Hombre lobo en la ficción (7) de monstruo a héroe

El imagen del lobo terrible como bestia se remonta a mitos tan antiguos, desde el recordado y frío lobo Fenris, quien asustaba hasta los mismos dioses, se pasa por devoradores de carne humana como el lobo de Caperucita y se llega a la fantasía moderna como bestias que acompañan a la Jadis, la bruja blanca de las Crónicas de Narnia. Los lobos eran en el primer libro —El León, la bruja y el armario (1950)— simples soldados para la bruja. En este libro, los lobos, al igual que el terrible Fenris, son criaturas sanguinarias que se cobijan al amparo del frío invierno. En el segundo libro —El Príncipe Caspian (1951)— algunos narnianos desesperados por los ataques de los telmarinos intentan traer de regreso a Jadis usando la sangre del príncipe telmarino Caspian; entre ellos una bruja y un hombre lobo; este último no como un cambiante de hombre a lobo, sino un híbrido de ambos.

Pero no todo fue tan serio y terrorífico; en tomo más de burla humorística “El hombre lobo Compleat” (1942) de Anthony Boucher narra la absurda historia de un docente que enamorado de una gran actriz que lo rechaza, descubre luego que es un hombre lobo y se transforma en ‘perro’ para un papel canino en una película con la amada; y como ‘perro’ ayudar a un detective a resolver misterios.

En “‘Operación Caos” (1971) de Poul Anderson, una bruja y un hombre lobo unen esfuerzos en un mundo alternativo, donde la ciencia y la magia ambas coexisten y luchan en una segunda guerra mundial por salvar a USA no de un ataque nazi, sino islamita. El lobo conserva su capacidad mental y no es visto como una bestia; se trata de una obra que hace burla política a los paradigmas de la época. En el año 2000 el autor publica una secuencia “Operación Luna” y ahora la lucha se libra por el control del espacio (como ocurrió en la tierra, tras la segunda guerra mundial, la guerra fría se libró en quien llegaba primero a la luna). Esta obra es quizás una de las primeras novelas ‘románticas’ paranormales y fantasía juvenil que hoy hacen tanto furor entre las chicas adolescentes. Para poder transformase en lobo el ‘héroe lupino’ hace uso de un aparato como cámara fotográfica que emite luz de la luna llena.

La idea se mantiene en la “Hora del Lobo” (1984) de Robert R. McCammon, ambienta también en la Segunda Guerra Mundial narra las aventuras de un espía británico que va a Alemania para detener la construcción de un arma secreta contra los Aliados. El giro es que este agente es un hombre lobo.

A modo de comedia “Howling Mad” (1989) es uno de los primeros libros de Peter David, la trama trata sobre un lobo que es mordido por un hombre lobo y el pobre lobo se transforma en hombre tres noches al mes; hay vampiros y bellas doncellas; y mucha comedia si lo que se quiere es reír a carcajadas de como un lobo ve a la sociedad humana.

La idea de lobos transformados en hombres es vuelta a retomar en “River” de Skyla Dawn Cameron (2006); aquí una joven loba es mordida por un lobo y transformada en una chica humana; no puede volver con su manada y debe enfrentar su mayor peligro, sobrevivir la secundaria. Tuvo una secuencia en “Wolfe” (2009), aquí la joven que ha aceptado su vida como humana se le aparece una ‘tía’ que pretende llevarla lejos de su familia y amigos.

Otras historias tuvieron un aspecto más oscuro y sangriento; en “Danza a la luna” (Moon Dance) (1989) de S. P. Somtow, ambientada en el 1800 cuenta como una manada de hombres lobo de Viena que decide emigrar a América, en busca de tierras salvajes y presas humanas sin sospechar, pero sin saberlo, el territorio de Dakota ya es sede de los Shungmanitu, un clan de indios Sioux que se convierten en lobos a la luz de la luna llena. Es trasladar historias del viejo oeste a cuentos de hombres lobo con una carga de estereotipos (blanco = destructor; indio = naturaleza) y mucha sangre al estilo gore.

También ambientada en el oeste americano, “Nadya” (1996) de Pat Murphy nos narra las aventuras de una joven llegada a las praderas del oeste americano desde Polonia y que descubre que es distinta de otras chicas.

En la obra, no para adolescentes, “Los hombres lobo de Londres” (1990) de Brian Stableford tenemos una novela esotérica, donde ateos y creyentes se juntan, ángeles y demonios manipulan los hechos en el Londres de la Reina Victoria y donde los hombres lobo son herramientas para lograr los fines de los jugadores, una experiencia que algunos consideran mítica y comparan a la lucha entre titanes y dioses de la antigua Grecia. El libro formó parte de una trilogía mayor inspirada en esta pelea divina y de que no existe ese libre albedrío del hombre.

No tan comedia, “El salvaje” (The Wild) (1991) de Whitley Strieber; cuenta como Bob Duque se muda con su esposa e hijo a New Yord; tras conseguir un empleo mediocre con el que a penas puede pagar sus deudas, en una visita al zoológico mira a un viejo lobo; al poco tiempo Bod se transforma en lobo y es perseguido por la perrera, miembros SWAT, cazadores y hasta perros, en su escape a los bosques de Canadá. Mientras tanto, la esposa Cindy y su hijo Kevin lo buscan con la ayuda de un viejo y cansado chamán nativo americano

En “Thor” (1994) de Wayne Smith nos narra la vida de un pastor alemán que tras la llegada del Tío Ted el perro detecta un peligro que no puede explicar, pero que hará todo lo posible por proteger a su familia.

Dentro del canon tradicional “Murcheston: la historia del lobo” (2000) de David Holland narra en medio del escenario gótico del Londres victoriano, como Edgar Lenoir, un aristócrata que es mordido por un hombre lobo relata su vida como lobo y trata de justificar como natural y saludable de los deseos bestiales que lo consumen.

Christopher Golden, famoso escritor de novelas basadas en iconos modernos, (Buffy, Hellboy, etc.) tiene su serie de terror propia “Merodeadores” (Prowlers desde 2001 a hoy); en ella cuando Artie, el mejor amigo de Jack Dwyer, es asesinado brutalmente, este está devastado; pero su mundo da un vuelco cuando Jack, con la guía del alma de su amigo muerto, se entera de la existencia de los merodeadores; seres que se mueven de ciudad en ciudad, se alimentan de los seres humanos hasta que estén a punto de ser expuestos, entonces se van. Jack quiere venganza; pero mientras caza a los merodeadores, pone a todos sus seres queridos como presa de estos seres. Christopher Golden ha creado una historia que recrea la mitología hombre lobo en un molde nuevo y fresco. No hay maldición, no hay magia, estos tipos son animales que han evolucionado para imitar a la gente. Y a diferencia de los hombres lobo de la leyenda, no son seres humanos que la Luna transforma en lobo, son bestias salvajes disfrazadas de seres humanos.

Benighted/Bareback (Ignorancia/Desnudo) (2006) de Kit Whitfield nos planea un mundo alternativo, aquí la mayoría son hombres lobo y los humanos que no cambian son una minoría despreciada; sin embargo esta característica los hace apropiados para ser guardianes de los hechos de luna llena, cuando toda la población se autoencierra por seguridad. En un mundo que los desprecia, una detective debe descubrir y detener al asesino que mata a los despreciados en la luna llena y luchar contra los estereotipos.

Caitlin R. Kiernan a desarrollado sus obras entre el terror y el suspenso; entre sus libros (tres de ellos) narran las aventuras de Chance Matthews, una paleontóloga joven y Deacon Silvey, un psíquico alcohólico que está tratando de no usar sus habilidades más; en el primer libro “Umbral” (2001) ambos entran en una batalla entre los ángeles y monstruos a causa del poder del fósil de una criatura que no podría haber existido jamás… pero lo hizo, y todavía lo hace. En su segundo libro ambos “Caida de la luna roja” (2003) Deacon esta casado con su esposa Chance, que está embarazada de su primer hijo. Sin embargo, nuevas pesadillas les esperan cuando una mujer con una necesidad de violencia entra en sus vidas; y algo aún peor la ha seguido. Finalmente en “Hija de perros” (2007) han pasado ocho años desde que Emmie Silvey nació en Halloween durante la luna llena. Criada por su padre viudo, ella es una extraña niña de ojos amarillos, plagada de visiones de mundos imposibles y seres fabulosos, deben ahora ambos hacer frente a los monstruos y las fuerzas sobrenaturales que han dado forma a sus vidas … y amenazan su futuro. En estas tres y otras de sus obras el autor hace mención a la licantropía, aunque los lobos no aparezcan en escena.

Otras historias dirigidas a un publico juvenil se muestran más como cuentos de misterio, donde el hombre lobo es muchas veces una excusa para ocultar otras intensiones; así en la novela “Noche del hombre lobo” (1979) escrita dentro de la serie de libros de los Hardy Boys, los dos chicos detectives deben ayudar a limpiar el nombre de un joven acusado de ser hombre lobo cuando lobo feroz aparece en la pequeña ciudad de Bayport. Los Hardy Boys, (Frank y Joe Hardy), fueron creados por Edward Stratemeyer y los libros han sido escritos por diferentes escritores fantasmas en los últimos años, todos publicados bajo el colectivo seudónimo de Franklin W. Dixon.

Hubo a partir de 1980 obras destinadas al publico infantil que siguieron a estas historias de misterios; entre ellas “Yo era un hombre lobo en segundo grado” (1983) de Daniel J. Pinkwater; cuento corto donde un niño de segundo grado se vuelve hombre lobo pero a nadie de sus amigos y maestros le preocupa; “Los hombres lobo no van a un campamento de verano” (1991) de Debbie Dadey y Thornton Jones narra las aventuras de unos chicos en un campamento para verano y su duda si el guía del lugar es un hombre lobo. “Verdaderas historias de Monstruos” (1992) de Terry Deary, fue una recopilación de cuentos que van desde pie grande a hombres lobos dirigida al publico adolescente pero terminaron encantando también a los adultos. “Las crónicas del hombre lobo” (1996) de Rodman Philbrick y Lynn Harnett fueron tres libros en las cuales un niño descubre que cambia cada luna llena en algo no tan lindo.

Entre la serie de novelas adolescentes “Calle del miedo” (Fear Street) la obra “Mala Luz de Luna” (Bad Moonlight) (1995) de R. L. Stine, cuenta como la joven Danielle Verona, es una cantante que está realizando sus sueños en todos los pubs de moda. Pero lejos de las luces brillantes, algo se esconde a la espera por ella, algo salvaje y hambriento. No es hasta que un miembro de su banda muere al parecer hecho trizas por un animal salvaje que surge el terror y misterio.

Piel de Gallina (Goosebumps) fue una series libros de miedo escritas también por  R. L. Stine, publicadas desde 1992 al 2000. Se trata de una colección de historias de niños involucrados en situaciones de miedo. Los temas de la serie son de terror, humor y lo sobrenatural. Entre las historias de hombres lobo tenemos: “El hombre lobo de la Fiebre de los Pantanos” (1995), “Noche en el bosque del hombre lobo” (1996); “La piel del hombre lobo” (1997); “El hombre lobo en la sala de estar” (1999); y “Fiebre de luna llena” (1999).

Harry Potter, el famoso mago adolescente tendría su propio hombre lobo; un maestro y amigo de su padre; Remus Lupin, aparece en el tercero de los siete libros (1999 a 2007); fue parte de la Orden del Fénix, para la cual tuvo que infiltrarse en las filas de los hombres lobos liderados por Fenrir Greyback, quien lo había mordido cuando era tan sólo un niño, siendo el causante de su licantropía. Otras víctimas de este hombre lobo malo fue Bill Weasley, uno de los hermanos de Ron Weasley, mejor amigo del joven mago. Aunque posee el estereotipo de los hombres lobos en el cine; su imagen en las películas era por así decirlo bien anorexica.

Jim Butcher y su serie “The Dresden Files” (2000 a hoy) nos narra las aventuras de un mago adulto, últimamente Harry Dresden es el único mago profesional en la guía telefónica; y vive en los limites del hambre a la espera de su próximo trabajo (mágico o mundano); en su muchas obras trata de resolver crímenes de vampiros, demonios, fantasmas, líos de hadas, brujas y por supuesto muertes provocadas por hombres lobo. En la serie, después del segundo libro, un grupo de hombres lobo, los alfa, que se transforman el lobo para proteger su barrio de otras criaturas, ayudan a Harry a resolver algunos de los crímenes y limpiar su nombre.

Edo Van Belkom publicaría entre 2004 “Wolf Pack” y  donde un guardabosques tras un incendio encontraría unos lobeznos abandonados, de él y su esposa descubren luego que son hombres lobos y los crían como humanos; ya jóvenes estos tratan de encajar en el mundo de los humanos, pero su verdadera naturaleza hace que el reto de ser los adolescentes sea cada vez más difícil. Seguirían tres secuelas a la fechas: “Lone Wolf” (2005), “Cry Wolf” (2007) y “Wolfman” (2009).

La serie “Fusión Oscura” (Fusion Dark) de Neal Shusterman mezcla elementos modernos con cuentos clásicos y mitos antiguos; el segundo libro “El jinete de la capa roja” (Red Rider’s Hood) (2005) es sobre el joven Red (Rojo) que trata de mantenerse fuera de las pandillas, hasta que ‘los lobos’ matan a su abuela; Él decide unirse a los lobos para ver cómo vencerlos. Pronto descubre su terrible secreto: son hombres lobo con sed de sangre humana. Red finalmente se enfrenta a una elección en la próxima luna llena seguir el camino de los lobos asesinos o tomar venganza.

Otras obras para adolescentes ponen al hombre lobo como personajes secundarios; la serie de libros de “Anita Blake la caza vampiros” creada por Laurell K. Hamilton a partir de 1993; muestra a lo largo de la serie hombres lobo y son explicados como una enfermedad para la cual hay una vacuna. De igual forma en la serie de libros “Mundo Vampiro” de Brian Lumley (1992 a 1996) dos chicos gitanos deben luchar contra vampiros, zombies, monstruos y por supuesto contra hombres lobo.

Autobiografía de un cazador de hombres lobo” de Brian P. Easton. (2002) Sigue la vida de James Sylvester de su juventud a adulto, con sus padres muertos por hombres lobos, es criado por un viejo indio que trata de curarlo del odio, pero es ese odio lo que le permite seguir y reconocer que hace falta más que balas de plata para matar a un hombre lobo; se requiere un cazador entrenado; los hombres lobo en esta serie son monstruos malvados, despiadados que se deleitan con su sed de sangre sin pedir disculpas. Al primer libro le sigue “Corazón de cicatrices” (2010) y se espera un tercer libro.

Las Crónicas de Icemark” (2006-2009) de Stuart Hill son tres novelas en un mundo ficticio, el imperio Polypontian, que ha conquistado gran parte del mundo conocido en los últimos años y ahora mira al pequeño reino Icemark, la joven princesa Thirrin tras la muerte en guerra de su padre debe pedir la ayuda a los hombres lobo, y tiene que buscar más aliados, como brujos, vampiros y otras criaturas para poder vencer al enorme invasor.

Igual pasa con la serie de libros “Los instrumentos mortales” (The Mortal Instruments) de Cassandra Clare, conocida también como “Los cazadores de las sombras“, una serie de cuatro libros (2007 a 2010) y a la espera de dos más y otros tantos de precuela; narra las aventuras de Clarissa “Clary” Fray que tras presenciar un asesinato entra a formar parte de una lucha entre hombres lobos, vampiros, hadas y demonios.

Perseguidos por ser hombres lobo tenemos a: “El tiempo del cambio” (The Wolving Time) (2003) de Patrick Jennings, aquí Laszlo Emberek se encuentra atrapado entre dos mundos; de 13 años de edad, Laszlo sabe que su cambio vendrá pronto. Sin embargo, cuando el secreto de su familia es descubierto por una niña de pueblo, bajo la tutela del sacerdote malvado y corrupto, Laszlo debe decidir cómo quiere vivir. Aquí una familia de hombres lobo se enfrenta a la maldad humana a la persecución en esta novela tensa y fascinante.

Chica lobo solitaria” (Lonely Werewolf Girl) (2007) de Martin Millar que narra las aventuras de la joven lobo adolescente Kalix MacRinnalch que es perseguida por las calles de Londres por cazadores de asesinos y entre los clanes de hombres lobos escoceses intrigas en la corte amenazan con estallar en una guerra civil, mientras las facciones competen por determinar si Kalix puede asumir el liderazgo de los clanes.

En la boca del lobo” (Into the Mouth of the Wolf) (2008) de Joshua Dagon; el mundo a descubierto la existencia de los hombres lobos y lo que empezó como una infección pronto se volvió una pandemia mundial; los infectados son supuestamente llevados a centros de investigación para tratar de encontrarles una cura; el joven Russell Shepard siempre lo creyó hasta que sobrevive a un ataque hombre lobo, para descubrir que su condición se cura solo con la eliminación; así es perseguido por aquellos que pondría fin a su vida de inmediato, sin remordimientos.

Wereworld” de Curtis Jobling es una serie de libros (dos en 2011 y dos más para 2012); donde tenemos un mundo imaginario gobernado hombres y mujeres que pueden cambiar a voluntad en osos, leones y serpientes. Cuando Drew de repente descubre que es no sólo un hombre lobo, sino el heredero perdido desde hace mucho tiempo del trono del rey lobo asesinado, Drew tendrá que usar su ingenio y nuevos poderes para sobrevivir en una tierra de repente llena de enemigos; él es el único que puede unir el reino en un levantamiento masivo en contra de su gobernante tirano, Leopoldo León. Pero el rey está tras Drew y no descansara hasta que tenga la cabeza del lobo rebelde.

Si bien la imagen del hombre lobo ya ha sido impuesta en la primera mitad del siglo XX; seres torturados por el ansia de matar; cambiantes en la luna llena y muertos por balas de plata; en la segunda mitad los autores nos lo han revelado bajo otra mirada, no de las víctimas, sino en los ojos de la bestia atormentada; y bajo los ojos del lobo esta bestia no parece tan inhumana. El hombre lobo es a diferencia de los vampiros y demonios con los que siempre se puede hablar, un ser sólo movido por instintos e impulsos y con el cual no se puede dialogar, la imagen temida de esta bestia depredadora ha sido difícil de superar; sin embargo hoy por hoy los hombres lobo de la literatura han pasado de bestias sanguinarias a los salvadores y protectores; se han vuelto poco a poco en el nuevo héroe.

Los comentarios están cerrados.