Las brujas de la TV y el cine (4) Las brujas de Eastwick

Las Brujas de Eastwick se inicia como una novela, escrita en 1984 por John Updike, escrita hace casi treinta años, la obra fue catalogada por la revista “Time” como una de las mejores novelas del siglo XX y considerada como la cima del talento de su célebre autor. En su momento, en cambio, las feministas atacaron ferozmente el libro por retratar a tres mujeres enloquecidas por el sexo y enfrentadas hasta el crimen por un demonio encarnado. Del éxito polémico y descomunal de la novela dieron cuenta una película, tres series de televisión (ninguna sobrevivió) y tres musicales. Poco antes de morir, Updike publicó la secuela de la novela ‘Las Viudas de Eastwick’ para descubrir qué había pasado con las brujas y desnudar su visión del mundo femenino, hoy en librerías.

Las Brujas de Eastwick – El libro

Nuestra aventura se inicia en el ficticio pueblo de Eastwick, en Rhode Island de una ciudad marítima de la vieja Nueva Inglaterra, donde en aquellos días «pequeñas instalaciones sin ventanas, con nombres como Dataprobe y Computech, fabricaban misteriosos componentes, tan delicados que los obreros usaban gorros de plástico para evitar que cayese caspa en los diminutos trabajos electromecánicos». Pero tal tecnología sin rostro pertenece al desacreditado mundo de los hombres. Son los finales de 1960, Nixon en la Casa Blanca y la guerra de Vietnam ocupan los titulares de la época. Y los personajes centrales de la novela son tres mujeres: Alexandra, Jane y Sukie, atractivas divorciadas que están en sus treinta y tantos años. Cada una de ellas siente que haberse separado de su marido ha sido una inmensa liberación. Han descubierto nuevos poderes en sí mismas, se han sentido atraídas mutuamente y han formado un «aquelarre».

Son brujas, de un género muy práctico, capaces de desencadenar tormentas, romper a distancia el collar de perlas de imitación de una anciana dama, y poner polvo y plumas en la boca de un chismoso. Su magia es propia de un grupo no profesional, a menudo malicioso pero no abiertamente malo. Disfrutan con las guerras intestinas de la política local, y son capaces de aprovecharse de cualquiera. Son mujeres enérgicas y agradables, usan su cuerpo, su inteligencia, su ingenio y sus facultades creadoras; y en sus manos hasta la comida parece un arma mágica.

De Nueva York llega un hombre presuntuoso y huraño llamado Darryl Van Horne. En apariencia rico inventor y coleccionista de arte, restaura una vieja casa grande cercana a Eastwick, y pronto se convierte en objeto de fascinación local, aún para el trío de brujas, acostumbradas a llevar la voz cantante. Van Horne es bullicioso, testarudo, tosco y detestable, y sin embargo las tres se sienten inexorablemente atraídas hacia él. Él las hace hablar, y pronto las tres brujas comparten las delicias de su cuarto de baño de madera de teca. Se convierte en un aquelarre «liberado» totalmente moderno.

El diabólico, Darryl seduce cada una de las mujeres, animándoles a jugar con sus poderes y creando un escándalo en la ciudad. Las tres mujeres comparten a Darryl en relativa paz hasta que inesperadamente se casa con su joven amiga, la inocente Jenny, y estas deciden vengarse usando su magia. Las brujas dudan de sus acciones tras la muerte de Jenny mientras Darryl huye de la ciudad con el hermano menor de esta, Chris, que al parecer su amante. Su estela deja sus relaciones tensas y un sentido de duda en sí mismas. Finalmente, cada uno de ellas buscan a sus hombres ideales y salen de la ciudad.

En 2008 el autor retoma a sus personajes, publicando su obra postuma, ‘Las Viudas de Eastwick’, secuela secuencia de aquella primera. Han transcurrido más de tres décadas desde los diabólicos sucesos que se narran en ‘Las Brujas de Eastwick’, y durante todo este tiempo las tres protagonistas, Alexandra, Jane y Suzanne, no han perdido el contacto. En ese lapso, las tres abandonaron la localidad, volvieron a casarse ‘con maridos conseguidos gracias a sus poderes mágicos’ y las tres acabaron enviudando. Superaron el dolor y la soledad como algunas mujeres privilegiadas afrontan esa situación, viajando a otros países, como Canadá, Egipto y China. Hasta que decidieron regresar a Eastwick a pasar el verano. El pueblo en el que sucumbieron al influjo del seductor Darryl Van Horne, y en el que cometieron algo más que pequeños desaguisados, este lugar sigue envuelto en un halo mágico. Aunque Darryl ya no está, y los antiguos amantes de las tres han envejecido o muerto, siguen muy presentes las consecuencias de sus maleficios.Unidas de nuevo por la magia y la mala conciencia, deciden pasar una temporada en Eastwick. El regreso tiene las trazas de una penitencia; los pocos conocidos que aún viven de aquella época parecen guardarles rencor, aunque todo sigue tan provinciano como lo dejaron, y más homogéneo. Pero tropiezan inevitablemente con lo maléfico; Christopher, el hermano de Jenny (de cuya muerte ellas fueron la causa eficiente), se encuentra en el pueblo, y el propio Darryl le instruyó en las artes oscuras. En cierto modo están en peligro. Sin embargo, el maleficio o la amenaza se mezclan con las dolencias propias de la vejez. Ante el peligro sólo queda defenderse, se impone la necesidad de una sesión de magia con consecuencias contrarias a lo deseado, amargas y patéticas, que no conviene revelar. Nuestras brujas habían sabido llevar muy bien sus excentricidades neuróticas y parece que lo seguirán haciendo mientras vivan.

En 1987, la novela fue adaptada en una película. En 1992, un piloto de la serie de televisión salió al sin mayor logro de llegar a serie. En 2002, otro piloto fue llevado a la televisión, basado en el mundo creado en el libro y llamado simplemente ‘Eastwick‘ tampoco logró desarrollo. El último intento en la televisión fue en 2009, una serie de televisión de la cadena ABC, que apenas pudo ver la luz con trece episodios antes de ser cancelado. La obra ha tenido tres adaptaciones a musicales, una en el 2000, otra en 2002 en Australia y finalmente en 2007 en Virginia EE.UU..

Las Brujas de Eastwick – La película

Las Brujas de Eastwick vio la luz en 1987 como una comedia fantástica protagonizada por Jack Nicholson como Daryl Van Horne. En la cinta Alexandra Medford (Cher), Jane Spofford (Susan Sarandon), y Sukie Ridgemont (Michelle Pfeiffer) son tres mujeres insatisfechas que viven en el pintoresco pueblo de Eastwick, Nueva Inglaterra. Alexandra es una escultora y madre soltera de una hija, Jane es profesora de música recién divorciado incapaz de tener hijos, y Sukie es una mujer extremadamente fértil con seis hijas, que también trabaja como periodista. Estas tres mujeres comparten también la desgracia de haber sido abandonadas por su marido. Sin darse cuenta de que son brujas, las mujeres sin saberlo, forman un aquelarre donde tienen encuentros semanales y compartir sus fantasías de los hombres ideales.

El día después de una reunión de este tipo, un misterioso hombre llega a la ciudad e inmediatamente suscita problemas mediante la compra de la propiedad de la ciudad, la histórica mansión Lennox. La llegada de este enigmático desconocido provoca fascinación entre la gente del pueblo, en todos excepto Felicia Alden (Veronica Cartwright), la esposa cristiana del editor de un periódico, Clyde Alden (Richard Jenkins). Clyde es también jefe de Sukie. Una noche, en uno de los recitales de música de Jane, el hombre extraño aparece y hace un espectáculo de sí mismo, lo que lleva a más habladurías en el pueblo. Después del recital, Jane recibe un ramo de flores con la inicial “D” escrito en él. Esto provoca la memoria de Sukie, finalmente revelar el nombre del hombre como Daryl Van Horne. Sin embargo, mientras el caos sobre el nombre de Daryl extiende por toda la multitud, collar de cuentas de Sukie inexplicablemente se rompe y cae al suelo, causando Felicia caiga por la gran escalera y se rompa una pierna.

Al día siguiente, Daryl se propone seducir a cada una de las mujeres, hasta que logra invitar a las mujeres donde cuando se suscita la envidia y la rivalidad entre las mujeres, sin querer causan que una pelota de tenis levite. Finalmente conscientes de sus habilidades mágicas, las mujeres aceptan compartir Daryl, pasando más y más tiempo con él en su palacio. Ello provoca que Felicia comienza a difundir rumores sobre la indecencia de las tres mujeres; y estas se convierten en parias sociales dentro de la ciudad. Mientras las brujas comienzan a cuestionar su lealtad a Daryl, mata Felicia haciendo que las chicas, sin saberlo, a emitan un hechizo contra ella, provocando que el Clyde asesine a su mujer con un atizador de fuego, matándola instantáneamente.

Tras la muerte de Felicia, las tres mujeres se separan entre si y de Daryl, que molesto con las brujas por abandonarlo, utiliza sus propios poderes en contra ellas. Ello provoca que las mujeres se de cuenta de que la única manera de librarse de Daryl es el hacer de la brujería para seducir y matar a Daryl Van Horne. Cuando este se da cuenta de su traición persigue a las chicas, pero estas atemorizadas lazan el muñeco vudú que habían hecho para controlar a Daryl al fuego y este se desvanece.

Dieciocho meses más tarde, Alexandra, Jane y Sukie ha tenido que cada una de ellas un hijo. A pesar de que aún poseen sus poderes mágicos, evitan el uso de ellos por miedo a resucitar a Daryl. Las mujeres ahora viven juntas en la Mansión Lenox, Daryl menudo intenta comunicarse con sus hijos, apareciendo en las pantallas de televisión. Preocupado por sus intenciones diabólicas, las brujas simplemente apagan el equipo.

La crítica sobre la obra fue diversa, mientras algunos consideraban que era un buen y divertido cuento, sobre todo apoyado por grandes protagonistas, y gano varios premios de sonido y música, otros señalan su absurdo clímax y final.

Eastwick, la serie

En 2009 se hace el último intento de llevar la obra a la pantalla chica, los dos anteriores no superaron el piloto. Con el nombre simplemente de ‘Eastwick‘, la serie fue desarrollada por Maggie Friedman, y protagonizada por Paul Gross como el infame Darryl Van Horne. Las brujas son como en el libro tres mujeres insatisfechas (aunque difieren de nombre respecto a a obra original) que viven en el pintoresco pueblo de Eastwick, Nueva Inglaterra. Las mujeres anhelan algo de emoción en sus vidas y en un deseo de cambio aparece el un extraño furtivo, llamado Daryl Van Horne, llega y comienza a cortejar a cada una de las mujeres a su vez. Daryl eventualmente promueve a las mujeres sobre sus talentos y les anima a explorar sus habilidades únicas. Sin embargo, a medida que la serie avanza, las tres amigas empiezan a preocuparse por las intenciones finales de Daryl.

Joanna Frankel (Lindsay Price) es un periodista insegura en la ‘Gaceta Eastwick‘. Aunque Joanna le resulta difícil tener las cosas que quiere, ella irónicamente exhibe la capacidad hipnótica para controlar y manipular las mentes de los hombres. Mientras progresaba la serie, Joanna también mostró signos de poderes telequinéticos, y fue capaz de mover varios objetos con un simple pensamiento.


Katherine ‘Kat’ Gardener (Jamie Ray Newman) es una madre sensata de cinco hijos, enfermera del ‘Hospital General de Eastwick‘, y esposa del jardinero Raymond. Luchando por equilibrar una vida feliz y saludable y su matrimonio. Kat es a menudo comparado con la ‘Madre Naturaleza’. Coincidentemente, Kat exhibe el poder de control sobre los elementos, lo que le permite manipular el aire, la tierra, el fuego, el agua y el clima. Conforme avanza la serie Kat muestra signos ser capaz de sanar mágicamente las lesiones de sus pacientes.

Roxanne ‘Roxie’ Torcoletti (Rebecca Romijn) es una escultora de espíritu libre y también la madre soltera de Mia Torcoletti. Como viuda, Roxie es visto como una paria, en gran parte debido a que muchos de los ciudadanos de Eastwick creen que fue la responsable de la muerte de su marido. A lo largo de la serie Roxie muestra poderes de clarividencia, que le permiten prever los acontecimientos futuros, y conforme la serie muestra signos de habilidades telepáticas, y ella era capaz de oír pensamientos íntimos y secretos.

Eastwick fue cancelada en la primera temporada, muchos señalan que la culpa la tuvo el horario a la que fue puesta, una serie dramática de una hora compitiendo con la franja de comedias de media hora, así como su poca promoción.

Los comentarios están cerrados.