Cosmología (4) Los hijos de Thalassa.

Mientras los titanes se repartían la tierra y el cielo, en medio de la misma un gran charco de agua (el Mediterráneo), rodeado por la tierra conocida (Europa/norte, África/sur y Asia/este), al oeste de estas aguas encerradas se abría por un pequeño paso hacia lo desconocido (columnas de Hércules), donde el Océano (titán y río que rodea toda la tierra) separaba el mundo conocido de los vivos del mundo desconocido de los muertos.

Thalassa

Ponto, hijo de la madre tierra (Gea) no fue el único señor de estas aguas en esos tiempos primigenios, su poder lo compartía con una diosa, Thalassa/Talasa, hija del Eter (luz/cielo azul) y Hemera (amanecer). Thalassa fue la creadora de la vida en los mares y se la hace madre de todos los peces; era para muchos era el agua misma del mar. Se la pone como madre de la diosa Afrodita en virtud de que los genitales castrados de Urano fueron a caer al mar y lo fecundaron.

Telquines_1

Thalassa tuvo amores con Ponto y de esta relación nació un raza de daimones, los Telquines (calumniadores/difamadores), gigantes cinocéfalos (con cabeza de perro) y/o con apariencia de hombres-pez; cuyo número varia de cuatro a nueve; entre ellos estaban: Licos (tiburón hambriento), Crisón (descubridor del oro), Argirón (descubridor de la plata), Calcón (descubridor del bronce), Escelmis (sequía), Damnameneo/Damón/Démonax (fabricante de hechizos), Megalesio (gran liberador), Hormenio (retoñador) y Actaeo (promontorio en la costa), aunque se citan otros nombres más, seguramente descendientes de los primeros.

Estos fueron habitantes originarios de la isla de Rodas, la cuarta isla más grande en el mar Egeo, después de Creta, Eubea y Lesbos; situada frente a la costa suroccidental de Anatolia/Turquía. Los Telquines a saber fueron los primeros que trabajaron el arte de la metalurgia, que según las referencias crearon la hoz con la que Cronos castro a su padre Urano. Fueron enviados a las profundidades del mar por Zeus, por haber potenciado el tridente de Poseidón, arma que uso para romper las montañas y transformarlas en islas ampliando así su reino (desde entonces Poseidón se volvió señor de los terremotos), aunque otras versiones ponen que fue el castigo por hacer uso de la magia para controlar los fenómenos atmosféricos de la cual el dios del cielo se consideraba único propietario. Muchos señalan que sobrevivieron a la inundación enviada por orden de Zeus para acabarlos (Poseidón seguramente no pretendía perder a semejantes aliados) y se dispersaron por diversas islas del mar Egeo, enseñando a los hombres el arte de la metalurgia.

De Damón se dice que se estableció en Creta, y fue padre de varias ninfas, entre ellas Dexítea, que termino siendo una de las esposas del rey Minos, quién pretendía con esta unión fortalecer su poder en la isla emparentándose con los primeros pobladores. Esta relación entre los Telquines y los primeros pobladores de Creta hace que se les confunda y/o iguale a otro grupo de gigantes, los Curetes, quienes también eran herreros y ayudaron con los ruidos de su forjas a esconder al infante Zeus de su padre Cronos; y de quienes se dice que fueron los primeros pobladores de Creta.

La hija de la pareja (PontoThalasa) fue Halia (salada), por ella a las mayoría de las ninfas marinas o asociadas a las costas se les llama halias, aunque no estén emparentadas. Halia es conocida también como Kapheira/Cafira, quién cuidó al niño Poseidón tras ser vomitado por su padre Cronos. El mito señala que Halia fue una de las tantas amantes de Poseidón, con el dios del mar Halia fue madre de otro grupo de daimones marinos, seis en número, los Proseos, llamados en conjunto los gigantes del este.

Halia

La versión más conocida sobre Halia señala que cuando Afrodita, nacida de la espuma del mar y transportada por una concha marina paso por Rodas y pidió posada, los hijos de la ninfa se negaron a brindarle ayuda, y la diosa del amor los embrujo haciendo que violaran a su propia madre. Halía no soportó tal horror y se lanzó al mar para morir ahogada; mientras que Poseidón molesto por el pecado de sus hijos los encerró dentro de cavernas submarinas bajo la isla.

El mito de Halía en este momento se desdibuja y mezcla con otro similar. En Tebas vivía Ino, una princesa griega que cuidó al hijo de su hermana Semele con Zeus (Dioniso/Baco). Por tal ayuda la siempre celosa Hera enloqueció a Atamas/Atamante, el esposo de Ino, quien en un ataque de locura atacó a toda la familia, matando a todos sus hijos con la princesa. Ino logró escapar con el menor, Melicertes; hasta finalmente lanzarse por el acantilado al mar. En este punto ambas historias se funden con el mito de la diosa Leucotea (la diosa blanca), quien gobernaba el mar Jonico. Leucotea era una diosa primitiva del mar, posiblemente una versión de Thalassa, pero que los mitos posteriores la hacer ser Ino o Halía transformada en la diosa blanca (la espuma del mar) por los dioses que se apiadaron de su suicidio. Los romanos llamaban a esta diosa Matuta, una diosa del amanecer y los puertos, lo que la vincula nuevamente como una forma de Thalassa.

Leucotea

Según la versión tebana, Melicertes fue transformado en Palemón (luchador), un joven dios que juega con los delfines y que los romanos llamaron Portunus (puerto) y quien era el dios de los puertos. Melicertes según algunos tiene vinculación con el dios marino fenicio Melkart o Melqart, dios patrón de la ciudad de Tiro/Fenicia, aunque no hay ningún mito que los relacione, salvo el hecho de que Cadmo, hijo de Agenor, rey de Tiro, era el padre de Ino. Melkart/Melqart tuvo dos connotaciones en Tiro, una como un dios del mar y otra como un dios del inframundo, equiparado al dios solar babilonio Nergal; aunque no se tiene claro si era primero dios del mar y luego del sol o a la inversa.

 +

Existe una versión de que la ninfa de las isla de Rodas era Himalia (molinera), quien enseñó a los hombres a fabricar el pan. Cuando Zeus, tras haber acabado con los titanes en su paso por la isla para acabar con los Telquines, se acostó con la ninfa. Fruto de esa unión nacieron: Esparteo (sembrador), Cronio (sazonador/cocinero) y Cito (panadero) quien guarda el grano en los silos; los tres con relación directa con el mito del origen del pan. Durante el diluvio que acabó con la raza del bronce, los tres hijos sobrevivieron en las zonas más altas de la isla de Rodas. Himalia aparece en esta versión ser otro nombre de Halia.

Según los mitos, tras la inundación que ahogó y/o expulso a los Telquines de la isla de Rodas; mientras los dioses se repartían, tras vencer a los titanes el mundo, Helios que llegó atrasado a la reunión se encontró de pronto sin ninguna tierra para que se le adorara. Pero la isla de Rodas permanecía aún bajo las aguas, y con consentimiento de Zeus, Helios la reclamó para si. El sol tomo posesión de la misma y la elevó del mar.

Rodas

Halia, también aquí llamada Polife (ingenio) tuvo una hija con Poseidón, de nombre Rodas; conocida por algunos como Atenea Hippeia (Atenea de los caballos y que no debe confundirse con la diosa Atenea, hija de Zeus). Rodas fue amante del dios sol, Helios, quien desposo a la ninfa que había permanecido en la isla, y por quienes sus hijos pondrían el nombre con que finalmente se conoce a la isla. Tanto fue el amor de la ninfa por el dios solar que hizo construir el famoso Coloso de Rodas.

Rodas tuvo con Helios a los helíadas: Óquimo, Cércafo, Macareo, Actis, Ténages, Tríopas y Cándalo y una hija, Electriona (madrugadora); según las versiones la chica murió virgen y fue adorada por los pobladores de la isla como una diosa menor del amanecer, su nombre hace una combinación de electra (ambar = dorada) y alector (gallo) lo que hace referencia a esta versión.

 +

Los hijos de la ninfa se convirtieron en legendarios astrónomos y gente del mar (marinos). Se señala que cuando nació Atenea, el primer pueblo que adorara la diosa sería siempre favorecido por la misma, los helíadas iniciaron la construcción de un templo a la diosa, pero fueron vencidos por los atenienses, de quienes la diosa es hoy aún patrona de la ciudad de Atenas.

Los helíadas sin embargo no tuvieron mucha suerte entre ellos mismos, se cuenta que cuatro hermanos [Actis, Tríopas, Macareo y Cándalo] conspiraron por celos contra otro de ellos [Tenages], que parecía ser más hábil en las ciencias. La muerte de Tenages provocó la expulsión de la isla de los cuatro hermanos y los dos que quedaron Óquimo y Cércafo se disputaron luego el control de la isla. Macareo llego a Lesbo (isla frente a Turquía) donde se volvió rey. Actis terminó en Egipto, donde fundo Heliopolis, en honor a su padre. Tríopas escapó a Caria (en Anatolia/Turquía) y fundó la ciudad de Cnido; y Cándalo terminó en Cos, otra isla cercana. Óquimo quedó con el control de la isla y luego fue sucedido por su hermano Cércafo, quien había desposado a la hija del anterior, sobrina para el caso, y cuyos tres hijos Camiro, Lindo e Ialiso fueron los reyes de las hoy tres principales ciudades de la isla, que llevan sus nombres.

Los comentarios están cerrados.