Ángeles y arcángeles (11) Los arcángeles del Árbol de la Vida.

En el punto de regentes planetarios se señaló que existía una correspondencia entre los distintos puntos (esferas) del árbol de la vida (conocidas como Sefirot) y los planetas astrológicos; y estos con ángeles regentes de los mismos. Esta esferas se unen por medio de caminos (las 22 sefiras) que representa un estado de la comprensión de Dios. No es idea ponernos a estudiar las distintas posibilidades partiendo de la Sefirot 1 (Kéter) se puede llegar a la Sefirot 10 (Maljut), pasando por todas las Sefirot sin repetir ninguna; así como las relaciones entre esos caminos con las 22 letras del alfabeto hebreo y las 21+0=22 cartas de los arcanos mayores del Tarot u otras relaciones que deseemos encontrar; nuestro punto es conocer a los distintos ángeles vinculados cada Sefirot. Como podemos observar sólo nos faltaría conocer tres de estos ángeles: Metatrón, Sandalfón y Raziel.

Sefirot Significado Ángel Esfera
(1) Kéter Equilibrio Metatrón Universo?
(2) Jojmá Sabiduría Raziel Estrellas fijas?
(3) Biná Inteligencia Cassiel/Kafsiel Saturno
(4) Jésed Misericordia Sachiel/Zadquiel Júpiter
(5) Gevurá Fuerza Camael/Samael Marte
(6) Tiféret Belleza Rafael Sol
(7) Nétsaj Victoria Aniel/Haniel Venus
(8) Hod Majestad Miguel Mercurio
(9) Yesod Estabilidad Gabriel Luna
(10) Maljut Reino Sandalfón Tierra?

Miguel, Gabriel y Rafael en el árbol de la vida.

En la versión del árbol de la vida de la Cábala, Miguel y Rafael ocupan posiciones cambiadas respecto a la versión que vimos en los regentes planetarios; la explicación se vincula a los puntos cardinales que se le asocia a los ángeles. Recordemos que Rafael es el ángel del éste; donde nace el Sol. Por su parte Miguel es el ángel del sur y del fuego. Miguel como jefe de los ejércitos celeste mantiene a raya a los demonios, por ello como Mercurio es el que se sumerge más rápido y continuamente en el horizonte, viajando constantemente al inframundo para cumplir esta misión. Gabriel se ubica en el oeste, que es donde surge la noche y la reina de la noche no es otra que la Luna.

Raziel (Secreto de Dios)

El Arcángel Raziel es mas conocido en el misticismo judío y dentro de la filosofía de la Cábala como el guardián de los secretos y es el ángel de los misterios, es quien escucha los secretos de los hombres y los guarda en secreto de confesión. En el Árbol de la Vida preside la segunda Sefirot/Sephirah (Jojmah o Chokmah) que significa “Sabiduría”. En este punto nos encontramos ante Dios separando los opuestos, Luz y Oscuridad, Tierra y Cielo, etc., es el orden que ordena el caos y la confusión.

Según los escritos, Raziel es el autor del ‘Sefer Raziel Ha Malach‘ (El libro del arcángel Raziel), donde está anotado todo el conocimiento celestial y terrestre; y es considerado un libro de hechos (un diario). Se dice que Raziel estaba cerca del trono de Dios y por lo tanto oía todo lo que allí se decía y discutía. La tradición rabínica cuenta que cuando Adán y Eva probaron la fruta del árbol del bien y del mal y fueron expulsados del jardín del Edén, Raziel, deliberadamente, les dio su libro para que los dos pudieran encontrar el camino a su hogar y comprender mejor a Dios. Se dice que los ángeles subordinados de Raziel se indignaron por esta actitud de su jefe (contra las órdenes directas de Yahveh/Dios), por lo que se lo robaron y lo arrojaron al océano. Rahab (el demonio primordial de las profundidades) les devolvió el libro a Adán y Eva.

En otras versiones rabínicas, Dios decidió no castigar a Raziel, sino que recuperó el libro y se lo devolvió a la pareja humana. De ellos pasó a su hijo Set y por herencia llegó a su tataranieto Enoc, quien fue bisabuelo de Noé, y quien más tarde se convertiría en el ángel Metatrón cuando Dios lo subió a los cielos. Enoc agregó textos al libro original y se lo entregó al arcángel Rafael, quien lo devolvió a la Tierra, a Noé (que lo uso para poder hacer el arca, luego de que Dios le explicara cómo hacerla). La última pista del libro es que llegó a manos de Salomón, quien obtuvo así sus extraños conocimientos. Desde entonces el libro está desaparecido.

Metatrón (El más cercano al Trono)

Metatrón es el nombre de un ángel presente en el judaísmo y algunas ramas del cristianismo, aunque no hay ninguna referencia a él en las escrituras bíblicas. Otras versiones de su nombre son: Mattatron, Metratón y Metator. A diferencia de todos los demás ángeles que terminan con el sufijo ‘EL’ (Dios) este ángel no posee esa distinción; la razón achacada a esto es que se trata de uno de los dos ángeles que fueron humanos antes de ser convertidos en ángeles por Dios.

De acuerdo con una doctrina judía, Enoc fue llevado por YHWH/Yahwéh y transformado en Metatrón. Sin embargo esta opinión no es compartida por muchas autoridades talmúdicas, para quienes existen dos Metatrones, uno de siete letras y otro de seis. El primero sería el Metatrón primordial y que en uno de los libros de Enoc, le da el titulo a Metatrón de “YHWH Menor”; el segundo Metatrón es el Enoc transformado en ángel. Mientras el primero sería el escriba de Dios, el segundo en la corriente Cabalística y citado en el libro de Zohar como ‘Metratón el Joven‘ se lo identifica como el ángel (luz) que guió al pueblo de Israel tras salir del Egipto por el desierto.

Una segunda versión señala que Metratón se trata de la versión ‘masculina’ de la misma Shekina (Gloria de Dios), que algunos ven como el aspecto femenino de Dios (esposa de Dios antes de volverse este en un dios único, —recordemos que en todas la mitologías antiguas el dios del cielo se une a la diosa de la tierra—). La Shekina es en traducción el lugar donde habita Dios (El templo o el cielo, donde se encuentre su presencia, o el soplo de la inspiración divina según sea el caso). La tradición Cristiana habla del Padre, el hijo y el Espíritu Santo; una trinidad masculina que representan manifestaciones de un todo; algo no muy distinto a otras mitologías donde existían sobre todo diosas triples; pero también en las antiguas mitologías paganas se tiene siempre al padre, la madre y el hijo/hija, así el hoy Espíritu Santo es una versión masculinizada de la antigua Shekina, la madre.

Restos de esta confusión o asociación de Metratón con la Shekina vienen de la tradición talmudica, cuando Elisha Ben Abuya, de quien se decía que había entrado en el Paraíso, había visto a Metatrón sentado en una posición que en el Cielo sólo se le permite a Yahveh mismo. Por lo tanto Elisha Ben Abuya consideró que Metatrón era una deidad, y dijo: «¡Realmente hay dos poderes en el cielo!». Los rabinos explican esto señalando que Metatrón es el escriba celestial —una secretaria—, que registra todos los hechos de Israel y por ello estaba sentado al lado de Dios —aquí cada quien ve lo que quiere ver—.

Quizás la tercera versión sea más explicativa, para algunos el nombre de este ángel procede de palabras hebreas que traducen “Guardián de la Entrada” o “Aquel que esta detrás del Trono“. Otros como el escritor Robert Graves señalan que el nombre es de origen griego, implicando una aparición más tardía y propia del nuevo testamento o posterior. Según este autor el término ‘Metatrón‘ sería una corrupción hebrea del griego ‘meta ton thronón‘ (más cercano al trono); otros señalan que en la traducción al latín ‘metator‘ significa medidor o mensajero. Esta tesis se apoya en que la mayor mención de este ángel es en la Cábala en textos que se desarrollaron entre los siglos XII y XIII.

La Cábala pone a Metatrón como el ‘Canciller del Cielo‘ o como el ‘Gran escriba del Cielo‘ encargado de escribir el ‘Libro de la Vida‘ y por esta razón es que se dice que puede sentarse en presencia de Dios, lo que mas nadie puede hacer y refuerza la idea de ser “el segundo al mando”. Como escribano toma las palabras de Dios y las trasmite al resto de los ángeles, por ello a veces conocido como el “Rey de los Ángeles“. Él preside sobre el Árbol de la Vida ubicándose en el primer Sefirot (Keter), la corona y la idea primaria; la chispa de la creación surge de esa idea primordial, de la cual surgirá la luz que moverá todo; esta esfera equivale al Big-Bang de la creación del universo.

Otro aspecto vinculado a Metatrón es la geometría; el árbol de la vida, la flor de la vida, el fruto de la vida y el huevo de la vida son figuras geométricas que parten del circulo primordial; este circulo se repite alrededor del primero y se superpone una y otra vez, generando las figuras mencionadas. Una de estas figuras, el Cubo de Metatrón, que resulta de unir los centros de los trece círculos del fruto de la vida entre si; las líneas resultantes permiten dibujar cuatro de los cinco sólidos pitagóricos. Esta imagen es dibujada por encima o sobre el pecho de Metratón ya que la leyenda dice que Metratón dibujó su alma para dársela al hombre. El Cubo de Metatrón se considera también un glifo sagrado, y a veces se dibuja alrededor de un objeto o persona para protegerlo de los demonios y los poderes satánicos. Esta idea también aparece en la alquimia, en la que el círculo fue considerado un círculo de contención, o un círculo de la creación.

Sandalfón (Hermano/Gemelo)

Sandalfón, también llamado: Sandolphon o Sandolfon, es el segundo ángel cuyo nombre no termina con el sufijo ‘EL‘. Su nombre que el griego traduce “co hermano = gemelo” hace referencia que al igual que Metratón tiene un origen humano y transformado luego en ángel. Otros señalan que su nombre proviene de su gusto por usar sandalias en la presencia de Dios, aquí podemos imaginar que todos los demás van descalzos.

Al hombre honrado con tal honor según la tradición judía fue el profeta Elías, de quien señalan las escrituras fue arrastrado a los cielos por un torbellino que lo montó en un carruaje de fuego. Esta imagen es vista por muchos como un ejemplo en el mundo antiguo de una aducción por alienígenas.

Independiente si esta versión es cierta (la de ser convertido en ángel) hay algo cierto en el mundo antiguo; para un pueblo sus dioses eran una cosa y los de sus vecinos era demonios. Igual paso con el pueblo de Israel; los dioses de otros pueblos que eran adorados y traían bendiciones fueron equiparados a ángeles y el resto simplemente convertidos en demonios. Eso explicaría la homofonía de nombres que los ángeles y demonios parecen compartir. Otro elemento en el mundo antiguo es que esos dioses podían encarnar; por ejemplo tenemos que mucha de la mitología y creencias de la India actual se basan en esas continuas reencarnaciones de dioses en hombres, como una forma de traer alguna enseñanza a los hombres, para luego regresar a su forma divina, en este caso angélica.

Al igual que su supuesto gemelo (no por haber nacido juntos, sino por su naturaleza original de hombre), Sandalfón como Metratón son nombres de origen griego, y se puede inferir su inclusión dentro de la tradición angélica es más bien tardía, podemos ponerla a fines del primer milenio; cuando la tradición de la Cábala empezó a tomar forma. Es interesante señalar que mientras Metratón se ubica en el punto más alto del Árbol de la Vida, su ‘gemelo’ se ubica en la posición contraria, el punto más bajo; la Sefirot llamada Maljut, que representa el reino de las formas (lo acabado), y es la base del árbol que recibe y soporta todo lo que existe arriba de ella. Si la primera representa el Big-Bang y a partir de este instante (1) surge la idea creadora; al ir descendiendo se va trazando un camino de aprendizaje; (2) el saber que se desea, (3) la inteligencia para pesar sobre como lograrlo, (4) el ser justo y equitativo a la hora de trabajar, (5) tener la fuerza para llevar a cabo la empresa planteada, (6) recordar que la belleza de la obra es importante, (7) trabajar con empeño y amor, (8) se diligente en el trabajo, (9) nunca olvidar los sentimientos y llegamos finalmente a la obra finalizada (10) que es el producto y resultado de toda la experiencia y trabajo durante el camino de la vida; los logros de nuestras vidas son por tanto el resultado de la forma en que caminamos ese camino.

La tradición dice que cuando Moisés buscó las Tablas de la Ley, la vista de Sandalfón impresionó tanto al profeta que lo llamó el ‘Ángel Alto’, era tan alto que se tardarían 500 años en ir de los pies a la cabeza. Si esta historia fuera cierta entraríamos en una contradicción ya que Moisés vivió antes que Elías, y por ello podemos dudar de alguna de las dos historias (que Elías se volvió ángel o que Moisés conoció al ángel); claro que si usamos la idea de la India de las reencarnaciones divinas todo es posible, y en este caso Safaldón y Metratón habrían sido ángeles que tomaron forma humana y luego volvieron al reino de los cielos a su forma original; si esto es así no se trató de hombres privilegiados por Dios, sino de seres que ya eran ángeles en su propia naturaleza.

Otro aspecto son los deberes del ángel, la tradición señala que Rafael es el ángel de la vida y la muerte, a este ángel rezan las mujeres para salir embarazadas. Sandalfón ‘compite’ en esta función ya que según es el encargado de decidir el sexo de los futuros neonatos. Historias modernas (novelas y mangas) cuentan que Sandalfón y su hermano Metratón lucharon junto a Miguel y otros ángeles contra Lucifer y sus ángeles en la guerra del cielo; tras esta lucha Metratón fue elevado a Canciller del Cielo, y Sandalfón para no separarse de su hermano gemelo acepto convertirse en asesor de su hermano. De igual forma la tradición dice que Metratón lleva las oraciones de los fieles a Dios (parte de su función de escriba y canciller), y su hermano Sandalfón transforma aquellas hechas en hebreo en guirnaldas para Dios.

Ángeles y arcángeles (7) Azrael Arcángel

La necesidad de un nombre y función para el cuarto ángel varía de una religión a otra; en el libro de Enoc se mencionan al inicio cuatro ángeles y siempre aparecen juntos: Miguel, Sariel, Rafael y Gabriel; Uriel, que aparece en el capitulo 20 del libro de Enoc es considerado, sin embargo, el cuarto arcángel dentro de la cristiandad. Para algunas tradiciones no cristianas como la teología islámica y el sijismo (mezcla de hinduismo e islam), así como en algunas tradiciones hebreas, el cuarto ángel es Azrael, que traduce del hebreo “A quien Dios ayuda“, y es el nombre del arcángel de la muerte. Es también llamado Abu Yaria por los musulmanes y Mordad entre los persas, y tiene por misión recibir las almas de los muertos y conducirlas para ser juzgadas.

En el misticismo judío, que se conoce comúnmente como Azriel, y se identifica a veces como una encarnación del mal (un demonio); sin embargo, el Zohar (el libro sagrado de la rama del judaísmo llamada Kabbalah), presenta una descripción más agradable de Azriel; al señalar que Azriel recibe las oraciones de los fieles cuando llegan a los cielos. La tradición rabínica listan catorce ángeles de muerte: Yetzerhara, Adriel, Yehudiam, Abaddon, Samael, Azrael, Metatrón, Gabriel, Mashhit, Hemah, Ha-Mavet de Malach, Kafziel, Kesef y Leviatán.

Algunas fuentes han especulado acerca de una conexión entre Azrael y el sacerdote Esdras, o Azra, como a veces se pronuncia o escribe. Azra/Esdras fue un escriba y juez sobre su pueblo, redactó una colección de leyes y castigos que según los texto provienen del Arcángel Uriel (2° Libro de Esdras) y se menciona del profeta que entró en el cielo “sin probar la muerte”. Por lo tanto, “Azra-El” podría ser visto como un “ángel vengador”. Sin embargo, la autenticidad Esdras ha sido cuestionada por muchas razones, y no es considerado canónico en la mayoría de las Biblias o de las creencias cristianas; y aunque el libro en su totalidad no es considerado canónico por los cristianos, sigue siendo, no obstante respetado y considerado de tener algo de verdad.

Azrael es el arcángel de la muerte y señala que no debemos temer a la muerte ya que en ella está la paz eterna. Tras la muerte el alma regresa al Cielo; pero era evidente para los ángeles que las almas que llegaban era en menor número que las personas que morían. Azrael resolvió el problema al descubrir que algunas almas iban a un mundo subterráneo, donde esperaban el juicio divino. Pero tras la llegada de los ángeles caídos a este mundo subterráneo; estos, ahora demonios, torturaban y destruían las almas retenidas en el sitio ahora conocido como ‘Infierno‘. Así Azrael adquirió como misión rescatar las almas que fueron injustamente al infierno; y es por ello que él y su coro de ángeles estaban continuamente yendo y viniendo del cielo, impidiendo que los demonios se apropiaran de las almas que no les correspondían.

Azrael reside en diferentes lugares, pero el más habitual es el tercer cielo. Otros señalan que él ha renunciado al cielo; por sus constantes salidas con todo su coro; y por ello los otros ángeles no hablan de él en el Cielo. Se dice que Azrael y su coro están encargados de la protección del último círculo del infierno, impidiendo la salida de los demonios y custodiando la puerta para que no puedan salir. Nadie sabe cuántas almas podrían haber salvado, o cómo él las rescata del Infierno, o donde van las almas que el ayuda, a los Cielos, a otra reencarnación, o simplemente al olvido.

Azrael como ángel de la muerte, es asemejado a daimon griego Fatum (Destino), se lo señala escribiendo y borrando nombres en un gran libro, lo que el escribe es el nacimiento de un hombre, y lo que borra es el nombre del hombre que morirá. En una de sus formas, tiene cuatro caras y cuatro alas mil, y todo su cuerpo se compone de ojos y lenguas, cuyo número corresponde al número de personas que habitan la Tierra.

En el Islam Azrael los árabes lo pronuncian es Izrail y aunque el Corán nunca lo nombra y se refiere a este ángel con el termino “Malak al-Maut“; que se traduce directamente como ángel de la muerte. El Corán dice que el ángel de la muerte se lleva el alma de cada persona y lo devuelve a Dios. Sin embargo, el Corán deja claro que sólo Dios sabe cuando y donde cada persona será tomada por la muerte, por lo que es claro que el ángel de la muerte no tiene poder propio. Varias tradiciones musulmanas relatan las reuniones entre el Ángel de la Muerte y los profetas. La más famosa es una conversación entre el ángel de la muerte y Moisés. Él vela por la muerte, separa el alma del cuerpo, y recibe a los espíritus de los muertos en las creencias musulmanas.

En los escritos del sijismo de Guru Nanak Dev Ji, Dios (Waheguru) envía Azrael sólo a las personas que son infieles y no se han arrepentido de sus pecados. Azrael aparece en la Tierra en forma humana y golpea a los pecadores en la cabeza con su guadaña para matarlos y extraer el alma de sus cuerpos. Luego lleva sus almas al infierno, y se asegura de que reciban el castigo que Waheguru decreto una vez que son juzgadas. Esto lo presenta más como un ángel vengador que como un simple ángel de la muerte.

Jairat Al-Saleh refiere a este ángel de la siguiente forma:

Izrail (Azrael), el Arcángel de la Muerte, no es menos magnífico ni inspira menos temor que los demás arcángeles. Es el ángel que jamás se ríe, el destructor del placer y de las alegrías, el dispersador de los amigos y los amantes; es el temido visitante que vacía los hogares y puebla las tumbas, dejando tras sí un grupo de desconsolados padres, de huérfanos y de viudas. (…). Su cabeza llega hasta los pilares del Trono Divino y la Tabla Guardada; uno de sus pies descansa sobre su asiento, mientras mantiene el otro sobre el puente que va desde el infierno hasta el paraíso. Sus ayudantes permanecen muy cerca de él, vigilando eternamente, esperando también las órdenes de Dios. A su izquierda se levanta un árbol gigantesco, cuyas hojas registran los nombres de toda la humanidad. El día en que muere una persona, se ennegrece su nombre en la Tabla Guardada; a continuación, la hoja que lleva su nombre se torna amarilla y se desprende del árbol. En este momento, el Ángel de la Muerte se pone en acción. En la mano lleva dos lanzas, una hecha con la luz y la piedad del Señor, y la otra fabricada con su ira. Si la persona que muere es buena, el ángel extrae su alma con la primera lanza., la lanza de la luz y la piedad, y la envía al séptimo cielo, donde llegan las almas de los creyentes; pero si la persona es mala, le extrae el alma con la lanza de la ira y la envía a un lugar bajo la séptima tierra, donde las almas de los malvados esperan hasta el día del Juicio, en una oscuridad que hierve y humea.

Se piensa que el primer Ángel de la Muerte fue un ángel corriente. Cuando Dios quiso crear a Adán, le ordenó al Arcángel Jibril (Gabriel) que le arrancara a la tierra un puñado de sus principales componentes. Pero, incitada por Iblis (el demonio), la tierra se negó y se resistió, y ni Israfíl (Rafael), ni Mikail (Miguel) lograron convencerla de que se plegara a la orden de Dios. Entonces, otro ángel se ofreció voluntario para llevar a cabo aquella difícil tarea y, debido a su dureza y crueldad, consiguió lo que los arcángeles no habían logrado y le arrebató a la tierra su tesoro. Viendo su carácter enérgico e impasible, el Señor le hizo Su Ángel de la Muerte.

Otro cuento señala como el ángel obtuvo su pálida tez; se dice que tras la lucha entre los ángeles en el cielo y la caída de Luzbel (Lucifer); cuando el demonio toco la tierra miró a las alturas con tal odio y rabia a Miguel y al resto de los ángeles; y fue tan terrible su transformación que Azrael que la contemplo palideció de espanto y desde entonces el ángel de la muerte tiene el rostro blanco como el papel.

_______________

Referencia: Jairat Al-Jaleh (1985) “Ciudades fabulosas, Príncipes y Yinn de la Mitología ÁrabeSerie Mitos y leyendas“. Quinta Edición 1991. Grupo ANAYA S.A. Madrid España (p. 96-97)