Griegos y Troyanos peleando en los cielos (5) Néstor, el planeta de los consejos no pedidos

(659) Néstor fue el cuarto asteroide troyano descubierto, es el tercero en el campo griego y el segundo del astrónomo Max Wolf, descubierto en 1908, a un año del descubrimiento de (624) Héctor y nueve años antes del siguiente troyano, (884) Príamo. Su tamaño es de unos 109 km aproximadamente, ocupando el décimo quinto lugar en tamaño entre los troyanos conocidos. El cuerpo toma el nombre de uno de los argonautas que luego acompañó a los griegos en la guerra, por ser demasiado mayor para la lucha iba como consejero y fue acompañado con dos de sus hijos.

Los mitos nos cuentan que tras la destrucción del mundo por agua (el mito del diluvio) sobrevive una pareja: Deucalión y Pirra; hijo de estos fue Helén (Heleno, no confundir con el hijo de Príamo de igual nombre), quien da a los griegos el nombre de helenos y al esplendor de su cultura se le dice helénica. Descendientes de Helén serán los pueblos: dorios (descendientes de Doro), jonios (descendientes de Juto) y eolios (Hijos de Eolo —no confundir con el dios de los vientos de igual nombre, que es un nieto del mismo—).

Eolo tuvo una aventura con la hija del centauro Quirón, Melapina, fruto de ello nació la ninfa Arne, quien fue luego una amante de Poseidón, fruto de esta unión nacen los gemelos Beoto y Eolo. Al crecer Beoto se establece en la región que se conoce como Beocia y su hermano viajó hasta unas islas cercanas a Sicilia, las Eolias, donde su padre Poseidón lo convirtió en el rey de los vientos.

Otros descendientes de Eolo no fueron muy afortunados, entre ellos podemos citar a: Perites, que fue el primer esposo de la única hija de Perseo y Andromaca, Gorgófone; y juntos fueron padres de Afareo y Leucipo. Afareo le sucede en el trono; y los hijos de este fueron los gemelos Idas y Linceo. Leucipo tuvo tres hijas: Arsínoe, Hilaíra y Febe. Las dos ultimas fueron raptadas y desposadas por Cástor y Pólux (los Dioscuros). Cuando sus primos Idas y Linceo fueron a su rescate, estos mueren a manos de los Dioscuros. El reino de Afareo, sin herederos directos, pasa luego a su sobrino Néstor.

Otro fue Deyoneo, que tuvo entre sus hijos a Céfalo (abuelo de Odiseo) y Actor (padre de Menecio y abuelo de Patroclo), su hija fue Dia, esposa de Ixión, cuando Deyoneo pretendió cobrar la dote que le correspondía, Ixión le puso un trampa y lo mato, ese fue el primero de su crímenes. A Sísifo se le pone como padre de Odiseo (violando la mujer de su sobrino nieto) pero es su intento de burlar a la muerte por lo que es condenado a sufrir en el infierno a cargar una gran roca por una colina, la cual escapa de sus manos ante de alcanzar la cúspide y volver a empezar de nuevo. Su hermano Salmoneo (padre de Tiro) tampoco fue alguien muy digno, quiso igualarse a Zeus y este lo mató de un rayo. Atamante no tuvo mejor suerte, casa con Ino, hija del rey Cadno, pero cuando cuidan al niño Dioniso, hijo de Semele (hermana de Ino) y Zeus, Hera los castiga volviéndolos locos, terminan matando a sus hijos, para luego suicidarse.

El último de esta larga lista digno de mención es Creteo; su mujer fue Tiro, la hija de su hermano, con quien fue padre de Esón. Pero Tiro estaba enamorada del dios del río Enipeo. Poseidón asume la apariencia de Enipeo, y fruto de esa unión nacieron los gemelos Pelias y Neleo. Pelias deseaba el trono de su padre, y a la muerte de este encierra a Esón (el primogénito) y exilia a Neleo. El hijo de Esón, Jasón, que estaba entrenándose con Quirón, regresa a su casa ya adulto. Pelias se le había profetizado que un desconocido con una sandalia provocaría su muerte. Cuando Jasón atraviesa el río, pierde uno de sus calzados y Pelias reconoce a su victimario. En un intento de evitar perder el trono reta al joven a conseguir lo imposible, el vellocino de oro. Es el viaje de los argonautas, donde los grandes héroes del mundo griego de esa época se embarcaron en tamaña aventura. A su regreso, la mujer de Jasón, Medea; engaña a las hijas de Pelias, quienes descuartizan a su padre, creyendo que lo pueden devolver a la vida más joven. Tras recuperar el trono, Jasón descubre que su padre había muerto en prisión, donde se había suicidado.

Neleo no tuvo mejor suerte, funda la ciudad de Pilos, en la región de Mesenia (costa sur occidental de la Grecia continental). En una visita de Heracles, en alguna de sus tantas tareas, Neleo de alguna manera lo ofendió y como el invitado no era de buenas pulgas, terminó en su disgusto (algo muy común) matando a Neleo y a todos sus hijos, sólo sobrevivió Néstor; quien tras heredar Pilos, poco tiempo después controlaba toda la región de Mesenia tras heredar el reino de su tío Afareo.

Néstor fue un argonauta, luchó contra los centauros y participó en la caza del jabalí de Calidón. Pero se le recuerda más cuando él y sus hijos: Antíloco y Trasimedes, lucharon junto a los aqueos en la Guerra de Troya que siguió al rapto de Helena; y aunque por su avanzada edad no podía luchar (ya había vivido tres generaciones), era de utilidad en el ágora y daba consejos a los más ilustres con el fin de asegurar el triunfo de la causa griega.

Su opinión era tenida en alta estima, siendo desobedecido solamente una vez por Agamenón; cuando Néstor le había aconsejado que no quitase a Briseida a Aquiles. El rey de el rey de Micenas hizo todo lo contrario, aunque bien pronto Agamenón tuvo que reconocer su error debido a la vergonzosa pérdida que su ejército estaba sufriendo frente a los troyanos. Fue cuando Patroclo en un intento de rescatar la confianza de los griegos se pone la armadura de Aquiles, pero pronto muere a manos de Héctor.

Los hijos de Néstor que estuvieron en el sitio de Troya fueron inmortalizados en los cielos con los asteroides troyanos del lado griego: (1583) Antíloco descubierto en 1950 y (3801) Trasimedes descubierto en 1985.

Según los mitos Antíloco fue el portador ante Aquiles de la noticia de la muerte de Patroclo. Ocuparía el lugar de Patroclo en la tienda del héroe. Tiempo después Antíloco muere luchando contra Memnón, rey de Etiopía y sobrino de Príamo, que había venido a ayudar a los troyanos. Antíloco trataba de permitir el escape de su padre Néstor, que era rescatado por su hermano mayor Trasimedes ante el avance de los troyanos dentro del campamento griego. Trasimedes trató de luchar por la posesión del cadáver de su hermano, pero debido a la fuerza superior de Memnón se vieron obligados a retirarse y solicitar la ayuda de Aquiles. Aquiles cobra su muerte matando luego al rey etíope y rescatando el cuerpo de Antíloco. Trasimedes fue luego uno de los soldados que entró dentro del Caballo de Troya.

Néstor y Trasimedes sobrevivieron a la guerra y regresaron a su casa sin problemas. Por ser Néstor el único guerrero aqueo que se había portado con total justicia durante el sitio de Ilión, el supremo dios Zeus le concedió un regreso relativamente sin complicaciones, y ya en su patria Néstor vivió tranquilamente y sin problemas en compañía de su esposa y de sus hijos; seguramente Trasimedes lo sucedió en el trono a su muerte.

Estando ya en su patria Néstor dio hospedaje a Telémaco, hijo de Odiseo, y le informó sobre los primeros incidentes del regreso de los aqueos. Aunque no podía dar noticias ciertas sobre Odiseo, sí facilitó caballos a Telémaco para que fuera a Esparta a encontrarse con Menelao, y además encomendó a su hijo menor, Pisístrato, para que acompañara a Telémaco como compañero de viaje.

En Néstor tenemos al abuelo que ha aprendido por la experiencia y trata de trasmitir algo de su saber acumulado a lo largo de sus años; Néstor representa muchas veces, como ocurre con los ancianos, una voz que no desea ser escuchada, es el consejo que nadie pidió; un equivalente en los cielos del famoso Pepito grillo de Pinocho; aunque sus consejos son considerados importantes, rara vez alguien los toma en cuenta. Su hijo Antíloco es la imagen del que trae malas noticias, pero también representa al amigo y junto con su hermano son el amor filial, del hijo al padre. Ambos representan a alguien que apoya a su familia, sobre todo a los mayores de la casa; su hermano Trasimedes con más fuerza indica el respecto y la ayuda del hijo hacia el padre mayor, ya anciano.

Los comentarios están cerrados.