Dragones eslavos (1) Introducción.

En la mitología europea, un dragón es una criatura como serpiente. La palabra latina draco viene directamente del griego drakon (serpiente). La palabra de dragón en la mitología germánica y sus descendientes es Worm (en Inglés Antiguo: Wyrm, antiguo alto alemán: Wurm, nórdico antiguo: ormr), que también significa serpiente. En Inglés Antiguo Wyrm significa serpiente y draca significa dragón. En ruso se le llama Zmey (Zmiy, Zmej y Zmij) en el antiguo eslavo eclesiástico.  La mayoría de estas palabras son formas masculinas de la palabra eslava para serpiente. En Rumania y Bulgaria al dragón se le llama Zmeu, todos estos nombres derivan de palabra zmija (serpiente). En Polonia y Bielorrusia la palabra es Smok, que deriva de la palabra indo-iraní que significa tragar. En Eslovenia  y otros países de la ex-Yugoslavia al dragón se le llama Zmaj, y a veces  se usa  una arcaica palabra de origen incierto, Pozoj. En Finés lohikäärme significa directamente “salmón-serpiente”, y no hace diferencia entre un dragón y un wyvern.

Aunque el dragón es una criatura alada, generalmente tiene una guarida subterránea, una cueva que la identifica como una antigua criatura de la tierra, que es la fuente de conocimiento, o protectora de los mismos, incluso en el Edén, el conocimiento es tentación; igual los dragones de los cuentos griegos defienden el árbol de vida de las Hespérides. El dragón de la época moderna suele describirse con una respiración lanza fuegos, con escamas y cuernos, una criatura como un dinosaurio, con alas de cuero, con cuatro patas y una larga cola musculosa. A veces se muestra con alas de plumas, crestas, melenas de fuego, y diversas coloraciones exóticas. Los dragones de Asia son largas serpiente, poseen escamas como una carpa, cuernos de ciervo, pies de águilas y melena de plumas; suelen llevar una perla para el control de los rayos. Por lo general, no tienen alas, son símbolos de la lluvia y rigen en los cuerpos de agua (por ejemplo, lagos, ríos, océanos o mares).

La iconografía del dragón eslavo ha combinado las características del dragón chino y el dragón occidental. Los dragones eslavos, aunque muy similares a otros dragones europeos, tienen sus peculiaridades, en la representación tradicional son similares a los wyverns, pero con patas delanteras en vez de traseras. En Ucrania y Rusia, el dragón Zmey es confundido con las hidras griegas, ya que el dragón que posee tres (o más) cabezas, una larga cola que utiliza como arma y un robusto cuerpo; camina en dos patas traseras, tienen mandíbulas mortíferas, poderosos brazos, pero reducidos en tamaño si se las compara con las patas posteriores.

Los dragones en Eslovenia son generalmente negativos en la naturaleza, y suelen aparecer en relación con San Jorge. Otros, probablemente cuentos populares precristianos refieren historias de dragones derrotados de manera similar, como ocurre con el Dragón polaco Wawelsky, envenenado por alimentarse de ovejas de peluche llenas de azufre. Sin embargo, el dragón no siempre es nocivo para el hombre. El mejor ejemplo de ello es el dragón de Ljubljana, dragón benevolente que protege la ciudad de igual nombre. En Macedonia, Croacia, Bosnia, Serbia y Montenegro (antigua Yugoslavia), hay una división entre dos tipos de dragones, el dragón conocido como Zmaj o zmej, considerado como muy inteligente y sabio, poseedor de fuerza sobrehumana, que domina la magia, muy rico (por lo general se le describe como poseedor de enormes riquezas en castillos ocultos en tierras lejanas) y, a menudo, desea a la mujer del hombre, con quien es capaz de tener hijos (como los dragones Chuvash); respira fuego y es generalmente aceptado como un ser muy respetado, y aunque no siempre benevolente, pero nunca como una criatura totalmente maligna. Muchas leyendas hablan de héroes míticos que fueron concebidos por un dragón. Y el segundo es el Aždaja o aždaha (el Ajdaha persa), es la rama mala de estas bestias, se les considera en general una criatura aparte de los dragones y un polo opuesto a ellos en su naturaleza. Es un ser de pura maldad, como una bestia horrible sin razón, generalmente vive en lugares oscuros y hostiles, protege los lugares inaccesibles en cuentos de hadas.

En la mitología y la iconografía cristiana, el famoso San Jorge se describe matando al aždaja/aždaha, y no al dragón Zmey, recordemos que los dragones como Zilant, Gorynych y Tugarin son nombres tártaros, así que matar al dragón maligno que destruye campos y rapta mujeres es realmente la imagen de los pueblos mongoles y islámicos de oriente que luchan y son derrotados por los pueblos eslavos y rusos cristianos. En recuerdo de eso el escudo de Moscú es la imagen de San Jorge matando al dragón maligno.

Dragones eslavos (3) Dragones Chuvash

El dragón Chuvash es un antiguo dragón de Volga Bulgaria (un antiguo estado que existió entre los siglos VII y XIII sobre el mar Caspio y el reino de Kazar, que se extendía hacia el norte separando Rusia de los pueblos Tártaros). Estos dragones son anteriores a la influencia islámica en la región, y se diferencian de los dragones serpientes posteriores como el Zilant.

El más conocido dragón Chuvash es Věri Çělen (serpiente de fuego) que asume la forma humana y visitaba a hombres y mujeres en la noche para tener relaciones sexuales con ellos y para producir progenie. Estos dragones son (según el mito) producto de infantes ilegítimos abortados por sus madres.

Las serpientes de fuego, son producto de la metamorfosis de una persona en animal, específicamente en una serpiente, estos licantropos que no transforman en lobos sino en dragones serpientes de múltiples cabezas, al igual que el dragón ruso Gorynych (criatura de múltiples cabezas y que deja una estela de fuego en su vuelo); son espectros malignos, antiguos incubos y sucubos que moraban en los bosques euroasiaticos y que luego tras la influencia de la Persia musulmana degeneraron en los Ajdaha. Como demonios con capacidad de transformarse en serpiente, los cuentos citan también a otro Chuvash, el Arçuri, un demonio de madera que a menudo se convierte en una serpiente, demonio similar al Şüräle (Shurale) (antropomorfa criatura mítica de los cuentos de hadas tártaros).

Según una leyenda, cuando los búlgaros llegaron a fundar la ciudad de Bilär, descubrieron que una gran serpiente vivía en la zona. Cuando se decidió acabar con la serpiente, rogaron por la paz y pidieron a Alá que le diera alas. Una vez que tuvo alas, la serpiente voló lejos de Bilär. Bilär (Bülär) fue una ciudad medieval en Volga Bulgaria que existió entre los siglos X y XIII; situada en la actual república de Tatarstán, la ciudad fue también conocida como “La Gran Ciudad” en las crónicas rusas y entre los siglos XII y XIII fue la capital del estado de Volga Bulgaria. En 1236 la ciudad fue destruida por las hordas de Batu Khan. Luego fue reconstruida la ciudad, pero nunca volvió a ser tan poderosa y grande.

Otra gran serpiente o dragón,  se ha dijo que vivía en la torre del castillo de Alabuğa, (Yelabuga o Elabuga) que era otra ciudad de Volga Bulgaria (hoy en la República de Tatarstán, Rusia), a orillas del río Kama. Aunque los búlgaros adoptaron el Islam desde el siglo X, la serpiente habría sobrevivido hasta el momento de la invasión de Tamerlán (conquistador turco mongol del siglo XIV). La historia del asentamiento se remonta al siglo XI, cuando el castillo en la frontera de Volga Búlgaria fue establecido. El castillo fue abandonado más tarde, y de sus restos sólo queda la torre,  ahora conocida como Şaytan qalası (Torre del Diablo), seguro un recuerdo de la existencia del dragón que vivió  bajo sus murallas.

Dragones eslavos (7) Zilant, Ajdaha-Yilan

El Zilant es una criatura legendaria, algo entre un basilisco o cockatrice y un dragón wyvern heráldico. Esta serpiente alada es parte del folklore tártaro y ruso, y es mencionada en las leyendas acerca de la fundación de la ciudad de Kazán. La imagen del Zilant entre los ciudadanos de Kazan está influenciada por la cultura occidental moderna y muchos ciudadanos imaginan al Zilant como un clásico dragón heráldico o como el dragón como se muestra en las películas (dragón escupe fuego de cuatro patas y dos alas). Pero la raíz  de su nombre deriva de la transcripción de la palabra “serpiente” desde la fonética inglesa al ruso.

Para los tártaros se trata de una criatura repulsiva, comparable a los dragones europeos y al dragón persa, los tártaros con frecuencia se refieren a esta criatura con la palabra persa Ajdaha (dragón) llamándolo Ajdaha-Yilan (serpiente-dragón), y según las creencias del Ural, cualquier serpiente que sobrevive más de cien años se convierte en un ajdaha. El Zilant/Ajdaha-Yilan debe distinguirse del Aq-Yilan o Şahmara (Serpiente Blanca), que es rey de las serpientes, puesto que dio consejo y ayuda a diferentes héroes épicos en sus batallas, a menudo dándoles regalos, por lo que Aq Yilan es más similar al dragón chino  que al occidental escupe fuegos.

Después del siglo XVI, los rusos adquirieron estas narraciones populares de los tártaros. Pero para los tártaros rusos de Kazan, el Zilant siempre tuvo  siempre connotaciones negativas, pues fue representado como un dragón heráldico más que como un dragón oriental. La mayoría de las leyendas relacionadas con Kazan son contradictorias, y el Zilant no es ninguna excepción. Existen numerosas variantes folklóricas. Entre ellas se narra que  una hermosa damisela contrajo matrimonio con un habitante del Antiguo Kazan. Como debía ir a buscar agua al lejano río Qazansu, se quejó al khan local –autoridad gubernamental– porque su ciudad tenía una localización incómoda y precaria. La joven aconsejó mudar la ciudad hasta la cercana colina de Zilantaw, y el khan aceptó el consejo. Sin embargo, la colina estaba infestada de serpientes y el líder de las serpientes era una serpiente gigante dotada de dos cabezas,  era un auténtico Zilant. La mayoría de las víboras se alimentaban de ratones entre hierbas, las más grandes (dragones serpientes) buscaban jóvenes vírgenes rusas para engullirlas. Un mago aconsejó al khan que mandara construir un cerco de madera y lo rellenara de paja en la colina. Las serpientes se refugiaron en la paja apenas llegó el invierno. Entonces, los habitantes aprovecharon para incendiar su madriguera y quemaron a todas las serpientes, e incluso abrasaron involuntariamente un sector de la nueva ciudad. Pero la gigantesca serpiente de dos cabezas logró refugiarse en el lago Qaban. Según cuenta la historia, todavía habita las aguas del lago y, cuando tiene ocasión, toma venganza contra los ciudadanos.

Después de la conquista de Kazan en el año 1552, Iván el Terrible adoptó esta imagen. La temprana iconografía rusa representa a Zilant con una sola cabeza, dos piernas de pollo, cuerpo de pájaro y cola de la serpiente. Es  más la representación de un Cocatriz o Basilisco que de un dragón. En 1730, un decreto real estableció que el Zilant debía ser colocado en el escudo de armas del Gobierno de Kazan. Cabe destacar que en este decreto, el Zilant fue caracterizado como una serpiente negra, coronada con la corona dorada de Kazan, con alas rojas sobre un fondo blanco. La imagen de Kazan fue luego imitada en el escudo de armas del Imperio Ruso y más tarde se fue incorporando a los escudos de muchas ciudades búlgaras, rusas y turcas. Después de la Revolución Rusa de 1917, el Gobierno socialista lo suprimió junto con todos los emblemas imperiales que mostraban la iconografía del dragón Zilant. Décadas más tarde, se intentó la restauración de la imagen del Zilant como símbolo de la ciudad, pero muchos  se opusieron a la reincorporación por considerarlo un signo malvado de agresión, y un acto despectivo hacia los  pueblos tártaros y hacia sus estados. También porque el Zilant pudiese ser identificado como el dragón asesinado por San Jorge, presente en las representaciones de la bandera y en los emblemas moscovitas, ya que según la imagen popular, San Jorge simboliza a Moscú y la Rusia cristiana, mientras  que el dragón simboliza a la ciudad de Kazan y al islam. En el año 2005 la serpiente  Zilant fue adoptada nuevamente como símbolo de la ciudad de Kazan.