Los Loas y la religión haitiana (2) Los mitos africanos originarios (Mitos Fon/Dahomey)

Las tradiciones Vudú más conocidas de la región africana son las mitologías de los pueblos Yoruba —hoy principalmente habitantes de Nigeria—, los de la región del congo y los mitos del pueblo Fon —un pueblo cuyo reino conocido como Dahomey existió entre los siglos XVII al XIX en la hoy nación de Benin—. En la tradición Fon se señala que ‘El creador’ se encarna en un doble principio cosmogónico, Nana-Buluku (o Nanan-Bouclou), una deidad suprema, principio femenino y masculino a la vez del cual surgen Mawu, la luna, y Lissa, el sol, que son respectivamente sus aspectos femeninos y masculinos, y se identifican muchas veces como sus primeras emanaciones, pero en otras MawuLissa es un ser andrógino con dos caras, una masculina y otra femenina. En el Candomblé brasileño se le llama a Nana Buluku simplemente Nanã, se le representa como una mujer muy vieja, más vieja que la creación misma, y es la diosa primera de la fertilidad y la creación. Dentro de la tradición Yoruba es una de las manifestaciones del dios único Olodumare; pero se le puede equiparar también entre los Orishas al pantano primordial (Olokun = dios/diosa de lo profundo del mar) y a la diosa Yembo (una forma primitiva de Yemanja, madre de Yemanja y los grandes Orishas).

Nana

El mito señala que el ser andrógino Mawu-Lissa creo el mundo y todo lo que contiene en cuatro días; en el primer día creó el universo y la humanidad; al segundo día hizo a la tierra apta para la vida humana; al tercer día dio a los hombres la inteligencia, el lenguaje y los sentidos; y finalmente al cuarto día, la humanidad recibió el don de la tecnología. Para la creación del mundo Mawu-Lisa comenzó a preocuparse de que podría ser demasiado para la tierra soportar todo el peso de la creación; así que buscó la ayuda de una de sus ‘hijas’, la serpiente primigenia o serpiente arco iris, Aida Wedo (Ayida-Weddo, Aida Quedo, Aida Hwedo), y que envolvió al universo con 3500 giros de sí misma por encima y 3500 por debajo, y con el poder de cerrarse sobre si misma para acabar con el mundo tan rápido como igual fue creado; actuando la serpiente como un cojín (a semejanza de la idea antigua del mundo soportado por tres elefantes y estos sobre una tortuga que navega por el universo). Sus movimientos son la causa de los terremotos y maremotos.

Mawu

Como su ‘madre’ Mawu-Lissa, Aida Wedo es también un ser andrógino, su parte masculina es llamada Da, Dan o Danh. Bajo esta denominación entre los haitianos se convirtió en Damballah Wedo, la serpiente de la creación entre los mitos del pueblo de Haití. Es llamado Damballa en el vudú de New Orleans y también en Haití se le conoce como Dumballah Nan Flambo, el que habla a través de una llama, a semejanza de la sarza ardiente que habla al Moises Biblico. Uno de sus anillos que envuelven la Tierra es el arco iris que vemos en el cielo. Cuando se presenta en su poder, él no habla, sino que hace silbidos y ruidos silbantes como una serpiente.

Entre los muchos ayudantes que tuvo Mawu-Lissa hubo un mono llamado Awe, quien tuvo el encargo de ‘crear’ a los hombres de la arcilla. Pero Awe se volvió arrogante y se atrevió a disputar con Mawu-Lissa el poder de la creación, pero Mawu-Lissa lo castigo matándolo, dando así origen a la muerte, ya que solo Mawu-Lissa tiene el poder de dar vida, y también de quitarla.

Mami Wata (de MattDeMino)

Mawu-Lissa tuvo varios hijos e hijas (conocidos como vodun; y aunque el número varia, algunas tradiciones señalan que fueron siete); y dio a cada dominio sobre la naturaleza, los animales, la tierra, el mar y otros fenómenos naturales. Entre sus descendientes más conocidos tenemos a: Mami-Wata, diosa con aspecto de sirena que reina sobre las aguas de los ríos (la Yemanja Bahomey); es también llamada Owun-Miri. Como toda sirena, es un ser que busca la interacción con los seres humanos; quienes son para esta sirena objeto de curiosidad; ella los seduce y pide a cambio que la adoren; aquellos que la adoran reciben de la sirena africana: salud, riqueza y belleza; pero para quienes no la aceptan, los azota con enfermedades y desgracias.

Gu

Otros hijos de la pareja son  Gu, temido dios del fuego, la herrería y la guerra (equivale al Oggún de la tradición Yoruba); Gu fue enviado a la tierra para que fuera un lugar agradable para que la gente viviera; enseñó la herrería y fue un dios civilizador, él cual aún no ha terminado esta tarea. El hijo menor de Mawu-Lissa fue Legba, que debía permanecer con ella y actuar como un intermediario con sus otros hijos; en algunos clanes africanos es joven y viril, pero en la versión de Haití toma la forma de un anciano.

Legba

Otro par de gemelos (de sexos opuestos) son Ayaba, que es la diosa del fuego del hogar (la cocina), y su hermano Loko, dios de los arboles, que le da la madera de los arboles a su hermana para que los hombres pudieran cocinaran los alimentos. Gbadu era de diosa del destino, su madre Mawu-Lissa la puso en los cielos para ver todo lo que ocurría en la tierra, su único contacto era con Legba, quien cada mañana abría uno de sus múltiples ojos, aprendió el lenguaje de su hermano y madre, para luego transmitirlo a los hombres; la hija Gbadu fue Minona, quien bajo a la tierra y enseñó a los hombres la siembra y el uso de las semillas, así como el poder interpretar los presagios de Mawu-Lissa.

Sogbo

Sogbo, también llamado Xevioso, Xewioso o Heviosso, es el dios de las tormentas y el rayo, cuando el rayo cae a la tierra y la incendia, hace que Sogbo/Xevioso sea también un dios del fuego, (equiparable al dios Shango de la tradición Yoruba); Sogbo es puesto como hermano gemelo de Gu.

Sagbata

Otro de los hermanos importantes fue Sakpata o Sagbata, quien vivía constantemente peleando con Sogbo; al final bajo a la tierra y se convirtió en el señor de la tierra y trajo la civilización a los hombres. Pero Sogbo, que se volvió señor de los cielos, hizo que no lloviera más en la tierra, creando la sequía. Finalmente Sakpata tuvo que ceder ante la tierra sedienta y pagar ofrendas al dios del cielo (atmósfera) para que las lluvias volvieran. Sakpata o Sagbata, es más conocido por ser el dios gobierna las enfermedades y las plagas; castigo que impuso a los hombres, volviéndose un dios de la muerte y el más allá. Sakpata es también un dios del viento y se asemeja a demonios del cercano oriente que ven en el viento la llegada de las plagas y enfermedades.

Agbe

Otros dioses son: Agbe que es otro dios del trueno y de las tormentas; que junto con su hermana gemela Naete, diosa del mar, forman una combinación de ambos Agbe-Naete, a semejanza andrógina de sus progenitores y son el dios/diosa de mar; Naete es más conocida o equivalente a Avrikiti o Avlekete, diosa de los pescadores y el mar. Por su parte Agé es el dios patrono de los cazadores, el desierto y los animales, similar al dios Aganjú del pueblo Yoruba, pero también se puede equiparar a Oshosi, su dios de la caza.

Okanu es por otro lado el dios de los sueños, acompañado Fa Faa la diosa de la sabiduría y del conocimiento (inspiración), este último similar al dios Ifa de tradición Yoruba que es el dios o espíritu de las revelaciones que da el buen dios a los hombres por intermedio del orisha Orunmila (señor de los oráculos). También, como en muchas tradiciones a lo largo del mundo, existen unos dioses gemelos: Zinsu y Zinsi, seres semi-divinos y magos que ayudaron y enseñaron a los hombres.

Zinsu y Zinsi

Los comentarios están cerrados.