El hipogrifo y su simbolismo

Entre las criaturas relacionadas con los grifos se encuentran  los hipogrifos, supuestamente son la descendencia de un grifo y una yegua. Es el corcel natural de los magos (Ver Harry Potter). Igual al grifo tiene la cabeza de una águila, las garras y las alas cubiertas de plumas y pero el resto de su cuerpo es de un caballo.

La razón de su gran rareza es que los grifos consideran a los caballos como presa y comida. El hipogrifo es por consiguiente un símbolo del amor imposible.

El hipogrifo es más fácil de domar que un grifo. Es normalmente la mascota de un caballero o un hechicero. Hace un corcel excelente, que puede volar tan rápido como el relámpago. Se dice que el hipogrifo es un omnívoro, capaz de comer plantas o carne.

El hipogrifo aparece en literatura en el poema extenso de Orlando el Furioso, escrito por Ludovico Ariosto en 1516. A pesar de ello, en la literatura clásica muchos nombres prefiguraban ya esta invención, el Hippelaphus mencionado por Aristóteles podía referirse a algún tipo de antílope africano (desconocido por los europeos), así como ocurrió con el hippagros identificado luego con el ñu; o el onelaphos que quizás era el orix. Imaginarios eran el Hippalectryon de la mitología griega, que se trataba de una criatura fantástica con la parte anterior de un caballo y de que la parte posterior de un gallo con: alas, patas y cola incluida. Lleva un plumaje de color amarillo. Aunque está representado en la pintura de los antiguos jarrones, montado por un jinete; las leyendas sobre esta criatura son desconocidas. También tenemos por Luciano de Samósata (siglo II) que imagino a los Hippogypoi (los jinetes de buitres) capitaneados por el mitológico Endimion (amante de Selene – la Luna), en guerra contra los hipomyrmekes (jinetes de las hormigas), dirigidos por Faetonte (el sol), luchando por el lucero del alba (Venus), una obra de ciencia ficción donde la luna es el campo de batalla casi dos mil años antes que Julio Verne  escribiera su obra “De la Tierra a la Luna”.

La idea de un caballo volador no era extraña a los griegos, ya tenían a Pegaso; así que el Hipogrifo es un grifo en el que las partes de león están sustituidas por las equivalentes partes de caballo, y por consiguiente resulta un caballo dotado de alas y cabeza de águila.

Los caballos en los mitos

Los caballos son símbolo solar por excelencia (el carro del sol siempre es conducido por caballos de fuego). Los caballos acompañan a los caballeros y las heroínas en sus aventuras.
caballo-de-fuego.jpg
Dentro de sus máximos representantes tenemos a la variante de los Unicornios; caballos blancos con un cuerno en su frente, sólo pueden ser atraídos o vistos por los puros de corazón, por ello se usaban niñas vírgenes para atraerlos y cazarlos, ya que su cuerno puede curar todas las enfermedades y eran símbolo de la prosperidad de la tierra.
unicornio.jpg
Pegaso, el mítico caballo volador blanco de alas doradas, nacido de la sangre de medusa, ayudó a Perseo a regresar de Hiperboria y a Belerofonte a matar a la Quimera. hoy se ubica entre las estrellas (es una constelación). No se puede olvidar entre los caballos voladores al Phooka ingles, que en modernas representaciones suele ser un caballo negro con alas de dragón.

pegaso.jpg

pegaso_negro.jpg

pooka.jpg

La escritora J. K. Rowling define en su obra “Animales Fantásticos y donde encontrarlos” a cuatro especies de caballos alados: los abraxan (el nombre es de uno de los caballos del dios Helios (el sol), son caballos blancos, alados y grandes que arrastraban el carro de los participantes de la Escuela de Beauxbastons en el libro “Harry Potter y el cáliz de fuego“). Le siguen en su clasificación el aethonan de color castaño oscuro, el granian, que sería un borrico volador muy veloz; finalmente el thestral negro y espectral, con la capacidad de hacerse invisible y que ayuda al joven mago en el libro “Harry Potter y la orden de fénix“.

thestral2.jpg

Los caballos suele estar asociado a las aguas y corrientes desbocadas (antiguo recuerdo con Neptuno (Poseidón), padre de los caballos). Entre los caballos marinos figuran los peligrosos Kelpies celtas (de los cuales hablamos antes) y el hipocampo marino, la diferencia entre ambos es que el hipocampo tiene una cola en forma de cola de pez, mientras que lo kelpies conservan generalmente sus cuatro extremidades.

hipocampo1.jpg

kelpie.jpg

Quizás el más extraños de todos estos caballos mágicos sea Sleipnir, la cabalgadura de ocho patas del dios Odín. El origen de esta bestia tiene que ver con la construcción de las murallas del Valhalla. Queriendo los dioses nórdicos de proteger su fortaleza de los gigantes del hielo, un gigante está dispuesto a hacer las murallas, pero pide como pago la mano de la más hermosa diosa nordica, Freya. Cuando el dios Loki pone un plazo imposible de cumplir con la obra, los demás dioses aceptan. Ignoraban los dioses de la ayuda de un gran potro, que permitía al gigante adelantar trabajo muy rápido. Furiosos los demás dioses por que Loki los convenció; éste, para enmendarse se transforma en una hermosa yegua y escapa con el corcel del gigante, impidiendo que logre terminar en el plazo acordado. Meses después Loki regresa, de su unión con aquel corcel nacería Sleipnir.

sleipnir2.jpg

Las Gorgonas

Las Gorgonas eran un trío de deidades marinas, como corresponde a las hijas de dos terribles monstruos marinos: Forcis (Forcus) y Cetus. Tenían por hermanas a otro trío de diosas infernales: las Grayas, tres brujas caníbales que compartían un único ojo y único diente. Los nombres de las tres Gorgonas eran Esteno, Euriale y Medusa; existen muchas descripciones, pero siempre se las asocian a mujeres con serpientes en lugar de cabellos y que petrificaban con su sola mirada. Nuestra protagonista Medusa fue la más célebre de todas; amante forzada de Poseidón (Neptuno), quien la violó en el templo de Atenea; por tal ofensa Atenea la transformó a ella y a sus hermanas en los monstruos descritos (se suponía que antes de acostarse con Poseidón, las Gorgonas eran lo opuesto sus hermanas, las Grayas, ninfas muy hermosas). Medusa era la única mortal (que podía morir) de las tres hermanas, seguramente una parte especial del castigo impuesto por Atenea. Medusa murió finalmente decapitada en manos del joven Perseo, un hijo de Zeus (Júpiter) y quien recibió la ayuda de la diosa Atenea para realizar su viaje. La diosa le indicó al joven Perseo que usara su escudo como espejo para poder vencer a la gorgona. Tras su muerte, los cabellos de Medusa se dispersaron por el mundo dando origen a todas razas las serpientes que conocemos hoy día, pero de su sangre derramada nacería el caballo alado Pegaso y de su vientre podría por fin escapar de su encierro, el vástago de Poseidón, un gigante armado conocido como Crisaor. Algunos mitos dicen que cuando Perseo, montado en Pegaso volaba sobre el desierto de Libia, gotas de la sangre de la cabeza medusa cayeron y nacería la anfisbena de dos cabezas. Las Gorgonas son descritas en el mito original como seres alados con garras en vez de extremidades y con cabezas cubierta de serpientes; en versiones modernas son mujeres hermosas con serpientes en lugar de cabellos, y en los juegos de computadora o de cartas de rol las asemejan a las naginas (pero conservando su cabellera de serpientes). En Japón existe a la Yama-uba, posiblemente se trata de alguna especie de ogra, con aspecto de gorgona.

gorgona11.jpg

medusa2.jpg

medusa3.jpg