Hombre lobo en la ficción (5) Encasillando al mito.

Para la década de los treinta otras obras seguirán explotando el tema en relatos cortos y encasillando al personaje; cuentos como: ‘La muerte de un cazador furtivo‘ (1935) de H. R. Wakefield, ‘Los peludos bailarán‘ (1938) por Manly Wade Wellman y otras obras cortas repiten y reinventan las historias ya contadas.

Muchos de esos cuentos de algunos autores fueron reimprimidos años después como antologias; asi por ejemplo en 1960 fue reimpresa en tapa dura ‘Los invasores de la oscuridad‘ de Greye La Spina; publicada como novela seriada en la revista Weird Tales en 1925. Ambientada en Brooklyn, Nueva York, a mediados de la década de 1920, la viuda de un ocultista y una princesa rusa están enamoradas del joven Owen Edwards, quien investiga unas extrañas muertes y las pistas parecen apuntar a algo más peligroso que sólo los lobos amaestrados en la mansión de la princesa.

Otras historias de terror de hombres lobos, estas del autor H. Warner Munn de la citada revista fueron recopiladas y publicadas en dos volúmenes ‘Los Cuentos del clan de Hombres Lobos‘ en los años 1979 y 1980 respectivamente. Estas obras aún estaban libre de las ataduras impuestas tras ‘Un hombre lobo en París‘ de 1933

Es con cuento corto ‘Más oscuro de lo que piensa‘ (1940) por Jack Williamson, luego transformado en novela en 1948; que tenemos la primera obra significativamente diferente; en la obra se narra la historia de un grupo de hombres lobos y cambiaformas que viven ocultos entre los humanos y que esperan la llegada de su redentor.

Para 1941 ‘El Lobo Blanco‘ de Franklin Gregory ya se encasilla al mito; en la obra la presencia de un gran lobo blanco (muy asociada la imagen al mito de la mujer lobo) es vinculado a una serie de muertes violentas de niños; una joven ‘Sara’, es la posible causa, siete generaciones atrás ocurrieron hechos similares con un ancestro; pero un cáliz de plata aparece como arma contra la bestia.

Casi una década después las armas de plata son el recurso para acabar con el monstruo. En ‘No habrá oscuridad‘ (1950) de James Blish, un grupo de personas en una casa de campo a distancia que descubren que uno de sus ellos es un voraz hombre lobo; aquí los invitados al lugar fabrican balas de plata para acabar con la bestia.

En ‘El grito‘ (1977) de Gary Brandner se cuenta la historia de una pareja que se va a vivir al campo; la mujer escucha ruidos raros en la noche, a lo que su marido no da importancia; finalmente el marido es mordido por un lobo negro y cambia de conducta tras sobrevivir ante su mujer. La mujer pide ayuda a un amigo y descubren que toda la aldea vecina, incluyendo al marido, son hombres lobos; el amigo y la mujer huyen y un incendio arrasa con todo el bosque y la villa; a lo lejos se escuchan los lamentos de los lobos al arder entre las llamas.

La trilogía: “El Libro de la Bestia” : El huérfano (1980), La cautiva (1981), La Bestia (1982) de Robert Stallman; es considerado por mucho como la mejor obra sobre hombres lobos desde el clásico ‘Un hombre lobo en París‘; y no se trata de una obra de terror, sino del camino que sigue el protagonista, un joven huérfano en la zona rural centro-oeste de la década de 1930, y de la extraña y misteriosa criatura encerrada en su cuerpo.

La novela corta de terror de Stephen KingEl Ciclo del hombre lobo‘ (1983) narra cada capítulo un cuento en sí mismo y cada uno cuenta la historia de la aparición de un hombre lobo en una pequeña ciudad que aparece con cada luna llena. Y en ‘El grito oscuro de la luna‘ (1986) de Charles L. Grant; extrañas muertes están ocurriendo, asumir que es culpa de un hombre lobo y descubrir quién es,  es aquí el problema.

Es interesante cerrar este ciclo con los cuentos narrados en ‘La cámara sangrienta‘ (1979) de Angela Carter, aquí una recopilación de cuentos tradicionales en una versión moderna y feminista. En tres de los tantos cuentos recopilados y re-inventados tenemos la historia de Caperucita Roja en la que el lobo es en realidad un hombre lobo. Angela Carter declaró de su obra que no era su intensión hacer una versión americana, adulta y terrible de los tradicionales cuentos de hadas, sino extraer el contenido latente de las historias tradicionales.

Angela Carter saca el tema del feminismo, rechaza las convenciones de los cuentos de hadas donde la heroína ha de ser rescatada por el héroe masculino estereotipado. Contrastando con los elementos tradicionales de la ficción gótica, que suele representar personajes femeninos como débiles e indefensos; la mujer de Carter es sexualmente liberada y fuerte. Esta obra marca el final de un estereotipo, fin de la mujer sumisa; pero nos deja otro nuevo, el hombre lobo de hoy; ha pasado medio siglo desde el primer clásico y el mito se ha cerrado; las heridas provocadas por el hombre lobo contagian el mal; la luna hace la transformación y las armas hechas de plata matan a la bestia.

Los comentarios están cerrados.