínome; quienes gobernaron el cielo poco tiempo y que arrojados a la corriente de mar que rodea la tierra por Cronos y Rea. En la versión tradicional Océano y Tetis son hijos de Urano y Gea, una pareja de titanes, y no participaron en la castración de Urano, ni se unieron a la batalla contra los dioses olímpicos más jóvenes contra el resto de los titanes.

Astrológicamente, Caos significa: la anarquía, el desorden, tumulto, alboroto, falta de sentido, desinterés y liberación. Caos tiene que ver no sólo con la confusión primordial, sino con la entropía y su producto final, las cosas se deshacen, o se rompen a modo que lo nuevo pueda llegar a existir —ciclos de muerte y resurrección—. Por ello uno de sus símbolos es la hoz de Saturno pero volteada, el semicírculo mira a la derecha, hacia el futuro que es por demás incierto. Otro grifo más común es una serie de flechas que salen de un punto común; representa el caos de la creación, el bigbang que explota, esta imagen del caos proviene de Michael Moorcock y su símbolo del caos está compuesto por ocho flechas en un patrón radial. Modificaciones al símbolo se han dado, entre la más destacadas es de incluir un circulo en el centro para denotar la expansión, poner flechas de tamaños (anchos y largos) diferentes, etc.

Hay que señalar que las ocho flechas con el circulo interno es una imagen similar al signo budista ‘La rueda del Dharma‘; término tibetano que literalmente significa ‘la rueda de la transformación’ y el movimiento rápido de la rueda funciona como una metáfora adecuada para el rápido cambio espiritual engendrado por las enseñanzas del Buda y nada tiene que ver con el caos. Caos tiene muy presente las acciones espirituales y el libre albedrío; la magia y su uso no debe afectar la libertad de opciones de los otros; la energía caótica es por un lado destructora y por el otro creadora; así el problema muchas veces es descubrir que hay orden dentro del caos.

Caos cambia de signo aproximadamente cada 25 a 26 años; hoy transita por Géminis y representa muestra su efecto en el comercio y los mercados; en las crisis económicas que se vienen experimentando desde 2003 y han tomado fuerza desde 2008. Entre 1979 a 2002 Caos estuvo en Tauro, fueron años finales de la guerra fría y el auge del terrorismo, Caos marca en Tauro un aumento en los tensiones motivadas por romper lo consolidado. Entre 1954 a 1978 Caos transito por Aries, es más activo y agresivo, hay una gran necesidad de hacer algo con esa energía caótica que puede ser impredecible y violenta; nace el Rock and Roll, se inicia la carrera espacial, Israel gana la guerra de los seis días contra los estados árabes vecinos; la mayoría de Sudamérica cae en dictaduras militares, nacen los movimientos sociales “hippies” que se harían notar en sus protestas anti-guerra y se esparcirían por todo el mundo. Entre 1927 y 1953 Caos paso por piscis, aquí mostró la disolución que se dio en la sociedad esos años; es la gran crisis económica, fueron los horrores de la segunda guerra mundial y la expansión del comunismo en el lejano oriente, China, Corea. El siglo XX se inició con Caos en Acuario, hubo un actitud fría e impersonal, el mundo es cruel, duro y hay que tratar con ello; predomina un sentimiento de cambio; la física tradicional se desmorona, empieza la decadencia de los imperios europeos (Alemán, Austroungaro, Ruso), ocurre la primera guerra mundial. Así Caos a su paso promueve destrucción y renovación; afecta a la sociedad como un péndulo que corta y separa; nos divide y enfrenta.