Cosmogonía (6) Monstruos Marinos, hijos del Mar Profundo

Antes de los Titanes, dos gigantes compartieron las aguas, una Talasa/Thalassa, la diosa del mar, señora de las costas, los peces y la vida marina; el otro Ponto, el mar profundo, oscuro y misterioso, donde la tierra deja de ser visible y las olas rompen por soplos de vientos incontrolados, como si trataran de devorarlo todo; su reino es un lugar habitado por monstruos y criaturas terribles, serpientes marinas y leviatanes, con krakenes que envuelven con sus tentáculos a los barcos que se acerquen y pasen sobre sus reinos submarinos, gigantes cetos (ballenas) y enormes megalodontes que devoran a todo ser vivo que pase frente sus enormes fauces; y serán los hijos de Ponto con la madre tierra los que dominaran esas oscuras las aguas del Mediterráneo en la era de los titanes.

Familia de Ponto_

A Ponto se le hace padre de al menos cinco vástagos con Gea/Gaya, la madre tierra; los varones de la familia (tres) fueron conocidos como los ancianos del mar, y las mujeres (dos), señoras de las bestias marinas y los vientos. A saber se tiene que el primogénito de este grupo de gigantes de las aguas fue Nereo (mojado). Nereo sería señor de las costas y reemplazaría a la antigua Talasa en funciones, donde el culto de la diosa de mar se fundiría luego en su hija (Halia) y su nieta (Rodas o en la diosa del mar Adriático Leucotea = diosa de la sal marina), también sería sustituida en funciones en parte por Tetis/Tethys (la titánide esposa del titán Océano y madre de los tres mil ríos, los oceniadas o potanoi, y las tres mil ninfas diosas de las cienagas y deltas donde se funden las aguas dulces y saladas, las oceánides), por Doris (una oceánide que regía las costas) y finalmente Anfitrite (la hija de esta).

nereo_0

Nereo es conocido como uno de los ancianos del mar; se le suele describir como un hombre mayor, con un bastón (o tridente a semejanza de Poseidón/Neptuno); como muchos de los dioses marinos, tiene la capacidad de cambiar de forma (algo atribuido a la mayoría de los dioses de las aguas, elemento siempre cambiante y distinto); y como casi todos ellos con el poder de la visión del futuro, pero para que la revelase había una condición, debían ser atrapados y no ser soltados, independiente de la forma de asumiera; los mitos señalan que Heracles/Hercules atrapó entre sus brazos al anciano del mar y este cambio de forma repetidas veces: león, serpiente, tigre, jabalí, ….; pero el héroe no lo soltó hasta que el anciano le dijo como podía llegar a la islas de las Hesperides y conseguir las manzanas doradas.

Familia de Nereo

Bajo esta idea cambiante a Nereo se le vincula con otro anciano del mar, pero que según habitaba en las costas entre Libia y Egipto, y que a veces era descrito como el señor de la arenosa isla de Faros (en el delta del Nilo); Proteos (el primero), cuya paternidad esta discutida, en primeras versiones es hijo primogenito (de ahí si nombre) de Poseidón, siendo así su primer vástago (aunque no se informa de madre y se asume muchas veces a Anfitrite); en otras es el hijo mayor del propio Nereo, e incluso uno de los océnidas.

El mito de Proteos se funde el de Nereo y con los mitos asociados al hijo más conocido del rey de los mares, Tritón. Tanto Proteos como Tritón reinan justamente en las costas del norte de África; pero Proteos es famoso por su capacidad de transformación; similares a las habilidades de Nereo; y ambos también reciben el título de ‘ancianos de los mares‘. Los prodigios de transformación de Proteos se muestran ante Telémaco (el hijo de Odiseo cuando buscaba a su padre), con Menelao (el esposo oficial de Helena, la de la guerra de Troya, enterándose así del destino de sus compañeros de armas tras el triunfo y su regreso a Grecia con la caida ciudad de Illion) y con Aristao (el dios menor de la apicultura), en todos estos casos ocurre similar secuencia de cambios a los de Nereo cuando fue apresado por el fuerte Heracles. Todo ello hace por tanto pensar que lo más probable es que se trate de la misma manifestación del primitivo dios de las costas y las playas; y también hay que recordar que Nereo fue reemplazado en funciones en los mitos por Tritón, el hijo de Poseidón; y ello ayudo a confundir más el mito de Nereo/Proteo. Ambos dioses presentan algunas diferencias; a Nereo se le señala como justo y sincero, a Proteo se le pone como esquivo y cambiante (de su nombre deriva el adjetivo ‘proteica’ = mutable, versátil), aunque a ambos se les atribuye, cuando son capturados, el de decir sólo la verdad (por supuesto no completa como corresponde a todo oráculo). Proteo era en los mitos el pastor de las focas de los mares.

Proteo

Nereo habitaba en el mar Egeo y desposo a una hija de un medio hermano, el Titán Océano, que reinaba sobre las aguas que rodeaban la tierra. Doris (generosidad del mar), una oceánide que se la vincula a la vida marina (equiparable y sustituidora de Thalassa), sería madre con Nereo de cincuenta hijas (las nereidas) y un varón (Nerites).

Anfitrite

Las nereidas eran las diosas de las olas y las costas; sus nombres describen las distintas formas y fuerzas de las olas que golpeaban las costas, desde las más tranquilas hasta los grandes tsunamis. Entre las más conocidas de estas ninfas tenemos a Anfitrite (la que rodea el mundo), quien se convertiría en la esposa de Poseidón, madre de Tritón (y posiblemente de Proteos) y señora final de los mares; en ella se fundirían luego todos los cultos de las distintas diosas marinas.

Según los mitos cuando la diosa de las aguas calmas supo de que Poseidón la deseaba, ella escapó hasta llegar a las costas de las montañas del Atlas (norte de África occidental). Quien ahora pretendía ser el dios de los mares (tras vencer a los titanes), sabía que la mejor manera de pactar con los antiguos dioses del mar era desposar a las hijas de estos; Anfitrite, además de su belleza reunía en su sangre las dos ramas de las aguas, como hija de Nereo y nieta de Ponto, era heredera del Mediterráneo y las aguas marinas, como hija de Doris y nieta del titán Océano, tenía relación con la rama de todos los ríos y fuentes; con esta boda Poseidón tendría a todas las aguas bajo su control, era algo que no podía darse el lujo de perder. Poseidón envió a todos los siervos que pudo a buscarla; finalmente el pequeño y joven Delfino la encontró, la convenció y la trajo de regreso; en pago por su buena labor Poseidón lo elevó a los cielos transformado en la pequeña constelación del Delfín.

Triton

Anfitrite tuvo con Poseidón a Tritón, quien se volvería el dios marino del sur del Mediterráneo, cerca de las costas de Libia; su hermana era la ninfa Bentesicime (ola profunda)  que reinaba en la costas de Etiopía (este nombre era sinónimo de la ninfa). Tritón tomo por esposa a la ninfa Libia (no confundir con la princesa egipcia de igual nombre que fue amante de Poseidón y madre de los futuros reyes: Agénor (Fenicia), Belo (Egipto) y Cefeo (Etiopía)), siendo Libia la señora del lago salado Tritonis (nombre que también tenía la ninfa), ubicado en las costas entre Libia y Túnez; de esta unión nació Palas, la chica fue compañera del Atenea, y en un combate de entrenamiento Atenea la mata accidentalmente, en su recuerdo la diosa toma su nombre, siendo conocida como Palas Atenea desde entonces. Otra hija de la pareja fue la ninfa Calliste, nombre dado a la diosa de la isla de Calliste (hoy Santorini, la del volcán que destruyó la cultura cretense); según el mito cuando los Argonautas quedaron, en su regreso a Grecia, atrapados en el lago Tritonis (en aquellos tiempos tenía una salida al mar que se cortaba en verano), el dios Tritón ayudo a los náufragos a salir del encierro, a modo de despedida entregó a su medio hermano (un héroe semi-dios, hijo de Poseidón)  llamado Eufemo un terrón de tierra, diciéndole que en el mismo sus descendientes se asentarían, en el camino el terrón cayo a las aguas en el mar Egeo dando origen a la isla que hoy conocemos como Santorini.

Los mitos señalan que Cimopolea (ola de gran alcance = tsunami) o Cimatolege (la ola final o definitiva = tsunami), era incluida entre las ninfas halias (de las costas); y era descrita también como una nereida, pero es puesta más como una hija de Poseidón y Anfitrite. Es más probable que sea la misma nereida Cimo (la diosa de las olas), o alguna de sus formas: Cimódoce (la que calma las olas), Cimótoe (quien mueve las olas). Según los mitos Cimopolea fue esposa de Briareo (fuerte/valiente), un primitivo dios de las tormentas ciclónicas. Briareo tenía su hogar en el fondo del mar Egeo, donde surgía acompañado por su esposa y la hija de ambos, Oeolyca (loba solitaria), diosa de las marejadas, para cubrir la tierra con sus vientos ciclónicos en los meses de Otoño.

El mito de Briareo tiene dos versiones, por un lado es uno de los tres centimanos o hecántoquiros; quien tras ser liberados él y sus dos hermanos (Cotos y Giges) por Zeus, ayudaron a los dioses contra los titanes. En pago de su ayuda, Zeus permite que estos gigantes (que representan las tormentas ciclónicas) se acerquen a las costas una vez al año. El resto del año cuidan las puertas del Tartaro. La segunda versión pone a Briareo como hijo Talasa/Thalassa, y de un gigante conocido como Egeo/Egeón/Aigaios (cabruno), y es quién da nombre al mar entre las costas griegas y la península de Anatolia. [Se aclara que la versión más conocida sobre el origen del nombre de este mar es el suicidio del padre del héroe Teseo, también de nombre Egeo, que cuando las naves regresaban de Creta, no cambiaron el color negro de las velas, el rey creyendo muerto a su hijo se lanzo por el acantilado al mar que lleva su nombre].

Briareo5

En esta segunda versión Egeo (como titán) estuvo de parte de los titanes en la lucha contra los dioses; pero su hijo Briareo de parte de los olímpicos. En recompensa por su ayuda reemplazó a su padre en el control de las aguas del mar de Grecia y es el señor de las tormentas de este mar, las que principalmente se dan a finales de otoño; cuando en los cielos brilla la constelación de la cabra (Capricornio). Se dice también que cuando el demonio Tifón atacó el monte Olimpo, y Zeus fue atado; la nereida Tetis/Thetis fue a buscar Briareo para que ayudara al rey del Olimpo y lo desatara. Quizás lo más seguro es que existieron ambos Briareo (así como ocurre con muchas ninfas con iguales nombres); y donde al final los mitos terminaron fusionándose. Egeo no aparece en la Teogonía de Hesiodo; mientras que Briareo aparece en la Iliada de Homero, en el papel de dios del mar Egeo; por su parte Egeo es nombrado en Gigantomaquia de Apolodoro y como uno de los gigantes que atacó el Olimpo; y posiblemente como ocurrió con Briareo, pudieron existir dos Egeos distintos, uno el dios del mar que lleva su nombre, el otro un gigante que lucho contra los dioses; y como muchos mitos se terminó fusionando en uno solo. Pero si no aparece Egeo en la obra de Hesiodo, ¿quién era este dios?; la respuesta más probable es que se trató del mismo Nereo, quien reinaba justo en el mar Egeo; y donde el mito posterior lo mezclo con el gigante.

thetis_

Su hermana Tetis/Thetis (nodriza) no confundir con su abuela Tetis/Tethys de igual nombre —aquí distinto para diferenciarlas—, sería deseada por muchos dioses, pero se predijo que su hijo sería más grande que su padre, hasta ahí llegaron los avances de Zeus y Poseidón que iban tras la diosa, y es la razón por la cual Poseidón terminó escogiendo a Anfitrite como esposa. Los dioses del cielo y el mar, para asegurarse de que esta profecía no los afectaría en un futuro, obligaran a la nereida a casarse con un mortal, y aunque la relación matrimonial duró poco, el hijo de la pareja, Aquiles sigue siendo el héroe más grande en la guerra de Troya.

Galatea

Galatea tampoco tuvo mucha suerte en el amor; fue deseada por Polifemo, un cíclope hijo de Poseidón; pero la chica estaba enamorada y era correspondida por Acis, un hijo del dios campestre Fauno, con la nayade Simetis, la hija de un dios río Simeto (dios del río principal de Sicilia). Polifemo tuvo celos del chico y le lanzó una gran piedra a la cabeza matándolo; la ninfa transformó la sangre derramada del amante en el río Acis o Jaci (identificado con el actual torrente Lavinaio en la Sicilia oriental cerca del monte Etna y de aguas rojizas) y ella se lanzó al mar y se convirtió en espuma, su nombre traduce justamente ‘blanca como la leche’.

Calipso_1

Calipso (la oculta) era de diosa de la isla Ogygia (cuya ubicación es indefinida pero la tradición la pone como la isla de Gozo, cerca de la isla de Malta). El parentesco de esta ninfa ha sido variado y discutido, en una versión se la pone como hija de Atlas, y en castigo por ayudar a su padre (o por estar de parte de los titanes, sin importar su parentesco) en la guerra de titanes y dioses, los dioses la condenaron a habitar una isla desierta. En algunas versiones se la describe también como hija de Océano y Tetis/Tethys, siendo así una océanide; o más generalmente como hija de Nereo y Doris, siendo así una Nereida, que son las diosas vinculadas a las islas y las costas. Independiente de su origen la ninfa, tuvo la suerte de que por sus costas llegó un héroe condenado a vagar por los mares, ella retuvo por varios años a Odiseo, esperando que él se quedara acompañándola, a cambio le ofrecía el don de la inmortalidad; pero finalmente la intervención de los dioses la obligó a dejar ir al héroe. Algunos dicen que tuvo un par de hijos con Odiseo, pero el poeta Homero jamás menciona este hecho. Lo más probable es que no tuvo hijos, dado el castigo de soledad que le habían dado los dioses.

Otra nereida conocida fue Psámate/Psamathea (la diosa de las arenas), quien reinaba sobre las arenas de las playas, tuvo entre sus amantes a Proteos, con quien fue madre de Ido/Eidothea (la diosa de los buenos consejos); esta era señora de la isla de Faros y también del monte Ida en Frigia (Anatolia central). Ido es llamada Cabiro, por ser la madre, con Hefesto, de los Cabiros (los grandes dioses) y cuyo numero varía de gemelos a trillizos (uno muerto por los otros dos), aunque se eleva incluso a siete o nueve (cuando los dos Cabiros sobrevivientes se unen a los cinco Coribantes, estos últimos hijos de Apolo con la ninfa Retia, señora de la isla de Samotracia), y por ello la multiplicidad de nombres asociados a esta supuesta pareja original. Según versiones se tiene que los Cabiros eran: Acmón (yunque), Damnameneo (martillo), Celmis (fundición), pero Celmis intentó abusar de Rea, y ella hizo que su hijo Zeus lo transformara en Adamanto, duro y firme como la espada.

Psámate

Este mito visto aquí como una representación de la labor en la fragua se vincula con el otro hijo de Psámate, Foco; no con un dios, sino con un mortal; el rey Eacó, padre de Peleo (el padre de Aquiles) y Telamón. Fruto de la relación entre el rey y la ninfa nació Foco (sello); quien fue el favorito de su padre y ello provocó la envidia de los medio hermanos que lo mataron. Psámate pidió compensación por la muerte de su hijo y los dos jóvenes tuvieron que pagar ofrendas a la diosa de las arenas, que se calmó finalmente por la intervención de su hermana Tetis/Thetis, la esposa de Peleo.

Los Cabiros, por su naturaleza vinculada a las fraguas y su culto de raíces asiáticas (Anatolia) se funde con otros grupos de daimones, así los Cabiros y Coribantes de las islas de Samotracia, Lemnos y Eubea son similares a los Telquines en Rodas, y a los Curetes, Hecateros y Dactilos de Creta y Troya.

Nerites

El único hijo varón de Nereo fue Nerites, como el último de sus hijos, Nerites era un niño cuando Poseidón se adueño de los dominios de su padre, a través del matrimonio con su hermana. Para mantener a Nerites cerca y evitar posibles cambios de parecer en los dioses de las aguas (siempre cambiantes de opinión), Poseidón convirtió al chico en su auriga. Tuvo la suerte Poseidón de que cuando Afrodita llego a las costas, traída por las olas del mar, Nereo la recibió y se volvió el maestro y tutor de la chica. Nerites que era un chico de gran belleza atrajo a la joven diosa y tuvieron un breve romance, pero cuando ella fue invitada a unirse y subir al Olimpo, ella quiso que el chico la acompañara; incluso le prometió un par de alas; pero el joven, que se sabía era el heredero de su padre, prefirió seguir con su familia; la diosa despreciada transformó al chico en un caracol marino. Y de esta forma Poseidón se libró, sin ser culpa suya, de un posible delfín/candidato al trono de los mares.

En algunas versiones el hijo de Afrodita y Nerites es Anteros, el daimón del amor no correspondido o el desamor, que castigaba a aquellos que rompían sus votos y hacían sufrir al amando por una traición; así Anteros era uno de los erotes (cupidos que acompañan a la diosa del amor).

taumante_

Taumante o Taumas (el resplandeciente o maravilloso) es el segundo de los hijos de Ponto; fue un dios de los mares y otro de los ancianos del mar, se le vincula a las tormentas que en las aguas marinas se daban, y a los rayos y relámpagos de esas nubes sobre el mar, que iluminaban los cielos cuando estas se acercaban a la costa, sembrando el miedo en quienes los observaban (en Grecia lo normal es que las nubes de lluvia siempre provengan del mar). Taumante tomo como esposa a Electra (ambar, aquí otra océanide y no confundir con la pleyade de igual nombre). La pareja tuvo cinco hijas, las tres primeras eran llamadas colectivamente las Arpías, representaban a los vientos cruzados que en una tormenta revientan y destrozan velas y mástiles de los barcos. Las Arpías eran descritas inicialmente como mujeres aladas, pero el mito evolucionó hasta dejarlas como aves oscuras con cabezas humanas de pelos sucios y rostros grotescos. Originalmente eran dos: Aelo (viento tempestuoso), también llamada Nicótoe (rápida victoria); la segunda era Ocípete (pies ligeros), también conocida como Podarge (de pies veloces); los romanos agregaron una tercera, Celeno (la oscura, y no hay que confundirla con la pleyade de igual nombre), quien es descrita como la más malvada.

Familia de Taumante

Los mitos dicen que las arpías (no hay acuerdo de quien o quienes de ellas) fueron amantes de Céfiro (el viento de oeste), y con el viento fueron padres de dos parejas de caballos: Janto/Xanto y Balio (rubio y moteado/oscuro, caballos inmortales dados en regalo por Poseidón a Peleo y Thetis en su boda y que luego se volverían los caballos de Aquiles), estos caballos inmortales eran descritos el primero blanco y dotado de patas vigorosas que le capacitaban para correr a mayor velocidad que la mayor parte de sus congéneres; su compañero era de color negro e igualmente velocidad; esta rapidez en ambos impedía que Aquiles pudiera uncir a su carro otros dos caballos que era lo habitual entre los carros griegos. Los otros dos caballos eran Flogeo y Hárpago (ardiente y capturador, estos caballos fueron el regalo de Hermes a los gemelos Castor y Polux).

Iris

Las otras dos hijas eran Iris (la que anuncia), llamada también la de hermosos colores, y Arce (la ligera); ambas diosas del arcoiris. Según los mitos ambas fueron mensajeras en la guerra entre dioses y titanes, pero mientras Iris estuvo del lado de los dioses, su hermana lo fue de los titanes. Tras vencer los dioses castigaron a Arce a ir al Tartaro con los Titanes, sus alas fueron arrancadas y en la boda de Peleo y Thetis entregadas al héroe, quien se las dio a sus esposa como regalo de bodas, y esta a su hijo Aquiles, quien era apodado ‘podarse’ (pod+arce = pies+ligeros). Iris paso a ser la mensajera privada de Hera.

La idea de dos arcoiris no es del todo errada, mientras se observa el primero fuerte y luminoso, hay un segundo más atrás, de tomos más opacos y colores invertidos. Como una diosa del mar y el cielo, Iris representa la que lleva el cántaro que llena de agua de mar y con el sube al cielo a dar agua a las nubes. Iris fue, como sus hermanas, amante del viento del oeste, Céfiro; el hijo de la pareja fue Poto, otro de los erotes (los cupidos, la mayoría hijos de Afrodita) que acompañaban a la diosa del amor y a su hijo Eros/Cupido.

Eran los erotes: Poto (Ardor entre los romanos) es el daimón de la añoranza o el anhelo; sus compañeros eran: Eros (el amor, hijo de Afrodita y Ares); Anteros (el desamor o odio, hijo de Afrodita y Nerites, aunque también se le pone como hermano gemelo de Eros, hijo de Afrodita y Ares), Himero (el deseo/lujuria, hijo de Afrodita y Eros Protogonos); Peito (la persuasión, hija de Hermes y Afrodita), Himeneo (dios del matrimonio y las noches de boda, hijo de Afrodita y Baco/Dioniso), Hedílogos (adulación, padres desconocidos, posiblemente hijo de Afrodita y Hermes); hijo propio de la esta pareja fue Hermafrodito (quien se convertiría en del dios de los transexuales), y se incorporó luego a Ganímedes (a quien se le puso como el dios de los homosexuales).

Familia de Forcis y Ceto

Forcis y Ceto

El tercero de los hijos de Ponto y Gea fue Forcis (del mar estéril/profundo), gobernaba las aguas profundas; su esposa fue su hermana Ceto (la monstruosa); y como gran parte de esta familia su descendencia fueron mujeres, se mencionan entre ellas a Equidna (serpiente venenosa), descrita como un ser mitad mujer, mitad serpiente; ella fue amante del monstruo Tifón y en su descendencia se incluyen varios dragones, el León de Nemea, la Esfinge, la Quimera, Orto (perro de dos cabezas) y Kerberos (perro de tres cabezas), por mencionar algunos.

Toosa

La segunda de ninfas hijas de la pareja fue Toosa (la rápida), la diosa de las corrientes marinas, como su hermana era descrita como mitad mujer, mitad serpiente; algunos la describen como la señora de la corriente marina que rodeaba el sur del mar Egeo iba al mar Adriático hasta llegar al este de Sicilia. Es justamente en Sicilia (la isla de los cíclopes) donde Toosa dejó a su hijo, el vástago que tuvo con Poseidón, el terrible cíclope Polifemo. A Polifemo se le conocen dos historias, su amor por la nereida Galatea y la muerte de rival Acis, y el haber sido cegado por Odiseo, cuando atrapó al héroe y sus compañeros para usarlos como comida.

Polifemo_1

Una tercera hija de Forcis fue Escila, (la maternidad de la ninfa es discutida, pero seguramente su madre es la misma Ceto); según el mito, era una ninfa de gran belleza, pero tuvo la mala suerte de ser deseada (sin saberlo) por Glauco. En la mitología hay varios personajes con este nombre, en esta referencia Glauco era un pescador que llegado a una costa desconocida descargo su carga de peces sobre unas algas, para su sorpresa los peces revivían y volvían al mar, intrigado toco las algas y de pronto se vio convertido en un ser mitad hombre y mitad pez, que solo podía respirar en las aguas; bajo esta nueva forma viajó bajo las aguas y fue recibido por los dioses del mar en sus palacios profundos, la tradición lo volvió un dios de los pescadores.

Escila

En uno de sus viajes por el mar llegó a la costa donde vivía la ninfa Escila, pero la ninfa al ver aquel ser extraño escapó del mismo a la playa donde no podía ser alcanzada. Glauco viajó donde la bruja Circe y le pidió ayuda, pero la bruja se encaprichó con el pescador, pero este enamorado de Escila no le hizo caso. Ante tal desprecio la bruja preparó una poción y le dijo al pescador, en tono de ayuda, que vertiera la poción de amor en donde la ninfa se bañaba si quería su amor; Glauco hizo como dijo la bruja, pero tan pronto como la ninfa toco las aguas ella se transformó en un monstruo; Glauco viendo lo ocurrido escapó y no se atrevió a acercarse ni a la ninfa, ni a la bruja.

Glauco

La monstruosa Escila termino refugiándose en una roca en el estrecho de Mesina en el lado italiano. Pero Escila no estaba sola, en la costa contraria se encontraba Caribdis, la hija de Poseidón y Gea, que fue transformada en un monstruo marino que devora y escupe en remolino las aguas a su alrededor; ese fue el castigo que le impuso Zeus por tratar de inundar la tierra para ampliar el reino de su padre. La pareja EscilaCaribdis representaba en el estrecho de Mesina a las aguas revueltas por las mareas cuando las corrientes atraviesan el estrecho; para los poetas, decir que se estaba entre Escila y Caribdis era equivalente a decir que se estaba entre la espada y la pared. Los argonautas evitaron pasar por el estrecho con la ayuda de Tetis; pero Odiseo intentó en vano pasar por entre ambas criaturas, y no pudo; tras haber vencido a las sirenas, pero su nave termino finalmente destrozada, todos sus compañeros muertos y él sostenido de algunos troncos logró llegar a la isla de Calipso.  Hermano de Caribdis, hijo de Poseidón y Gea fue también el gigante libio Anteo, quien obligaba a los que pasaban por sus tierras a luchar en un combate con él, si lo vencían podrían  pasar, caso contrario morirían. Heracles finalmente lo derrotó al separarlo del  suelo, ya que recibía sus fuerzas de su madre, la  tierra, y lo asfixió finalmente.

Algunas tradiciones ponen como hermano de Escila al joven Aquilos, chico de gran belleza que se atrevió a competir con Afrodita, la diosa no dudo en castigar su soberbia transformándolo en un ser tan feo y poco atractivo, como hermoso había sido; y en un tiburón fue convertido. En algunos mitos Aquilos salvó de las aguas a Ayax el menor, cuando Atenea había decretado su muerte por haber violado a Casandra en su templo en la toma final de Troya. Cuando Ayax despertó en una roca en el mar se burlo de lo dioses, pero Poseidón, quien había enviado la tormenta surgió de las aguas y le lanzó un tridente que atravesó al héroe griego; y lo transformó en parte de la roca que sale del mar. Aquilo fue muerto luego por Atenea por haberse atrevido a desafiar sus deseos.

Grayas

Las otras hijas de la pareja fueron dos grupos de trillizas, las primera eran de gran belleza, las segundas en el lado opuesto de la estética, tan pronto al nacer se volvieron viejas y feas; las primeras se conocieron colectivamente como las Gorgonas (las terribles); ellas eran Medusa (reina), Esteno (la fuerte) y Euriale (amplio paso); las segundas se les conocía como las Grayas (las grises); ellas eran: Dino (terror), Enio (horror) y Pefredo (alarma/temor); ambos grupos relacionan su mito con el del joven Perseo.

En un principio las Gorgonas fueron (por su belleza) invitadas al Olimpo en la era de los dioses; Medusa y Poseidón se volvieron amantes, pero eran ninfas estas criaturas belicosas, sabiendo de la rivalidad de Poseidón y su sobrina Atenea, Medusa reto al dios a poseerla en la casa de la diosa virgen. [Una segunda versión es que Medusa se había vuelto una sierva en la casa de Atenea y Poseidón la violo en el lugar]. Sea cual fuera la versión tal ofensa no fue tolerada por la diosa, que castigó a Medusa y a sus hermanas transformándolas en monstruos. La descripción más conocida es de mujeres con serpientes en lugar de cabellos y mirada que vuelve a todos en piedra. A Medusa la diosa le dio un castigo más, la convirtió en mortal; por ello cuando el joven Perseo, ayudado por Atenea fue tras la cabeza de una de las gorgonas, Medusa fue la víctima apropiada. En ese viaje Perseo uso las hermanas de las gorgonas, las Grayas, brujas caníbales y horrorosas, para descubrir como llegar al lugar donde se ocultaba Medusa —La ubicación de este lugar varía, algunos en Hiperborea (en el norte del mundo), otros en una tierra más allá de las columnas de Hércules (una isla en el Atlántico), y la tercera versión en las costas de Etiopía, África—; para ello Perseo les arrebató el único ojo, que compartían a cambio de información por su devolución.

Crisao

La muerte de Medusa no fue del todo su fin, según los mitos tras su muerte nacieron primero Pegaso el caballo volador, de la sangre derramada por su cuello; Perseo montó en Pegaso y regresó volando hacía Grecia, en su viaje las gotas de sangre que caían de la cabeza que llevaba el héroe se convirtieron en las serpientes venenosas cuando tocaban las arenas del Sahara y en los corales rojos al caer sobre el mar rojo. Tras su partida, abriéndose paso por el vientre de la gorgona muerta, nació el hijo de Medusa y Poseidón: Crisao (espada dorada) ya crecido adulto y armando (algo como lo que paso con Atenea y su nacimiento por la cabeza de su padre Zeus), este tuvo por amante a la oceánide Caliorre (bello flujo) y ellos fueron padres del gigante Gerión (un gigante de tres cuerpo unidos en la cintura) que cuidaba los rebaños rojos del dios Sol (Helios) con ayuda del perro Orto. Con la gorgona Euriale, según algunas fuentes, Poseidón fue padre de otro gigante, el cazador Orión, pero sobre éstos gigantes hablaremos en más detalles en otra oportunidad.

Euribia

La última hija de Forcis y Ceto fue Euribia (violenta), fue esposa del titán Crío (el pilar del sur), con quien fue madre de Palas (no confundir con la hija de Tritón, este era varón y el titan de la guerra), Astreo (padre de los vientos) y Perses. Se decía de ella que tenía un corazón de piedra. Pero sobre ella, sus hijos y nietos hablaremos en otra entrada.

Los comentarios están cerrados.