Hilonoma (Hylonome) y Cillaro (Cyllarus); los planetas de los cambios violentos

Hilonoma (10370 Hylonome / 1995 DW2) tiene un diámetro de unos 70 km aproximadamente; descubierto en 1995 su órbita actualmente es controlada por Urano en su perihelio y Neptuno su afelio; con un periodo de unos 126 años. Cillaro (52975 Cyllarus / 1998 TF35) fue un centauro descubierto en 1998; un diámetro similar a Hilonoma y tiene un periodo de 136 años. Al igual que su compañera su perihelio entra dentro de la órbita de Urano, mientras que su afelio pasa fuera de la órbita de Neptuno, entrando en el cinturón de Kuiper. Ambos planetas combinan la empatía de Neptuno y los sobresaltos de Urano.

El mito hace a Hilonoma esposa de Cillaro y se suicida (como Julieta) al ver morir a su esposo por una lanza que cae en su pecho en la pelea contra los lapitas. Astrológicamente Hilonoma se vincula con la imposibilidad de seguir viviendo después de la pérdida de su amado y el suicidio es la forma que pone fin a este dolor, es la marca de los suicidas. Así Hilonoma muestra como los sobresaltos y sorpresas repentinas pueden cambiar tu vida.

Quizás uno de los más famosos históricamente que involucran la pena de masas en la historia moderna fue el asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963, TX), nos encontramos con Hilonoma entrando en Cancer (la casa de los padres, la familia y las raíces) y Neso en Gemini está cerca del punto de salir de la casa tercera (casa de las comunicaciones). Hilonoma representa el aspecto emocional de esta lesión que afecto a toda una nación, y Neso el aspecto psicológico y de comunicación que trajo.

Otro ejemplo tenemos en la conjunción que hubo entre la luna nueva y Hilonoma el 12 de noviembre  de 2004 sobre el signo de escorpio; un día antes ocurre la muerte de Yasir Arafat; terrorista para unos, héroe para otros. Aquí Hilonoma afecto emocionalmente a todo el pueblo palestino y gran parte del mundo árabe; recordemos que la luna es símbolo de los pueblos musulmanes.  


Por su parte Cillaro parece identificarse con el orgullo personal y el deber ser; esto mueve sus acciones, aunque estas tengan consecuencias nefastas. Como uno de los centauros más apuestos, fue objeto de deseo de las centauras; por ello despiertas pasiones y deseos por el amado; inspira a las masas y a los fanáticos a seguirlo cual ídolo, elevándolo por encima de los demás; se le vincula así con los problemas derivados del fanatismo, las ideas obsesivas y las manías. Pero Cillaro tiene la capacidad, al igual que su compañera, de cambiar las cosas de manera violenta, aunque parezca que estas han estado así por mucho tiempo y se vea muy difícil revertir tendencias.

Cillaro y Hilonoma han estado en oposición unas 53 veces desde 1931 a 1983; a una por año en promedio; sin embargo nunca en ese periodo se han encontrado en conjunción y no se conoce que haya ocurrido una desde hace mucho tiempo. La conjunción de ambos cuerpos ocurre en promedio una cada 1700 años; y dado lo cambiante de las órbitas de los centauros por la influencia de los planetas gigantes que alteran significativamente sus órbitas, así como su inclinación sobre la elíptica,  no se puede retroceder muchos siglos en el tiempo para buscar la última vez de tal evento.

Los grifos de ambos cuerpos siguen la tradición, la elipse que apoya a la letra “Y” para Hilonoma (por la “y” de Hylonome); aunque a veces está invertido, para indicar que es una centaura, a semejanza de Venus. Y con Cillaro se combina la “C” y la “Y” (sus primeras dos letras en Cyllarus) sobre la elipse, para no confundirse con el grifo de Hilonoma y el de Cariclo. Otro signo para Cillaro es el monograma de las letras “T” y “F”, con que fue nombrado inicialmente (1998 TF35).

Los comentarios están cerrados.