Juno y Vesta, los planetas del matrimonio y el hogar

Cuando Heinrich Olbers descubrió (2) Palas en 1802, un año después del descubrimiento de (1) Ceres; propuso que los dos objetos eran los restos de un planeta destruido. Envió una carta con su propuesta al astrónomo inglés William Herschel, sugiriendo que una búsqueda cerca de las órbitas donde (1) Ceres y (2) Palas se cruzaban podría revelar más fragmentos. Estas intersecciones orbitales se encontraban en las constelaciones de Cetus y Virgo. El 01 de septiembre de 1804 por el astrónomo alemán Karl Ludwig Harding descubre al tercer asteroide, y se le bautiza con el nombre de la diosa Juno, esposa de Júpiter. Y Olbers que había comenzado su búsqueda en 1802, descubre el 29 de marzo 1807 un cuarto en la constelación de Virgo. Como Olbers ya tenía crédito por el descubrimiento de un ‘planeta’ [(2) Palas], se dio el honor de nombrar al nuevo descubrimiento al matemático alemán Carl Friedrich Gauss, cuyos cálculos orbitales habían permitido calcular la órbita del nuevo planeta [(1) Ceres] en el tiempo extraordinariamente corto de 10 horas. Gauss dio a este cuarto cuerpo el nombre de diosa virgen de la casa y hogar de los romanos, Vesta.

En su momento Ceres, Palas, Juno y Vesta fueron clasificados como planetas, y cada uno tenía su símbolo planetario propio. Para (3) Juno se reemplaza el circulo de Venus por una estrella de ocho puntas; representa la diadema de corona de la reina de los dioses romanos, o la gran cola del pavo real (animal totémico de la diosa) abierta en todo su esplendor. Para el icono de (4) Vesta el matemático Gauss propuso un altar encendido; este icono evoluciono del cuadrado con rayos (llamas) en su parte superior a uno más moderno propuesto en 1973 por Eleanor Bach, que es la V de Vesta con una onda superior para indicar el fuego, y es el icono con el que más se le reconoce.

Durante treinta y ocho años no se descubrió ningún otro cuerpo, pero al mejorar los telescopios, a partir de 1848 se dispararon los descubrimientos; y pronto se hizo claro que no se podían seguir inventando signos para cada nuevo mundo y seguirlos llamando planetas. No fue hasta los inicios de los setentas que una nueva concepción de la astrología y del feminismo ubicó a estos primeros cuatro mundos dentro de las cartas astrales. Las cuatro grandes diosas [Ceres, Palas, Juno y Vesta] representan cuatro aspectos de la mujer, que junto a Venus y la Luna reconfiguraron la imagen de la astrología tradicional.

Hoy (3) Juno es uno de los más grandes miembros del Cinturón de Asteroides, con sus 258 km en diámetro promedio ocupa actualmente el décimo lugar en tamaño entre los asteroides (después de que (1) Ceres fue elevado a la categoría de Planeta Enano) y tiene aproximadamente el 1 % de la masa del Cinturón de Asteroides. Aunque es uno de los asteroides más masivos, (3) Juno tiene sólo el 3% de la masa de (1) Ceres. El pequeño tamaño de (3) Juno y su forma irregular le impiden ser designado como un planeta enano ya que su tamaño y masa no le permiten generar una forma esferoide por equilibrio hidrostástico.

(3) Juno ocupa el segundo lugar entre los asteroides pedregosos (Tipo S: donde predominan minerales de silicio, como la olivina y el piroxeno), lo supera (15) Eunomia. Su órbita excéntrica (0,26) lo ubica entre los mayores con una órbita elíptica; (3) Juno tenía la órbita más excéntrica de cualquier cuerpo conocido hasta que (33) Polihimnia fue descubierto en 1854. Aun así, entre los asteroides con más de 200 kilómetros de diámetro, sólo (324) Bamberga tiene una órbita más excéntrica. Pese a ser un asteroide tipo S, (3) Juno es inusualmente reflexivo, lo que puede ser indicativo de propiedades superficiales distintas. Esto explica como un pequeño asteroide cerca de su perihelio es más brillante que el planeta Neptuno, o la luna Titán de Saturno y por ello pudo ser encontrado antes que otros asteroides de mayor tamaño.

La órbita de (3) Juno está moderadamente inclinada, con unos 12° a la de la eclíptica. La rotación de (3) Juno es en un ángulo aproximado de 50° sobre el plano de la eclíptica; y al igual que (2) Palas en su movimiento de traslación tiene grandes zonas del asteroide que permanecen en día y en noche permanentes durante prolongados periodos del año juniano.

La órbita de (3) Juno parece haber cambiado un poco en torno a 1839, señala el astrónomo James Hilton; se sugiere que este cambio muy probablemente se debió a un asteroide que paso cerca y cuya identidad no ha sido determinada. Una explicación alternativa, pero es menos probable, es un impacto de un cuerpo considerable. (3) Juno ha experimentado impactos sobre su superficie y ello ha sido observado en imágenes que captaron su rotación y revelaron una forma irregular (grumosa) con rasgos oscuros, en la que se podía apreciar un cráter. Producto de esos impactos se ha formado la Familia Juno, cuyos miembros como (32326) 2000 QO, el más brillante de ellos, apenas tiene un diámetro de unos 6 kilómetros.

Por su parte (4) Vesta es uno de los asteroides más grandes, con un diámetro medio de unos 530 kilómetros se lo ubica como el segundo asteroide más grande (superado en tamaño por (2) Palas). Pero (4) Vesta es el primero más masivo, después de que (1) Ceres fue elevado a la categoría de planeta enano. (4) Vesta contiene un 9% de la masa del cinturón de asteroides. (4) Vesta se cree que es un protoplaneta remanente de esos primeros momentos del sistema solar y se supone que posee un interior diferenciado (núcleo metálico), justificando así su mayor masa.

(4) Vesta tiene una órbita casi circular (excentricidad del 0,08); una baja inclinación (7°) y es uno de los cuerpos que rota sobre si mismo más rápido (5,3 horas), con una inclinación en el eje de rotación de unos 29°. (4) Vesta aún compite, junto con (2) Palas en ser clasificado como un planeta enano. Su forma elipsoidal fotografiada por la sonda Dawn no ha sido suficiente para poder entrar en este grupo y los astrónomos prefieren pensar en estos dos grandes asteroides como protoplanetas (cuerpos que poseen un núcleo ferroso y en etapas tempranas este fluyó por la radiación de los metales contenidos formando un núcleo metálico diferenciado del exterior más ligero y rocoso).

Hace unos mil millones de años hubo una gran colisión que dejó un enorme cráter que ocupa gran parte de su hemisferio sur y (4) Vesta perdió un 1% de su masa. El cráter detectado en 1996 por el telescopio espacial Hubble tiene un tamaño 430 km y una profundidad de 17 km; fue medido y fotografiado en más detalle por la sonda espacial Dawn de la NASA que alcanzó al asteroide en agosto de 2011 y lo acompañará hasta mayo de 2012, antes de seguir a (1) Ceres. Se cree que este cráter, llamado Reasilvia (como una Vestal, violada por Marte y madre de Romulo y Remo), puede ser el origen de los pequeños asteroides de tipo V o Vestoides que se conocen en la actualidad. Esta y otras colisiones han formado una de las grandes familias colisionales del Cinturón de Asteroides; que han sido clasificadas dentro de un tipo particular (Tipo V) y que son similares en composición al Tipo S, pero tienen mayor proporción de piroxenos.

Juno y Vesta en los mitos

Ceres/Demeter, Juno/Hera y Vesta/Hestia eran las hijas de Rea/Ops y Cronos/Saturno; hermanas de Júpiter/Zeus, Neptuno/Poseidón y Plutón/Hades. Mientras Ceres se volvía diosa de la Tierra y reemplazaba en funciones a su madre; Juno y Vesta no tenían mayor lugar en el mundo que reinar. Estas dos hermanas sin embargo mantenían algo del poder heredado de su madre. En sus inicios Juno (de donde proviene la palabra iuvenis = joven) fue una diosa vinculada a los nacimientos y los partos; si Ceres era el verano y diosa de la agricultura; Juno sería en una etapa temprana una diosa del ganado; uno de sus tótem es la vaca, y se honra a Hera llamándola ‘ojos de vaca‘; así las dos hermanas son diosas de lo que nace (la vegetación y el ganado respectivamente). Cuando se la asoció con la Hera griega, se la volvió esposa de Júpiter (Zeus) y asumió muchas de las características de la diosa extranjera. Juno evoluciona a diosa del matrimonio, las relaciones, y como la celosa Hera, se vuelve una diosa que vigila lo sagrado del compromiso marital, no perdona los adulterios y es vengativa con quienes los realizan.

En toda la mitología griega los cuentos de Hera se la vinculan en castigar y perseguir a las amantes e hijos de su marido. Similar papel tuvo después la diosa Juno. En los mitos de Hera a uno de los hijos de Zeus que más persiguió fue a Heracles (el Hércules romano). Uno de esos mitos señala que cuando Heracles era un infante, Zeus engaña a su mujer para que lo amamante; cuando Hera descubre el engaño, retira al infante de su seno y la leche de su pecho se derrama por los cielos formando la Vía Láctea.

Cuando Zeus se enamoró de Io, una sacerdotisa de la diosa; para evitar que su mujer lo descubriera transformó a Io en una becerra. Hera pidió la becerra para sacrificarla luego. Zeus no se pudo rehusar a menos que se descubriera. Hera pone al gigante Argos (el de los cien o mil ojos según mitos) a vigilar a la becerra y Zeus envía luego a Hermes a matar al gigante y liberar a su amante. Hera llora la muerte del gigante y pone sus ojos en la cola del pavo real, que se convierte en su ave tótem; el pavo real fue luego elevado a los cielos donde es una de las constelaciones modernas del hemisferio sur.

Como diosa Juno propiamente, sus actos más recordados son en la Eneida persiguiendo a héroe troyano Eneas. Hera/Juno, odiaba a los troyanos porque su marido la había engañado con Ganimedes, un príncipe troyano y lo había convertido en el copero de los dioses. También los odiaba por el Juicio de París, un joven troyano que eligió a Afrodita/Venus como la más hermosa en vez de a ella. Para impedir que Eneas (un hijo de Afrodita/Venus) funde una nueva Troya en Italia (Roma), después de su destrucción, Juno envía a Eolo, dios de los vientos, para que conduzca las naves de Eneas a Cartago, donde lo hará reinar con la bella Dido.

El nombre original del Dido era Elisa; hermana de Pigmalión (rey de Tiro – Fenicia, no confundir con el escultor de Chipre que se enamoró de una estatua de Venus). Pigmalión deseaba los tesoros de un sacerdote llamado Siqueo, y casa a su hermana Elisa con Siqueo para averiguar donde esconde el tesoro. Elisa le indicó un falso lugar y cuando su hermano manda a matar a su esposo (del cual no estaba enamorada), ella escapa con el verdadero tesoro y su hermana Ana. Elisa llega a las costas de África (hoy Túnez) y desea comparar algo de tierra al rey Jarbas, Jarbas le expuso que le daría tanta tierra como ella pudiera abarcar con una piel de buey. Elisa, a fin de que la piel abarcara la máxima tierra posible, la hizo cortar finas tiras y así consiguió circunscribir un extenso perímetro. Tras esto hizo erigir una fortaleza llamada Birsa, que más tarde se convirtió en la ciudad de Cartago o Qart-Hadash (que en fenicio significaba “Ciudad Nueva”). Instaurada como soberana de la ciudadela, recibió de los indígenas el nombre de Dido.

Cuando Eneas llega a Cartago, Juno le ordena a Venus que Eneas y Dido se enamoren. Venus sabía que ese no era el destino de su hijo y engaña a Juno enviando a Cupido para que sólo se enamore a Dido de Eneas, para que ella no lo traicione. Júpiter envía luego un mensaje a Eneas con Mercurio recordándole su destino. Eneas en la noche escapa con sus hombres y sus naves. Dido intenta detenerlo, pero sólo consigue quitarle la espada. Tras verlo marchar, Dido lo maldice diciendo que si funda una ciudad, Cartago será su más grande rival; y luego se suicida con la espada arrebatada y Ana prende una pira funeraria donde incinera los restos de su hermana. Eneas mira desde su barco las llamas funerarias. El mito justifica así el odio entre cartaginenses y romanos.

Finalmente Eneas llegar al Lacio y Juno confabula para desatar una guerra entre latinos y troyanos. Latino el rey de la región tuvo por esposa a Amata. De esta unión nació Lavinia, y un hijo que murió tempranamente. Latino, al no tener hijos varones que le sobreviviesen, prometió dar su reino al que se casase con su única hija. El pretendiente que más apoyo tenía era Turno, heredero de uno de los más antiguos y poderosos linajes italianos y porque la reina Amata le quería como yerno. Pero Lavinia no se casó con él porque un oráculo dijo que la princesa tendría que casarse con un extranjero. Así, cuando vino Eneas, que era troyano y por tanto forastero, Latino creyó conveniente que este se casase con su hija, pero Amata no.

Juno influyó sobre la reina de que por culpa de Eneas, el héroe Turno no sería su yerno y ello provocó la guerra entre latinos y troyanos, hasta que finalmente Turno muere a manos de Eneas. Amata viendo que no podía impedir la boda entre Eneas y Lavinia, se ahorcó, ante la horrorizada mirada de su hija. Juno al final no puede intervenir más con los hados del destino y pacta con Júpiter de no intervenir más en la unión de latinos y troyanos siempre que los latinos conserven su nombre y el nombre de los troyanos desaparezca. Júpiter concede su deseo para que deje de molestar a los troyanos y dice que solo agregará dioses y culto. Es por ello que salvo por nombres, mitos griegos y romanos son tan similares y hoy somos pueblos latinos y no pueblos troyanos.

Vesta fue más humilde en su culto. A diferencia de sus hermanas, su culto se vincula al fuego del hogar (no la casa sino la chimenea donde se cocinaba y se calentaba la vivienda en invierno); así Vesta era una diosa de la alimentación. Ceres, Juno y Vesta representan tres facetas de la vida rural primitiva; por un lado la agricultura y el ganado (Ceres y Juno); pero por el otro las familias se reúnen alrededor del fuego, para cocinar, protegerse de las bestias y contarse historias, ese es el papel de la Vesta original. Ella cuidaba a toda la familia, aunque nunca tuvo una propia. Prefiere ceder su espacio antes de crear conflictos en el grupo; así cuando Dioniso/Baco pide entrar al consejo de los dioses, ella cede su lugar. En el culto griego, a su equivalente Hestia, no fue venerada más allá de pequeños altares; pero en el mundo romano las vestales tenían gran influencia política y social. Para pertenecer a tan selecto grupo, las niñas de las mejores familias eran reclutadas a los diez años y hacían votos de castidad. La muerte era el castigo a aquellas que rompían votos de celibato; esta podía ser lapidación, decapitación o enterradas vivas. Las vestales eran las únicas sacerdotisas reconocidas en la sociedad romana, los demás cultos eran realizados por hombres. Los condenados a muerte podían rogar a las vestales por su vida, si el encuentro había sido casual entre ambos.

Juno y Vesta en astrología.

Juno y Vesta son dos aspectos complementarios en la mujer, junto con Ceres y Palas forman un cuarteto que se evalúa junto. Con Ceres tenemos la maternidad sobre todo, el deseo de ser madre y de criar a los hijos; Palas es la hija, la joven adolescente, virgen aún (no se ha vuelto mujer como Venus), que desea crecer por si misma, las labores y el aprendizaje son lo importante en su vida, el descubrir sus posibilidades, sobre todo intelectuales y manuales hacen de Palas (Atenea) la perfecta hija.

Juno representa otro aspecto típicamente femenino, el matrimonio; pocas mujeres se sienten completas si no están casadas; muchas cuadran su vida en función del matrimonio, de buscar al hombre perfecto, al perfecto padre de sus hijos, al apellido que combine y que la víctima —perdón marido— sea complemente el suyo. Así el papel del matrimonio es visto de maneja jocosa por el mundo occidental, mientras para muchas mujeres es su liberación, la posibilidad real de salir del hogar; el varón ve este acto como si le pusieran cadenas.

Juno es en su aspecto más positivo la felicidad conyugal, el amor en la relación, la fidelidad de la pareja; en su aspecto negativo Juno son los celos, la infidelidad, los matrimonios que toda la vida viven peleando, no hay punto medio para alcanzar el equilibrio en la pareja; es un todo o todo; no se cede un espacio para poder vivir en paz; parece que la vida es solo para amargarse y amargar al otro.

Vesta representa un último aspecto de la mujer; en el mito era la diosa del hogar (la cocina), virgen (por ello también se le vincula a Virgo), paciente, conciliadora; Vesta es en el sentido más simple una monja. Su aspecto femenino lo tenemos con el nombre equivalente, una hermana. Vesta representa el papel de la hermana; la mujer que apoya a su familia por encima de todo; trata de conciliar los problemas (cede su puesto a Baco/Dioniso) por el bien del grupo. Es aquella compañera, casi madre, que te tiene preparada la comida de la escuela, que te cuida cuando estas enfermo, que te lleva el colegio y te lava la ropa sucia. Es la hermana que acude en tu ayuda cuando estas en necesidad. Es la mejor amiga a la que le cuentas tus secretos. Vesta es ese aspecto femenino de ser la mejor amiga (hermana) por sobre todas las cosas. Los aspectos negativos de Vesta son el distanciamiento, el no involucrarse con los problemas de los demás, aislarse de la familia.

Tifón (Typhon); el planeta de los impulsos emocionales

Tifón (42355 Typhon / 2002 CR 46) es un objeto de unos 135 km de diámetro; descubierto el 5 de febrero de 2002 mientras se acercaba a su perihelio; al que llegó a fines de abril 2006. Para febrero de ese año se le descubrió una luna que tiene poco más de la mitad de su tamaño, con unos 86 km de diámetro. S/2006 (42 355) 1, nombrada Equidna, y que rota a unos 1300 km de Tífón en periodos orbitales de 19 días; siendo el periodo combinado de ambos cuerpos alrededor del Sol de unos 236 años. Su distancia de perihelio es de unas 17,5 UA y los ubica dentro de la órbita de Urano; ello los puso como candidatos a ser considerados el primer centauro binario; pero el afelio del dúo se ubica a unas 58,8 UA; esto es casi el doble del radio orbital de Neptuno; prácticamente saliendo del cinturón de Kuiper, entrando en la región conocida como disco disperso, y pudiendo ser clasificado como un SDO (Scattered Disc Objet = Objeto del Disco Disperso).

Se les define hoy como un Objeto No-Resonante (inestable) y cuyo futuro es convertirse en un centauro. El nombre ambos cuerpos se les fijó el 23 de Noviembre de 2006, junto con los sistemas de Logos/Zoe y Ceto/Forcis. Tifón lleva el nombre de un monstruo en la mitología griega y Equidna, una hija de Ceto y su esposo Forcis en el mito. Ambos cuerpos parecen estár formados principalmente de hielo, en lugar de rocas, más parecida su composición a cometas, y planteó la posibilidad de que los sistemas binarios y hasta múltiples son más frecuentes de lo que esperaba; inclusive en cometas.

Tifón fue el último hijo de Gea, lo engendró con el dios oscuro e infernal llamado Tártaro, que presentaba al oscuro y cavernoso inframundo. Fue quizás el último intento de Gea de controlar al mundo a través de uno de sus hijos; lo intento con Cronos, pero este y sus hermanos (los titanes) fueron vencidos por los dioses (Zeus, sus hermanos e hijos), luego con sus hijos los gigantes, que igual fueron vencidos; Tifón es su último intento. Algunas versiones lo hacen hijo de Hera por medio de partenogénesis (sin marido), como una forma de vengarse de los nacimientos partenogénicos de Dioniso y Atenea por parte de Zeus.

De naturaleza mixta, hombre y bestia. En talla y en fuerza aventajaba a todos cuantos había alumbrado Gea; con forma humana hasta los muslos y un descomunal tamaño que sobrepasaba todos los montes, su cabeza tocaba las estrellas; brazos extendidos con uno alcanzaba el occidente y con el otro llegaba a oriente, y de ellas salían cien cabezas de serpientes; de los muslos, enormes anillos de víboras que, al desplegarse, llegaban hasta la cabeza emitiendo un fuerte silbido; su cuerpo estaba todo cubierto de alas y lanzaba fuego con los ojos. Tal y tan poderoso era Tifón, que podía abrasar todo lo que se le opusiese con su ígnea mirada, así como vomitar fuego y lava de su boca, y crear huracanes y terremotos moviendo sus alas.

Tifón fue criado en una cueva de Cilicia; y fue en esta tierra donde Zeus tuvo el primer encuentro con el monstruo; Zeus perdió este primer encuentro y Tifón le corto los tendones y lo puso atado dentro de un saco y los dejó al cuidado de una dragona, mitad mujer y mitad serpiente, llamada Delfine —por su descripción es igual o equivalente a la ninfa Equidna— . Fue Tifón entonces por el resto de los dioses en el Olimpo. Cuando los dioses vieron a Tifón abalanzarse hacia el cielo, corrieron despavoridos y muchos llegaron hasta Egipto; hasta donde Tifón los persiguió, Para escapar se transformaron en animales y Apolo se convirtió en un halcón [Horus], Hermes en un ibis [Thot], Ares se convirtió en león [Onuris], Artemis en un gato [Bastet], Hera en vaca [Hathor], Dioniso tomó la forma de un cabra [Jnum], Hefesto un buey [Ptah/Min], y así los demás dioses. Es por ello que los dioses Egipcios fueron vistos por los griegos como formas deformadas de sus propios dioses.

Afrodita, perseguida por Tifón, supo que podría escapar bajo el agua y, agarrando a Eros, se sumergió en las aguas, donde ambos se transformaron en peces; y para asegurarse de que no se perderían, se ataron con una cuerda; y nadaron hasta el Eufrates. Por su valor en salvar a su hijo, Zeus luego puso su imagen en los cielos y son la constelación de Piscis; madre e hijo, unidos por una cuerda. Pan viendo la suerte de Afrodita y Eros decide usar el mismo truco; se transforma primero en cabra y luego en pez para escapar por el río, pero es tanta su prisa y angustia que sólo se transforma en mitad pez, quedando la parte superior como cabra, a Zeus le divirtió tanto la imagen que luego la puso en los cielos como la constelación de Capricornio.

Tifón fue identificado con el dios Seth en la mitología egipcia, el dios de las tormentas de arena y de los vientos del desierto. La imagen de estos fuertes vientos llamados ‘tufan’ paso del mundo persa y árabe al griego como ‘tifón’, y es por ello que se denominan a los ciclones del océano Indico con el nombre de tifones.

Sólo la valiente Atenea se queda a luchar; mientras en Cilicia, el veloz Hermes encuentra a Zeus atado y sin tendones; lo desata y rescata los tendones de manos de Delfina/Equidna; tiempo suficiente para que Zeus regrese al Olimpo y ayude a su hija contra el monstruo. Juntos Zeus y Atenea, y luego el resto de los dioses se unen en la lucha y hacen retroceder a Tifón. Y este engañado por las Moiras retrocede hasta Silicia, mientras arranca montes y montañas y las lanza contras los dioses, como si se tratara de guijarros; finalmente cuando intenta lanzar el monte Etna, Zeus con un rayo hace que tropiece y el monte cae sobre la bestia, sepultandolo. Hoy el Etna lanza fuego desde sus entrañas y se retuerce de tanto en tanto —son los terremotos—; es Tifón que intenta liberarse de su prisión; donde Hefesto lo tiene atado y usa sus fuegos como combustible de su hornos. Su signo es una imagen del volcán (triángulo) que sepulta a Tifón (flecha descendente) por acción del rayo de Zeus (flecha quebrada ascendente).

Delfina/Equidna logro escapar, la esposa/amante del monstruo lleva en sus entrañas la simiente de la bestia y serán bestias lo que saldrá de su vientre: Cerbero, el perro con tres cabeza que vigilará las puertas del infierno; Ortro/Orto, un perro de dos cabezas que acompaña al gigante Gerión a vigilar sus toros rojos y muertos ambos por Heracles en su décimo trabajo. La Quimera, monstruo/dragón de tres cabeza que combinaba los cuerpos de león, cabra y serpiente; muerto por Belerofonte; la Esfinge, mitad mujer y mitad león; a todos los viajeros que pasaban por su camino los preguntaba un acertijo y mataba a los que no tenían la respuesta, hasta que fue vencida en su propio juego por Edipo; el León de Nemea y la Hidra de Lerna, vencidos por Heracles en sus dos primeros trabajos; el dragón Ladón que cuida las manzanas doradas de las Hesperides y el Dragón de la Cólquida que cuida el Vellocino de Oro; Ethon, el águila del Caucaso, que torturaba a Prometeo y muerta por Heracles al rescatar a este ultimo; la Cerda de Cromio, muerta por Teseo en uno de sus tantos viajes. También entre los hijos de Tifón se encuentran los amenois, vientos de tormenta, que fueron puestos bajo el mando de Eolo.

A Tifón en astrología lo podemos vincular a los fuertes impulsos emocionales que si están bien guiados hacia el resto del equipo, grupo o colectivo traen sus frutos. Tifón tiene la capacidad para crear revoluciones que alteran lo establecido, Tifón promueve enfrentar situaciones que son mayores que la capacidad de quien las asume. Pero hay que tener cuidado con los impulsos emocionales mal dirigidos, el egocentrismo y los excesos de confianza.

Los Centauros (2)

Centauros de Tesalia

Los centauros son en su mayoría una especie de seres salvajes, y esclavos de las pasiones animales. El mito hace a la mayoría de los centauros hijos de Kentauro, literalmente en griego asesino de toros. Kentauro era hijo de Ixión, un rey que intento violar a Hera y que Zeus engaño con una ninfa de las nubes llamada Néfele con la apariencia de la diosa. De las relaciones de Ixión y Néfele nacería Kentauro. Kentauro luego tuvo relaciones con las yeguas de la región de magnesias y de esa unión contranatural nacerían luego el resto de los centauros

Quirón y sus hijos

Por su parte Quirón (Kheiron) se diferencia de sus congeneres por su ascendencia. Quirón era hijo del propio titan Cronos/Saturno (el tiempo) y la ninfa Filira, una hija del dios Océano. Filira enseñó a los hombres cómo hacer papel, y es considerada una deidad de la escritura, además se le vinculaba a la fabricación de perfumes y la medicina.

Losa mitos narran que Filira para escapar del dios del tiempo se transformó en yegua para así poder huir, pero Cronos, dios al fin se transformó en semental y la termino por violar. De esa relación nació Quirón. Pero Quirón no era totalmente de forma humana; su torso era de hombre, pero este estaba unido a cuerpo de un caballo. Filira al ver al monstruo que salió de sus entrañas lo abandonó y al final la tristeza que le produjo fue tal que pidió a su padre que la transformara en una planta y fue trasformada en árbol del tilo.

Por su naturaleza divina, y siendo hermanastro del propio Zeus, Quirón fue recogido por los dioses; aprendió música y medicina de Apolo y Hermes, caza de Artemisa; el arte de curar animales de Pan; aprendió el arte de la guerra de Atenea y Ares; y todo aprendió con avidez; nunca cuestionó las contradicciones de lo aprendido; y se volvió maestro; fue un gran educador en música, arte, caza, moral, medicina y cirugía, y para algunos el primer veterinario.

Quirón enseñó primero de los jóvenes dioses y luego de los más grandes héroes de la antigüedad: Aquiles, Áyax, Asclepio (quien se volvería dios de la medicina), Teseo, Jasón, Aristeo, Acteón y Heracles. Su ultimo discípulo sería culpable de su muerte; Heracles le disparó accidentalmente una flecha envenenada con la sangre de la Hidra cuando luchaba con los centauros, que huían hacia su morada en el monte Pelión. La flecha que iba contra el centauro Elatos, atravesó uno de los brazos del cuerpo del primero y se entierra en Quirón.

Como hijo de inmortal, Quirón no podía morir y estuvo condenado a dolores horribles por efecto del veneno. Su dolor era constante pero, lejos de lamentarse o resentirse, estudió el dolor y las formas de superarlo. Heracles se apiadó de él y buscó a Prometeo, quien había sido encadenado por Zeus por entregar el fuego a los hombres y condenado a nacer y morir cada día cuando un águila devoraría su hígado, que volvía a crecer. Este castigo duraría hasta que alguien tuviera piedad de él y muriera en su lugar. A instancias de Heracles, Quirón lo reemplazó, muriendo para liberar a Prometeo. Pero los dioses le recompensaron subiéndolo a los cielos como la constelación de Sagitario (o la de Centauro, hoy no se ponen de acuerdo quien es Quirón y quien es Folos).

Quirón caso con la ninfa Cariclo —según algunos hija de Apolo y según otros del dios Océano—, y fue padre con ella de varios vástagos. Cariclo ayudó en la crianza de Jasón y Aquiles; y fue madre ejemplar para sus hijos putativos, como con los suyos propios, aunque estos sólo le dieron penas. Entre sus muchos hijos destacan: Ocírroe, quien heredó el don de la profecía de su abuelo (Apolo u Océano), o como amada de Apolo este se lo regaló; como lo uso para contar secretos de los dioses Ocírroe fue transformada en castigo en una yegua llamada Hipo/Hippe.

Tiresias, que buscando a uno de sus perros miró a Atenea mientras se bañaba en una laguna. Atenea cegó al joven y Cariclo, que la acompañabva en el baño, le reclamó que como ella podía pensar mal de su hijo, si él lo que buscaba era su perro. Atenea no podía revertir su maldición, pero otorgó al joven el don de la profecía; don que conservó incluso después de muerto, y a los propios infiernos fue a consultarle Odiseo/Ulises.

Melanipa (Euippe/Arne) fue otra de las hijas de Quirón y Cariclo; Poseidón la sedujo y ella sería madre de los gemelos Eolo —el dios de los vientos— y Beoto, un dios menor de los caballos y padre del pueblo de los beacios. Huyó del monte Pelión —hogar de Quirón— para que su padre no la castigara por su desgracia. Quirón fue en su búsqueda con el fin de evitar que su hogar/escondite fuera. Para evitra ser descubierta Melanipa pidió a los dioses que la transformaran; Artemisa se conpadeció de ella y la transformó en yegua y la llamo Arne.

Caristo fue otro de los hijos de la pareja; se convirtió en un dios pastor de isla de Eubea en Grecia central. En la mitología local Caristo fue el padre de Aristeos, con la nayade Cirene (otros mitos dicen que el padre de Aristeos fue Apolo). Aristeos fue una de las divinidades más benéficas en la mitología antigua, venerado como protector de los rebaños y pastores, de la vid y olivares, que enseñó a los hombres la caza y la cría de abejas; fue uno de los maestros/padres del joven Dioniso, quien se volvería dios del vino. Aristeos es probablemente mejor conocido como el padre del cazador Acteón, quien fue destrozado por sus propios perros al ser transformado en ciervo cuando se topó, en una de sus tantas aventuras, con la diosa Artemisa que tomaba un baño.

Otras hijas de Quirón y Cariclo fueron conocidas con el nombre genérico de ninfas pelionias (ninfas del monte Pelión), el único mito asociada a ellas es que fueron las niñeras de Kentauro; es por ello que las otras razas de centauros tenían también como casa el citado monte.

Centauros del Peloponeso

Vinculada a la miel y a las abejas tenemos a la ninfa Melia, quien fue amada por el viejo satiro/fauno Sileno; otro de los guardianes/padres del Dioniso. De esta relación nacieron los centauros del Peloponeso, entre ellos los más conocidos fueron Folo, Asbolo, Neso y Euritión. De Folos es recordada la historia de Heracles buscando el Jabalí de Erimanto; en su búsqueda se detiene en la cueva de Folo. Folo era el guardián de la bodega de vinos que era de todos los centauros. Se le dio la instrucción de que no debía ser abierta. Cuando Heracles lo visitó, le insistió en que debía abrirlo ya que había sido guardado allí hacía cuatro generaciones, a la espera de su llegada. Folo abrió la jarra de vino y el fuerte olor llegó a los centauros que se intoxicaron y tomaron por asalto la cueva de Folo. Heracles disparó sus flechas envenenadas contra los centauros, tratando de alejarlos, matando e hiriendo a muchos de ellos en el proceso. Cuando la batalla había terminado, Folo recogió una de las flechas que habían causado tanto daño, se le escapó de las manos y cayó sobre su pie. Él murió en el acto. Los dioses lo subieron a los cielos como la constelación de Centauro (o Sagitario).

En esta disputa hay varios centauros muertos; figura Asbolo/Asbolus, de quien se dice que era un gran vidente. Asbolo previó la batalla entre lapitas y centauros; y trató de prevenir a sus compañeros; pero el olor del vino que impregno el aire, nubló sus sentidos —centauro al fin— y fue hacia la cueva de Folo en un intento de obtener el vino. Murió crucificado por las flechas de Heracles. Otro como Pilenor, antes de morir se lavo sus heridas en el río Anigro; desde entonces sus aguas están malditas y llenas de malos olores.

Neso/Nessos es conocido por el rapto de Deyanira, la mujer de Heracles; este lo mata con una de sus flechas, pero antes de morir Nesos le dice a la joven que guarde la sangre de su herida y cubra con ella la ropa de su marido, para mantener su fidelidad. Deyanira al sentir tiempo después que su marido la abandona por otra, hace como dijo el centauro; provocando la muerte del esposo, al tocar la sangre del centauro, ahora envenenada con la sangre de la Hidra, la piel del héroe.

La centauromaquia

Dos centauros fueron conocidos como Euritión, uno de la raza del Peloponeso y que fue muerto por Heracles cuando pretendió la mano de una de sus hijas (posiblemente el mito se confunde con la historia de Neso). El segundo era el líder de los centauros de Magnesia y Tesalia, cuando fueron invitados a la boda Pirítoo (hijo de Ixión) con Hipodamía, —aquí los centauros eran invitados como parientes ya que descendían de Kentauro, hijo de Ixión—. Los centauros tras haberse embriagado durante el banquete, trataron de violar a la novia y a otras mujeres, generándose una guerra entre los Lápitas (el pueblo del novio) y los centauros. Al final los Lápitas ganaron con la ayuda del audaz Teseo, amigo y compañero de aventuras de Pirítoo.

Muchos centauros murieron, entre ellos Antímaco (muerto por Ceneo), Bienor, y Demoleón, ambos muertos por Teseo; Tereo, famoso centauro cazador de osos también resultó muerto por Teseo. Cillaro que era guapo y valiente, participó en la batalla contra los lapitas y fue fatalmente herido por una lanza. Murió en los brazos de su amada esposa Hilonoma; que fue la única hembra miembro de la tribu de los centauros que asistió a la boda de Pirítoo. Cuando su esposo, Cillaro, fue asesinado en la batalla que se entabló en la fiesta, ella se suicidó arrojándose sobre la lanza que mató a su esposo. También por una lanza perdida muere el centauro Echeclo; y Amyco también luchó contra los lapitas y finalmente murió por Pelates.

Entre los Lápitas, Crantor muere por un tronco lanzado por Demoleón hacia Teseo. Céneo era en origen una doncella llamada Cene o Cenis; violada por Poseidón; como consuelo, éste le concedió un deseo, que no fue otro más que convertirle en un hombre invulnerable; así acompañó en aventuras a muchos héroes; muere finalmente aplastado por troncos que lanzaron los centauros en su lucha contra los lápitas.

Algunos centauros

Nombre Traducción Historia
Abas Oscurecer / Región Asistió a la boda de Pirítoo, luchó contra los lapitas y huyó.
Afareo Rápido Fue muerto por Teseo en la lucha contra los lapitas
Afidas Implacable Fue asesinado por Forbante en la lucha en la boda de Pirítoo
Afros / Aphros (***) Espuma de mar Un ictiocentauro
Agrio (*) Salvaje Fue rechazado por Heracles en una pelea
Amyco Limpio / Sin manchas Hijo de Ofión. Asistió a Pirítoo boda y luchó contra los lapitas. Fue asesinado por Pelates
Anfión (*) Mal vino Trato de saquear el vino Folo y fue muerto por Heracles
Anquio (*) Retrocede Otro Centauro, repelido por Heracles cuando trataba de robar el vino de Folo
Antimaco Inflexible Asistió a la boda de Pirítoo, en la batalla contra los lapitas y fue asesinado por Ceneo
Antinomo Bruto ¿¿¿???
Arcto Oso Asistió a la boda de Pirítoo boda y luchó contra los lapitas
Areo Belicoso Asistió a la boda de Pirítoo boda y luchó contra los lapitas
Argeo (*) Plata Otro Centauro, asesinado por Heracles cuando trataba de robar el vino de Folo
Asbolo (*) Oscuro Un augura que había intentado en vano de disuadir a sus amigos de participar en la batalla contra los lapitas en la boda de Pirítoo. Murió por Heracles cuando trataba de robar el vino de Folo.
Bito / Bythos (***) Mar profundo Un Ictiocentauro
Bienor / Bianor Fuerte Asistió a la boda de Pirítoo y en la batalla contra los lapitas fue muerto por Teseo
Bromo Ruge Asistió a la boda de Pirítoo, en la batalla contra los lapitas fue asesinado por Ceneo
Cariclo / Chariklo Gracia Ninfa esposa de Quirón
Caristo Heraldo Hijo de Quirón y Cariclo; se volvió un dios pastor menor y padre de Aristeo, un dios de los campesinos.
Cillaro Cojo Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Asesinado por una jabalina lanzada desde una mano desconocida. Estuvo casado con Hilonoma
Clanis Clamor Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Crenio De las fuentes Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Dryas
Cromis Relincho Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Pirítoo.
Ctonio De la tierra Asistió a laboda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Néstor
Dafnis (*) Infiel Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Demoleon Cuerpo de león Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Dictis Licaon / Lobo libio Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Pirítoo
Dolias Astuto Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Dupon (*) Atronador Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Drialo Roble Hijo de Peuceo. Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Hijo de Peuceo
Echeclo Pegajoso Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Ampyx
Elato (*) Indulgente / Abeto Trato de saquear los vinos de Folo. Heracles le disparó una flecha, que, pasando por el brazo, golpeó la rodilla de Quirón
Elimo Temblor Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Ceneo
Erigdupon Fuerte estruendo ¿¿¿???
Estifelo Cruel Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Ceneo
Eurinomo De los pastizales Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Dryas
Euritión (*) Nadador Fue muerto por Heracles al pretender a una de sus hijas.
Eurito/Euritión Bebedor El más salvaje de los centauros salvajes. Actuó de una manera insultante hacia Hipolite cuando se estaba uniendo en matrimonio a Azan en la casa de Pirítoo. Él comenzó la lucha en la boda y fue muerto por Teseo
Faecomes Canoso / Calvo Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Nestor
Flegrao Llamas que arrasan Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Folo/Pholus (*) De la cueva Él era el guardian de la despensa de los centauros. Asistió a la boda Pirítoo boda y huyó después de la lucha contra la lapitas . Folo muere cuando una de las flechas de Heracles cae por accidente en su pie. Era hijo de Sileno y la ninfa Melia
Frixo (*) Erizado Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Grineo Leñador Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Exadius
Helops Mudo Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Huyendo de Pirítoo se cayó por un precipicio y un tronco atravesó su cuerpo
Hilaeo (*) De la foresta Centauro, que con su compañero Reco trataron de violar a Atalanta, pero fueron muertos por ella
Hiles Del bosque Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Hilonoma Pastizales Asistió a la boda de Pirítoo boda, junto con su amante Cillaro. Después de haber visto morir a Cillaro, se arrojó sobre la lanza que lo había matado.
Hipaso Jinete Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Teseo
Hippotion (*) Jinete Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Hodites Caminante Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Mopso
Homado (*) Tumulto Trato de robar vino al centauro Folo. Algún tiempo después intentó violar a Euristea, hermana de Alcione, nieta de Perseo. Lo mato Heracles en Arcadia
Imbreo Tormenta Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Dryas
Ifinos Mente ágil / con fuerza salvaje Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Peleo
Isoples (*) En igual número Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Kentauro Asesino de toros Tuvo relaciones sexuales con las yeguas de Magnesia y de esta unión nacieron los centauros. Se le hace hijo de Ixión y Néfele, o de Apolo y Estilbe
Latreo Siervo / Ladrón Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Ceneo
Licabas Año / Lobo viejo Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir.
Licidas Lobezno/Lobito Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Dyas
Licopes Ojos de lobo Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Teseo
Lico Lobo Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Pirítoo
Medon Idea / Propósito / Consejo Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir.
Melancates (*) Negra melena Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Melaneo Negro Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir.
Melapine / Euippe Yegua negra Hija de Quirón, escapó de sus padres disfrazada de yegua. Con Poseidón madre de Eolo (dios de los vientos) e Hippotades (un dios menor de los caballos)
Mermero Desagrabable Fue herido por los lapitas en la boda de Pirítoo y huyó.
Mimas/Mime Imitador Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas.
Monucos Jabali Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Fue vencido por Néstor, que monto en su espalda.
Nedimno ¿¿Pesado?? Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Teseo
Neso/Nessus (*) Esquivo Un centauro negro. Escapó durante la lucha con los lapitas. Más tarde trató de violar a Deyanira y antes de morir le dio un encanto que resultó en la muerte de Heracles. Fue muerto por Heracles
Ociroe / Okyrhoe / Hipo / Hippe Corriente rápida Ninfa hija de Quirón. Transformada en yegua por comentar la vida de los dioses
Ofión Serpiente Padre de Amyco
Orio/Ureo (*) Montaña Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles
Orneo Agitador Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir.
Perimedes Pensador Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Hijo de Peuceo
Petreo (*) Roca Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Pirítoo
Peuceo Pino Padre de Perimedes y Drialo
Pisenor De los prados / Que persuade Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir
Pilenor (*) Paso en la montaña / Portero Otro centauro que intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles. Después de haber sido herido por Heracles se lavó sus heridas en el río Anigrus, proporcionando así al río con un olor peculiar nauseabundo.
Piramon Fuego Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Ceneo
Pirato Calor que quema Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Perifas
Quirón (**) Cirujano Tuvo varias hijas con Cariclo entre ellas Melanipa y Ocirroe, Hijo de Cronos y Filira
Reco (*) Patas torcidas Él y Hilaeo trataron de violar a Atalanta y fueron muertos por ella
Roeto Rugiente Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Dryas
Rifeo / Rhipeo Lanzador Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Teseo
Teléboas Gritón Luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Néstor
Tereo (*) Bestial Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas. Muerto por Teseo. Este centauro era famoso por luchar y capturar osos vivos. Otro dicen que este centauro intentó saquear el vino de Folo y fue muerto por Heracles.
Thaumas/Taumante Maravilloso Asistió a la boda de Pirítoo y luchó en la batalla contra los lapitas, logró huir
Tiresias Hijo de Cariclo y un espartano; perdió la vista al contemplar a Atenea; esta luego le compensó con el don de la profecía.

(*) Centauros del Peloponeso (hijos de Sileno y Melia)

(**) Hijo de Cronos y Filira

(***) Medio hermanos de Quirón. Hijos de Poseidón y Filira???

_________________

Para más referencias puede consultar: aquí, aquí, aquí y aquí 

Hombres pulpo (2) Cecaelia y los Cilophytes

Una Cecaelia (pronunciado cecilia —seh-SAY-lee-ahh—) es un ser mitológico moderno que aparece ocasionalmente en el arte (sobre todo el japonés), la literatura fantastica y los juegos de rol y multimedia. Es un ser que combina la cabeza, los brazos y el torso de una mujer o (más raramente) un hombre y desde la parte cintura hacia abajo tiene tentáculos de un pulpo o calamar; y aunque se asocia a las sirenas o tritones, es una especie diferente.

Otros términos utilizados para referirse a la especie son “pulpo-sirena”, “octo-sirena“, “octo-humano“, “homo-octopoda” y variantes del mismo. Si bien el término de sirena se traduce a “doncella del mar“, las cecaelia, son —sobre todo después de la Sirenita de Disney— identificadas más genéricamente como “brujas del mar” o “demonio del mar“.

El origen del nombre de esta quimera moderna es reciente y deriva principalmente de la pronunciación distorsionada de un personaje en un cómic en blanco y negro de la revista Vampirella Magazine a principios de 1970, donde muestra a una híbrido entre mujer y pulpo llamada “Cilia“, quien llama a los suyos como cilophytes (del griego xilon que traduce madera y del griego futon que traduce planta; aquí este nombre no tiene relación con nada marino; algo así como los centauros, hombres caballo no tienen nada de toros, salvo que su nombre significa “mata toros”. La historia de Cilia es como sigue:

El buque de vela de madera de Davy Jones (fíjese en el nombre), naufraga y los dos únicos supervivientes del accidente son llevados a una isla solitaria por una desnuda cecaelia. Tras despertar en la costa, el capitán comienza a buscar ayuda y alimentos, llegando a la cecaelia que llora en la playa. Inicialmente temeroso de su apariencia, ella habla con él y le indica que los rescató a ambos, se describe como una cilophyte y que su pueblo ha salvado a muchos marinos de ahogarse en el mar. Le indica que ella los ayudó, pero se ha separado de su grupo mientras los ayudaba y por eso lloraba.

La cecaelia ayuda a los dos marinos a buscar comida y medicinas; y el capitán se va enamorando de la criatura. Finalmente son rescatados y ella está de acuerdo en acompañar al capitán hasta Inglaterra, ocultando su cuerpo de pulpo debajo de un largo vestido negro.

Tras regresar a Inglaterra, historias en la gente del pueblo y en los pescadores empiezan a formarse alrededor del capitán y su nueva esposa; que pasa largos períodos de tiempo sin aparecer en público. Finalmente, un pequeño grupo de pescadores secuestra a Cilia. Días más tarde revelan de forma anónima al capitán donde está su esposa. Este llega a las rocas donde estaba encadenada y cruelmente humillada y golpeada; las lecciones de Cilia son tan graves que muere en los brazos del capitán. Él afectado por el dolor, que lleva su cadáver de su mujer al agua y se ahoga para acompañarla.

Días después un barco encalla durante una noche de tormenta cerca de la aldea, donde el capitán y Cilia habían vivido. Cuando el grupo de rescate llega, descubren que todos los marineros a bordo, entre ellos los que secuestraron a Cilia, han sido torturados, mutilados, desmembradas literalmente sus extremidades.

En el cuento anterior vemos a las cecaelias como seres más similares a tritones; recordemos que las sirenas atrapaban a los marineros con sus cantos para llevarlos a su mundo subacuáticos; si bien no son descritas con los poderes de las brujas marinas, al final de la historia esta especie muestra otra cara; una donde parecen controlar las tormentas y no tienen miedo de atacar a los humanos.

Las brujas del mar son frecuentes en muchas historias del folklore inglés; vinculadas a la luna, las mareas y el clima, sobre todo el control de los vientos. Así como los antiguos griegos el mar era su fuente de vida; para los ingleses, con su imperio de ultramar era importante también; por ello marinos y capitanes recurrían a estas mujeres para al igual que Eolo con Odiseo, les diera algo para tener controlado los vientos; algo común de muchos cuentos era una cuerda atada en tres nudos, que las brujas a menudo venden a los marineros para ayudarlos en un viaje. Soltar el primer nudo podría producir una suave brisa del sureste, soltar dos podría traer un fuerte viento del norte; no digamos lo que ocurre al soltar los tres nudos.

Los Cilophytes o octofolk (forma inglesa para decir pueblo pulpo, así como merfolk es la población de los hombres peces); son descritos con torsos humanos mientras que su mitad inferior se asemeja a la de un pulpo, con ocho tentáculos poderosos, no con seis como con la Ursula de Disney. Los juegos de cartas, literatura fantástica y otros señalan que las Cecaelias puede respirar en el aire y en el agua; son por tanto anfibios, a diferencia de gente del agua (merfolk, sirenas, tritones) que son totalmente acuáticos.

En tierra, los Cilophytes se arrastran lentamente por el suelo con sus tentáculos, pero son elegantes y ágiles en el agua. Son vanidosos y no les gusta que otras razas vean que son torpes en tierra. Tienen la piel delicada y corren el riesgo de deshidratación si se quedan en la tierra más de un día. Suelen ser descritas como seres notoriamente egoístas y egocéntricas.

Aunque las Cecaelias parecen pulpos, no están relacionados con la especie y se ofenden cuando otras razas las equiparan a los pulpos. A diferencia de los cefalópodos, los Cilophytes no puede cambiar de color, a menos que lo hagan utilizando magia. Ellas no tienen bolsas de tinta y son descritas con una piel en su parte humana de color muy palido que va del lavanda, pasando por el azul hasta a un verde agua; con frecuencia tienen el pelo blanco, aunque puede ser morado, azul, verde o naranja; su parte inferior es completamente negro (influencia de la Ursula de Disney), aunque otros autores señalan que los rangos de color de su parte pulpo van tonos apagados de violeta, verde o naranja.

Las hembras adultas miden unos 8 pies de altura (unos 2,5 metros) y puede llegar a pesar hasta 500 libras (225 kg). Los Cilophytes machos son más pequeños rara vez llegando a 6 pies (1,80 metros) y un peso de no más de 250 libras (115 kg). Las Cecaelias puede vivir hasta 150 años de antigüedad, aunque los machos rara vez sobreviven más allá de su primera temporada de reproducción. La mayoría de los Cilophytes nacen hembras. Las familias en los periodos de reproducción y crianza constituyen pequeños “pueblos” en las zonas someras. Pero los Cilophytes generalmente viven vidas solitarias, se reúnen sólo para aparearse antes de volver a su forma solitaria. El Cilophytes macho a menudo muere a los pocos meses después de aparearse, dejando a la Cecaelia encargada de los niños; quienes maduran con rapidez y son autosuficientes a los 10 años.

Ambos sexos se caracterizan por su pasión por todo lo mágico de la naturaleza. Muchos Cilophytes han creado objetos mágicos únicos. Los Cilophytes a menudo comercian sus pociones mágicas con otras criaturas submarinas inteligente en particular con sirenas, tritones y sahuagin (una raza de hombres peces en las historias de calabozos y dragones) de objetos mágicos, sin relación con la intensiones y bando del comprador.

Los Cilophytes prefiere tener aliados que les deban un favor o dos; y nunca hace un negocio a menos que esté seguro de que es mejor para sí que para la otra parte. Si un acuerdo parece ser desventajoso, el Cilophyte se retira sin remordimientos, incluso si tiene que inventar una excusa. Los Cilophytes son muy diferentes al resto de la gente del agua; prefieren la costa al mar abierto. Tienden a ser amables, gentiles y tímidos, a veces. Valoran la inteligencia y la razón, no le gusta que la violencia innecesaria; pero en la lucha los Cilophytes normalmente lo hacen directa y brutalmente, para sacar el mayor provecho de sus ataques múltiples; pero aun así sus tentáculos pueden sufrir daños y por ello trabajan con hechizos como si fueran brujos de alto nivel.

Algunas veces nacen entre los suyos Cilophytes con la rara capacidad de lanzar una nube de tinta como un pulpo. Esta capacidad es considerada una deformidad en la sociedad Cilophytes; y los que sabe tienen que esta deformidad son generalmente rechazados, aunque la mayoría logra ocultar esta característica de sus congeneres; ya que emitir una nube de tinta negra azabache oscureciendo todo alrededor un radio de 10 pies (3 metros) proporciona ocultación total, que normalmente el Cilophytes usa para escapar de una batalla perdida. Esta ventaja puede suponer que es más una generalidad que una anormalidad y guardar el secreto puede ser cuestión de supervivencia.

El origen de los Cilophytes no está claro; algunos creen que fue una rama de la gente del agua que se separó por un evento geológico, dando lugar a una evolución diferente, muy posiblemente influido por arte de magia. En historias de calabozos y dragones; se señala que una Cecaelia llegó una vez a la costa herida, y la población del lugar la cuidó; en agradecimiento ambas poblaciones (humanos y Cilophytes) entraron en contacto y se ayudaron mutuamente ante problemas y guerras.

En el comic “Elfquest: WaveDancers (bailarines de las olas)” existe una Cecaelea llamada Korillia; es un monstruo dentro de la colonia de sirenas y tritones; su nacimiento fue producto de una maldición a su madre mientras estaba embarazada; Korillia tiene pelo rojo y rizado, ojos de color violeta. Sus tentáculos son de color carmesí con ventosas rosa a púrpura. Es descrita como con talento para la cocina, muy temperamental y perfeccionista.

_________________

para más referencias: aquí, aquí , aquíaquíaquí

Hijos de la Noche (13) Tánatos, Thanatus, Mors

Tánatos era el dios (daimon) de muerte no violenta. Su toque era manso, asemejado en eso a su hermano gemelo Hipnos (el sueño), hijo de Nix (diosa de la noche) y Érebo (dios de las tinieblas). La muerte violenta era el dominio de las hermanas de Tánatos, las Keres, espíritus de matanza y enfermedad. En el arte, Tánatos era representado como un hombre joven con barba llevando una mariposa, una corona o una antorcha invertida en sus manos. A veces tiene dos alas y una espada sujeta a su cinturón. Tánatos juega un papel prominente en dos mitos.

Tras ser condenado a servir un año a un mortal como castigo por matar a los Cíclopes, Apolo escogió la casa de Admeto y se convirtió en su pastor. Apolo quedó tan impresionado por el trato que le dispensó Admeto que lo ayudó a lograr la mano de la princesa Alcestis, la hija de Pelias, rey de Yolco. Alcestis tenía tantos pretendientes que Pelias, para librarse de los numerosos pretendientes, declaró que le daría su hija a él sólo si iba a su corte en un carro tirado por leones y jabalíes. Admeto logró hacer esto con la ayuda de Apolo, logrando así casarse con Alcestis. Pero la mayor ayuda que Apolo prestó a Admeto fue convencer a las Moiras de que aplazasen la muerte de Admeto de su día predestinado. Apolo emborrachó a las Moiras, y éstas accedieron a indultar a Admeto si lograba encontrar a alguien que muriese en su lugar. Admeto creyó inicialmente que uno de sus ancianos padres moriría con gusto en lugar de su hijo, pero cuando éstos terminaron negándose, fue Alcestis quien murió en su lugar por amor hacia él.

Tánatos actua cumpliendo el destino que las Moiras dictaban para cada mortal. Esta situación fue remediada por Heracles, quien de camino a su trabajo con las yeguas de Diomedes. Al conocer lo que ocurría, entró en la tumba de Alcestis y luchó con Tánatos, intentando persuadirle de que esperase a que a la joven le llegase su hora de forma natural. Tánatos repudiaba estas triquiñuelas de los dioses (especialmente a Apolo) que interferían sus funciones, y tras esta pequeña derrota, reclamó el respeto debido y fue incluso capaz de llevarse al mismo Heracles cuando le llegó su turno.

Otra vez fue capturado por el Sísifo que lo entrampó en un saco para evitar la muerte. Sísifo fue fundador y rey de Éfira (nombre antiguo de Corinto). Era hijo de Eolo y de acuerdo con algunas fuentes (posteriores), fue el padre de Odiseo con Anticlea, antes de que ésta se casase con su último marido, Laertes. Fue promotor de la navegación y el comercio, pero también avaro y mentiroso. Recurrió a medios ilícitos, entre los que se contaba el asesinato de viajeros y caminantes, para incrementar su riqueza. Sísifo tuvo fama de ser el más astuto de los hombres. Cuando Tánatos fue a buscarle, Sísifo le puso grilletes, por lo que nadie murió hasta que Ares vino, liberó a Tánatos, y puso a Sísifo bajo su custodia. Pero Sísifo aún no había agotado todos sus recursos; antes de morir le dijo a su esposa que cuando él se marchase no ofreciera el sacrificio habitual a los muertos, así que en el infierno se quejó de que su esposa no estaba cumpliendo con sus deberes, y convenció a Hades para que le permitiese volver al mundo superior y así disuadirla. Pero cuando estuvo de nuevo en Corinto, rehusó volver al inframundo, hasta que fue devuelto a la fuerza por Hermes. En el infierno Sísifo fue obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio. El motivo de este castigo no es mencionado y resulta oscuro. Según algunos, había revelado los designios de los dioses a los mortales. De acuerdo con otros, se debió a su hábito de atacar y asesinar viajeros.

Aristófanes (siglo V a IV a.C.) Señala:

Tánatos es el único entre los dioses que no ama los regalos [traducido: los sacrificios al dios no logran nada].

Esopo (siglo VI a.C.) Cuenta entre sus fábulas:

Un hombre pobre estaba llevando una carga de madera en sus hombros. Después de un rato él estaba sintiéndose muy cansado y débil, así que él se sentó al lado del camino. Apartando su carga, él convocó amargamente a Tánatos, convocando Tánatos con por sus palabras inmediatamente se presentó y dijo al hombre, —¿Por qué usted me ha llamado?— El hombre dijo: —¡Oh, sólo para pedirle que me ayude a levantar esta carga de la tierra! [traducción: desear la muerte es una cosa, verla llegar es desear otra cosa].

Una leyenda inglesa nos cuenta la misma idea de vencer a la muerte:

Estando la madre de Jack debatiéndose entre la vida y la muerte, su hijo bajó a la playa cercana a aliviar su tristeza. De repente, una silueta alta y delgada, se acercó a él, vestida con una capa negra y el rostro tapado, y le preguntó por la Granja Beanstalk, que era donde él vivía. ¿Quién quiere saberlo?, preguntó Jack. La muerte, respondió. Jack le pidió que lo demostrara metiéndose en una pequeña botella. La muerte se encogió hasta meterse allí dentro. Jack había atrapado a la muerte y volvió a casa feliz, donde encontró a su madre totalmente recuperada y con mucha hambre. Cuando Jack empezó a buscar comida se encontró con que los animales no se morían y las verduras no podían salir del huerto. Los días pasaban y nada moría, todos tenían cada vez más hambre. Y, además, cada vez había más de todo, más moscas, más pulgas. Todo esto es muy raro, dijo la madre, ¿Qué has hecho?, Jack le contó lo sucedido. Vas a tener que sacar la muerte de la botella, siguió la madre. Cuando así lo hizo. La muerte le dijo: Quizás ahora entiendas que no soy enemiga de la vida, pues sin mí, no existiría. Somos dos caras de la misma moneda, no podemos existir la una sin la otra Y se despidió. Jack volvió a la playa a mirar las olas ir y venir, al regresar a casa, encontró a su madre sentada en su mecedora favorita, con cara de serenidad, muerta.

Euripides en Alcestis (la tragedia griega del siglo V a.C.) nos narra:

APOLO
¡Moradas de Admeto, en las que yo, aunque dios, estuve en la mesa de los siervos! Zeus tuvo la culpa, que mató a mi hijo Asclepio hundiéndole en el pecho el rayo, por lo cual, yo irritado voy y mato a los Cíclopes, forjadores del fuego de Zeus. Y mi padre a servir me obligó en castigo, en casa de un hombre mortal. Vine a este país y fui boyero de mi huésped; hasta ahora he guardado esta casa. Yo, que soy santo, con un santo hombre topé, el hijo de Feres, a quien he salvado de morir engañando a las Moiras. Las diosas me han permitido que Admeto escape por ahora el infierno, con tal de que ofrezca otro muerto a los de abajo. A todos los suyos los ha recorrido y probado, a su padre y a la vieja madre que lo dio a luz, ni, fuera de su mujer, encontró quien quisiera morir por él y dejar de ver la luz. A ella la lleva por la casa en sus brazos, derrámasela el alma: pues en este día tiene que morir y dejar la vida. Yo, para que no se alcance impureza en la casa, dejo este techo, mi más caro cobijo en este mundo. Ya veo aquí cerca a Muerte, que sacrifica a los moribundos, y que a las moradas de Hades se la va a llevar: ha Llegado en su momento guardando el día en que ella tiene que morir.

TÁNATOS
¡Ah, ah! ¿Qué haces tú en esta casa?, ¿qué haces aquí dando vueltas, Febo? Pecas cuando los honores de los de abajo recortas y suprimes. ¿No te ha bastado impedir el destino de Admeto, a las Moiras con taimadas artes engañando? Y ahora, otra vez, custodias, tu brazo armado del arco, a la que ha prometido, para salvar a su marido, morir ella, la hija de Pelias.

APOLO
Tranquilízate. Guardo justicia y buena razón.

TÁNATOS
¿Y a qué viene el arco, si guardas justicia?

APOLO
Siempre es mi costumbre llevarlo.

TÁNATOS
Y ayudar a esta casa fuera de justicia.

APOLO
De un hombre amigo me duelen las desgracias.

TÁNATOS
¿Y me vas a alejar de este segundo cadáver?

APOLO
Por la fuerza el primero no te he quitado.

TÁNATOS
Pues ¿cómo sobre el suelo está y no debajo de tierra?

APOLO
Ha dado en cambio su mujer, a por la que tú vienes.

TÁNATOS
Y me la llevaré allá abajo, bajo la tierra.

APOLO
Tómala y vete. No sé si podría convencerte…

TÁNATOS
¿De matar al que es preciso? Ésta es mi obligación.

APOLO
No, sino de dar muerte a los que se resisten a morir.

TÁNATOS
Me has dado razón y confianza tú mismo..

APOLO
¿Habría modo de que Alcestis llegara a la vejez?

TÁNATOS
No. Piensa que yo también disfruto con mis honores.

APOLO
Al fin y al cabo no te llevas más que un alma.

TÁNATOS
Cuando mueren jóvenes, gano mayor honor.

APOLO
Pero si muere una vieja la enterrarán con más pompa.

TÁNATOS
Febo, ¿dispones la ley mirando a los ricos?

APOLO
¿Qué dices?, ¿es que habías disimulado su ingenio hasta ahora?

TÁNATOS
Los ricos tendrían la ventaja de morirse de viejos.

APOLO
¿No me quieres hacer ese favor?

TÁNATOS
No. Ya sabes mis costumbres.

APOLO
Enemigos de los hombres y odios para los dioses.

TÁNATOS
No puedes tener todo lo que no debes tener.

APOLO
Pues tú me obedecerás aunque tan duro eres. A la casa de Feres vendrá un hombre tal, enviado de Euristeo por un carro de caballos de los lugares de duro invierno de Tracia, que hospedado en esta casa de Admeto por la violencia te quitará esta mujer y no tendrás mi agradecimiento aunque lo hagas, y me serás odioso.

TÁNATOS
Por mucho que digas, no sacarás más. Esta mujer bajará a la casa de Hades. Voy hacia ella a sacrificarla con la espada. Sacro a los dioses de bajo tierra es aquel de cuya cabeza esta espada el cabello santifique.

***

ADMETO
Amigos, el destino de mi mujer, más feliz que el mío lo creo, pues al cabo no piensa. Ya nunca la alcanzará a ella ningún dolor, y con gloria ha terminado muchos dolores. Yo, el que no debía vivir, pasado mi destino llevaré una vida lamentable: ahora lo comprendo. ¿Cómo voy a soportar entrar en esta casa? ¿A quién saludaré, quién me hablará para que mi entrada sea dulce? ¿Dónde me dirigiré? La soledad que hay dentro me expulsa cuando veo vacía de mi mujer la cama, y las sillas en que se sentaba, y por la casa descuidado el suelo, y los niños que a mis rodillas se abrazan y lloran a su madre, y los que por su señora gimen, se les ha ido de la casa. Esto en mi casa, fuera me repugnan las bodas tesalias y las reuniones de mujeres, porque no puedo soportar la visita de las que son de la edad de mi esposa. Dirá el que siendo mi enemigo contemple esto: ¡Mira el que vive miserable por no haber soportado la muerte, que cedió por cobardía a su mujer y evitó el Hades! ¿Después de esto se cree un hombre? Odia a sus genitores él, que no quiso morir. Ésta es la fama que entre los malignos tendré. ¿Para qué, amigos, me glorío de vivir, con
mala fama y mala fortuna?.