Teharonhiawako, el planeta del beneficio de la duda

Teharonhiawako (88611 Teharonhiawako / 2001 QT 297) es un objeto trans-neptuniano descubierto en agosto de 2001 y es un miembro del cinturón de Kuiper, mide unos 175 km de diámetro. Se trata de un sistema binario y su compañero con un diámetro de unos 120 km es llamado Sawiskera y fue encontrado en noviembre de ese mismo año. En 2007 el sistema binario recibió los nombres de dos hermanos gemelos (que eran como Cain y Abel) en el mito de la creación de los Iroqueses (una confederación de cinco naciones: Seneca, Cayuga, Onondaga, Oneida y Mohawk que se unieron a mediados del siglo XII, a las que se sumó posteriormente, Tuscarora en 1720. Eran nativos norteamericanos americanos que habitaban la región de los grandes lagos hasta la desembocadura del río San Lorenzo)

El binario gira alrededor del Sol en un periodo de 294 años, con un perihelio de 42,9 UA y un afelio de 45,3 UA; mostrado como muchos cubewanos una órbita muy circular (excentricidad 0,03) y una casi mínima inclinación sobre la ecléctica de 2,6°. Su nodo norte se ubica a 4° Acuario y su perihelio a 2° libra, siendo su último paso por perihelio en marzo de 1888, no volverá hasta 2182. Entre los eventos importantes para esas fechas se indican: Fundación en USA de la National Geographic Society, con el propósito de incrementar y difundir el conocimiento geográfico y la Gran Ventisca de 1888, llamado también el Gran Huracán Blanco; una tormenta de nieve que paralizó toda la costa este norteamericana, principalmente la región donde habitaban los iroquenses, encerrado a las personas en sus casas por más de una semana y matando por frío a más de 400 personas, entre ellos 100 marinos atrapados en sus barcos y unas 200 personas en Nueva York. Sawiskera gira alrededor de Teharonhiawako a una distancia de 27300 km; y tarda en dar una vuelta completa unos 825 días.

Breves de la mitología Iroquense

Teharonhiawako y su hermano gemelo Sawiskera son hijos de la nieta/hija/esposa del Gran Espíritu (Ha Wen Neyu, llamado Wakanda entre los indios dakota, Manitou del algonquin, y el Oki de los iroqueses; Wakan Tanka entre los Sioux, El Viejo entre los pie negros, etc.) que es la fuente de la creación.

En una de las muchas versiones de la historia de la creación de nativos americanos se dice que toda Tierra primitiva estaba completamente cubierta por las aguas profundas y por esta razón, la gente vivía más allá de las estrellas. Entonces un día, una mujer, que estaba embarazada, cayó del cielo al agua. Atahensic, era según algunos mitos, una de las esposa o hija del Gran Espíritu, y que este la había expulsado de los cielos ante falsos rumores sobre su embarazo. Todos los animales como el castor, la nutria y el desmán (un mamífero insectívoro parecido al topo) y aves como: los patos y los gansos para evitar que se ahogara la llevaron a la Gran Tortuga, el maestro de todos los animales, quien dijo que la pusieran en su parte superior de su cáscara. Luego ordenó a los animales de mar para bucear bajo las aguas y recuperar la tierra que había caído del cielo con la mujer. Esta mágica tierra fue depositada en el caparazón de la tortuga, y pidió a la mujer del cielo bailar en un círculo sobre él. La Gran Tortuga comenzó a crecer hasta convertirse en una enorme isla —la tierra—.

La mujer del cielo, Atahensic, dio a luz a gemelos (en otra versiones a la madre de los gemelos, quien muere en el parto y estos son criados por la ahora abuela). Uno de ellos es diestro y se llamo Teharonhiawako (llamado también Hahgwehdiyu), el “Portador del universo”; el otro es zurdo y se le llamo Sawiskera (conocido como Hahgwehdaetgah), “el malicioso”. Teharonhiawako era justo y honesto, mientras que Sawiskera era un espíritu travieso, fuerte, celoso, cruel y astuto, hábil suficiente para convencer a su madre/abuela que tenía razón.

A la muerte de su madre/abuela, los gemelos no lograron ponerse de acuerdo sobre qué hacer con sus restos. Mientras Sawiskera sólo quería deshacerse de ellos, Teharonhiawako decidió honrar su memoria y uso distintas partes de su cuerpo para crear al sol, la luna y las estrellas; y en su vientre hizo germinar el maíz, en algunos mitos traído desde el cielo por Ga-gaah, el cuervo, que trajo un grano con él. Teharonhiawako lo plantó en el cuerpo de la tierra (su madre/abuela muerta) y fue la primera mata de maíz, que dio alimento a la gente. Ya que el maíz es el regalo de cuervo con el hombre, él tiene el derecho de volar sobre los campos y comer a las larvas jóvenes que ponen en peligro los brotes tiernos, y reclamar la primera parte.

Teharonhiawako trabajo para crear la vida. Él creó todo lo que crece como el trigo, frutas y tabaco, así como todo tipo de criaturas animales. Sawiskera su hermano, sin embargo, es fue creador de malezas, plagas y monstruos. Sawiskera siempre buscaba dañar los logros de su hermano. Así que cuando Teharonhiawako creó las rosas, Sawiskera añadió las espinas. Un día Teharonhiawako cansado de las acciones de su hermano y decidió pelear con él para determinar quien gobernaría el mundo de una vez por todas. Después de una larga y dolorosa lucha, Teharonhiawako puso a su hermano fuera de acción, y aunque pudo destruirlo, decidió sabiamente para perdonarlo Sawiskera y lo desterró del reino de las tinieblas y la oscuridad.

Después de esta victoria, Teharonhiawako decidió que tenía que crear a un ser que se le parecía, pero que emanaran de la tierra, un ser con una inteligencia superior para que pueda ser responsable de supervisar la evolución de su creación. Luego se decidió que sería mejor crear un solo ser y dar a cada uno de ellos las mismas instrucciones y observar el paso del tiempo si sería capaz de pagar. Creó cuatro hombres, todos parecidos al lugar en que fueron creados, primero uno de piel dorada como el brillo de la madera al salir el sol —los asiáticos—, luego uno blanco como el color de un gran lagos salado —los europeos—; luego uno negro como el oscuro bosque —los africanos— y finalmente para completar las razas acordes con cada estación del año creó un cuarto hombre, de piel rojas como la arcilla — los nativos americanos—; pronto descubrió que no se llevan bien los cuatro hombres entre si y los ubicó en continentes distintos, dejado al piel roja en su tierra de origen.

Teharonhiawako sería un dios creador, e infundió su aliento en otras entidades o espíritus; entre estos destacan: Ga-oh, que es el dios/espíritu/gigante que guarda —cuida— los vientos. Los vientos son animales llamados por Ga-oh y dotados de poderes; así el viento del norte es un gran oso llamado Ya-o-gah. Cuando Ga-oh lo libera, el invierno barre la tierra y el agua se congela a partir del aliento helado. El poder del oso es tal que, si se le ordena, podría aplastar el mundo en sus tormentas o destruirla con el frío. El viento del sur se llama Beoga, es un cervatillo que lleva el aroma de las flores y el canto de los pájaros y arroyos en todo el mundo. Dajoji, es un puma, es el espíritu del viento del oeste. Fue llamado por Ga-oh en el cielo para luchar contra las tormentas. Dajoji controla las tempestades, tumba arboles, y castiga a las olas del mar; se dice que incluso el sol oculta su rostro (detrás de las nubes) cuando escucha los gruñidos de Dajoji. Los vientos húmedos del este son el aliento del enorme alce celeste.

Los indios iroqueses del este de América del Norte dicen que es un gran cazador, Sosondowah, perseguía al alce celestial. La diosa de la aurora lo capturó y lo convirtió en su guardián. Un día Sosondowah vio a una joven mortal, Gendenwitha, en la tierra y se enamoró de ella. Se fue a la Tierra para conquistarla, pero se mantuvo alejado por tanto tiempo que la diosa de la aurora se enojó y lo ato al dintel de su puerta. Y volvió Gendenwitha en la Estrella de la Mañana. Así Gendenwitha brilla por encima de él fuera de su alcance, por lo que Sosondowah eternamente la anhela.

Adekagagwaa es la personificación del verano y diosa del arcoiris; cuando viaja al sur, Gohone, la personificación del invierno sale de su cueva y llama a Ga-oh para que libere a Ya-o-gah. Su regreso es anunciado por el poderoso Hino, un cazador que representa las tormentas y que celebra el regreso de su esposa. Tarhuhyiawahku es un gigante equivalente a Atlas y sostiene el cielo. Por su parte el joven Onatha es un dios de los agricultores, lo acompañan los deohakos, nombre genérico de los iroqueses a los espíritus de las plantas, especialmente aquellas que son esenciales para su supervivencia. Estas plantas incluyen frijol, maíz y calabaza. Los deohakos son equivalente a ninfas o dríades. Otros espíritus más pequeños son los Jogah, similares a las hadas  y duendes, representan aspectos de la naturaleza, y se dividen en varios grupos en función de su relación con el mundo: la Gahonga son los jogah de rocas y ríos, el Gandayah que dan vida a la tierra fértil y los Odhows que controlan a los espíritus del mundo subterráneo, evitando que vengan a la superficie de la Tierra. Ioskeha es el dios de la medicina y dio tabaco a los hombres, en algunos mitos lo hacen el creador de la humanidad. Los honochenokehs son espíritus benignos que acompañan a Teharonhiawako y cumplen sus deseos, mientras que los otkons son espíritus de lo que está mal, de la muerte y la decadencia, todo lo contrario son los orendas, la esencia misma de todo lo que es bueno, la vida y la vitalidad.

Entre las leyendas posteriores se narra una gran guerra que hubo entre los pieles rojas; eso hasta que ‘El Gran Pacificador‘, (Deganawida o Dekanawida = dos corrientes que fluyen juntas), un profeta, llevó la paz a las tribus en guerra, unificándolas bajo una misma ley y un mismo gobierno, poniendo también fin a la práctica del canibalismo. La idea fue finalmente puesta en practica con Hiawatha (también conocido como Ayenwatha o Ha-yo-went’-ha) que vivió por el siglo XV y fue el fundador de la Confederación Iroquesa, (también conocida como Haudenosaunee). Así ‘El Gran Pacificador‘ fue el hombre de las ideas, Hiawatha fue el político que realmente las puso el plan en práctica. Sobre las fechas de estos hechos muchos no se ponen de acuerdo; unos suponen que ocurrieron entre el siglo XV y XVI, coincidiendo con la llegada los europeos; otros ubican sus inicios en el siglo XII, ya que coincide con un eclipse total de sol que se dio en la región y que está vinculado a las leyendas del inicio de la Confederación Iroquesa.

Teharonhiawako en la astrología

Astrológicamente, Teharonhiawako parece manejarse como el dios que representa: optimista, da a los demás el beneficio de la duda, inspira las ideas innovadoras, experto en mediación; pero puede ser ingenuo, ciego, confíado, no aplica un sano escepticismo; se le vincula a tratados y acuerdos que requieren de buena fe, las cuestiones raciales, las migraciones, las expediciones. Es un dios de dicotomías, de domesticar el entorno para el cultivo, trata de servir como puente para la conciliación de opuestos.

Teharonhiawako es un agricultor, a diferencia de Sawiskera que era cazador. Lo que implica que tiene que haber conocimiento de las estaciones y el momento adecuado para sembrar, cosechar y el resto de los procedimientos de cosecha. Así el tema principal es la comunicación con el paso del tiempo, la astrología, los horarios. Su logo hace referencia a unir los opuestos, volver a formar el circulo lleno; también el collar deriva de la bandera iroquense, y este del cinturón de Hiawatha.

Los comentarios están cerrados.