COMEDIA DEL ARTE (4) ARLEQUÍN – ARLECHINNO

Creado probablemente en Francia en finales del siglo XVI, parece haber sido el cruce del Zanni con una figura medieval de la tradición popular francesa, un tipo de hombre salvaje cubierto de hojas (el hombre verde de los mitos sobre el bosque – Un antiguo duende o genio del bosque —Un Rey Elfo—). Se le señala como oriundo de la región de Bergamo (Italia), que producía a más necios y estúpidos. Por consiguiente Arlequín, habiendo nacido en la clase social más baja era al principio un simplón, mientras Brighella, su camarada tiránico (a veces su hermano mayor), nacido en mejor nivel social era sumamente astuto. El origen del nombre de Arlequín es muy discutido, algunos señalan que se encuentra en “Hellekin” que era un sobrenombre del dios Odín (padre de los dioses en la mitología escandinava).
Según otros  era el personaje principal y satánico del Car-navalis o Carrus-navalis en las fiestas del equinoccio de primavera, que se dieron en el siglo XIII en Flandes y Alemania. Otros señalan que su nombre podría venir del rey de Gran Bretaña, Herla (Herla King). Pero en Italia el nombre parece provenir de un diminutivo a los hermanos pequeños. Así Fritellino es hermanito; Trivellino significa pies pequeños; Truffaldino es pequeño tramposo, por ello su nombre derivaría de Hellechinno, que sería algo así como pequeño diablillo.
Hoy la figura de Arlequín se corresponde con el arcano “El Loco“, tradicionalmente un símbolo de la locura, pero también de la libertad, tal y como está esta carta está fuera del juego (que no tiene ninguna número). Igual significado adquiere en el juego de cartas inglesas, donde representa al Joker (Guason).

Suele vestir una chaqueta larga firme y pantalones ajustados, llevando cosidos encima y al azar parches amarillos, rojos y castaños (posiblemente para representar hojas, analogía con los elfos vestidos de hojas). La chaqueta es atada con un cinturón negro llevado muy abajo de las caderas. Los zapatos son llanos y negros. Lleva una boina.
No fue hasta el siglo XVII que  parches de otros colores como el azul, violetas y verde en triángulos se colocaron en un modelo simétrico y unidos juntos por una trenza amarilla delgada, indicando que su traje estaba formado de los trozos de telas que dejaban los ricos. Al final ese siglo e inicio del XVIII los triángulos formaron rombos, la chaqueta fue acortada, y un sombrero puntiagudo doble tuvo lugar y el personaje tomó otras características convirtiéndose en un amante insidioso.Su mascara es negra, propia de los Carnavales, sugiriere que era un esclavo africano en su origen. Cuando la máscara tomó el color canela, representó el cutis bronceado por el sol de los trabajadores. Siempre lleva su batocchio, que es un dispositivo derivó del Bergamese (campanilla) que usaban el campesino para llamar al ganado. Por ello su gorro de bufón termina en cascabeles. A veces es conocido por usar esta campana como Bergamo. 

Normalmente es el humilde sirviente de Pantaleone, pero a veces del Capitán, o del Doctor. Es rápido físicamente y retardado mentalmente, en el contraste con Pulcinella y Brighella. Enamorado de Colombina, la sierva de su amo, pero su apetito sexual es tal que ataca a cualquier mujer a su lado. Es rival de Pedrolino por el amor de la chica, que famosa por su belleza, hacía que el joven se enfrentara siempre a sus patrones y otros consortes. Odiaba a Brighella (que iba siempre vestido de blanco y de verde) por ser muy corpulento y fuerte, virtudes de las que Arlequín carecía.

Él es básicamente reactivo en lugar del proactivo. Las complicaciones derivan a menudo de sus errores o su negativa para admitir sus limitaciones, (analfabetismo por ejemplo). Él posiblemente es el peor mensajero del mundo porque si algo se atraviesa en su camino que sea de más interés se olvida del entregar el mensaje. Aunque arlequín es lerdo de nacimiento, en su estupidez había llamaradas de sutil ingenio. Su carácter es una mezcla de ignorancia, candidez, ingenio, estupidez y gracia. Él es un muchacho crecido con destellos ocasionales de inteligencia, sus errores y torpeza tienen a menudo un encanto voluntarioso. Él juega el papel de un criado fiel, siempre paciente, crédulo y ávido. Eternamente enamorado y constantemente metido en dificultades solo o por cuenta de su amo. De conducta anárquica y siempre hambriento en los tiempos modernos sería el equivalente a un hippie sin dinero.

De un carácter ingenuo y simple primitivo, evoluciona a uno más inteligente, y sofisticado, que con su simplicidad se burla todos los personajes arrogantes y ávidos con quienes actúa recíprocamente, resultando que nunca es el perdedor. La evolución del personaje siguió hasta el siglo XVIII, cuando se puso demasiado sofisticado, sin más ingenio y hambre.

El arlequín ha sido un personaje inspirador de numerosas obras pictóricas de renombrados artistas que aprovecharon las tremendas posibilidades cromáticas de sus variopintos trajes para plasmarlos sobre un lienzo. A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX hasta las primeras décadas del siglo XX, la figura del arlequín protagonizó composiciones de toda una legión de pintores desde los impresionistas franceses de la época hasta los postreros esbozos de los inmortales Dalí, Picasso o Miró. En cierto modo, el arlequín es una evolución escénica del omnipresente bufón de la corte, un personaje que, no obstante su servil función, llegó a detentar y manejar valiosas informaciones que lo convertían en un polifacética actor. Ya no se pintan arlequines, del mismo modo que los bufones sólo permanecen al Medioevo.

COMEDIA DEL ARTE (11) IL’CAPITANO

Del Capitán se dice que hace el tanto ruido sobre su valentía, pero que es uno del último para unirse al combate y el primero en irse de retirada. Es un soldado fanfarrón, pero cobarde en el fondo. El Capitán no es un amo, pero es complemento de los otros dos, ya que representa el poder militar de la época.

Varios nombres aplican al Capitán en su centenar de años de actividad. Capitán Spavento (Asustado), Capitán di Vall’Inferna (Capitán del Valle de Infierno), Capitán Fracasso (de fracaso en español), Capitán Terremoto, Capitán Spaccamonti (Monte dividido), Capitán Matamoros (Asesino de los moros), Capitán Spezzaferro (rompe hierros – espadas), Capitan Rodomonte (probablemente derivando del Coloso de Rhodes, significando a un hombre grande y muy poderoso); se incluyen nombres como: Giangurgulo, Coccodrillo, Fanfarone, Meo Squasquara (pequeña mierda), Escobombardon, Ariararche, Papirotonda, Melampigo (de los calzones negros) y Leucopigo, (de los calzones blancos), etc.

Los primeros Capitanes del siglo XV eran italianos, y se caracterizaban porque su cobardía no tenía límite. Durante la dominación española en Italia, el Capitán adquirió el nombre de Matamoros y la nacionalidad española gradualmente superó la italiana. El jactancioso pusilánime capitán fue una figura popular en el teatro renacentista. Hoy los Capitanes parecen fuera de moda. Las ametralladoras y armas modernas han hecho olvidar aquellos hombres que luchaban cuerpo a cuerpo, con espadas y montados en caballos. El Capitán con toda la certeza es la burla de la población oprimida a esos ejércitos de la ocupación mercenarios, que pasaron por la Italia del siglo XVI (incluso antes y después), es una venganza platónica hacia el opresor, y sobre todo hacia los soldados mercenarios, brutos, ignorantes, violentos que tomaban ventaja en todos los sentidos de las poblaciones empobrecidas. Finalmente el personaje agarró algo de antipatía en el público y desapareció pronto de la Comedia (duro menos de un siglo).

Su apariencia es de hombre grande y fuerte, diseñado para llamar la atención de las mujeres e intimidar a los hombres. Como sátira en la profesión militar su vestido sigue cambios en los uniformes. Casco emplumado o sombrero. Las botas grandes (no necesariamente iguales). Las variedades españolas han exagerado la escarola. Debajo de su bello uniforme lleva una camiseta raída y andrajosa. Il’Capitano, siempre justifica sus prendas interior gastadas son por culpa de la virilidad asombrosa de los vellos de su cuerpo, que se erizan como puerco espín siempre que se enfadada. De hecho, por esa razón no llevaba camisa. Los capitanes usaban un uniforme espléndido adornado con los turbantes de los infieles que han caído por su espada. Suele poner los pies separadamente para ocupar el espacio, pecho adelante y espalda recta. Tiene pasos largos y grandes, levantando las piernas muy en alto pero avanzando realmente muy poco. Cuando él oye un ruido aterrador, él deja caer todo y al huir como un ratón adopta un tipo de brincos rápidos. Los ojos del Capitán Matamoros brillan como acero, igual el Capitán Zerbino lleva los lentes oscuros para que su mirada brillante no empalideciera los rayos ardientes del sol. El galante Cyrano de Bergerac, es un ejemplo extraordinario derivado del Capitán de la comedia, otro es el Barón Munchausen; un mentiroso arrogante, fascinante, inteligente, que ejecuta retiradas estratégicas elegantemente.

Originalmente empleado por Pantaleone para hacer trabajo sucio para él. Ellos trabajan bien juntos, Il’Capitano para hacerse rico, Pantaleone seguir siéndolo. Pantaleone lo ve como un mercenario desdeñable y realmente no tiene razón para protegerlo. Con Il’Dottore, el capitán reconoce a su igual intelectual, ambos usan títulos honorarios, y ambos fingen saber más de lo que realmente saben. Colombina lo usa para molestar a Pedrolino y humillar a Arlequín. Su juego normal es cortejar a la sirvienta (Colombina) y no ser cogido en el acto por el novio celoso (Arlequin).

COMEDIA DEL ARTE (13) IL’INNAMORATO

Entre los muchos personajes que intervienen en el papel del enamorado, podemos mencionar a:

FLAVIO

Es hijo y orgullo de una de las familias principales de la obra, normalmente de Pantaleone, el chico es presidente de su clase, rey del baile de gala. Es alto, muy apuesto y masculino. Normalmente vestía de terciopelo negro. A menudo una daga, espada o con alguna buena arma. Siempre muy orgulloso. Sostiene un anillo o una flor en su mano principal. Debido a su vanidad sus brazos se mueven como en un espejo. Habla con gran despliegue de palabras refinadas y las metáforas barrocas. Se caracteriza por ser fiel, celoso, inconstante (con las novias), petulante, consentido, lleno de dudas y poca paciencia. Siempre quiere hacer algo más que él considera divertido y excitante antes del obedecer las demandas de su padre. Siempre queriendo defender el honor de alguien para entrar en una lucha. Normalmente se espera que los otros lo detengan lo llevan a hablar afuera. Normalmente en competición con otro galán. Al tropezar o caer intentando parecer fresco y con calma. Dispuesto a tirar una rabieta.

LELIO

Normalmente otro hijo de Pantalone. Alto de estatura, pero siempre bajo de animo. Viste a la última moda, como un joven soldado o cadete. Era un joven bien preparado, atento, galán, incluso al punto de fastidiar. Les falta el contacto firme con la tierra. Sus piernas permanecen juntas, pero sólo una pisa tierra, la otro se arrastra hacia arriba como él tuviera que orinar. A menudo mientras sostiene un pañuelo. Cuando vienen a las chicas, sus palabras son la única cosa que muestra que él podría tener algún interés en ellas. Su cuerpo y sus acciones contradicen cualquier idea de que él puede tener algún interés en una chica. La única razón por qué él expresaría un interés en alguna joven que es porque él ama la idea de estar enamorado; pero parece más interesado en él y otros chicos, que en una mujer. Es muy asustadizo con las muchachas, y les teme como si ellas son monstruos que quieren partirlo en pedazos. Es hipocondríaco, fingiendo una enfermedad siempre que posible. Muy sensible y llora por todo. (Hoy sería casi un marica que no sabe siquiera que está dentro del armario).

MARIO

Mario es un chico que está enamorado de Silvia, pero ante su indiferencia y rabia contra los hombres, no duda en disfrazarse de mujer, para estar cerca de la amada. Haciéndose pasar por sirvienta y creando una serie de enredos para no ser descubierto por la amada.

CINTIO / HORACIO

El joven Cintio es quizás el más pobre de nuestros galanes, desea sobre todo poder casarse con su prometida Carla, pero el padre de ésta la ha prometido a otro (un mejor prospecto). Cintio suele ser ayudado (y entorpecido) en sus andanzas por diversos personajes (principalmente zanni) y genera ello situaciones cómicas en defensa de su amor.

LEANDRO

Leandro es el único chico de los enamorados enfrenta un destino menos feliz. Leandro ha sido uno de los más aclamados enamorados, y desde que aparece junto con el capitán, fue el deleite del público en toda Europa. Hijo de un capitán muerto por sarracenos, a pesar de vestir encajes y hablar elegante, Leandro es muy supersticioso y torpe, probablemente, no acepta que otros tienen más suerte para él, y pasa varias veces al día diciendo que va ha sacar la espada de su padre, nadie, sin embargo, nunca ha le visto un cuchillo, aunque se sabe que más de una vez le han pateado el vientre.