Las brujas de la TV y el cine (5) Bell, Book and Candle (Me enamore de una bruja)

Son los finales de los cincuenta, vivimos el inicio de la guerra fría; y los jóvenes desarrollan su cultura propia, lejos de las melodías sensibleras de Frank Sinatra, los buenos modales de Doris Day y la belicosa prepotencia de Eisenhower y Nixon. Surge la minifalda, y el rock and roll. Una revolución que despereza a aletargada sociedad nortemericana, es el inicio de lucha contra la segregación racial y las normas establecidas. Tras la terrible II Guerra Mundial surgen nuevas formas de pensar, y el punto más alto el existencialismo moderno se da en esos años; donde se defiende que el individuo es libre y totalmente responsable de sus actos, la ética es una responsabilidad individual que busca superar a la moral y los prejuicios mundanos.

Es justamente bajo este esquema que a casi una década de la última película importante sobre brujas (I Married a Witch), tenemos una nueva versión. Los protagonistas son nuevamente grandes estrellas del cine de esos años previos a la gran revolución de la contracultura de los sesenta. ‘Bell, Book and Candle’ (Campana, libro y vela, conocida en español con el nombre de ‘Me enamore de una bruja), y fue una comedia romántica de 1958 dirigida por Richard Quine, basada en la exitosa obra de Broadway de John Van Druten, de 1950 que estuvo interpretada en esa oportunidad por Rex Harrison, su entonces esposa Lilli Palmer, Jean Adair y Larry Gates.

La cinta fue protagonizada por James Stewart y Kim Novak, vueltos a unir después de la película de suspenso de ‘Vertigo‘ de Alfred Hitchcock de ese mismo año. Este doble protagonismo de ambos actores fue un intercambio de favores, Novak sustituía en ‘Vertigo’ a Vera Miles que estaba embarazada, y a cambio de Stewart aparecería en esta película con Novak. El reparto incluye a otros grandes como Jack Lemmon y Ernie Kovacs.

Cary Grant había querido interpretar el papel principal en ‘Bell, Book and Candle’, mientras que Stewart había deseado participar en la siguiente obra de Hitchcock, ‘North by Northwest’ (Intriga internacional); pero el fracaso crítico y comercial de ‘Vértigo’ hizo que Hitchcock culpara a Stewart y lo descartara, que ya según el director se veía ya muy viejo para actuar como actor principal, a diferencia de Grant (que aunque era cuatro años mayor, pero parecía más joven), quien obtuvo el papel.

El título de ‘Bell, Book and Candle’ es una referencia a la comunión, que se realiza por la campana, libro y vela. Se inicia con ‘Toca la campana, abre el libro, enciende la vela’, y se cierra con ‘Toca la campana, cierra el libro, apaga la vela’. Cuando se estreno la película, esta tuvo un éxito moderado, la banda sonora, con Philippe Clay y The Candoli Brothers, que aparecen en cameos en la película fue uno de sus mayores logros.

Argumento

Es la temporada de vacaciones de Navidad en Greenwich Village la bruja Gillian Holroyd (Kim Novak), es un espíritu libre con una inclinación por andar descalza, que no ha tenido suerte en el amor y ha tenido una vida inquieta, regenta una galeria de arte primitivo. Ella admira de lejos a su vecino, el editor Shep Henderson (James Stewart), que un día entra en su galería para usar el teléfono. Es cuando ella se entera de que él está a punto de casarse con una antigua rival del colegio, Merle Kittridge (Janice Rule). Con ganas de fastidiar a la antigua rival, ella lanza un hechizo de amor sobre el editor, para que se enamore de ella. Poco ignora ella de las consecuencias de ese acto se le devolverán pronto.

Las cosas empieza a complicarse con la llegada de  Redlitch (Ernie Kovacs), el autor del libro de Magia más vendido en México a la oficina de Shep (gracias a un poco de magia) por parte de Gillian que descubre en Shep el interés en conocerlo. Redlitch está escribiendo un libro sobre las brujas en Nueva York, y tiene ‘dentro’ un colaborador de la red de brujos de la ciudad, que resulta ser nada menos que Nicky (Jack Lemmon), el hermano de Gillian, que ofrece sus servicios voluntarios al escritor a cambio de una porción de las ganancias.

Gillian ve que el voltean los planes y usa su magia para hacer Shep pierda interés en el libro de Redlitch, donde Shep se descubre su identidad como una bruja. Shep se encuentra con que no puede dejar de pensar en Gillian, creyendo que es culpa de un hechizo de la bruja; se dirige a otra bruja, Bianca de Passe (Hermione Gingold), para que roma el hechizo. Shep libre se enfrenta a Gillian creyendo que ella le encantaba sólo para fastidiar a Merle, y separarlos. Gillian amenaza con lanzar varios hechizos sobre Merle (por ejemplo, haciéndola caer en amor con el primer hombre que entra en su apartamento), pero él se aleja y la deja con su corazón roto. Ella intenta usar a su familiar,el gato Pyewacket, pero este ya no la acepta, se agita y se deja a ella, es cuando Gillian descubre que ha perdido sus poderes debido a su amor por Shep. Shep intenta sin éxito reconciliarse con Merle, culpando de todo a Gillian a la que acusa de bruja. Meses más tarde, regresa Shep a la tienda, debe devolver al gato Pyewacket, ahí  descubre que Gillian ha transformado su tétrica tienda en una floristería, esta señala que el gato ya no es suyo, sino de tía Queenie Holroyd (Elsa Lanchester), él al verla llorar sabe que ha perdido sus poderes mágicos por que ella lo ama a él; es cuando ambos se reconcilian.

La obra, a diferencia de su predecesora, no tiene mayores efectos especiales, destaca la música y los viajes nocturnos por la cosmopolita ciudad de New York, sus clubes y sus noches de juerga muestran una cara distinta, una sociedad que cambia su rostro, se aleja de los suburbios familiares y acartonados de la época, y nos introduce entre tambores, bongos y trompetas en una nueva era, una donde el molde de familia se esta quebrando poco a poco, y las nociones de lo que es moral y amoral se pierden; tras los frenéticos ritmos de cintura de Elvis Presley, vendrán The Beatles, el hombre pisara la Luna; y los hombres y las mujeres empezaran a vivir sus vidas a un ritmo distinto y desenfrenado.

Las brujas en la TV y el cine (3) I Married a Witch / Me case con una bruja

Esta película de 1942 en blanco y negro junta a dos estrellas, la protagonistas es Veronica Lake, uno de los grandes símbolos sexuales del cine del siglo XX, famosa por la onda de su cabellera dorada que cubría uno de sus ojos. El otro es un actor que tuvo en su haber dos Oscares y, siendo uno de los pocos actores que se negó a un contrato de exclusividad en los estudios de Hollywood y pudo trabajar en Broadway donde fue ganador de dos Tony, razón por la que quizás hoy ya nadie lo recuerda a Fredric March. La obra trata de una película simple, con efectos especiales que hoy nos inspiran una sonrisa; pero cuya producción nos recuerda la época dorada del cine, con los grandes estudios y las intrigas entre las estrellas.

Argumento

La historia inicia en el siglo XVII. En el Salem colonial Jennifer (Veronica Lake) y su padre Daniel (Cecil Kellaway), son condenados a la hoguera tras haber sido denunciados por el puritano Jonathan Wooley (Fredric March). Sus cenizas son enterradas debajo de un roble para así poder encarcelar a sus malos espíritus. Al ser atrapada por el puritano, Jennifer maldice a Wooley y todos los descendientes varones, condenados a casarse siempre con la mujer equivocada y a ser infelices en sus matrimonios. Así los siglos pasan y generación tras generación los hombres Wooley —todos personificados por March— se casan con mujeres crueles y mal carácter. Es 1942 y el último de ellos es Wallace Wooley, quien compite para el cargo a gobernador y en vísperas de casarse con la ambiciosa y mimada Estelle Masterson (Susan Hayward), cuyo padre (Robert Warwick) resulta ser quién promociona la campaña de Wooley y pretende usar la boda de su hija como parte del plan de promoción y campaña para su futuro yerno.

Es en medio de la fiesta de compromiso y campaña electora que un relámpago cae sobre aquel viejo roble y libera los espíritus de Jennifer y Daniel manifestándose como blancos humo y ocultándose en botellas vacías y medio vacías de alcohol. Jennifer convence a su padre de crear un cuerpo humano para así ella pueda atormentar al último Wooley. Él necesita un fuego para realizar el hechizo, por lo que incendia un edificio (muy apropiadamente, el Hotel del Peregrino). Mientras de regresa al pueblo llevando a su prometida Wallace contempla el incendio y aunque los bomberos señalan que ya salieron todos, Wallace escucha una voz femenina y entra; rescatando de entre las llamas a Jennifer.

Jennifer logra así entrar en la casa de su enemigo, aquí la joven bruja se esfuerza por seducir a Wallace sin magia, pero a pesar de que está fuertemente atraído por ella, este se niega a aplazar su matrimonio. Ella hace una poción de amor, pero su plan sale mal cuando una pintura cae sobre ella, Wallace le revive dándole la bebida que había previsto para él.

Estelle por su parte llega y encuentra a la pareja abrazada, cancelando la boda; su padre ultrajado se compromete a denunciar al candidato en todos sus periódicos y destruirlo. Wallace finalmente admite que ama a Jennifer, y deciden fugarse. Mientras el Padre de Jennifer ha logrado construir un cuerpo e intenta evitar la boda de un Wooley con su hija, pero esta demasiado borracho para impedirlo y termina en la cárcel.

Con la campaña de ex-suegro destruyendo la carrera política de su actual esposo, Jennifer entonces trabaja horas extras con su magia para rescatar a su marido. Ella evoca pequeñas nubes de humo blanco que ‘convencen’ a todos los votantes a apoyar a Wallace, y es elegido por una mayoría abrumadora, donde incluso su oponente vota por no votar por él mismo. La votación unánime a Wallace le convence de que ella es una bruja. Por su parte un disgustado Daniel despoja a su hija de sus poderes mágicos, y se compromete a devolverla al árbol que los encarceló.

Presa del pánico, Jennifer llama a Wallace y le pide ayuda para escapar. Por desgracia, el taxi que toman para alejarse es conducido por su padre, que los lleva en un viaje aéreo de vuelta al árbol. Al filo de la medianoche, Wallace se queda con el cuerpo sin vida de Jennifer, mientras ve alejarse dos columnas de humo. Antes de regresar al árbol, Jennifer le pide a ver tormento de Wallace. Mientras Daniel se regodea, Jennifer reclama su cuerpo, explicando a Wallace, que ‘El amor es más fuerte que la brujería’. Mientras que su padre borracho al fin se ha introducido en una botella de licor y ella aprovecha de ponerle un corcho y encerrarlo, manteniéndolo borracho y sin poder. La película concluye años más tarde, donde el ama de llaves entra para quejarse de que la hija menor de la pareja está montando una escoba.

Producción y curiosidades

René Clair fue uno de los pioneros en el celuloide francés y maestro de la comedia, emigró de su país tras el inicio de la II Guerra Mundial y se estableció en los Estados Unidos, realizando unas cuantas películas que exhibían su buen sentido del “tempo” y su capacidad de describir situaciones elegantemente divertidas con retazos fantásticos; siendo ‘Me casé con una bruja’ uno de sus mejores trabajos en Hollywood. Es una comedia ligera, basada en la novela ‘The Passionate Witch’, escrita por Thorne Smith, y que contó en su elaboración con un buen número de talentosos personajes. Al margen del trabajo como director de Clair, la película está producida por Preston Sturges, fotografiada por Ted Tetzlaff y adaptada por, entre otros, Dalton Trumbo y Marc Connelly, encargados de elaborar un delicioso film repleto de simpáticas disposiciones humorísticas y momentos románticos empapados por una jovial lucha de sexos.

Es una obra a la que hay que acercarse con la idea de que vale mucho más por lo que representa que por lo que es. Se trata de una modesta pero muy ingeniosa película que se beneficia del exquisito talento del gran René Clair y sobre todo de la fascinante Veronica Lake que ya de por sí es un aliciente que justifica sobradamente su visión. Desde luego no figurará en los anales de la historia de la comedia, pero aun así determinados detalles, su sutil ironía, su inocencia veladamente transgresora y ese sabor a viejo gran cine la convierten en una obra agradable de ver.

Veronica Lake es considera uno de los grandes iconos femeninos del cine, su cabellera ondulada que cubría su ojo derecho. Muchas mujeres copiaron el estilo, lo que causó problemas, ya que trabajaban en fábricas de guerra y el pelo solía quedar atrapado en la maquinaria. Se le pidió a la actriz que cambiara su estilo hasta después de la guerra, pero cuando ella lo hizo perdió su aspecto icónico y su popularidad pronto se desvaneció junto con su carrera. La actriz, como muchas otras divas, fue de carácter difícil; el primer candidato a ser Wallace fue el actor Joel McCrea, pero este rechazó el papel porque no quería volver a trabajar con su co-estrella de ‘Los viajes de Sullivan’.

Fredric March y Veronica Lake no le agradaban mutuamente, según por algunos comentarios despectivos realizados por el protagonista a la actriz. Durante el rodaje en una escena en la que los dos fueron fotografiados sólo de cintura para arriba, Lake le dio un puntapié en la ingle a March. En otro incidente, Lake escondió un peso de 40 libras debajo de su traje cuando March tuvo que llevarla en brazos. Después de ese incidente, March apodo la película ‘I Married a Bitch’ (Me case con una perra). Pese a todo la imagen de la actriz perdura el tiempo y muchas actrices desde entonces a hoy ha imitado su imagen, siendo la más destacada la diosa Jessica Rabbit, la esposa animada del traumatizado conejo de la película animada ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’ de 1988.

El creador de ‘Bewitched’, Sol Saks, declaró en una entrevista para que tuvo la inspiración de su serie en ‘I Married a Witch’ y ‘Bell Book and Candle’ (Me enamore de una bruja —1958—) en la creación de la icónica serie de televisión. Columbia Pictures tenía los derechos de esas dos películas y era también dueño del estudio de televisión que iba a producir ‘Bewitched’, así que Saks no le preocupaba de ser demandado.

Las brujas de la TV y el cine (2) Practical Magic (Practica mágica)

Practical Magic, (‘Hechizo de amor’ en Latinoamérica y ‘Prácticamente magia’ en España), es una película de 1998, basada en la novela de Alice Hoffman de título homónimo. Narra la historia de dos hermanas Sallyy Gillian Owens (Sandra Bullock y Nicole Kidman) que luchan contra sus dones de forma distinta.

Los hechos inician varios siglos atrás, Maria Owens (Caprice Benedetti), es una joven acusada de bruja, salva la vida por estar embarazada y es exiliada a una isla en Massachusetts con su hijo por nacer. Ella lanza un hechizo sobre sí misma para que nunca más volverá a enamorarse y tener el corazón roto, sólo para morir poco después. El hechizo se convierte en una maldición que aflige luego a todas las mujeres de la familia Owens.

Cientos de años después, Gillian y Sally Owens, dos de los descendientes de María, son acogidas por su tías Frances (Stockard Channing) y Brígida ‘Jet’ (Dianne Wiest), después de la muerte de sus padres. Ambas chicas son brujas hereditarias, pero Sally es la más talentosa de los dos, mientras que los talentos de Gillian son más en el encanto y la persuasión. Aunque las jóvenes chicas experimentan el temor que siente su comunidad con su presencia.

Una noche las chicas observaban el ‘trabajo’ de sus tías, que pese a ser una comunidad temerosa el uso de las fuerzas de las tías es aprovechado por muchos; así las chicas son testigos de un hechizo de enamoramiento solicitado por una mujer obsesionada por un hombre. Mientras Gillian declara que ella no puede esperar a conocer el amor, Sally está asustada por la idea, sabe de la maldición que corre en la familia. Así Sally decide realizar un hechizo de amor verdadero, pero lanza el hechizo sobre un hombre imaginario que ella ha formado para sí misma, con un ojo verde y otro azul, asegurando que su verdadero amor no existe, y que nunca se van a enamorar.

Años más tarde, Gillian decide fugarse con un hombre que ha conocido, pero promete Sally que se van a ver otra vez, ambas hermanas se unen por un juramento de sangre, y Gillian se va para California.

A pesar de su hechizo, Sally conoce y se casa con Michael (Mark Feuerstein), un vendedor de manzanas (aquí intervienen las tías), y los dos abre una tienda botánica juntos y tienen dos hijas, Kylie y Antonia (Evan Rachel Wood y Alexandra Artrip). Luego la maldición cobra su víctima cuando Michael muere por un camión que choca contra él. Sally devastada regresa a la casa Owens sus hijas para vivir con sus tías. Sally descubre que las tías habían lanzado un hechizo sobre ella para que ella se enamorara de Michael. Así Sally abandona magia porque cree que las maldiciones mágicas han arruinado su vida, y hace los votos para que sus hijas nunca hagan magia.

Mientras tanto, en California, Gillian comienza una nueva relación con un hombre llamado Jimmy Angelov (Goran Visnjic). Gillian llama de Sally después de que Jimmy se convierte en abusivo, y le pide a su hermana a venir a buscarla. Sally va a California, pero ella y Gillian son secuestradas por Jimmy, al saber que Gillian estaba tratando de dejarlo. Sally logra poner belladona en la tequila de Jimmy para noquearlo, pero sin querer lo mata. Las hermanas de regreso en su casa tratar de resucitarlo usando el hechizo prohibido libro de hechizos sus tías, sólo que Jimmy vuelve intentando matar a Gillian. Sally le mata otra vez, y las hermanas entierran su cuerpo en el jardín de la casa Owens.

El investigador Gary Hallet (Aidan Quinn) entonces llega desde Tucson, Arizona, en busca de Jimmy (que revela que había asesinado a una novia anterior.) Gary descubrió y leyó una carta de Sally a Gillian, y sospecha que Sally podría saber del paradero de Jimmy.

La presencia del alguacil asusta a Gillian, quien hace con sus sobrinas, Kylie y Antonia, una poción para alejar a Gary, pero las chicas tiran la poción por un precipicio porque sospechan que él y su madre se están enamorado. Gary confiesa su amor a Sally, y le da un beso, pero Sally se horroriza cuando ve que Gary tiene un ojo verde y otro azul; que era uno de los atributos que le dio el hombre imaginario en su hechizo de amor verdadero. Sally se da cuenta de que la intención de su hechizo ha sido contraproducente, ya que el ‘imaginario’ hombre de hecho existe, y es Gary.

Pero no pasa mucho antes de que las hermanas teman que Jimmy está tratando de resucitar de entre los muertos después de un rosal de repente emerge sobre el lugar donde está enterrado el cuerpo. Sally encuentra que el espíritu de Jimmy ha poseído el cuerpo de Gillian, e intenta atacar a Gary, pero la estrella de su placa de policía le da poder y autoridad y hace retroceder al fantasma. Sally luego le confiesa a Gary que la atracción entre ambos es a causa de un hechizo que ella lanzó años antes y que los sentimientos que tienen el uno sobre el otro no son reales. Gary furioso e incrédulo regresa a Arizona.

Jimmy vuelve a poseer a Gillian y trata de matar a Sally. Sintiendo el peligro, Frances y Jet regresan para ayudar a su sobrina, y señalando que sólo un aquelarre de nueve brujas puede desterrar el espíritu de Jimmy. Sally se da cuenta que debe abrazar la magia de nuevo para salvar a su hermana, y pide la ayuda de las mujeres del pueblo. Durante el exorcismo, Gillian se debilita y casi muere, pero Sally recuerda el juramento que las dos se habían hecho la una a la otra, donde Gillian había jurado que ella y Sally iban a morir en el mismo día. Logrando así exorcizar a Jimmy.

Sally recibe una carta de Gary diciéndole que ella y su hermana están libres de cualquier sospecha sobre la desaparición de Jimmy, y Gary vuelve a Massachusetts para estar con Sally. Es la víspera de Todos los Santos, y con la gente del pueblo ahora las acoge sin miedo, Sally reflexiona que quizá sea esto lo que dio lugar a la maldición de María y esta finalmente se levantó, ya que fue causada por el rechazo del pueblo y su amante.

Aunque la obra es simple, muestra un aspecto muy usado en los temas de brujas, estas no pueden sentir amor verdadero, a menos de perder sus poderes o al amando. Es considerada por muchos una mezcla de comedia, drama, aventuras, romance, y algo de efectos especiales, pero que no logra destacar en ninguna;aunque tiene una imagen agradable, y se ve una buena interacción entre las hermanas; la historia es absurda e incongruente en muchos puntos; el policía sale sin ayudar más dejando a las hermanas y a su amor así como así, para volver luego al final cuando todo se ha arreglado, la población de repente se decide a ayudar a quienes han temido por años; el final todas las brujas volando desde la azotea de la casa Owen en noche de brujas, etc., etc., etc. Personalmente creo que es una película para disfrutar en casa una tarde de domingo, con galletas y mermelada, sin esperar mucho más.

Las brujas en la TV y el cine (1) Bewitched (Hechizada / Embrujada)

Octubre es el mes de las brujas, nombre atribuido a las feminas que practican la brujería, un conjunto de creencias cuyo significado varía de una cultura a otra, y de siglo en siglo. En occidente se vinculan estas creencias a pactos con demonios, magia negra y hechizos malignos; pero en la actualidad el termino se reinventa, las religiones neopaganas, el movimiento hippie y las creencias de la Wicca (la más conocida religión neopagana que reinventa la brujería vinculándola con viejos cultos celtas y movimientos feministas modernos), han modificado mucho de la imagen tradicional de las brujas. Así las brujas, y su contraparte masculinas, los brujos, han empezado a ser vistos como personas con ‘poderes mágicos’; los varones ya no se les cataloga como brujos, sino se los equipara a los magos (ni buenos, ni malos), siendo el termino de brujo atribuido más a los que usan magia negra. Las brujas por el contrario no han sido llamadas nunca magas, siguen siendo brujas, siempre representadas dentro del contexto como viejas arrugadas y malas. Pero esta nueva era ha traído una visión distintas de las brujas y una de las primeras series de televisión que ayudó a este cambio de imagen fue un sitcom (comedia de situación) llamado Bewitched, (Hechizada en Latinoamérica y Embrujada en España), producida por la televisora americana ABC. Este programa se difundió entre 1964 a 1972, y con ocho temporadas es considerada a la fecha la serie de televisión más larga con una temática sobrenatural.

La historia y sus personajes

El primer cambio importante es que la bruja en cuestión no es una vieja, sino una joven, Samantha (interpretada por Elizabeth Montgomery) es una chica que emprende su vida de casada, pero no se casa con un brujo u otro ser sobrenatural, sino con un simple mortal, un joven publicista llamado Darrin Stephens (originalmente Dick York, más tarde reemplazado por Dick Sargent); pero durante su luna de miel ella le confiesa que es una bruja, y desde ese momento pasan extrañas y divertidas situaciones a causa de sus poderes.

Samantha pretende a renunciar a sus poderes y convertirse en un ama de casa suburbana típica, cuidar a su marido, hijos, hacer la comida, las compras, limpiar, barrer, lavar la ropa, etc.; un modelo del papel de la mujer propio de la época (años sesenta), durante las dos primeras temporadas el estilo de cabello y de vestir de Samantha era más influenciado por los años 50, a partir de la tercera temporada su peinado comenzó a ser el clásico estilo de cabello de los 60 y en su guardarropa se incluyeron pantalones de distintos largos y vestidos rectos, también típicos de los 60.

Para Samantha su mayor problema es su familia mágica que desaprueba el matrimonio mixto e interfiere en la vida de la joven pareja. El más peligroso miembro de la familia de la novia es su propia madre, Endora (ejemplarmente interpretada por Agnes Moorehead); así Endora representa a cabalidad el estereotipo de la suegra entrometida para la que nadie es suficiente para su encantadora hija. Aunque los estudios deseaban que Agnes Moorehead fuera la actriz que protagonizaría a Endora, esta talentosa artista no había aceptado, hasta que un día, cuando estaba de compras, se topó con Elizabeth Montgomery, quien la convenció de que fuera su mamá en la serie.

A estos tres personajes se suman los vecinos en 1164 Morning Glory Circle, en el alto barrio de clase media suburbana. Principalmente Gladys Kravitz (interpretada primero Alice Pearce y luego por Sandra Gould), quien a menudo se da cuenta de los hechizos que Samantha y Endora realizan, pero que cuyo esposo, Abner (George Tobias), tras escuchar acerca de dichas situaciones, atribuye simplemente a la imaginación de Gladys. El cambio del interprete de Gladys Kravitz, fue debido a la muerte de su protagonista, quien padecía cancer de ovarios y tras su muerte recibió un Emmy postumo por su papel en la serie; del cual Alice señaló que fue el papel que más disfrutó en su corta carrera; durante un tiempo la señora Kravitz fue reemplazada por la hermana de Abner Kravitz, interpretada por Mary Grace Canfield y estuvo hasta que llegó una nueva Gladys (Sandra Gould). Otro personaje del barrio es un borracho (Dick Wilson), que al igual que la señora Kravitz siempre veía sin querer la magia en la casa de los Stephens, culpando de ello a su bebida.

Otro personaje recurrente es el jefe de Darrin, Larry Tate (David White), de la empresa de publicidad McMann & Tate, y su esposa, Louise Tate (Irene Vernon y Kasey Rogers); la secretaria de Larry, Betty (interpretada por varias actrices entre ellas: Jill Foster y Jean Blake); y los padres de Darrin: Phyllis (Mabel Albertson) y Frank Stephens (Robert F. Simon y Roy Roberts), y por supuesto el resto de los pariente brujos de la esposa entre los que destacan Maurice (Maurice Evans) como, padre de Samantha ex-marido de Endora; el Tío Arthur (Paul Lynde), tío de Samantha y hermano de Endora, y uno de los pocos que está del lado de Darrín; la Tía Clara (Marion Lorne); una tía de Samantha con poderes muy débiles; (Marion Lorne, en serie coleccionaba picaportes o cerraduras de puertas, pero también en la vida real tenía ese pasatiempo. Marion Lorne, daba a entender en un episodio que Rembrandt y Mozart también eran brujos por sus grandes obras maestras); otros brujos eran Esmeralda (Alice Ghostley) una bruja que sirve de mucama y niñera, vino a cuidar a la joven bruja Tabatha; el Dr. Bombay (Bernard Fox) el doctor familiar, que siempre que es llamado aparece o bañándose en una tina, o cazando elefantes, u otra situación similar.

La protagonista tuvo a veces un doble papel, interpretando a su prima mala Serena, era una forma de Montgomery de salir del papel encartonado de Samantha y agregarle otra dimensión a su actuación; siempre que aparecía Serena, ayudada muchas veces por su tía Endora, trataba de engañar a Darrín y hacerle creer que era su esposa o situaciones similares, que ayudaran a Endora a acabar el matrimonio de su hija, o a Serena por simple diversión; pero Darrín, una vez que descubrió su existencia siempre supo salirse bien del mal paso.

La larga duración de la serie permitió a la pareja ser padres de dos niños, la primera en llegar fue Tabatha (Tabitha en ingles), nacida en 1966 y resultado bruja como su madre, y creando más angustias al pobre Darrín. Luego en 1969 nace Adam, mortal como su padre, y decepción de su abuela Endora. Hay que señalar que los nacimientos de Tabatha y Adam Stephens (hijos de Samantha y Darrin Stephens) coinciden con los nacimientos de Robert Deverell Asher y Rebecca Elizabeth Asher (hijos de William Asher y Elizabeth Montgomery), respectivamente. Tabatha fue interpretada por tres parejas de gemelas, las últimas en el papel fueron Erin y Diane Murphy. En un comienzo ambas aparecían con igual frecuencia, pero con el paso del tiempo sólo aparecía Erin (ya que era quien más se parecía a su madre televisiva, Elizabeth Montgomery). Adam Stephens, el segundo hijo de Darrin y Samantha fue interpretado también por una pareja de gemelos (Greg y David Lawrence).

La producción y sus Spin-offs

Sol Saks, que recibió el crédito como creador del espectáculo, escribió la historia de Hechizada, aunque él no participó en el resto del espectáculo. Inicialmente, Danny Arnold, ayudó a desarrollar el estilo y el tono de la serie, así como algunos de los personajes que no aparecían en la historia, al igual que Larry Tate y los Kravitz, producido y dirigido por escrito en la serie. Arnold pensaba que Bewitched debía ser esencialmente una comedia romántica acerca de un matrimonio mixto; mantenerse el elemento de magia a un nivel mínimo, con uno o dos actos mágicos para conducir a Samantha pero por lo general, la solución de los problemas era no usar la magia, además, muchos de los primeros episodios de la temporada fueron alegóricos, con situaciones sobrenaturales como metáforas claras para los verdaderos problemas de la vida de una joven pareja. Arnold dijo que los dos temas principales de la serie fueron el conflicto entre una poderosa mujer (Samantha) y un marido que no puede hacer frente a ese poder (Darrin), y la ira de la madre de la novia (Endora) al ver que su hija se había casado por debajo de ella. Aunque el show fue un éxito desde el principio, Arnold luchó contra ABC, que quería más magia y más comedia en las escenas.

Arnold dejó el show después de la primera temporada. La segunda temporada fue producida por Davis y Bernard Slade con la cabeza como escritor, con identidad errónea y con la farsa convirtiéndose en un elemento más prevalente, pero todavía se incluye una serie episodios de bajo perfil donde la magia no era el elemento frontal y central. Con la tercera temporada y el paso al color, Davis salió del show, y fue sustituido como productor de William Froug. Slade también se fue después de la segunda temporada. De acuerdo con William Froug en la autobiografía, Asher quería tomar el relevo como productor a Jerry Davis, pero la compañía de producción todavía no estaba dispuesta a aprobar la idea. Así que Froug, un ex-productor de “Gilligan’s Island“, fue contratado. Por su propia admisión, Froug no estaba muy familiarizado con “Bewitched” y se encontró en la incómoda posición de ser el productor oficial, aunque Asher estaba haciendo la mayor parte de las decisiones creativas. Después de un año, Asher asumió el cargo de tiempo completo productor de la serie para el resto de su carrera.

Samantha y Darrin Stephens fueron los primeros en hacer una pareja en TV, con los actores no casados entre sí en la vida real, en dormir en una cama matrimonial (no ocurría desde 1940). En junio de 1970, Bewitched fue filmado en Salem, Magnolia y Gloucester, Massachusetts, marcó la única vez en que la se grabó fuera de sus estudios de Hollywood, que se habían incendiado. Los ocho episodios “Salem Saga“, ayudó a mejorar el espectáculo en puntuaciones. La temporada 8 incluyó unas vacaciones para los personajes, pero los episodios fueron filmados en Hollywood.

Montgomery quería poner fin a la serie en la quinta temporada, ya que tanto ella y su marido, el productor de espectáculos William Asher, estaban cansados y querían pasar a otros proyectos, pero, ABC, no quería soltar a uno de sus mejores programas. Dado que la serie fue uno de las pocos éxitos que tuvo la televisora , ofrecen a Montgomery y a Asher importantes aumentos de sueldo, además de parte de la propiedad de la serie, por otras tres temporadas. Para la temporada ocho, las ideas habían comenzado a escasear y con algunos “remake” de episodios anteriores que se filmaron casi al pie de la letra. Durante la última temporada, (1971-1972), Gladys y Abner Kravitz sólo se hacían referencia, y el Tío Arthur, y los padres de Darrin tampoco aparecían. La serie se trasladaba los sábados por la noche en enero de 1972, y se enfrentaron contra el exitoso espectáculo “Todos en la familia“, y resultó ser su final. Los primeros años la serie estuvo entre los primeros diez del ranking televisivo, pero las dos últimas temporadas bajo al puesto 50; ello condujo al cierre definitivo de la serie, pero aún hoy sigue siendo considerada una de las más entretenidas comedias familiares.

Años siguientes han planteado la re-invención de la serie o series paralelas, destacan entre estos intentos algunos comics sobre Tabatha y Adam; en 1977 una serie sobre una Tabatha adulta que trabaja en una estación de televisión KXLA, ayudada por su hermano y una tía bruja llamada Minerva (que no forma parte de la serie original), el intento no alcanzó a completar ni una sola temporada, aunque aparecían personajes de la serie original como el Dr Bombay, Gladys y Abner Kravitz y el borracho.

En 2005 se realizó una película inspirada en la serie, con Jack Wyatt (Ferrell), un actor de Hollywood, en decadencia, al que se ofrece a la posibilidad de una carrera de regreso, interpretando el papel de “Darrin” en una remake de Hechizada y todo lo que tiene que hacer es encontrar es la protagonista para el papel de “Samantha“, siendo la escogida Isabel Bigelow (Kidman), que resulta ser una verdadera bruja.

Adaptaciones locales se han hecho en India (2002) con Meri Biwi Wonderful, en Japón (2004) tenemos en Oku-sama wa majo (Mi esposa es una bruja) un dorama (telenovela corta) de once capítulos; Argentina desarrollo una versión local en 2007 con guiones adaptados a un contexto argentino, con chistes locales, y un siglo XXI. Sin embargo, después de unas pocas semanas el show fue cancelado debido a los bajos ratings, aunque tenía 75 capítulos grabados. En Chile y la BBC inglesa tienen planes para producir sus propias versiones, pero no hay nada definitivo.

La serie se ha vuelto objeto de culto, en su época coincidió con la famosa serie animada de Los Picapiedras, donde en un capítulo una joven pareja se muda al vecindario de Pedro y Vilma; siendo esta pareja no otra que Samatha y Darrin en donde Elizabeth Montgomery y Dick York participaron con sus voces. Compitió con otros Sitcom de los 60, Mi Bella Genio (I dream of Jeannie en inglés) que tenían igual similitud y compartían actores e inclusive escenarios y utilería. (En Mi Bella Genio se puede ver claramente la casa de los Stephens y en un episodio Tony entra en la casa). Más modernamente fue recordada y parodiada en un capitulo de otra serie de brujas, Charmed (Hechiceras en Latinoamérica y Embrujadas en España); aparece en la comiquita infantil Los padrinos magicos, cuando Timmy viaja por los distintos canales de televisión; y en otro Sitcom: The Nanny (La Niñera), donde es mencionada la serie. En Los Simpson la han parodiado en varias oportunidades.

Hoy nadie pone en duda que la bruja más famosa de la televisión es y será Samatha Stephens, una hermosa bruja que quería ser una simple ama de casa.

Hombres Lobo (2) Caza de Brujas y de hombres lobo

Tan profunda era la creencia en los hombres-lobo, que en los siglos XV y XVI se los consideraba en toda Europa como equivalentes a los hechiceros y las brujas, y cualquiera que fuese sospechoso de ser un hombre-lobo era quemado o colgado con la mayor crueldad, especialmente en Francia y Alemania.

Como explica Elton B. McNeil en The psychoses (Las psicosis, 1970) al comentar aquella época de flagelaciones, tarantismo (manía de la danza), histerias masivas, fantasías hipocondríacas, proyecciones, alucinaciones, hechizos y hombres-lobo. Esas actitudes reflejaban una psicología influida por la creencia de que «los dioses enloquecen a quienes quieren destruir.» La locura, como expresión de la voluntad de Dios, se convirtió en una epidemia. Su cura consistía en un ritual religioso cuyo propósito era usar a los psicóticos como blanco de la persecución religiosa y reafirmar el valor de los benditos, inocentes y puros. Eran benditos quienes denunciaban a las personas que habían vendido su alma al diablo. La clásica «caza de brujas» fue un subproducto de la búsqueda de la salvación.

La caza de hombres-lobo fue una manifestación del mismo tipo de sentimiento religioso; los juicios de brujas y los juicios de hombres-lobo están interrelacionados. Es en Francia, país de brujas, donde son más frecuentes los hombres-lobo. En un período de algo más de 100 años, entre 1520 y 1630, en Francia se registraron nada menos que 30000 casos de hombres-lobo, hecho documentado en las actas de juicios de hombres-lobo que se conservan en los archivos públicos.

En 1573, en Dole, cerca de Dijon, en el centro de Francia, un hombre-lobo llamado Gilíes Garnier fue acusado de devastar la campiña y devorar niños pequeños; tras confesar sus crímenes, ardió en la hoguera.

Unos años después, en 1598, en una zona desolada y desierta cerca de Caude, unos campesinos franceses tropezaron con el cadáver mutilado y manchado de sangre de un chico de 15 años. Un par de lobos que habían estado devorando el cadáver huyeron hacia unos matorrales cuando los hombres se acercaron. Los persiguieron… y casi inmediatamente encontraron un hombre medio desnudo acurrucado en los matorrales, con cabellos largos, barba descuidada y uñas largas que parecían garras y estaban manchadas de sangre fresca y restos de carne humana.

El hombre, Jacques Rollet, era un ser patético, un débil mental que padecía apetitos caníbales. Estaba desgarrando el cuerpo del muchacho cuando fue sorprendido por los campesinos. Es imposible determinar si aparecieron o no lobos en ese caso, o si aquella imagen fue fruto de la imaginación de los campesinos. Pero lo cierto es que Rollet creía ser un lobo, y mató y devoró a varias personas bajo la influencia de esa alucinación. Fue sentenciado a muerte, pero los tribunales de París anularon la sentencia y le encerraron, caritativamente, en un manicomio, una institución donde hubieran debido terminar sus días la mayor parte de los hombres-lobo, en vez de ser ajusticiados.

Otro caso significativo ocurrió a principios del siglo XVIII. Jean Grenier era un chico de 13 años, retrasado mental y con una fisonomía canina muy marcada: sus mandíbulas sobresalían y se le veían los colmillos debajo del labio superior. Creía ser un hombre-lobo. Una tarde aterrorizó a unas niñas diciéndoles que, en cuanto se pusiera el sol, se convertiría en lobo y las devoraría.

Pocos días después, una niña que había ido a cuidar las ovejas por la noche fue atacada por una criatura que, en su pavor, confundió con un lobo, pero que era, como se supo después, Jean Grenier. La niña lo golpeó con su cayado y huyó.

Cuando éste prestó declaración ante el tribunal de Burdeos, confesó que dos años antes se había encontrado con el diablo en el bosque, había firmado un pacto con él y había recibido una piel de lobo. Desde entonces había vagado como un lobo después de la puesta del sol, volviendo a su forma humana durante el día.

Grenier confesó también que había matado y comido a varios niños que había encontrado solos en el campo, y en cierta ocasión había entrado en una casa y se había llevado a un bebé de su cuna.

Una cuidadosa investigación del tribunal probó que esas declaraciones eran ciertas, por lo menos en lo que se refería al canibalismo. No hubo dudas de que los niños desaparecidos habían sido comidos por Jean Grenier y tampoco de que el pobre tonto estaba firmemente convencido de que era un lobo.

En tiempos más recientes, el fenómeno de los hombres-lobo se ha situado en el reino de la realidad subjetiva, pero sin perder nada de su horror. Se decía que tres hombres-lobo frecuentaban la zona boscosa de las Ardenas, en Bélgica, justo antes de la primera guerra mundial; en la misma época, en Escocia se rumoreaba que un pastor ermitaño de Invernesshire era un hombre-lobo. En 1925 un pueblo entero, cercano a Estrasburgo, declaró que un muchacho local era un hombre lobo y, cinco años después un hombre-lobo francés aterrorizó a la localidad de Bourg-la-Reine.

En Estados Unidos, en 1946, una reserva de indios navajos padeció con frecuencia las tropelías de una bestia asesina a quien muchos consideraban un hombre-lobo (las tradiciones de los navajos incluyen muchas historias de hombres-lobo). Tres años después, en Roma, una patrulla policial fue enviada a investigar la extraña conducta de un hombre que padecía alucinaciones: perdía el control cuando la luna estaba llena y emitía aullidos fuertes y aterradores.

En Singapur en 1957, también se llamó a la policía para que investigara lo que las autoridades consideraban una larga serie de ataques de hombres-lobo a las ocupantes de una residencia de enfermeras en la isla principal. Una enfermera despertó y vio «una cara horrible y peluda, con grandes colmillos salientes», quev la miraba fijamente. El misterio nunca fue resuelto, y tampoco el caso de la colegiala de 16 años de la localidad de Rosario do Sul, en el sur del Brasil, que en 1978 sufrió «terribles visiones y demonios» y que creía que el espíritu de un lobo salvaje se apoderaba de ella y la dominaba.

En 1975, los diarios británicos estuvieron llenos de extraordinarios informes acerca de un joven de 17 años, residente en Eccleshall (Staffordshire), quien, creyendo que se estaba transformando en un hombre-lobo, puso fin a sus padecimientos mentales clavándose una navaja en el corazón. Uno de sus compañeros de trabajo dijo en la investigación que el joven le había llamado por teléfono antes de morir. «Me dijo —contó el testigo— que su cara y sus manos estaban cambiando de color y que se estaba transformando en hombre-lobo. Calló, y después empezó a gruñir.»

Puede que la tradición de los hombres-lobo se apoye en la ignorancia y las alucinaciones, pero su influencia siempre ha sido extraordinariamente poderosa.

____________________

Fuente: Texto original (todo) de Criaturas del Más Allá. El mundo de lo insólito.  Orbis Publishing Limietd. (1984). Versión castellana Editorial Debate S.A. Madrid. España (1986).  Pag. 71-72