Cosmogonía (5) Los Dioses Rústicos, los hijos de las Montañas

Antes de los Titanes, Gea/Gaya engendró por si misma no solo a Urano (el cielo) y Ponto (el mar); de su vientre vieron luz las montañas; una serie de espíritus que no se entrometieron en las peleas de sus hermanos y de sus hijos (titanes y olímpicos), simplemente vivieron sus vidas como correspondía, en los campos, alejados de esos asuntos más urbanos. Se citan entre ellos al menos ocho nombres conocidos; siendo el más famoso el dios que guardaba la montaña que lleva su nombre, Olimpo, entre la región de Tesalia y Macedonia; siguen: la diosa del volcán más famoso de Italia, Etna; Oreos el señor de la montaña Otris, en Tesalia, padre de los hamadríades; a ellos se juntan más al sur, en la región central de la Grecia continental (Beocia) los señores: Citerón, Helicón, y Parnes. Más al noreste, en Tracia (hoy región compartida por Grecia, Turquía y Bulgaria) tenemos a Athos; y más al este, en la península de Anatolia (Turquía) tenemos a Tmolos.

Oureas_2

La mayoría de estos señores de las montañas no tomaron partido por ningún bando, sin embargo como hijos de la madre tierra eran poderosos y sus opiniones tomadas en cuenta; actuando muchas veces como jueces en las peleas y disputas menores de los dioses mismos. Entre ellos Citerón era el señor de una montaña entre Beocia y el Ática. Se cuenta que en una ocasión la diosa Hera estaba enfadada con Zeus, seguramente cansada de los amoríos de su esposo; Citerón aconsejó al dios de los cielos que construyera una estatua de madera y la vistiera de forma tal que se pareciese una novia y que la llevase en su carro. Cuando Hera vio la figura de su rival en el carro de su marido, se abalanzó sobre la misma ella descubriendo el engaño, entendió la indirecta y se reconcilió con su esposo, a miedo de que este desposara a otra en su lugar.

Sileno_3

Citerón es identificado también como Sileno; bajo esta apariencia de sátiro, se le hace el mentor de joven Baco, cuyo nombre griego es Dioniso (el dios de Niso, nombre dado también al sátiro mismo que lo crió), quien cuando niño estuvo al cuidado de las hijas del sátiro; las ninfas Nisiades, quienes se convirtieron en las primeras bacantes (seguidoras de Baco). Según los poetas se citan entre ellas los nombres de: Nysa (señora del monte Nisa, donde fue raptada Perséfone por Hades, en algunas versiones se la pone como una hija de Aristeo); Cisseis (diosa de la hiedra); Bromis/Bromia (la de fuerte grito), Erato (la amante), Erifia (la cabrita), Polixo (la diosa de los espesos bosques), Fito (diosa de las siembras), Eudora (la bien dotada), Pedile (la que calza sandalias), entre otros nombres.

Sileno_4

El culto a Sileno se funde con el de otros dioses menores; entre ellos Hecatero, un primitivo dios de la danza, padre de los cinco Dactilos y los cinco Hecateros; quienes a su vez son identificados con los nueve Curetes (dioses que ocultaron con sus danzas y cantos al joven Zeus de Cronos). A Sileno se le conoce con tres nombres (que son puestos como hijos del sátiro o como formas equivalentes del mismo), quienes educaron al joven Baco en el arte de hacer el vino y que acompañaron al dios en su viajes; ello son: Marón (dios menor de Moroneia, región en Tracia reconocida por sus cultivos de uvas, y quién enseño a Baco a cultivar la vid), Astraios (quien le enseño a recoger la uva, y no se le debe confundir con el titán Astreo, señor de la oscuridad y padre de los vientos) y Leneo (quién le enseño a pisar la uva para sacar el vino). Los hijos de estos tres dioses menores, o formas de Sileno, serían el resto de los sátiros que pueblan los bosques.

Aristeo

Astraios está muy vinculado con el dios menor Aristeo, un hijo de Apolo y la ninfa Cirene (reina soberana). Aristeo era el dios rústico de los pastores (como Pan, quien era llamado Agreo (de la caza) y Nomio (de los pastos); ambos epítetos también los tenía Aristeo), se le pone como quien enseño la fabricación del queso, también enseño la apicultura a los hombres (se le vincula aquí a Meliso, uno de los curietes, o a la ninfa Melia/Melissa), enseño a hacer el aguamiel (un licor), el cultivo del olivo y de las hierbas medicinales (como su medio hermano Asclepio). A Aristeo se le hace señor de los vientos etesios (vientos estacionales que soplan por el mar Egeo) y ello lo vincula tambíen con Astreo el titán de la oscuridad y de los vientos. Su nombre se deriva de la palabra griega Aristos (excelente o muy útil). El hijo de Aristeo fue Acteón, con una hija del rey de tebas, Cadmo, (hermano de Europa); Acteón, al igual que su padre tenía gusto por la caza, tuvo la mala suerte de encontrar a la diosa Artemisa cuando se bañaba en una fuente del bosque, ella lo transformó en ciervo y Acteón fue destrozado por sus propios perros.

Acteón

La imagen de los sátiros es variada, en unas tienen torso humano y la parte interior de piernas de caballo (solo dos, para diferenciarse de los centauros que tiene las cuatro patas); en la otras se funden con las imágenes de los faunos romanos; estos con versiones más juveniles, con patas de cabras y de cuernos más cortos que los sátiros; ya que ambos son espíritus de los bosques.

Tmolos

Aunque existen casi infinitos sátiros, algunos han pasado a las leyendas por sus tristes finales; entre ello Marsias, un joven sátiro, hijo de Olimpo; quien se atrevió a desafiar en manejo de los instrumentos musicales al señor de las Musas, el dios Apolo; el juez fue el dios de la montaña de Anatolia, Tmolos; tras ser vencido por Apolo, el dios ató a Marsias a un árbol y lo desolló vivo.

Marsias

Ampelos

Otros sátiros conocidos fueron Ampelos (uva), un joven sátiro cuya temprana muerte, por el cuerno de un toro, hizo que Baco lo convirtiera en una vid (árbol de la uva). Komos/Comus (juerga/fiesta) tuvo mejor suerte, se convirtió en el copero de Baco, quien lo adopto como padre. Argios fue un sátiro que trato de violar a la ninfa Amymone (noble) cuando fue a beber agua a su fuente; Poseidón lo expulso y se acostó con la ninfa en su lugar.

Komos

Entre aquellos sátiros que formaron el cortejo de Baco y lo acompañaron en sus viajes se citan a: Poimenio (de los pastores); Tiaso (de la tropa), Hipsicero (de grandes cuernos), Orestes (de las montañas), Flegraeo (encendido), Napaio (de la arboleda), Gemón (de las cargas), Ferreo (de las bestias), Petreo (de las rocas), Lenobio (de los barriles de vino), Lamis (de la hondonada), Escirto (de los saltos), Estro (de los aguijones, Cisso (de las hierbas) entre otros.

Pese a lo que se pudiera pensar, no todos los sátiros descienden de Sileno; hay algunos cuyo padre es el dios Hermes; un primer trío, hijos del dios con la ninfa Iftime, una nieta de Helen/Heleno (el hijo de Pirra y Deucalión), quienes fueron los mensajeros de Baco fueron: Ferespondo (de las ofrendas), Licón/Lico (de los lobos) y Pronomo (del pastoreo). Pero el más notorio de todos los sátiros hijos de Hermes fue, sin embargo, el dios Pan; la madre según era una de las hijas del rey Driópe, quién gobernaba en el centro de la Grecia, en la región cercana la monte Parnaso, hasta que fueron expulsado por los dorios, estableciéndose este pueblo en el Peloponeso.

Pan_2

Pan era el dios de los pastores, se le describe como un fauno y/o sátiro, con piernas de cabra y cuernos; y como los sátiros, perseguidor incansable de ninfas y driades; entre sus víctimas se encuentran: Siringe, una nayade, ninfa del río Ladón, quien para huir del sátiro se transformó en la mata de cañas que crece a la orilla del río y lleva su nombre; cañas con las que Pan creo sus flautas; Pitis, una de las oreiades, ninfas de los bosques de las montañas, quién para escapar se transformó en un abeto. Incluso se culpa a Pan del destino de Eco; quien fue maldecida por Hera a repetir las últimas palabras que otro dijera, por haber ayudado por su esposo a distraerla cuando él estaba con alguna de sus amantes; la ninfa que había sido amante de Pan, se enamoró del joven Narciso, pero cuando el chico le hablaba, ella repetía las palabras, este pensó que se burlaba y la abandono; Eco terminó así haciéndose invisible, quedando solo su voz.

Crotos

Hijo de Pan con la ninfa Eufeme (buen hablar) fue Crotos, quien habitaba en el monte Helicón con su madre; se volvió amigo de las Musas y les enseñó el ritmo de los tambores. Su madre Eufeme era una nayade (ninfa de alguna fuente en la montaña) y fue la niñera que crió a las Musas, de cuyas aguas se decía que inspiraban a los poetas. Los hijos de Pan fueron llamados los Paneides o Paniskoi (pequeños panes); a saber se mencionan al menos doce nombres, pero seguramente hubo muchos más: Celaneo (de pelo negro); Argennon (blanca oveja); Egicoro (lleno de cabras), Eugenio (barbudo), Omester (carnívoro), Dafoeneo (sangriento), Frightener (brillante), Filamnos (amigo de los corderos), Xantos (rubio), Glauco (del pelo gris), Argos (del pelo de plata, blanco) y Forbas (de los pastos).

familias de Pan, Parnaso, Fauno y Aristeo

Otro sátiro famoso fue Fauno, la tradición griega lo pone como hijo del poderoso Poseidón con la bruja Circe, una hija de Helios, el Sol; pero en la tradición romana este dios rupestre es hijo de Pico (un hijo de Saturno/Cronos con una ninfa de los bosques cuando habitó en Italia tras ser desterrado por los dioses) y la ninfa Canto (una hija del dios romano Jano);  aunque también se pone a Fauno como hijo de Pico y sus amores con Circe, antes de que la bruja lo transformara en pájaro carpintero por haber preferido a Canto. Fauno es el equivalente romano de Pan; y quien sería el padre de todos los faunos que pueblan los bosques italianos.

Los faunos, a diferencia de los sátiros solían ser más juveniles y traviesos que sus contrapartes griegas, aunque ambos les gustaba asustar a los que se acercaban a sus dominios, nuestra palabra ‘pánico’ deriva justamente de Pan. En algunas de las primeras versiones los sátiros tenían piernas humanas, salvo la cola del caballo; mientras que los faunos siempre fueron representados con patas de cabras y cuernos; pero, dado que ambos grupos tenían a su cuidado los bosques y protegían a sus criaturas, las representaciones de ambos grupos se terminaron fusionando.

Fauno_1

El pastor Acis es puesto como hijo de Fauno (en algunas versiones de Pan) y de la náyade Simetis, hija Simeto, el río principal de Sicilia. Acis tuvo amores con la nereida Galatea, pero el cíclope Polifemo también pretendía a la ninfa por lo que arrojo una roca sobre el rival. la sangre derramada de Acis fue convertida en un pequeño arrollo de rojas y frías aguas que desciende del monte Etna.

Existen otras razas de sátiros cuyo parentesco no esta entre los dioses de las montañas; entre los mitos se mencionan a los sátiros de Libia, quienes habitaban las montañas Atlas, los sátiros de Etiopía y los sátiros de las islas (islas en el norte de África); todos descritos como salvajes, pero seguramente era la visión de los marinos de los monos africanos desconocidos por los europeos. Entre mitos similares a la inversa tenemos a los sátiros Acmon (yunque) y Passalo (pernos/clavo), llamados en conjunto los Cercopes (unidos), según el mito eran unos ladrones en la región de Libia, Zeus los castigo transformándolos en monos.

El monte Helicón fue el primer hogar de las Musas; y tanto entusiasmó el canto de las ninfas sobre los cielos y sus maravillas a Helicón, que este se hinchó y elevó para alcanzar los cielos; Poseidón sin embargo castigó su intento estremeciendo la tierra y haciéndolo descender estruendosamente para siempre. El carácter de Helicón siempre provocaba que su montaña tuviera aludes de piedras, entre los más recordados derrumbes esta la pelea con su hermano Citerón. Era ya época de paz, con los olímpicos en el trono, Citerón participó en un concurso de canto con las Musas como jueces; el suyo versaba de cómo Zeus fue escondido de Cronos en su infancia; recibiendo los votos de la mayoría de los presentes y Hermes gritaba hurras al ganador; pero su hermano Helicón, que era uno de los oponentes, no le gustó el resultado y enfurecido agarró una gran roca de la montaña, lo que provocó otro derrumbe de la montaña misma.

Parnaso

Las Musas, cansadas de estos vaivenes de humor del dios de la montaña, terminaron por mudarse al monte de Parnaso. Parnaso era un hijo de Poseidón con la nayade Cleodora; ella con su hermana Melaina y su madre Coricio (diosa de la cueva de Coricio, cercana a Delfos) formaban un trío de profetisas, que adivinaban el futuro lanzando piedras. Así se juntaron las Musas y el dios de las profecías, luego dios de las artes.

Dafnis

Dafnis (laurel) fue un pastor que era hijo de Coricio y el dios río Cesifo (en otras versiones de Hermes y una ninfa desconocida); fue abandonado por su madre y recogido por Apolo, quien junto con las Musas le enseñó la poesía, y Pan le enseño a tocar la siringa (una especie de flauta de cañas). Al crecer el mancebo tendría gran belleza y enamoraría a muchas doncellas, finalmente una nayade (el nombre varía con las versiones) le pediría fidelidad, y aunque el chico lo intentó, más puedo la carne que la palabra empeñada, por ello la ninfa lo castigó y lo dejó ciego. Dafnis entonces ciego se retiró con sus cabras a los montes, lejos de estos problemas, y se volvió en otro dios de los pastores; y con sus cantos dio origen a la poesía bucólica.

El dios del monte Athos se unió a los gigantes cuando estos intentaron conquistar vencer a los dioses; Zeus lo venció en Macedonia y lo convirtió en piedra, desde entonces la montaña ha permanecido en el lugar. Parnes o Parnitha es el monte más alto en la región de Atica, con sus 1400 metros es la montaña más alta y cercana a Atenas, de ahí su culto por los pobladores cercanos.

Pero la montaña por altura de toda Grecia es el Olimpo; la segunda más grande de las montañas de los Balcanes (la otra es Musala en Bulgaria, que lo supera por algo más de 10 metros), el Olimpo con más 2900 metros no podía ser sino el lugar más apropiado para que los dioses instalaran sus residencias. El dios de la montaña más alta hace hoy de casero para los olímpicos; pero ha tenido varios inquilinos en sus alturas, primero Ofión (serpiente) quien ocupó esos predios hasta que fue expulsado por Cronos; luego Cronos, hasta que lo expulso propio su hijo Zeus, por un tiempo corto Tifón, cuando expulso a los dioses, así sus laderas fueron terreno de batalla para dioses y gigantes, y otros tantos que intentaron apoderarse de esa cumbre; Olimpo a tenido que lidiar con los más vario pintos inquilinos y con una que otra reconstrucción de sus laderas por culpa de estas luchas.

Si bien se atribuye a Citerón/Sileno/Niso el ser el padre directo de la mayoría de los sátiros; sus hermanos en conjunto los Ourea (las montañas) se les atribuye la paternidad del colectivo de las ninfas Oreiades (diosas de los pinos y coníferas, y un sub-grupo de las ninfas dríades, señoras de los arboles). Los antiguos bosques de la antigua Grecia se encontraban principalmente en las montañas, ya que la mayoría de las tierras bajas habían sido despejadas para la agricultura; era natural para los griegos pensar en las Oreiades como diosas de las montañas y forestas. Las dríades como grupo colectivo eran las ninfas de los arboles, la idea era que cada árbol tenía un espíritu o alma que lo habitaba, mientras el árbol existiera, ese espíritu lo acompañaba; al morir el árbol, igual ocurría con la dríade que el árbol habitaba.

Melia

Las dríades incluyen varias familias, entre ellas las ninfas Melias, nacidas de la sangre derramada por Urano en su castración. Ellas eran las dríades de los fresnos de las montañas y su unión con los hombres de la Raza de Plata la que dio origen a los hombres de la Raza de Bronce. La más conocida y de la que deriva el nombre del grupo es Melia o Melissa (miel o toronjil; en relación a la resina dulce que produce el fresno). Los mitos ponen a Melia como una de las ninfas que ocultó al niño Zeus de su padre Cronos en Creta [aunque hubo varias ninfas con igual nombre y por ello las leyendas se mezclan]. A esta acción se sumaron dos ninfas más, hijas de Melia, [o de Meliso (mielero), nombre dado a uno de los Curetes, quienes con sus cantos y ruidos ayudaron a ocultar los llanos del infante]; ellas eran Ida (diosa del monte de igual nombre en Creta), y Adrastia (ineludible), quienes colaboraron con su madre (y/o padre) y con los Curetes a ocultar la infante dios.

Adrastia es vinculada a la diosa frigia (en Anatolia) Cibeles; que era una diosa madre de las montañas; y que fue equiparada por los griegos con Gea (la madre tierra), Rea (la madre naturaleza, madre de Zeus), Demeter (la diosa de la agricultura) y con la diosa romana Magna Mater (Gran Madre); también se la vincula con la deidad primordial Ananké (la necesidad); que era la esposa de Chronos, (aquí se habla del dios protogeno -primero/primordial/primigenio- del tiempo mismo, que luego se fusionó con Cronos, el titán del tiempo climático, y esposo de Rea,  la madre naturaleza).

Acompañaron a esta ninfas en el cuidado y protección del infante una cabra de nombre Amaltea (la tierna), cuya leche, así como la miel de las Melias sirvieron de alimentó al niño Zeus. Se suman en esta ayuda dos ninfas más: Cynosura (cola del perro, una oreiade, ninfa que habitaba en el monte Ida y puede ser otro nombre dado por razones distintas de la misma Ida) y Helice (la que gira, una oreiade, la ninfa del sauce, que tendría a ser otro nombre para Adrastia).

La tradición señala que Cronos enterado de la ayuda de las ninfas, transformo a Melia/Melissa en un gusano; Zeus la convirtió luego en la primera abeja. Las otras ninfas lograron huir de la furia del titán, y Zeus las recompensó luego poniéndolas en los cielos; Cynosura es nuestra actual estrella polar (que ocupa justamente la posición de la punta la cola de la osa menor, de ahí el nombre) y Helice en una de las estrellas de la Osa Mayor, sino la osa misma. Algunos mitos señalan que Melia fue amante de Sileno, de esta relación nació Folo (el centauro) y se atribuye a la pareja el resto de los centauros del Peloponeso.

Por su parte la cabra Amaltea fue subida a los cielos como la estrella Capella (la cabra) en la constelación del Auriga. Se cuenta que cuando niño, Zeus accidentalmente rompio un cuerno de la cabra, el chico compenso a la cabra señalando que quien portara el cuerno recibiría siempre buenos frutos; es el origen de la cornucopia (el cuerno de la abundancia).

Entre las dríades hay otro grupo particular, las Hamadríades, dioses y diosas de los cedros y robles; esta familia desciende de Oreos, dios de la montaña Otris, en Grecia central. Según la versión más extendida hijos de Oreos fueron: Oxilo (el espíritu del árbol de haya) y su hermana Hamadríade (el espíritu del ciruelo); estos a su vez fueron padres de: Balanos (del roble), Morea (del árbol de moras), Karya (del avellano, nogal o castaño), Kranea (del árbol de las cerezas), Aigeros (del abeto negro), Ptelea (del olmo), Syke (la higuera) y Ampelos (el árbol de la uva y cuya historia ya contamos antes).

Hamadriade

Las Epimelides son otro grupo de dríades, aunque de paternidad variada (los Ourea y Helios, el dios solar), eran ellas las diosas de los arboles frutales como las manzanas, peras, duraznos, etc. Se las vincula también como protectoras de los ganados, en especial de ovejas; de aquí su relación con Helios y con el dios Pan. Entre las hijas del dios Helios estaban las Heliades, las hermanas de Faetón, quienes tras la muerte de su hermano, en su tristeza fueron transformadas en álamos (dríades) y cuyas lagrimas se convirtieron en ámbar; y de distinta madre a las ninfas Faetusa (radiante) y Lampecia (brillante), con Egle (brillo), hija de Lampecia y Asclepio (hijo de Apolo, dios de la medicina); quienes eran las guardianas del rebaño de su padre en Trinacia (Sicilia), por ello identificadas como parte de las epimelides (diosas de los frutos y los ganados).

La mayoría de las Epimelides están más relacionadas con el dios Pan; entre ellas Nomia (pastos) era la señora del monte Nomia en Arcadia, en el Peloponeso; y fue una amada de Pan; por su parte Penelopia/Penelope (piel), no confundir con la esposa de Odiseo de igual nombre, era la ninfa del monte Cilene, también en Arcadia; es puesta como una hija del rey Driópe con alguna Oreiade no citada, y madre del dios Pan. Por su parte Sinoe (todo), era la diosa de monte de igual nombre, y fue la niñera de Pan. Otras ninfas oreiades a las que se le atribuye ser la madre del dios de los pastores son: Sose (seguro) la diosa del monte Sosa en Arcadia y Thymbris, la diosa de las hierbas florales silvestres (las thybras) propias de Grecia y Creta de igual nombre.

El monte Etna es el único de la lista de los Ourea con una diosa como señora del sitio. Etna, se la hace hija también de Océano y Thetis, siendo así una oceanide (diosas de las costas e islas); y también se le pone como hija del gigante Briareo (uno de los hecantoquiros). Etna fue la montaña donde fue finalmente encerrado el gigante Tifón; quien en sus arrebatos por liberarse de tanto en tanto mece la montaña y hace que expulse fuego.

Etna

Bajo la montaña ardiente Hefesto construyó finalmente su fragua, cansado de ser el hazmerreír del Olimpo, por los amoríos de su esposa Afrodita. Se dice que Hefesto tuvo amores con la diosa de la montaña (Etna) y fruto de esa relación nacieron los Palicos (los renacidos), un par de gemelos que se convertirían en los dioses de los géiseres y las aguas termales de la región de Palacia en Sicilia; estos dioses ofrecían refugio a los esclavos fugitivos, quienes pasaban a formar parte de grupo de siervos del dios de los herreros.

Otra tradición los pone como hijos de Zeus y una ninfa local llamada Talia [no confundir con una de las Musas o con una de las Carites/Gracias de igual nombre]; la celosa Hera hizo que la tierra (Gea) se tragara a la ninfa, tiempo después la tierra se abrió y saldrían los gemelos (de ahí el nombre), quienes en Sicilia se volverían patrones de la agricultura y la navegación [este mito recuerda también al gigante Ticio, cuya madre embarazada de Zeus se escondió en una cueva, pero la criatura creció enorme en el vientre materno hasta reventarlo, terminando Gea la gestación de la criatura]. La tercera tradición pone a Adrano como el hijo de la ninfa y Zeus, Adrano era un dios local de los volvanes (luego identificado por los griegos con Hefesto), pero que tenía raices fenicias y/o cartaginences, en su dios solar/fuego Adramelec (Adar-Malik/señor del fuego), y que fue asociado a Moloch por la tradición de sacrificar niños dentro de estatuas ardientes tanto en Fenicia, como en sus colonias, incluida Cartago. Los Palicos en esta tradición serian los hijos de Adrano y la ninfa Etna, y que luego los griegos y romanos la llevaron a la tradición clásica conocida.

El legado de Chavez

Hace más de un año murió Hugo Chavez, para la mitad de un país su salvador y dios, para la otra mitad la desgracia y el diablo mismo; digo más de un año porque aunque su muerte, que fue anunciada en marzo 2013, en realidad por los mensajes electrónicos que circulaban desde diciembre 2012 sitúan su muerte verdadera los últimos días del 2012. Pero había que hacer tiempo, el suficiente para que el pueblo chavista conociera al heredero puesto por la Habana, un personaje que ni siguiera a mostrado su partida de nacimiento venezolana, un personaje cuyo único trabajo había sido de Chofer, sin ningún tipo de preparación académica, que fue un sindicalista, de esos que solo cobran pero que nunca trabajaron, ni defendieron a sus agremiados; educado en la Habana cuando estudiante y de raíces colombianas (eso todos lo saben, pero que nadie curiosamente lo demuestra), lo cual como naturalizado no tendría ni siquiera la potestad de ocupar el cargo que actualmente ocupa.

_008

Pero no voy a hacer discusión sobre si es o si no es, si gano o no gano realmente las elecciones de abril 2103, si fue o no fue otra trampa más dada por el CNE (Consejo Nacional Electoral), que se jacta de tener el mejor sistema del mundo, pero como los ladrones da resultados no a la hora, ni las dos horas, sino de madrugada, para que nadie este despierto para protestar. Ese no el caso; aquí lo que importa es el legado de Chavez; cuando fue la campaña electoral de 2012, entre un moribundo Hugo Chavez y el joven Henrique Capriles, me dedique esos últimos meses de campaña a llenar este espacio de todo lo malo del gobierno chavista y el apoyo a lo que era la campaña del joven gobernador opositor. En ese momento hubo algunos lectores que se quejaron sobre el cambio de rumbo del portal (acepto la critica, pero recuerdo que estos espacios son para expresar una voz y un sentimiento); pero una vez que terminó la campaña y se perdió (yo tengo mis dudas, pero esa fue la realidad oficial) simplemente quite todo lo que había de política venezolana, deje solo la pagina de la muerte de una querida amiga y compañera (Hoy te lloro amiga mía), asesinada por sicarios, hermana de una juez del estado que había puesto preso al padrino (pran como el dicen aquí) de los delincuentes de la ciudad.

_001

En este momento sin embargo decido que es hora de documentar, al menos por algunos días, lo que creo que es mi parecer. Ojalá me equivoque, pero siento que aún no ha llegado el momento de salir de esta pesadilla, que lleva más de quince años destruyendo a Venezuela, aún por desgracia no ha sido suficiente la sangre derramada; a la fecha tenemos:

  • Bassil de Costa (12/feb/2014) Disparo en la cabeza
  • Roberto Redman (12/feb/2014) Disparo en la cabeza
  • Génesis Carmona (18/feb/2014) Disparo en la cabeza
  • José Méndez (18/feb/2014) arrollado mientras manifestaba
  • Asdrubal José Rodríguez (18/feb/2014) Impacto de Bala, apareció tirado en la autopista después de horas de desaparecido
  • Alejandro Márquez (21/feb/2014) muerte cerebral por múltiples golpes en la cabeza
  • Geraldine Moreno (22/feb/2014) muerte por perdigonazos en la cara
  • y otros más…

Voy a mencionar de esas muertes las de las dos niñas ocurridas en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, la primera Miss Turismo Carabobo 2013, Génesis Carmona, que antes de recibir el balazo mortal, intentó salvar a su hermana que se hallaba en la movilización del pasado martes 18 de febrero en Valencia, cuando motorizados oficialistas dispararon, guiados por las instrucciones que había girado, vía Twitter, el gobernador de Carabobo. [Francisco Ameliach, ex militar golpista del 1992 con Hugo Chavez].

_002

La segunda víctima mortal de Carabobo, fallecida hoy es la joven Geraldine Moreno; estudiante universitaria, de 23 años, a la que el arma un guardia nacional le disparó a quemarropa con perdigones desfigurándole el rostro, destruyéndole los ojos y dejándola ciega, no aguantó la segunda operación que le hicieron en un hospital de Naguanagua para salvarle la vida; los familiares de la víctima aclaran que no estaba participando en las protestas, sino que se encontraba jugando fútbol en su urbanización cuando unos seis efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ingresaron al campo de fútbol en persecución de unos manifestantes y dispararon a diestra y siniestra. La madre de la estudiante muerta denunció que su hija fue atacada de manera brutal después que se cayera y un guardia nacional en lugar de auxiliarla le descargó el arma en la cara. “Ella era mi ilusión y mi orgullo. No puedo decir más nada“.

_003

Hoy el gobernador culpa de la muerte de las jóvenes a la oposición golpista que le disparó a mismas muchachas para llamar la atención, y la prensa de la ultra derecha (si al menos eso existiera) de provocar los disturbios (abrase visto tamaño descaro). No se olvide el desgraciado lo que le paso a Mussolini y a Hitler; y que a diferencia de aquellos años, hoy existen cortes internacionales por las que tarden o temprano tendrán que responder por los delitos de lesa humanidad, se bien que la justicia tarda, pero al final llega.

_004

No puedo dejar de mencionar los otros abusos a los estudiantes, jóvenes a los que la guardia nacional, que en otra época defendieron el gobierno legitimo (1992) contra los golpistas militares (Chavez, Ameliach, Cardenas —gobernador del Zulia—, Mora —gobernador actual del Tachira, donde empezaron los disturbios por los reclamos estudiantes ante la inseguridad de los salones de clases donde eran asaltados por los delincuentes en sus aulas de clases y al gobernador solo se le ocurre acusarlos de violentos y encender un fuego que ha prendido todo el país) y hoy estos guardias desnudan, bañan con gasolina a los estudiantes y amenazan con prenderles fuego, los violan con fusiles, y donde muchos no pudieron denunciar nada en la declaración que se les hace en fiscalía porque nunca le permitieron hablar a solas con los abogados y tenían a los atacantes detrás, y miedo que los dejaran presos con ellos, lo que si se atrevieron, no aparecieron en el papel las declaraciones dadas, por ello la fiscal general (la sra. Ortega) señala que eso no aparece en ningún acta, ni fue denunciado ante los médicos que revisaron a los jóvenes; la señora fiscal solo defiende a los delincuentes del gobierno, ahí si salen, ella y los voceros del gobierno denunciando en TV los clavos que usa la oposición para atacar a los motorizados que los matan, y que pretenden, que la gente se deje matar así como así, sin al menos luchar; esta claro que ella solo sirve para seguir ordenes y poner presos con inventos a los que luchan por su derechos; así al líder opositor López, que fue juzgado no en los tribunales, sino en un autobús, y preso en cárceles militares, le pretenden aplicar diez años de cárcel.

_005

Escribo estas líneas porque hoy la GNB y los Colectivos de la Paz (grupos paramilitares y motorizados guiados por el gobierno) armados con armas del ejercito venezolano atacaron a los estudiantes que protestaban en mi ciudad, Ciudad Bolívar, si bien hasta la fecha los estudiantes se habían concentrado entre las avenida República y 17 de Diciembre, cerca de las oficinas de la fiscalía, hoy cuando los estudiantes que manifestaban y que pretendían ir en marcha a la misma; a minutos luego de iniciar la marcha que partió de la Av. República los colectivos, conjuntamente con oficiales de la GNB, iniciaron la represión contra estos, los vecinos del sector y estudiantes reportaban a través de la red social twitter la brutal represión de estos efectivos donde se escuchan disparos y que les arrojaron gas lacrimógeno a los estudiantes. Hasta los momentos se conoce que hay dos estudiantes detenidos, cuatro heridos, dos de ellos estudiantes de la UDO Bolivar (Universidad de Oriente), la universidad donde laboro y doy clases.

_006

El problema será que este gobierno cree que durara oficialmente cinco años más, pero no creo que supere el año del caballo; y con ello no digo que caiga mañana, ni pasado, ni siquiera carnaval o en semana santa; hay un problema mucho mayor que los disturbios estudiantiles que piden simplemente seguridad en las aulas que que dejen de usar a los estudiantes como carne de cañón, lo que ocurre simplemente es que Chavez destruyo la economía, no hay por un lado dinero para comprar, y por el otro, artículos que comprar; la política económica implementada por quien nunca tuvo ningún tipo de instrucción la termino de destrozar; el dolar heredado a 4,30 y paralelo a 12 bolívares, ha pasado en diez meses de un gobierno con un ignorante al mando a tener cuatro devaluaciones disfrazadas, y un paralelo que ronda sobre los 80 bolívares; la inflación que el muerto dejo era cada año cercana a 30%, este año fue oficialmente 57%, aunque en la realidad se ubica cerca de la centena; así que cuando en uno o dos meses no exista comida, ahí no habrá muchachos, ni estudiantes, no habrá ni siquiera patria (algo con lo que se llenan la boca los chavistas), habrá simplemente pueblo.

_007

Cosmología (4) Los hijos de Thalassa.

Mientras los titanes se repartían la tierra y el cielo, en medio de la misma un gran charco de agua (el Mediterráneo), rodeado por la tierra conocida (Europa/norte, África/sur y Asia/este), al oeste de estas aguas encerradas se abría por un pequeño paso hacia lo desconocido (columnas de Hércules), donde el Océano (titán y río que rodea toda la tierra) separaba el mundo conocido de los vivos del mundo desconocido de los muertos.

Thalassa

Ponto, hijo de la madre tierra (Gea) no fue el único señor de estas aguas en esos tiempos primigenios, su poder lo compartía con una diosa, Thalassa/Talasa, hija del Eter (luz/cielo azul) y Hemera (amanecer). Thalassa fue la creadora de la vida en los mares y se la hace madre de todos los peces; era para muchos era el agua misma del mar. Se la pone como madre de la diosa Afrodita en virtud de que los genitales castrados de Urano fueron a caer al mar y lo fecundaron.

Telquines_1

Thalassa tuvo amores con Ponto y de esta relación nació un raza de daimones, los Telquines (calumniadores/difamadores), gigantes cinocéfalos (con cabeza de perro) y/o con apariencia de hombres-pez; cuyo número varia de cuatro a nueve; entre ellos estaban: Licos (tiburón hambriento), Crisón (descubridor del oro), Argirón (descubridor de la plata), Calcón (descubridor del bronce), Escelmis (sequía), Damnameneo/Damón/Démonax (fabricante de hechizos), Megalesio (gran liberador), Hormenio (retoñador) y Actaeo (promontorio en la costa), aunque se citan otros nombres más, seguramente descendientes de los primeros.

Estos fueron habitantes originarios de la isla de Rodas, la cuarta isla más grande en el mar Egeo, después de Creta, Eubea y Lesbos; situada frente a la costa suroccidental de Anatolia/Turquía. Los Telquines a saber fueron los primeros que trabajaron el arte de la metalurgia, que según las referencias crearon la hoz con la que Cronos castro a su padre Urano. Fueron enviados a las profundidades del mar por Zeus, por haber potenciado el tridente de Poseidón, arma que uso para romper las montañas y transformarlas en islas ampliando así su reino (desde entonces Poseidón se volvió señor de los terremotos), aunque otras versiones ponen que fue el castigo por hacer uso de la magia para controlar los fenómenos atmosféricos de la cual el dios del cielo se consideraba único propietario. Muchos señalan que sobrevivieron a la inundación enviada por orden de Zeus para acabarlos (Poseidón seguramente no pretendía perder a semejantes aliados) y se dispersaron por diversas islas del mar Egeo, enseñando a los hombres el arte de la metalurgia.

De Damón se dice que se estableció en Creta, y fue padre de varias ninfas, entre ellas Dexítea, que termino siendo una de las esposas del rey Minos, quién pretendía con esta unión fortalecer su poder en la isla emparentándose con los primeros pobladores. Esta relación entre los Telquines y los primeros pobladores de Creta hace que se les confunda y/o iguale a otro grupo de gigantes, los Curetes, quienes también eran herreros y ayudaron con los ruidos de su forjas a esconder al infante Zeus de su padre Cronos; y de quienes se dice que fueron los primeros pobladores de Creta.

La hija de la pareja (PontoThalasa) fue Halia (salada), por ella a las mayoría de las ninfas marinas o asociadas a las costas se les llama halias, aunque no estén emparentadas. Halia es conocida también como Kapheira/Cafira, quién cuidó al niño Poseidón tras ser vomitado por su padre Cronos. El mito señala que Halia fue una de las tantas amantes de Poseidón, con el dios del mar Halia fue madre de otro grupo de daimones marinos, seis en número, los Proseos, llamados en conjunto los gigantes del este.

Halia

La versión más conocida sobre Halia señala que cuando Afrodita, nacida de la espuma del mar y transportada por una concha marina paso por Rodas y pidió posada, los hijos de la ninfa se negaron a brindarle ayuda, y la diosa del amor los embrujo haciendo que violaran a su propia madre. Halía no soportó tal horror y se lanzó al mar para morir ahogada; mientras que Poseidón molesto por el pecado de sus hijos los encerró dentro de cavernas submarinas bajo la isla.

El mito de Halía en este momento se desdibuja y mezcla con otro similar. En Tebas vivía Ino, una princesa griega que cuidó al hijo de su hermana Semele con Zeus (Dioniso/Baco). Por tal ayuda la siempre celosa Hera enloqueció a Atamas/Atamante, el esposo de Ino, quien en un ataque de locura atacó a toda la familia, matando a todos sus hijos con la princesa. Ino logró escapar con el menor, Melicertes; hasta finalmente lanzarse por el acantilado al mar. En este punto ambas historias se funden con el mito de la diosa Leucotea (la diosa blanca), quien gobernaba el mar Jonico. Leucotea era una diosa primitiva del mar, posiblemente una versión de Thalassa, pero que los mitos posteriores la hacer ser Ino o Halía transformada en la diosa blanca (la espuma del mar) por los dioses que se apiadaron de su suicidio. Los romanos llamaban a esta diosa Matuta, una diosa del amanecer y los puertos, lo que la vincula nuevamente como una forma de Thalassa.

Leucotea

Según la versión tebana, Melicertes fue transformado en Palemón (luchador), un joven dios que juega con los delfines y que los romanos llamaron Portunus (puerto) y quien era el dios de los puertos. Melicertes según algunos tiene vinculación con el dios marino fenicio Melkart o Melqart, dios patrón de la ciudad de Tiro/Fenicia, aunque no hay ningún mito que los relacione, salvo el hecho de que Cadmo, hijo de Agenor, rey de Tiro, era el padre de Ino. Melkart/Melqart tuvo dos connotaciones en Tiro, una como un dios del mar y otra como un dios del inframundo, equiparado al dios solar babilonio Nergal; aunque no se tiene claro si era primero dios del mar y luego del sol o a la inversa.

 +

Existe una versión de que la ninfa de las isla de Rodas era Himalia (molinera), quien enseñó a los hombres a fabricar el pan. Cuando Zeus, tras haber acabado con los titanes en su paso por la isla para acabar con los Telquines, se acostó con la ninfa. Fruto de esa unión nacieron: Esparteo (sembrador), Cronio (sazonador/cocinero) y Cito (panadero) quien guarda el grano en los silos; los tres con relación directa con el mito del origen del pan. Durante el diluvio que acabó con la raza del bronce, los tres hijos sobrevivieron en las zonas más altas de la isla de Rodas. Himalia aparece en esta versión ser otro nombre de Halia.

Según los mitos, tras la inundación que ahogó y/o expulso a los Telquines de la isla de Rodas; mientras los dioses se repartían, tras vencer a los titanes el mundo, Helios que llegó atrasado a la reunión se encontró de pronto sin ninguna tierra para que se le adorara. Pero la isla de Rodas permanecía aún bajo las aguas, y con consentimiento de Zeus, Helios la reclamó para si. El sol tomo posesión de la misma y la elevó del mar.

Rodas

Halia, también aquí llamada Polife (ingenio) tuvo una hija con Poseidón, de nombre Rodas; conocida por algunos como Atenea Hippeia (Atenea de los caballos y que no debe confundirse con la diosa Atenea, hija de Zeus). Rodas fue amante del dios sol, Helios, quien desposo a la ninfa que había permanecido en la isla, y por quienes sus hijos pondrían el nombre con que finalmente se conoce a la isla. Tanto fue el amor de la ninfa por el dios solar que hizo construir el famoso Coloso de Rodas.

Rodas tuvo con Helios a los helíadas: Óquimo, Cércafo, Macareo, Actis, Ténages, Tríopas y Cándalo y una hija, Electriona (madrugadora); según las versiones la chica murió virgen y fue adorada por los pobladores de la isla como una diosa menor del amanecer, su nombre hace una combinación de electra (ambar = dorada) y alector (gallo) lo que hace referencia a esta versión.

 +

Los hijos de la ninfa se convirtieron en legendarios astrónomos y gente del mar (marinos). Se señala que cuando nació Atenea, el primer pueblo que adorara la diosa sería siempre favorecido por la misma, los helíadas iniciaron la construcción de un templo a la diosa, pero fueron vencidos por los atenienses, de quienes la diosa es hoy aún patrona de la ciudad de Atenas.

Los helíadas sin embargo no tuvieron mucha suerte entre ellos mismos, se cuenta que cuatro hermanos [Actis, Tríopas, Macareo y Cándalo] conspiraron por celos contra otro de ellos [Tenages], que parecía ser más hábil en las ciencias. La muerte de Tenages provocó la expulsión de la isla de los cuatro hermanos y los dos que quedaron Óquimo y Cércafo se disputaron luego el control de la isla. Macareo llego a Lesbo (isla frente a Turquía) donde se volvió rey. Actis terminó en Egipto, donde fundo Heliopolis, en honor a su padre. Tríopas escapó a Caria (en Anatolia/Turquía) y fundó la ciudad de Cnido; y Cándalo terminó en Cos, otra isla cercana. Óquimo quedó con el control de la isla y luego fue sucedido por su hermano Cércafo, quien había desposado a la hija del anterior, sobrina para el caso, y cuyos tres hijos Camiro, Lindo e Ialiso fueron los reyes de las hoy tres principales ciudades de la isla, que llevan sus nombres.