Varda, el faro de los pueblos

El 21 de junio de 2003 fue descubierto por Jeffrey A. Larsen, dentro del Cinturón de Kuiper, el cuerpo llamado de forma provisional 2003 MW12, (enumerado 174567), a través del proyecto Spacewatch (de la Universidad de Arizona), usando el telescopio del observatorio nacional del Pico Kitt (Arizona). El programa Spacewatch tiene en su haber el descubrimiento de varios centauros y planetas menores tras Neptuno, entre los que se cuentan a: Caliorre, Echeclo y Folo entre los centauros, y Varuna entre los objetos del Cinturón Kuiper. En 2009, en imágenes del telescopio espacial Hubble se encontró una luna, S/2009(2003 MW12)1. El 16 de enero de este año se le asigna el nombre oficial de Varda (en honor a una diosa dentro la mitología fantástica del Señor de los Anillo de la obra de J. R. R. Tolkien); y su satélite es nombrado Ilmare; una de las doncellas de la diosa.

Varda

Varla tiene una órbita casi circular, con una excentricidad de 0,14; su perihelio es de unas 39,2 UA, mientras que su afelio de unas 52,1 UA; encontrándose en la actualidad a unos 47,5 UA casi a mitad de camino entre ambas posiciones. Tarda en recorrer su órbita unos 308 años; siendo su rotación de unas 5,9 horas (similar a muchos otros en el sistema de Kuiper); su inclinación con respecto a la ecliptica es de 21,5° y pasará por su perihelio en noviembre de 2096 casi en el mismo lugar donde se encuentra su nodo descendente; esto es que cuando llega al perihelio se sumerge bajo el plano de la eclíptica. Su perihelio se encuentra aproximadamente a 6° Aries; y su nodo ascendente a 4° Libra. El tamaño estimado de Varla es cercano a los 700 km de diámetro, que lo hace candidato a formar parte del circulo de planetas enanos. Su masa calculada es de menor al 0,5% de la masa de nuestra luna, con una densidad media cercana a 1,25; esto es que es prácticamente hielo.

Su luna Ilmare tiene un tamaño cercano a la mitad de Varla, de unos 360 kg; que la vuelve, tras Plutón el segundo cuerpo con una gran luna orbitando a su alrededor (sin incluir al binario Sila-Nunam). Se estima una separación entre ambos cuerpos de unos 4200 km, y se tiene un periodo de traslación alrededor de Varla un poco menor a cinco días.

 Los Valar (los Poderes) en el Señor de los Anillos

Inicialmente era Eru (el único, el solitario); espíritu supremo en un palacio intemporal; cuando el mundo () cobró sustancia, Eru dio origen a la primera raza para organizar este mundo, son los ainur (o sagrados). Estos habitantes de palacios intemporales, habían sido espíritus puros y al adoptar una forma terrena para entrar en el mundo se dividieron en dos pueblos. El más poderoso se componía de quince miembros conocidos como valar (los poderes); el otro más número fue conocido con el nombre de maiar (que se volvieron siervos de los anteriores). Eru fue llamado también por hombres y elfos como Ilúvatar (el padre de todos), ya que ellos son sus creaciones.

Entre los ainur hay ocho que habitan y gobiernan las esferas del mundo, son los Aratar, las fuerzas más poderosas. El primero Manwë (es el señor del viento y fue su primer rey). Manwë puede ver todo el mundo que se extiende bajo los cielos. Las turbulencias del aire son obra de su mente; las tempestades que mecen la Tierra, y quiebran hasta las montañas, son producto de su cólera. Todas las aves del aire son suyas, y sobre todo las águilas. El lenguaje y los sonidos forman parte de su elemento y las artes que más lo complacen son la poesía y el canto.

 La reina de los valar es Varda, (la elevada) es la bóveda celeste y señora de las estrellas, es la más hermosa entre todas las valar. Es un espíritu de luz semejante a una fuente de diamantes. Varda creó las estrellas, por lo cual los elfos la llaman Elentári y Elbereth, (reina de las estrellas). Se dice que los elfos adoran a Varda por encima de todo, pues fueron sus estrellas las que los trajeron al mundo y parte de su primera luz persistirá siempre en sus ojos.

Ulmo

Ulmo es el señor de los océanos y las aguas; conocido por todos los marineros y temido por enanos y orcos. Suele permanecer en las profundidades de su mundo acuoso, pero cuando se alza es como una potente marea que se precipita contra la orilla. Su forma no siempre es terrorífica, pues las aguas son muchas y variadas; desde las lluvias, a los manantiales; de arroyos a riachuelos, y al caudal sinuoso de los ríos. Ulmo se mueve por todo el mundo y todo lo que las aguas son capaces de recoger en sus riberas y orillas llegan finalmente a su señor en el mar.

Yavanna

Yavanna (dadora de frutos) es la que alimenta al mundo, también es conocida como Kementári (reina de la tierra). Ella es la fuerza que, a través de la verde sustancia, hace que nazcan las flores y crescan los frutos, es quien dio las primeras semillas de todos los arboles y plantas, así como creadora de todos los animales. Su creación superior fueron los Ents (seres similares a arboles), a los que Eru dio conciencia.

Aule

El esposo de Yavanna comparte el elemento de la Tierra, aunque a mayor profundidad, es Aulë (el herrero), su mayor hazaña fue dar forma a la tierra (las montañas); es el maestro de toda la artesanía, forjador de metales y piedras preciosas; siendo adorado por ello por los pueblos de enanos, de quien es el padre creador. (como con los Ents, Eru les dio inteligencia a esta nueva raza).

Mandos

A mayor profundidad todavía están las estancias de Mandos, llamado Namo (el portavoz del destino); su reino es la casa de los espíritus (los muertos), y como todo señor del inframundo es inflexible e insensible a la compasión. Su hermana es Nienna (la Plañidera, la llorona), habita en el oeste del mundo; vestida de luto ella es compasión y sufrimiento; origen a la sabiduría y la paciencia. Es la señora de la noche.

Nienna

Amando por los jinetes, en los bosques habita Oromë (el que toca el cuerno), domador de bestias y señor de la caza; su llamado estremece la floresta, y cabalgando sobre Nahar (su corcel blanco) va armado de lanza y arco; y al sonido de su cuerno las criaturas malignas escapan. Para los elfos, es Aldaron o Tauron (el señor del bosque).

orome

Los seis siguiente son: a Vána (la joven), esposa de Oromë y hermana menor de Yavanna; es la señora de las flores. Nessa (la bailarina), es la hermana de Oromë; señora de las criaturas veloces. Su esposo es Tulkas (el Fuerte); el último en llegar a Arda (el primer reino de los Valar); se le conoce también como Astaldo (el valiente); capaz de vencer a cualquier enemigo con las manos desnudas. Lórien (el maestro de los sueños y las visiones), es hermano de Mandos y, como éste, lleva el nombre del lugar donde reside, el más hermoso jardín de Arda, protegido de las miradas por espesas nieblas; su verdadero nombre es Irmo. Su compañera es Estë (la curadora o la gentil); su don es dar descanso; todos la alaban, pero más aún aquellos cuyos sufrimientos son mayores. Finalmente Vairë (la tejedora) es la esposa de Mandos, en el palacio de su esposo va tejiendo incansablemente en un telar los tapices de la historia y el destino mucho antes de que el tiempo provoque los acontecimientos.

Melkor

El último valar era al principio era el ainur más poderoso. Se llamaba Melkor (el que se alza en poder); tenía una parte de los poderes de todos los otros valar, pero sus dominios eran la oscuridad y el frío. Se movía como una nube negra de aterradora apariencia. Fue el origen de toda maldad, se alzó contra su creador Eru en los palacios intemporales pero este lo expulso; así llegó al mundo (Arda, la tierra firme) enfurecido, con la intención de crearse un reino propio. Tuvo cinco grandes guerras contra los Valar; y finalmente adoptó la forma macabra por la que es conocido. Los elfos lo llamaron Morgoth (el enemigo oscuro del mundo). Melkor creó las razas de orcos y Trolls. Cuando fue finalmente expulsado de termino en un espacio fuera de las esferas del mundo, y ahora mora eternamente en el vacío. Pero el mal que trajo permaneció entre sus vasallos, que finalmente fueron derrotados en la guerra del anillo.

Los maiar por otra parte, aunque grandes en números, pocos pasaron a ser recordados por las crónicas, en parte por su labor de siervos de los Valar, en parte por que los asuntos que atendían raramente se vinculaban a asuntos de los mortales; entre ellos tenemos a:

Eönwë, el heraldo de Manwë, señor del viento; el sonar de su trompeta anuncia la llegada de la hueste de los Valar. Ilmarë es la doncella de Varda, lanza flechas de luz desde el cielo nocturno (estrellas fugases). Arien, (la conductora) es un espíritu del fuego, que guía al carro del Sol (Narsilion); la luna (Ithil) es guiada por Tilion, un siervo Oromë, pero este enamorado de Arien hizo que la luna no apareciera toda las noches para iluminarla, ya que Tilion persigue al carro sol y es por eso que en su camino atropellado por los cielos el carro de la luna está todo golpeado y ha perdido su brillo. Ossë (señor de las olas) y Uinen (señora de las aguas calmas, a la que le rezan los marinos para que calme a su esposo), ambos son los siervos de Ulmo.

Melian

Melian fue una maiar que se enamoro de un rey elfo; Elwë, llamado entre los suyos como Thingol. La muerte de Thingol por asesinado provocó tal tristeza en Melian que terminó por abandonar las tierras medias para ir a las tierras imperecederas al oeste; mucho elfos acompañaron a su reina; así como la mayoría de los maiar que quedaban en las tierras medias.

Los elfos grises mencionan a Iarwain Ben-adar, (el viejo, el sin padre); los enanos lo llamaron Forn; los hombres, Orald, y los hobbits, Tom Bombadil; un espíritu muy extraño y alegre que era el señor absoluto del Bosque Viejo de Eriador, donde vivía, y ningún mal del mundo era lo suficientemente fuerte como para alcanzarlo dentro del territorio bajo su dominio. Otros espíritus que pudieron ser siervos de Ulmo vivían también en el Bosque Viejo. Uno era la dama del Río Tornasauce y el otro su hija Baya de Oro, esposa de Bombadil.

Los últimos maiar en llegar a las tierras medias no venían revestidos de grandiosas formas, sino que habían adoptado las formas de ancianos. Todos lucían luengas barbas blancas, vestían capas de viaje y sombreros cónicos, y llevaban largas varas. Eran los Istari, a quienes los hombres llamaban ‘magos’; sólo el nombre de tres de esos cinco aparece en las crónicas.

Radegast, el pardo, era señor de los pájaros y los animales del bosque y vivía cerca del bosque negro de Rhosgobel. Saruman, el blanco, era considerado el más destacado, durante un tiempo fue hábil y sabio, pero sucumbió a la maldad, llevó la ruina a muchos y acabó siendo destruido en su afán de alcanzar un gran poder. Gandalf, el gris, fue el más famoso al principio se le llamaba Olórin, servía tanto a Lórien, como a Nienna, y es considerado como el más sabio en este grupo.

Gandalf

Sin embargo, no todos los maiar eran espíritus buenos y bellos. Muchos se dejaron corromper por Melkor. Entre éstos estaban los balrogs (crueles demonios) que habían sido brillantes espíritus de fuego (como Arien), pero habían adquirido la forma de demonio debido a su odio y su ira. Entre los Balrogs se mencionan los nombres de Gothmog, fue comandante de los ejércitos de Melkor, murió en la guerra que destruyo la ciudad elfa de Gondolin en la primera edad. El segundo se conoce como Durin Bane (La perdición de Durin, el nombre del rey enano que construyó su ciudad bajo las montañas nubladas). Tras la guerra de la cólera que eliminó a su amo, este balrog se escondió bajo las montañas nubladas y permaneció dormido por más de cinco milenios, hasta ser despertado por un pueblo enano que exploraba las minas al final de la segunda edad. Los enanos no pudieron con su furia, la ciudad subterránea que habían construido fue abandonada y llamada Moria (el pozo negro) por los elfos. Tras su abandono fue ocupada por orcos y trolls. La comunidad llegó al final de la tercera edad y el mago Gandalf lucho con el demonio hasta eliminarlo finalmente.

Otro de los espíritu adoptó la forma de una enorme y aterradora araña, su nombre Ungoliant. Esta bestia devoraba la luz y vomitaba oscuridad, pues tejía una telaraña negra que ningún ojo podía atravesar. Ungoliant sólo se respetaba a sí mismo, y aunque acompañó inicialmente a Melkor, al final se volvió contra éste. Se dice que terminó devorándose a sí misma en los grandes desiertos del sur porque ya no tenía a quién atacar.

Algunos señalan que las razas de vampiros y licántropos también eran maiar en sus comienzos; pero no hay crónicas de su origen. El único vampiro que se menciona es Thuringwethil (señora de la sombra), y se nombra a Draugluin como amo y señor de las vastas huestes de los licántropos.

Sauron

Uno de los maia destaca sobre todos los demás por su maldad fue Sauron (el aborrecido), principal servidor y sucesor de Melkor. Inicialmente había sido servidor de Aulë, pero se convirtió en el primer general de Melkor. Fue conocido como Gorthaur (el cruel). Sobrevivió muchas guerras, incluso en la que fue vencido su amo. Tras el final de la Primera Edad, reapareció como Annatar (señor de los dones), es cuando fabricó los anillos del poder y la guerra volvió al mundo. En la caída de Númenor, el cuerpo de Sauron fue destruido; sin embargo, su espíritu huyó a Mordor y mediante el poder del Anillo Único volvió a encarnarse y se transformó en un temible guerrero de negra armadura, ardiente piel negra y feroces ojos; fue vencido al final de la Segunda Edad cuando cayó Mordor. En la Tercera Edad reencarna como un ojo de fuego, pero atado a los restos de la torre de Mordor. Cuando el Anillo Único fue finalmente destruido al final de la Tercera Edad, su espíritu maligno, sin un ancla del cual agarrarse desapareció finalmente.

La Varda astrológica

La mitología sobre Varda es realmente escasa; las historias sobre estos primeros poderes en el mundo fantástico creado por la imaginación de Tolkien fueron apenas notas al margen dentro de la gran obra; las razones no eran crear una cosmogonía, sino una referencia al último de sus libros, el Silmarillion. Los dioses de este mundo (a los que el autor como perfecto cristiano comparó a ángeles para no ponerlos al nivel de deidades) son una mezcla de muchas mitologías; principalmente de raíces celtas; así Ailë, el herrero, que para nuestra tradición más latina se compara al Vulcano romano o al Hefesto griego; aquí es similar a dioses celtas como Creidné y Goibniu los herreros divinos. Yavanna es similar en muchos aspectos a Gea, Rea, Cibeles y Demeter, a la celta Aine, o la nordica Freya; su hermana Vána se compara a diosas como Persefone, Hebe, Flora; o a la vikinga Idunn; Nienna es equivalente a Nix, pero la se vincula más con las hadas de la muerte, las banshees; y así uno puede ir nombrando correspondencias.

Varda - logo

Varda tiene equivalente como cúpula celeste sólo a la diosa egipcia Nun; pero su descripción es más similar a la celta Arianrod, la diosa de la aurora boreal. (Entre los griegos y romanos el cielo fue siempre masculino). Por ser dadora de dones se la puede comparar con la diosa hindú Lakshmi, la diosa de la riqueza (fortuna) y esposa de Vishnu (el preservador de la creación). Varda en astrología es una versión opuesta al centauro Rhiphonos, ambos tienen sus ejes perihelio-afelio y nodo_norte-nodo_sur en la misma dirección de Aries a Libra; pero mientras en el centauro perihelio y nodo norte coinciden implicando una mayor influencia positiva por el cambio y la renovación; en Varla la coincidencia es perihelio y nodo sur; esto es cuando Varla se encuentra más cerca del sol (en Aries) se sumerge en las profundidades, y en su posición más lejana sube sobre el plano solar. Estando más cerca estimula los efectos negativos, del inframundo, con mayor fuerza; mientras que el estar más alejado promueve los aspectos positivos del cielo pero con menor influencia.

Muchas veces para ver realmente su influencia hay que buscar los hechos ocurridos en sus momentos de perihelio y afelio; los pasos del perihelio (por Aries, signo del inicio, la germinación) en Varda las últimas veces ocurrieron a: (1) inicios de 1788, fecha que coincide con la formación de los Estados Unidos, en esos meses iniciales de ese año varios de los primeros estados se sumaron a la primera constitución de esa nación, de igual forma los primeros colonos americanos se establecen fuera de las trece colonias (en Ohio), siendo el inicio de la conquista del oeste por los Estados Unidos.

(2) En 1478,a finales de ese año ocurren dos hechos importantes en Europa; por una parte el reino Hungría detuvo la invasión turca a sus tierras, dejando 10000 turcos muertos. En el otro extremo de Europa los reyes Católicos de Castilla y Aragón (Fernando II e Isabel I) pactan la paz con el reino de Portugal (con Afonzo V y Juana la Beltraneja). El conflicto era entre las medio hermanas Isabel y Juana, que peleaban la corona de Castilla; y donde los esposos de ambas apoyaban a sus respectivas damas, e interviene del lado portugués, la ayuda de Luis XI de Francia, quien disputaba con Fernando de Aragón el territorio del sur de Italia (Nápoles y Sicilia). La victoria de los reyes católicos aseguró el poder a su hija Juana I (la Loca), que desposada con el príncipe de Felipe I (el hermoso) de ascendencia Habsburgo, terminaría dándole al nieto de los reyes católicos (Carlos I de España o Carlos V de Austria) el control a inicios del siglo XVI sobre casi la mitad de Europa (durante su reinado se produjo la cisma religiosa de la Iglesia católica, dando origen a la iglesia protestante); que fue más una lucha política entre España (en ese momento la nación más poderosa y rica con las riquezas del nuevo mundo) y el resto de las europeas (más pobres para ese entonces).

(3) En 1171 vio fin el Califato Fatimí (de orden chiita) bajo el sultán Saladino (del Califato Abbasí). El imperio Fatimí había dominado todo el sur del mediterráneo desde el siglo VIII y fueron quienes fundaron El Cairo (la triunfante) para reemplazar la capital original en Kairuán/Tunes; en el siglo anterior este califato (el cuarto reconocido como tal) llegaba hasta las costas orientales de Arabia (poder sobre Meca y Medina) y al norte hasta Palestina; sus normas contra judíos y cristianos y la destrucción de la Iglesia del Santo Sepulcro dio origen a las cruzadas. El fin del Califato Fatimí volvió a poner a la orden Sumita con el control de la fe islámica, y la capital del mundo musulmán se trasladó desde Bagdad (califato Abbasí) al Cairo; y duraría este poder hasta que los turcos otomanos tomaron Constantinopla en 1453, donde se volvió Estambul (la ciudad) y fue la capital política del mundo musulmán hasta inicios del siglo XX cuando por ley se abolieron los califatos.

Por otra parte el último afelio se produce Libra, signo de la búsqueda de equilibrio; así a (1) mitad de 1942, tenemos la fecha en que se inicia el holocausto judío por parte de los nazis, mientras que Estados Unidos arranca su ofensiva en el Pacifico deteniendo por primera vez el avance japonés. Para (2) inicios de 1634 los polacos y lituanos detienen a los rusos zaristas; mientras que en norteamerica se establece la cuarta colonia británica en el nuevo mundo, y se crea la primera institución de enseñanza superior (la hoy Universidad de Georgetown, la más antigua de Norteamérica) (se aclara que 1551 se fundaron las dos primera universidades en América, una en Lima Perú y la otra en México, seguida en 1613 por la universidad en Córdoba Argentina y en 1624 en Bolivia). A (3) mitad de 1325 destacan la fundación de la ciudad Tenochtitlan, capital del Imperio Azteca; y en oriente Ibn Battuta (el explorador del Islam, del mismo periodo que Marco Polo) inicia sus viajes de exploración, y que en distancia recorrida fueron mayores que la de su contemporáneo europeo, abarcando África, Europa y Asia, pasando por Oriente Medio, India, sureste asiático hasta llegar a China.

La influencia astrología de Varda se muestra en los cambios políticos; su ciclo de casi tres siglos señala que su acción no es en la cotidianidad, sino sobre naciones enteras; con Aries como el inicio y sumergiéndose en las profundidades, marca en sus perihelios que los cambios no son inmediatos, tardaran en consolidarse, pero sus efectos moverán el piso del próximo siglo, se destruirán viejos imperios para dar origen a nuevos; en 1788 impulsan la expansión de los Estados Unidos no sólo como forma de gobierno, sino de territorios, será el fin de las naciones indias ante el avance del hombre blanco; en 1478 su influencia en España la transforma en la mayor potencia europea del próximo siglo, la lucha de los pueblos del resto de Europa contra esta nación serán la base política de la reforma y contrarreforma religiosa, es el surgimiento del protestantismo. En 1171 su acción sobre el califato Abbiasí convierte a la rama sunnita en la más importante del mundo islámico. En sus afelios por Libra las transformaciones se mueven hacia la cultura, la riqueza, así tenemos que en 1942 la contraofensiva Norteamericana la convertirá en la nación más rica y poderosa del resto del siglo, y hoy en todo el mundo hay Cocacola y Mc Donalds; en 1634 las universidades de colonias inglesas de Norteamérica se transformaran en las más importantes del mundo; en 1325 la creación de Tenochtitlan transforma a los Aztecas en el pueblo más importante de mesoamerica por los próximos dos siglos.

Varda muestra ser un mundo que marca el nacimiento de naciones y pueblos, que ilumina con su luz como faro el rumbo de los pueblos; y aquellos bendecidos con su buena estrella serán los que guiaran a los demás, para bien o para mal.

Los comentarios están cerrados.